Susana Perez Soler

Twitter, la conversación pendiente

tesis susana perez

Ha caído un mito. Twitter dista mucho aún de ser una herramienta de conversación con las audiencias para los medios de comunicación. Así lo afirma en su tesis Susana Pérez-Soler, una periodista que ha analizado las rutinas periodísticas en twitter en 4 redacciones diferentes: “Usos periodísticos de Twitter. Una comparativa entre redacciones tradicionales y digitales en Catalunya y Bélgica. Entre las conclusiones, Soler afirma que Twitter sigue teniendo un potencial conversacional, que sin embargo los medios no han llegado a desarrollar plenamente.

Hace unas semanas me encontré con Soler y tuvimos una charla sobre su tesis, en la que estudió 4 medios digitales: los catalanes Ara y Vilaweb y los belgas Le Soir y Apache.

¿Qué usos dan las redacciones a Twitter?

Hay dos usos fundamentalmente: para la producción y para la difusión de contenidos. En el primer caso, se utiliza para documentarse (uso del buscador) establecer contactos con fuentes en caso de hechos fortuitos (fuentes no oficiales) y estar alerta de lo que se habla en el “mundo” twitter”. Pero es el segundo caso, el de la difusión,  es el uso mayoritario de Twitter.

Pero como defiendo en la tesis se trata de un uso “prehistórico” de la herramienta. Otros usos más minoritarios son el uso para la promoción del medio, y finalmente, como vehículo de la marca personal del periodista. Mi gran ilusión ha sido que se utilizara como herramienta de contacto con la audiencia, y algo se ha hecho, pero sigue siendo un uso muy incipiente.

Precisamente hablas en la tesis que Twitter tenía esta potencialidad de hacer participar a la audiencia que finalmente no se da con frecuencia. La pregunta es ¿es siempre culpa del periodista o lo es de una audiencia poco interesada en interactuar?

No es parte de mi estudio, donde me he centrado más en qué hacen los periodistas, pero puedo apuntar que si los periodistas van sobrecargados de trabajo, imagínate un ciudadano de a pie… El periodismo ciudadano es un oxímoron: para mi el periodismo es el oficio de la verificación. Lo que han aportado las redes es mucho material en bruto, pero no podemos exigir a los ciudadanos grandes aportaciones periodísticas.

En este sentido, en Catalunya están mucho más avanzados que en Bélgica. Sin embargo, la intención está pero hacen falta recursos, -e incluso criterios sobre cómo hacerlo- para poder gestionar esta interacción. El día a día les supera. La adopción de redes sociales en los medios se hizo sin planificación ni criterios establecidos. La tesis demuestra que se pueden dar otros usos a las redes, lo que pasa que aún no son usos generalizados.

A pesar de la potencialidad que tienen las redes de diversificar las fuentes, ¿vienes a sugerir que también en las redes se acaba replicando la teoría de la agenda setting?

Sí, es esta es una de las principales conclusiones de la tesis. Cuando pasé las semanas observando y entrevistando en las 4 redacciones, me di cuenta que la información principalmente les llega, pocas veces son los periodistas los que buscan información. Y las redes no han cambiado el esquema. ¿Cuándo ha cambiado esto las redes? Cuando hay un 15M o una primavera valenciana… Cuando se trata de eventos espontáneos, es cuando los periodistas se meten en las redes para buscar fuentes y testimonios oculares. Todos los diarios con los que hablé han vivido un punto de inflexión en el uso de las redes. Para ARA, fue Fukushima, para Vilaweb, para la primavera valenciana… Pero son casos que siguen siendo puntuales. Quizá falta tiempo y recursos a los periodistas para cambiar estas dinámicas.

En la tesis hablas del paso del Infotainment al Infosharing, noticias pensadas para provocar su compartición en redes sociales.

Sí, he dectado técnicas que revelan que se ha empezado a desarrollar un género de noticias que llamaríamos “infosharing”, noticias producidas con el objetivo de ser compartidas en las redes sociales. Entre sus características está que sean noticias emotivas, que no nos hagan pensar demasiado, que sean raras… Incluso la manera de titular son absolutamente contrarias a las reglas que nos enseñaron (titulares gancho, titulares no informativos). Es muy interesante ver cómo el contenido periodístico se está transformando para aparecer en las redes sociales -cabría incluso analizar qué noticias ves en el digital que nunca verías impresas en un diario-.

Los periodistas me contaron que gracias a la analítica los periodistas saben perfectamente lo que gusta, y en función de eso pueden cambiar la jerarquización en la home, o cuándo hacer contenidos especialmente para Facebook.

Pero es un tanto maquiavélico desde el punto de vista del periodismo, ¿no? El periodista cede el control a los datos, no a su criterio

Desde mi punto de vista, para tratar de buscar un modelo de negocio sostenible, los medios deberían preguntarse, ¿Qué queremos hacer los periodistas en Internet? ¿Tenemos que hacer de todo? Porque lo que veo en los medios de “informacion”, -no hablo ni de Verne, ni Buzzfeed, que sería el infosharing, que es otro tipo negocio, no de periodismo-, pero queremos abarcar todo y tomar esta cuota de clics, pero no sé si como servicio a nuestra comunidad es del todo interesante.

Por ejemplo, yo, que soy lectora de La Vanguardia en papel pero no lo soy de la web, porque para ver ese tipo de contenidos prefiero a Huffington, un Verne, pero a LaVanguardia.com no voy. Y si busco información prefiero El País. La cuestión es que encontramos estos modelos que cubren información y a la vez, también entretenimiento, y hacemos mezclas extrañas que acaban con informaciones sobre un elefante albino o el culo de la Kardashan… Si ves este tipo de contenidos en un medio tradicional, al final lo acabas descartando de tu dieta informativa digital.
Tenemos tener claro qué queremos hacer en nuestro digital, por qué contenidos apostamos.

Antes has dicho que Twitter “no es el mundo”, y hablas que el anelo de crear una esfera pública en twitter es utópico. Hace unos meses alguien en la Social Media Week ,  decía que twitter es cada vez más periodistas hablando a periodistas.

Facebook es la red más implementada, mires el estudio que mires, Twitter suele estar en la tercera o cuarta posición. Es cierto, como periodistas nos gusta mucho por su estructura, pero definitivamente hace falta levantar la cabeza y mirar alrededor. De momento, de agora pública nada, de nada. Es una red muy urbanita, estudios superiores… Mucha gente no está ahí, por eso no puede ser el único canal de distribución.

¿Qué futuro le ves a Twitter? ¿Ves una tendencia decandente frente a Facebook?

No, no creo que la tenga. Para mi son dos cosas totalmente diferentes. Facebook es una red social de conocidos y twitter es una red social para conocer. Twitter es una red para descubrir. Y para mi tiene un mayor orientación profesional. Pero creo que que este tipo de estructura, información immediata, contactar con fuentes… La mítica ágora pública es algo que no interesa a todo el mundo y la mayoría de gente le interesa más Facebook. Pero este tipo de red social como twitter se quedará, no será masiva, pero seguirá existiendo.

En tu tesis descubriste que el uso de twitter entre los periodistas belgas era mucho menos activos que los catalanes.

Pensé que Bélgica sería más como los americanos, y lo que me encontré fue lo contrario. No es que estén más atrasados, sino que las gestionan de manera diferente. En Le Soir, una redacción de 100 personas que hacen información, solo 10 son activos en Twitter, segons me explicaba el responsable del digital. En cuanto a los tweets por hora, se hacía 2 por hora mientras que en el ARA se hacían 10. Los belgas temían ser demasiados intrusivos. No consideran twitter como un canal de interacción con los lectores. Su mentalidad es más francesa que americana, el periodista “es un intelectual que no está para contestar a la gente”… Pero tampoco tenían guías de uso ni se implementaron las redes con planificación.

¿Qué más diferencias?

En Bélgica hay pocos pure players, solo Apache y además es en lengua neerdlandesa, no hay un nativo en francés. En Apache buscaban más el contacto con los usuarios y crear comunidad. Era un modelo más parecido a Crític. El nivel de tweets es el más pobre de los 4, pero en global era quien más variedad en cuánto a los usos que se les daba a las redes.

Me inventé un sistema para medir las rutinas, inspirados en uno de la Iab de marcas, y lo adapté para medios de información.  La cifra total global de los 4 medios es que el 93% de los tweets son de difusión de noticias, un 5 %, de promoción, 2% para pedir interacción. Por eso he escrito un artículo sobre “El gran mito de la conversación global”

dip_soler

Eso pensé cuando leí tus conclusiones, que era una tesis “cae mitos”

De momento es así, pero nadie dice que no pueda desarrollarse… Mi opinión es que el periodismo se tiene que abrir más allá de las fuentes oficiales, y que la potencialidad sigue ahí. Es lo que me gustaría pensar.

En la tesis hablas de la sobrecarga de trabajo como una de las causas por las que esa potencialidad no se ha desarrollado.

Sí, los periodistas están atrapados en el flujo del producto acabado. Lo que dicen los estudios es que si estamos metidos en el entorno digital, la noticia como producto acabado, ya no funciona, pero cuesta cambiar las inercias. Pero el problema es que los periodistas no tiene tiempo para controlar qué pasa después de la publicación.

Ara es una de las más integradas que hay, ¿pero quién está repasando las menciones? Cuando yo observé solo había 3 personas como redactores en el digital. Y esa gente repasaba los comentarios, se ocupaba de la jerarquía de la información, de gestionar la portada, leer las menciones, la analítica… Entonces, ¿cómo puedes desarrollar esas potencialidades si son 3 personas? Pero es que todos los periodistas de la redacción tienen que asumir esos usos de las redes. Pero en la práctica, no tienen tiempo.

  • Susana ha realizado una Guía de Buenas prácticas para medios en redes sociales, que, sin ser restrictivas, ponen por escrito las mejores rutinas y recomendaciones para los medios y sus perioditas por encargo de la Associació catalana de la premsa comarcal. Puedes leerla en su web.

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *