Archivo de la etiqueta: Verificar

Craig Silverman (Regret The Error): “El blog cambió mi vida”

craig silverman Craig Silverman es uno de los blogueros más leídos entre los periodistas norteamericanos gracias a su ya veterano blog Regret the Error. 10 años lleva blogueando sobre errores, correcciones y faltas de precisión en medios anglosajones. Desde hace unos años empezó a interesarse por los temas de verificación de informaciones y contenidos online que le han llevado a ser el coautor del Verification Handbook (y puedo anunciar que muy pronto tendrá una versión en castellano en la que he colaborado como traductora). Tambié fundó Spundge entre otras iniciativas, ha escrito varios libros y ganado algunos premios.

Hace unos días estuvo en Barcelona participando en el GENSummit. Le lancé un tuit en twitter y tuvimos la ocasión de charlar un rato sobre los procesos de verificación del periodismo y sobre sus 10 años de blogueo. Aquí la foto momento fan de prueba:

Craigsilverman_silviacobo

¿Cómo empezastes con el blog?

Yo trabajaba para diferentes revistas y diarios y solía leer blogs sobre medios como Romenesko o Gawker. Me interesaba mucho los medios y quería buscar un tema de lo que nadie hablara, no hacer simplemente un blog sobre medios. Y pensé en el tema de las correcciones porque suelen ser cortas, a veces muy divertidas y sorprendentes; y hay correcciones en los medios todos los días… Parecía una buena contenido para hacer un blog con contenido diario y no había nadie haciéndolo de manera regular.

¿Cómo ha evolucionado Regret The Error en estos 10 años?

Originalmente era un blog centrado en correcciones y precisiones en los medios, pero desde hace 3 o 4 años el tema de la verificación es un tema que me ha interesado mucho. También porque es un tema muy urgente: el hecho de que los usuarios generan contenido y los suban a las redes sociales es muy útil para el periodismo… ¡pero solo si puedes asegurarte de que es lo que dice ser! Y este es el reto que todas las redacciones tienen, un reto y una oportunidad. Así que aunque el blog era sobre correcciones, ahora me centro también en los procesos de verificación de contenido. Algo que es tradicional, pero que con la existencia ahora de herramientas y tecnologías, me interesa todavía más.

¿Qué ha significado para ti el blog?

Yo era un periodista freelance y empecé el blog de manera independiente. Luego me invitaron a ser parte del Poynter Institute. Es decir, de no generar beneficios directos pasé a construir mi carrera profesional. El blog cambió mi vida y es la cosa más inteligente que hecho nunca. Si no fuera por el blog no estaría aquí en Barcelona…

Cita 2 Silverman
¿Y cómo ha cambiado la blogosfera desde entonces?
He visto llegar y desaparecer cientos de blogs… Una de las diferencias es cuando empecé solo había un par de plataformas, ¡y ahora hay tantas!  Ahora es más difícil generar atención, aunque hoy hay menos bloggers. La gente lo ve muy intimidatorio. Twitter es visto como algo más sencillo. Es por eso que Medium existe, porque si tienes algo que decir ya no necesitas crear un blog. Creo que los blogs cambiaron los medios. Ahora todo está en un orden cronológico, el diseño, la estructura ha sido prestada de los blogs… Creo que los blogs han sido muy influyentes en el resto de medios sociales que vinieron después.

cita Silverman

Y si es más difícil generar atención ¿por qué continúas blogueando?

Para mi es la manera de seguir entendiendo cosas. Cuando empiezo a investigar temas mi primer impulso es escribir un post. Eso me hace trabajar los temas, hablar con gente, ordenar las ideas, y además lo hago en público, obteniendo el feedback de los lectores.
Por mi experiencia, la mejor manera de empezar un proyecto largo es escribir pequeños posts sobre el tema. Creo que es una forma poderosa de organizar la información.
Y por supesto es una excelente herramienta para construir una comunidad y una marca, no creo que haya nada mejor que un blog.

¿Mejor incluso que las redes sociales?

Sí, porque creo que poner en las redes tu propio contenido original es muy valioso.  Necesitamos una mezcla entre lo corto y lo largo, y las redes sociales son geniales para un engagement constante y continuo, pero después de un tiempo creo que necesitas desarrollar algo más sólido. Podrías escribir largo en Facebook, pero no veo a mucha gente haciéndolo…
Aun hay un sitio para los blogs. Lo más bello de los blogs es toda la información y conocimiento que ha podido ser compartido. Miles de científicos por ejemplo, pueden ofrecer su conocimiento para todos.

 

Verificación y periodismo

apology Regrettheerror.jpg

Desde tu punto de vista, ¿cómo es la situación en las redacciones en cuanto a los temas de verificar información y contenidos online? ¿Crees que son conscientes de su importancia?

Una parte esencial del trabajo de los periodistas no es solo recoger información sino precisamente verificar esa información para difundir información fiable. Pero no creo que las redacciones hayan sido capaces de adaptar eso a cómo verificar un video en youtube o un mensaje en twitter… Creo que todavía hay una falta de habilidades en las redacciones. Pero estoy esperanzado porque muchas redacciones ya se han dado cuenta del poder de las redes y del contenido que ahí se genera, y que saben que parte de su rol es verificar esos contenidos.

Los medios no deben devaluar sus marcas y defraudar la confianza de sus audiencias. Creo que se han dado cuenta que deben hacerlo ellos mismos o si no contratar a alguien como Storyful, una empresa que externaliza las tareas de verificación de contenidos de los social media para medios de comunicación. Su propia existencia es genial pero también es una señal…

¿Pero crees que es tan necesario externalizar esas tareas a una agencia como Storyful? ¿No lo pueden asumir los periodistas?

No creo que haya una gran barrera para que las redacciones no desarrollen las habilidades de verificación por sí mismas, es algo que es parte de lo que ya hacían. Pero existe a veces la percepción equivocada de que esto requiere una gran cantidad de habilidades técnicas, pero no es así. Hay un lado algo tecnológico, pero cualquier periodista con un poco de formación puede hacerlo. Sin embargo, en algunas redacciones creen que es mejor externalizar esto, especialmente ahora que las redacciones son más pequeñas y no pueden invertir en formación a sus periodistas.

El problema además es que en la mayoría de escuelas de periodismo que conozco no enseñan a verificar contenidos de social media. Les dicen que hay que hacerlo pero no les explican cómo. Si no lo hacen las universidades, tendrán que hacerlo las redacciones. Estamos aún lejos de que sea una habilidad más de cualquier periodista…

¿Crees que los medios online están menos interesado en la precisión? ¿Los errores cometidos en Internet parecen menos graves que los del papel? ¿Hay menos esfuerzo por la precisión online?

Es obvio que aunque siempre fue importante ser el más rápido, el ciclo informativo se ha acelerado aún más, y hace que la gente se precipite en publicar las informaciones, provocando que la gente cometa más errores. Hay muchísimos ejemplos especialmente con las noticias de gran alcance y las situaciones de crisis. Los propios periodistas se ponen presión por la competencia cuando lo importante es decir: “¿Sabes qué? No vamos a ganar mucho por ser los primeros, lo importante es tomarnos 10 o 30 minutos extras y mirarlo bien esto”.

4

Está claro que para el periodista es diferente enviarle su historia a un editor que ser un periodistas con una cuenta de twitter y retuiteando algo con un solo clic. El retuit necesita solo un instante para ser lanzado mientras que en los modelos tradicionales, cuando tenías una información, tenías que escribirla, enviarla a tu responsable antes de que se publicara… Hoy hay una nueva dinámica, ahora nadie va estar detrás para decirte cuando no debes retuitear una información... Hay muchos ejemplos que demuestran que la información equivocada se ha difundido mucho más rápido porque han sido periodistas quiénes la retuitearon. Tenemos que ser conscientes del poder que tenemos los periodistas, que cuando difundimos una información, eso tiene una revestimiento de verdad diferente a los ojos de la audiencia.

Verification handbookFinalmente, hace unos meses publicaste junto a otros autores el Verification Handbook que está online y que pronto verá su versión en castellano. ¿Qué feedback habéis tenido desde su lanzamiento?

Es curioso porque lo produjimos para dos audiencias: para periodistas y para el personal de los cuerpos de emergencias, porque son gente que necesita manejar información fiable de última hora. Lo más sorprendente es que hemos podido saber que hay cuerpos de Policía que lo están utilizando para formarse así como también algunos abogados. Son grupos profesionales que necesitan llevar a cabo investigaciones online y por tanto necesitan desarrollar también las habilidades de búsqueda y verificación en las redes sociales.

Untitled design(2)

Es decir, son habilidades para cualquier persona que trabaja en temas relacionados con las redes sociales. Si cualquier persona supiera un poco de estos temas, las informaciones erroneas tardarían mucho más en difundirse. La propia red lo frenaría. Vivimos en una red de personas donde lo falso se difunde más rápido que lo verdadero.

 

Cómo verificar fuentes y contenidos de Internet para periodistas

verificar redes sociales periodismo

Para celebrar los dos años de la publicación de mi libro  Internet para periodistas, kit de supervivencia para la era digital he decidido distribuir libremente en PDF el capítulo 7 del libro sobre cómo verificar fuentes, contenidos y perfiles de redes sociales. Aquí va el link de descarga:

Verificar internet para periodistas [PDF]

Saber detectar páginas fraudulentas, comprobar dominios, rastrear la información disponible, comprobar si una foto ha sido manipulada… etc Hay tantos casos en la última década de bulos, errores y falsas o inexactas informaciones por la red, que no hace falta decir que la capacidad de verificar es una habilidad hoy crítica para el desempeño del periodismo en Internet (y fuera de él).

Los contenidos son:

-Cómo detectar una página web fraudulenta
-Cómo verificar en redes sociales: cómo verificar una cuenta de Facebook, cómo verificar una cuenta de Twitter y verificar informaciones en las redes sociales
-Cómo verificar una identidad digital en Internet
-Cómo verificar contenidos generados por los usuarios (UGC): imágenes y videos
-Cómo verificar otro tipo de contenidos: estudios y notas de prensa

 

Sabéis que es uno de los temas que más me gustan y releyendo el libro para un proyecto en el que estoy involucrada, sigo pensando que dos años después de la publicación sigue estando muy vigente. Así que he decido publicarlo en Internet para que más periodistas y usuarios interesados puedan beneficiarse de las técnicas y herramientas disponibles de verificación, tanto para detectar perfiles fraudulentos y bulos, como contenidos manipulados o informaciones inexactas, parciales o sesgadas.

¡Espero que os sea útil!

También está colgado en Scribd: Cap 7 Verificar Internet para periodistas

Foto: fotodeperfil.com

 

Verificar información: Back to the basics!

Verification Handbook

Ya está online el Verification Handbook, un actualizado manual sobre técnicas de verificación de informaciones y elementos multimedia dirigido a los periodistas y editado por Craig Silverman (otro friki de cuidado con permiso de la que esto escribe).

Me he tomado mi tiempo para leerlo y solo os digo una cosa: back to the basics. Verificar información en Internet no parte de ninguna técnica revolucionaria sino que bebe de las fuentes más esenciales del periodismo.

El problema, me da la sensación, es que precisamente hemos olvidado todas aquellas reglas y mecanismos de actuación par el trabajo con informaciones: “Comprobar” no está de moda.

  • Los básicos: Cuestionarnos todo lo que vemos y oímos, verificar las fuentes de origen y hablar siempre con fuentes primarias y testigos oculares.

Visto lo visto, ser escéptico es un seguro de vida en el periodismo. Ayer  mismo veíamos el caso del niño que cruzó supuestamente el desierto solo, o la semana pasada, cuando aquel paparazzo francés se inventó que la historia del romance de Obama con Benyoncé.

También me doy cuenta de que el material que publiqué sobre verificación en mi libro Internet para periodistas en 2012, sigue siendo un material útil, precisamente por eso (sí, no tengo abuela…).

Conclusión: sí, os lo recomiendo. Es un manual muy completo que nos recuerda hasta qué punto las normas básicas del periodismo más tradicional encuentran acomodo en la era de Internet. Todo se integra: acciones online y offline para hacer periodismo. Y los periodistas, siguen siendo actores que deben tratar de dar sentido a la avalancha de fuentes.

  • La verificación es hoy aún más crucial: una mezcla de conocimiento, experiencia, olfato, documentación y herramientas.

Paso a destacar algunos capítulos e ideas del libro:

Verificar es volver a las rutinas clásicas

verificar_libro

Si tu madre dice que te quiere, no te lo creas. Habla con amigos y familia, busca pruebas y confirmaciones, dice Butry en el capítulo 2. Para él, la pregunta claves es: ¿cómo sabe tu fuente eso? pero no solo para preguntar a tu fuente, sino que tu jefe debería preguntártelo a ti. Incluso hacerlo en 3ª persona a una fuente desconocida: ¿cómo saben eso?

El peligro hoy es repetir como loros las informaciones de fuentes -oficiales (ay!) o no- sin molestarnos en cuestionarlas y verificarlas. Hoy nos escudamos en el “fulanito dijo” y nos quedamos tan anchos.

Las redes sociales son como el canal de radio policial

Me gusta mucho cómo explica Anthony De Rosa, ex social media editor de Reuters, la relación de un periodista con las redes. “Recordad que la información de las redes sociales tiene que ser tratada como cualquiera otra información: con un tremendo escepticismo“.

Para De Rosa, la información que encuentra en redes es como oír por un walkie talkie el canal de radio de policia (yo lo he visto utilizar en un diario hace años, no sé si aún se hace… ;)). Toma mucha información pero la utiliza para dirigir su investigación de la manera más tradicional: descuelga el teléfono, envía emails e intenta contactar fuentes primarias.

Especialmente interesante el caso que explica sobre su uso de Tweedeck para monitorizar, pero también para verificar, una herramienta que utilizan a diario periodistas de las principales redacciones del mundo. Básico sacar partido de las listas y todos los filtros para afinar búsquedas de testigos oculares (en sus opciones ganó la batalla a hootsuite).

Verificar 360º: Crossmedia y online/offline

Pero para verificar, De Rosa insiste: la clave es cruzar fuentes y plataformas, pasar de online al offline, todo suma para crear un cuerpo de evidencias.

En el capitulo dedicado a los contenidos generados por usuarios, (y que vale la pena leer) siguen el siguiente esquema:

1. Procedencia: ¿es la pieza original?

2. Fuente de la información

3. Fecha de subida del contenido

4. Localización

Verificar imágenes y videos

Supuesto niño solo cruza el desierto

Las rutinas para verificar  imágenes y videos siguen buena parte del esquema tradicional que acabamos de ver. Pero precisamente estas piezas suelen llevar a error con más frecuencia a los periodistas. Son otros dos capítulos esenciales del libro que recomiendo leer.

Como decía, hay que ser MUY ESCÉPTICO ante las historias que nos “presentan” las imágenes. Existen ya muchas herramientas para verificar imágenes. Sin embargo, como me comentaba un reputado fotógrafo, los maestros del Photoshop pueden incluso borrar los metadatos de la pieza. Estamos en ello.

Cuidado también con el del Video, el tema de las horas de subida en Youtube y de localización de los videos originales merecen también atención.

Todos los casos prácticos os serán muy útiles para haceros a la idea de cómo hay que combinar todos los recursos que tenemos al alcance: preguntas que hacerse, comprobaciones, uso de redes y  herramientas.

Herramientas

Finalmente, hay una lista de herramientas que se supone que es lo más jugoso. Pero hay un problema: son muchas y el comentario que las acompaña, las describe pero no valora. Odio las listas muy largas de herramientas porque al final no te comentan cuál es mejor o más útil, y porque son demasiadas como para que la gente se dedique a  explorarlas todas. Al final la divulgación es más ineficaz.

Algunas seguro que las conocéis, pero determinar cuáles son útiles, te llevará un rato. Por ejemplo, algunas que sirven para verificar identidades, sirven para EEUU, para Europa, no tanto.

LEMMETWEETTHATFORYOU Papa

Fuera de esta lista, pero sí en el documento, se cita Lemmetweetthatforyou.com, una tan peligrosa como divertida herramienta que todo periodista debería conocer: produce tweets ficticios de cualquier usuario. Como esta del Papa llamando pelotudos al personal… 😉

Innovación tecnológica y futuro de la verificación

Aunque quede un poco aparte, es muy interesante el capítulo dedicado a cómo algunos proyectos intentan automatizar ciertos procesos de verificación. Se citan varios proyectos donde se combinan los algoritmos con el trabajo humano.

Hay que seguir de cerca nuevas herramientas que permiten la colaboración de los usuarios en muchos procesos de verificación, el llamado Crowdsourcing. Plataformas genéricas como Crowdcrafting que los medios podrían utilizar, pero también proyectos específicos ya en marcha en el ámbito árabe como es checkdesk.org.

Cómo verifica el New Yorker y lo que hacen otros (campi qui pugui)

  • Me enterneció este texto de Andy Young, de hace ya unos 10 añitos, donde se explica con la conciencia con la que se verifica absolutamente todo en el New Yorker y nació en mi un sentimiento envidioso de no haber podido trabajar en un sitio así (aquí en castellano). No sé qué quedará de aquello hoy. Deseo que lo mismo. Un reciente paper (New research details how journalists verify information) habla de cómo parece que los periodistas de hoy no tienen rutinas unificadas sobre verificación, sino que cada uno hace un poco lo que le parece/le da la gana (vamos, campi qui pugui). Ni hablemos de la gente de la televisión o el entretenimiento, que no siempre creen que su trabajo sea verificar, como explicaba Mathew Ingram (What a pig, a goat and an eagle can tell us about the decline of traditional media).

Tommasso Debenedetti y la foto falsa de Chávez

Como todos sabéis la semana pasada el diario El País creyó publicar una foto del presidente Chávez entubado. Solo unos segundos después de su publicación online (madrugada española) muchos usuarios de las redes alertaron de que la foto era falsa. Por todos es bien conocida la historia.

Aún no está claro su origen. Antonio Delgado ha seguido el proceso en este Storify y en propio diario ha realizado su momento de flagelación pública con la publicación de la crónica del error (que me parece acertado). Casi todo se ha dicho sobre ella -habréis leído-, pero ¿por qué solo indican la edad de editor gráfico de la web que se olió que aquello no era trigo limpio? ¿Hay que leer entre líneas?, y dos, ¿por qué ninguno de los directivos ha presentado su dimisión?. La broma ha costado casi 250.000 euros y el incalculable precio de la credibilidad y la reputación. El Mundo no ha esperado para meter el dedo en la yaga. Ya lo decía AP*: “Dejen de comportarse como dos niñatos malcriados”. Y de otra manera, ejem, más poética lo hacía EMT.


Dedenedetti a la carga

El toque folklórico de la jornada del día siguiente lo aportó mi querido Tommaso Debenedetti, mentiroso profesional, bien conocido por los ilustres habituales lectores de este blog.

Desde el principio me extrañó el relato que él mismo ofreció a la agencia de noticias Notimex a través de uno de sus corresponsales en Roma.

Así que me puse a investigar un poco, porque si él está obsesionado con los periodistas, yo lo estoy con él… (¡¡Muaahaha!!)

1. Debedenetti se puso en contacto con el periodista de la agencia mexicana Notimex:

Gracias a mis seguidores con twitter dí con el periodista de Notimex. Me dijo vía email que fue el propio Debenedetti el que le llamó para explicarle. También me dijo que habitualmente Debenedetti le mantiene al tanto de sus “andanzas”. Le pregunté si Debenedetti había demostrado de alguna manera la veracidad de su relato, pero el periodista me dijo que el italiano “no aportó más pruebas”. También me dijo que Debenedetti apagó el móvil en las horas siguientes a la publicación, ya que algunos medios latinoamericanos quisieron contactar con él.

2. Debenedetti dijo haber enviado a foto a tres agencias de noticias:

Una de Costa Rica (sin decir cuál), a la cubana Prensa Latina y a la Agencia Venezolana de Noticias que pertenece al Sistema Nacional de Medios Públicos de Venezuela. Me he puesto en contacto con éstos últimos y, -además del cabreo que tienen encima-, me han confirmado que allí no recibieron ninguna fotografía de Chavez entubado… Porque si tienes una imagen de Chávez entubado, digo yo, que la lógica no es la de enviársela a dos agencias de noticias estatales de Cuba y Venezuela. Eso olía mal.

3. Debenedetti dice que se hizo pasar por el Ministro de Cultura venezolano para enviar la foto:

¿Pedro Calzadilla, Ministro de Cultura venezolano, enviando fotos de Chávez entubado? ¿A una agencia cubana y otra venezolana?. Aunque lo he intentado por varias vías no he tenido acceso a la noticia original de Notimex. En algunas de las publicaciones que han replicado la nota de agencia, Debenedetti asegura que se hizo pasar por el Ministro para negociar la venta con El País. Si lo piensan, aún más rocambolesco.

En el relato de El País no aparece ningún ministro de Cultura venezolano, sino una agencia gráfica de noticias y una enfermera cubana…

 

Es decir, la credibilidad que tiene Tommasso Debenedetti es más bien escasa. Mientras tanto, aquella nota de Notimex ha sido replicada por cientos de medios latinoamericanos y españoles . Y él, ha vuelto a colgarse una nueva medallita, incluso por el bulo del bulo en el que hay serias dudas de que esta vez sí que participara.

Sin embargo, y por mucho que me dedique a seguir el rastro a Debenedetti, sus acciones no nos eximen de nuestra responsabilidad como periodistas.

 

Informe Nieman sobre Verificación de información online

El instituto Nieman de periodismo acaba de publicar un informe especial sobre prácticas de verificación: The Truth in the Age of Social Media. Ya sabéis que éste es uno de mis temas favoritos y no temo decir  que muchas de las técnicas que se explican, yo ya las cuento en mi libroInternet para periodistas” en el capítulo que dedico a la verificación. También ofrecí un curso pionero en esta temática en el Centro de Desenvolupament Profesional del Col·legi de Periodistes de Catalunya.

Ésta es sin duda una de las  habilidades que los periodistas tienen que desarrollar cada vez de forma más apremiante. Día a día tenemos casos de Tommassos Debenedettis y toda clase de gente que le divierte lanzar bulos a la red.

En el informe del Nieman encontraréis muchos casos explicados por los propios periodistas encargados de sufrirlos (el de Amina que también cito en el libro, o los de numerosas imágenes que pasaron por buenas), o la gente de la BBC especializada en verificación, el BBC verification Hub así como algunos de sus consejos.

Siempre podéis echar un vistazo al capítulo sobre verificación de mi libro en Google Books, o consultar varios posts prácticos.

#prayforportugal, aunque ellos no lo sepan

Ya era muy tarde anoche cuando dos tuiteros lanzaron la noticia falsa de un golpe de estado en Portugal (bastante más cerca que Malí, por cierto). Ellos mismos lanzaron el hashtag #prayforportugal, para sorpresa de los propios portugueses… Dada mi afición a la verificación de informaciones me quedé un rato despierta para documentar el caso. He aquí el Storify de anoche. Como veréis, la cosa acabó derivando de un falso rumor al jolgorio participativo…


Hay varias cosas a destacar:

  • La fasilficación del tweet estaba bastante bien hecha (es decir ni AP ni ElPaís publicaron tuit alguno, eran simulaciones de tweets), pero la portada de ElPaís.com delataba a sus autores (no solo por utilizar la palabra “raporte”, como bien apuntaba Antonio Delgado, sino también porque la portada se supone de las 21.30, no mostraba la gran noticia del día: la liberación de los rehenes de las Farc en Colombia).
  • Pero al poco tiempo el cachondeo era bastante generalizado y los usuarios que se entregaron a la fiesta como quién rememora el gran #turismobisbal: una obra de humor colectivo. El problema es que, quizá alguien se lo debió creer o llegó a dudar sobre la veracidad de la noticia.
  • Ni Associated Press ni El País hicieron anoche comentario alguno. Era ya madrugada. Hoy el Defensor del Lector de El País, Tomás Delclós, ha publicado una nota advirtiendo a los lectores de lo sucedido. Creo que AP no ha dicho nada.

 

A mi personalmente me parece algo bastante inevitable. ¿Qué vamos a hacer para impedir que nadie difunda información falsa?

Pues poco podemos hacer para impedir que otros lo hagan. Ahora mismo recuerdo el caso de la falsa muerte de Alberto Fernández Díaz que difundía, aparentemente Lavanguardia.com.

Como periodistas tan solo podemos estar preparados con herramientas digitales pero sobre todo con mucho sentido común, para ser capaces de desentrañar el origen de todo tipo de informaciones que corren por la Red.

Esto irá a más, es un juego y la gente le tiene ganas a los medios de comunicación y sus periodistas. Justo o injusto, pero es así. Que le pregunten a Debenedetti, que no hay quién lo pare… 😉

 

 

Tommaso Debenedetti, mentiroso profesional

Una vez más un medio fue víctima de una cuenta fake en Twitter. Nada más y nada menos que  la cuenta de twitter The Guardian (@guardianworld) publicó la noticia sobre el rumor (!) que corría por Twitter sobre el fallecimiento de Almodovar.

Mientras estudiaba el origen del bulo, he vuelto a dar con el nombre de este pseudo-periodista. Tommaso Debenedetti es un mentiroso profesional. Recordaréis que hace unas semanas fue el mismo que suplantó la identidad de varios ministros recién nombrados.

Como no es la primera vez que sucede me picaba la curiosidad saber más sobre este personaje. No entiendo la fijación de Debenedetti por difundir mentiras y hacer picar a los medios.

¿Quién es Tommaso Debenedetti? Me he dedicado a buscar información sobre él: nacido en Roma (1969), casado, dos hijos, profesor (!) en un Instituto.

– Miguel Mora le entrevista en El País en 2010: “Me gusta ser el campeón italiano de la mentira”. Efectivamente, es un profesional. Se ha inventado literalmente decenas de entrevistas a escritores y gente de la cultura, que han sido publicadas en su mayoría en periódicos italianos pequeños. Justificaba su acción como un extraño acto de protesta contra los medios italianos:

 

“La información en este país está basada en la falsificación. Todo cuela mientras sea favorable a la línea editorial, mientras el que habla sea uno de los nuestros. Yo, simplemente, me presté a ese juego para poder publicar y lo jugué hasta el final para denunciar ese estado de cosas”.

 

Digo yo que para “denunciar” con un par ya hubiera tenido bastante… ¡y no con más de 60! (nótese que dice que le pagaban 20 0 30 euros por entrevista).

 

“Mi carrera en los diarios quizá ha terminado, pero mi trabajo no. Quizá escriba nuevas entrevistas con seudónimo en algún periódico de gran tirada. Y crearé una página web donde colgaré nuevos falsos.

Sus declaraciones en la entrevista tienen toques surrealistas

Creo que es un género nuevo y me gustaría publicar la colección en un libro. Por supuesto, con un prólogo de Roth, ya veremos si falso o verdadero.” (falsificó hasta 5 entrevistas con este escritor y fue quién destapó el pastel).

(En el New Yorker ya tienen una larga series de artículos sobre el “italian hoaxer” como le llaman…)

 

Las redes sociales, su nuevo campo de acción

Debenedetti suplantó en Facebook a Vargas Llosa en 2010 junto a la de otros escritores. También la lió gorda. Y decía después:

“Pido excusas a Vargas Llosa y a los amigos, y os invito a reflexionar sobre los riesgos que comporta este gran medio que es Internet y Facebook en particular. Todo el mundo, en Facebook, puede ser cualquiera y decir en su nombre cualquier cosa”

 

Es decir, que según Debenedetti ahora la culpa ya no es de los medios. Ahora es Internet y las redes sociales. Don Erre que erre. Parece que en 2011 y 2012 le tira más Twitter y los políticos.

En la primavera pasada volvió a sus orígenes, a los escritores, y le coló un gol al NYTimes: les envió un email de parte de Umberto Eco. Fue publicada en el Herald Tribune. Adjuntaba un móvil -dice él, que ya no sabes si creerle- al que nadie llamó para verificar.

Debenedetti es todo un personaje… (por no decir que está pirado, directamente). Su objetivo legítimo hace tiempo que lo perdió para convertirse en un loco de atar que anda suelto por Internet. Diría que ahora está obsesionado por meter goles a los medios de comunicación.

Toda esta historia tiene un aire de tragicomedia… ¿Puede algo parar a este mentirosos profesional? Me temo que seguirá dando guerra. Y más vale estar prevenidos.