Archivo de la etiqueta: The Browser

The Browser, recomendaciones de lecturas hechas por y para humanos

The Browser | Writing worth reading

The Browser es un pequeñisímo proyecto que empezó en 2008 recomendando buenas lecturas encontradas por Internet. A pesar de tantos algoritmos y redes sociales, o quizá por eso mismo, el proyecto The Browser sigue existiendo y es un pequeño negocio. Todos los días recomiendan 5 o 6 lecturas que vale la pena leer en una newsletter que envían por las mañanas a sus 7.000 suscriptores. Estos pagan 20 euros al año por el servicio de “selección” de los contenidos gratuitos. Tienen dos secciones algo más de nicho, exclusivas para suscriptores: cultura y tecnología.

Su heroico editor, Robert Cottrell, un antiguo redactor en Financial Times y del Economist (verán ahora por qué se le nota…) peina más de 1.000 piezas al día en su lector de RSS y pasa 6 horas en twitter hasta encontrar las mejores 5 o 6 mejores piezas.

La idea es sumamente sencilla, pero capaz de producir muchas horas de felices lecturas…

En un artículo en el FT, Net Wisdom, su editor  explica cómo solo el 1 % de los contenidos online “merecen la atención de un lector inteligente”. Cuenta que la mayoría de artículos que recomienda no son de periodistas, sino de profesionales y escritores. Critica cómo los medios desprecian sus propios archivos, no invierten en ellos, y tiran a la basura todos los días el periódico de ayer, cuando, en realidad, podría haber en ellos artículos valiosos también para el día después. Dice que están sentandos encima de un tesoro enterrado.

 

Una selección de los artículos de 1914

Otro de sus proyectos que están online es The Browser Look Back 1914, cada día un artículo de los periódicos, de hace exactamente 100 años. También incluyen un comentario semanal sobre historia, la búsqueda por temas y una sección de publicidad vintage.

The Browser Looks Back

Me ha apetecido hablar de este proyecto leyendo un artículo de hoy del Nytimes sobre los cambios de hábitos de lectura que nos traen las redes sociales. Hablaré de ello más adelante,

Formatos: del really long al really short


Parece que nos gustan los extremos. Si Internet imponía unos estándares para las noticias no-demasiado-largas porque la-gente-no-lee-en-internet, surgían proyectos que nos decían todo lo contrario.
Empezaron a surgir voces que decían que sí, que también había lectores para el really long, los largos formatos textuales.

Mientras se pregonaba la muerte de los diarios de papel, el San Francisco Panorama -aquel experimento que tanto me gusta de los osados McSweeney’s-, se rebelaba contra lo establecido en aquel impresionante número cero sin medida ni control en el diseño y en la longitud de sus artículos. Una delicia. Lo cierto es que los diarios han encontrado una buena razón para ser leídos: muchos de ellos contienen diariamente un reportaje largo tipo ‘Tendencias’ en LV o el que abre Sociedad en El País.

 

Sigue leyendo