Xavier Aldekoa: “Lo que rechazas también te acaba definiendo”

Hace tantas semanas que charlé con Xavier Aldekoa que hasta me da apuro sacarlo en el blog ahora. Aldekoa es corresponsal freelance con base en Sudáfrica. No le conocía, tan solo le había leído algunos de sus artículos en La Vanguardia y en la revista Panenka. Gracias a Twitter supe que andaba en Barcelona. En tan sólo una búsqueda en Google di con su email. Estoy preparando varios perfiles de periodistas freelance para la universidad. Me gustaría entrevistarle -le escribí-. ¿Cómo se las apaña un periodistas para ser corresponsal freelance en África? Me contestó a las pocas horas. Por supuesto. Un sábado. A las 10 de la mañana. Qué sueño. Voy.

Tengo que reconocer que al pensar en un “corresponsal” esperaba encontrarme alguien más mayor (Barcelona, 1981). Pero toda su historia es una linea esforzadamente recta hacia el continente africano.

“Lo que rechazas también te acaba definiendo”

Xavier supo muy pronto lo que quería hacer: irse a África a explicar historias. Tanto es así que durante la carrera se las apañó para trabajar y aprovechar las oportunidades  -y los veranos- que tuvo con el objetivo de aprender las tres lenguas que les son útiles en el continente: el inglés, el francés y el portugués.

Trabajó durante toda la carrera: en una agencia de noticias, varios sitios web, crónicas de fútbol, fin de semana, de todo.  En una de esas consiguió meterse de becario en Cultura de  La Vanguardia. “Estaba en cultura, pero pensé que si quería ir a África, me tenían que conocer en todas las secciones“. Reconoce que le echó “mucho morro”, en esta y en otras redacciones donde no dudó en ofrecer sus servicios con la excusa de que fulanito le conocía -aunque Fulanito no supiera de su existencia-. “Sí, yo era un pesado de la leche”. Así que, efectivamente, le acabaron conociendo en todas las secciones de LV. Buscaba oportunidades por todas partes, siempre atento a cualquier señal de un hueco por el que meterse.

En su etapa de colaborador con Lavanguardia y otros medios escribió de música, de deportes, hasta de montaña. Dice que no se le cayeron los anillos por hacer todo tipo de temas como freelance, sin embargo, hay límites. “Todos los freelance que están fuera han rechazado cosas por una cuestión de dignidad. Creo que al final un periodista se define no solo porque lo que hace sino también por lo que rechaza. Si rechazas trabajos porque crees que no se deben publicar, eso también te define”. Me cuenta un caso concreto que le propusieron en Barcelona. Aún siendo freelance, ciertamente, lo rechazó.

Pero no olvidaba su objetivo: África. En sus vacaciones aprovechaba para ir al continente e intentar colocar algún tema.

El deporte le dio la oportunidad

Contra todo pronóstico el deporte le dio la oportunidad que andaba buscando. En 2009 se celebró la Copa Confederaciones en Sudáfrica, un año antes que el mundial de fútbol. “El deporte lo bueno que tiene -lo malo también- es que interesa mucho más. Hablé con los responsables de deportes de LV y les pregunto si van a enviar a alguien al torneo. Conseguí que se comprometieran a publicarme 3 reportajes. Me voy a Sudáfrica”.

“Con 27 años y siendo un mindundi, me encuentro con la oportunidad de estar allí. Después de la Copa Confederaciones me quedo viajando un mes intentando colocar todos los temas que pueda. A la vuelta ya lo hablo en serio. ¿Os interesa? Ahí empezamos a hablar y consigo un acuerdo de colaboración con el diario.”

Cómo ha cambiado ser corresponsal

“Yo creo que antes era mucho más el medio, el periodista tenía el respaldo, con todo lo bueno y lo malo que tiene eso. Había una seguridad y unas comodidades (un sueldo, una casa, ira a hotelazos..). A mi las comodidades me dan igual. Yo no necesito ir a hotelazos. Al revés, me parece más interesante ir a otros sitios. Pero ahora sí que veo que tu consigues hacer lo que más te interesa. Antes era más fácil viajar, los visados… ahora es una tortura cuando eres freelance”.

Estar donde pasan las cosas

Le pregunté si eso le había pasado. Estar en Johanesburgo y que le pidan escribir sobre lo que ocurre en Mali. “Tu puedes ofrecer especialidad, pero yo quiero estar donde pasan las cosas y verlo. Cuando vi que los medios no podían pagarme los viajes, busqué alternativas. He llegado a pagarme viajes”. Por ejemplo, cuando Sudán del Sur declaró su independecia Aldekoa quiso estar allí. “No me hubiera perdonado no estar”. Cuando le dijeron que la situación en el campamento de Dadaab en el cuerno de África era insostenible debido a la gran hambruna, fue allí sin saber si su medio le prestaría atención. Finalmente La Vanguardia publicó toda una serie de sus reportajes, hoy recopilados en un ebook por el propio diario.

 

“Si el medio me acompaña en lo que quiero hacer, perfecto, pero sino no, yo busco la manera de hacerlo igualmente”. Aldekoa colabora habitualmente con La Vanguardia, con Rac1 y como corresponsal de la cadena latinoamericana Telesur, además de otros medios.

¿Hay menos corresponsales de medios españoles? le pregunto. “En África ya muchos medios ni tenían. La crisis se los han cargado pero ha dado una oportunidad a otros. Somos muy jóvenes los periodistas que estamos en África, muchos alrededor de los 30 y llevando unos 3 años”. La crisis de los medios, irónicamente ha dado la oportunidad a una nueva hornada de periodistas -en peores condiciones, también-, ya que en otros tiempos correspondería estar allí a los periodistas más veteranos de los principales medios. Ahora las empresas no pueden asumir ese gasto en las mismas condiciones de antaño.

Mientras los medios se resisten a pagar los viajes de sus corresponsales, las ONG se han eregido como alternativas para sufragar el coste de los viajes de los periodistas. “Ahora muchos periodistas van a Africa porque las ONG les pagan el viaje. Una cosa es que te aproveches de sus instalaciones, pero a mi no me gusta la idea de que te paguen el viaje. El periodista o el medio debería mostrar un interés en pagarse al menos una parte. Ese dinero deberían invertirlo en la gente para la que trabajan, y no lo digo como una críctica a las ONGs sino a los medios”.

Saber “vender”

“Nos deberían enseñar a no tener vergüenza a hablar de dinero, y no solo de dinero, sino a que hagas respetar tus espacios. Porque si respetan tu trabajo, respetarán a tus protagonistas. Y si tu aprendes a negociar, o a vender, aunque suene peor, al final ese reportaje sale mejor, porque habrás conseguido más espacio para la historia”. Para Aldekoa se trata de una habilidad crítica para un periodista freelance: ser capaz de convencer sobre un tema. Tiene toda una técnica bien montada: tener el tema bien preparado, el presupuesto, adelantarte a las preguntas que pueda hacer el responsable de la sección, saber a a quién planteárselo, a qué hora y hasta en qué momento es mejor proponerlo… “Al final, son tres minutos los que necesitan para que te escuchen. Si te crees el producto, lo acabarás transmitiendo”.

Me cuenta que para el 50 aniversario de la independencia de 12 países africanos, propuso al diario una serie de reportajes que el medio aceptó publicar. “El propio Kim Manresa -fotógrafo de Lavanguardia- me dice que confía en este proyecto y que se paga él el viaje. Es de plantilla. Lo digo porque a veces parece que la gente que cree en el periodismo no está en las redacciones. Hay gente que está en plantilla y es capaz de hacer cosas como esta”.

Mali podría ser Cornellà

Aldekoa impresiona. Después de oírle hablar un buen rato de su llegada y vida de freelance en el continente africano, me doy cuenta que de su boca no ha salido ni un solo lamento. También porque habla de Mali como quién habla de Cornellà, aquí mismo. Repite que es un minundi varias veces. “Por el simple hecho de estar en África no eres mejor periodista. La periodista de tribunales de la Cadena Ser puede ser buenísima. Nos tiene que definir nuestro trabajo, no porque lo hagas en Somalia”.

Y me zanja con un “todos parecemos muy humildes en las entrevistas”.

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *