Archivo de la etiqueta: redes_sociales

ARA, un nuevo periódico para Catalunya el 28 de noviembre

Con el anuncio del día en que se celebrarán las Elecciones catalanas, también se desvelaba la fecha en la que nacerá un nuevo periódico en Catalunya: ARA.
Hace una semana se lanzó la web promocional del nuevo periódico, Ara farem un diari y su futuro director, Carles Capdevila, -periodista de larga y muy variada trayectoria mediática-acudió a varios programas de radio y televisión para empezar a explicar el proyecto.

Así pues ya tenemos otra buena razón para salir de casa el 28 de noviembre (en caso que la primera no fuera suficiente, claro): comprar un nuevo periódico. A finales de 2010 y después de 30 años, Catalunya verá nacer un nuevo periódico, ARA. Será en catalán y costará 1,20 euros.

Capdevila ha explicado que ARA será un periódico “diferente”, conscientes del nuevo contexto mediático y unos nuevos hábitos de lectura de los usuarios. “Creemos que podemos inventar el periódico del futuro“, dijo. ARA será un periódico multiplataforma y con una redacción integrada desde el minuto 1.

“El mundo está cambiando mucho, el país está también cambiando, un nueva etapa en Catalunya… y la gente pide otras cosas de los periódicos (…) Si tenemos algo muy claro es que los periódicos tienen que ser diferentes: que la gente que compra un periódico en el kiosco quiere más análisis, qué pasará mañana, que esté muy bien escrito, quizá menos páginas, más calidad; no lo que pasó ayer por que ya lo sabe…”


“Pensamos que nosotros podemos repensar el periódico del futuro y que eso nos puede dar ventaja, ser más ágiles…”

Capdevila explicó en Catalunya Ràdio que la editora de ARA es una nueva empresa fruto de la suma de los esfuerzos de varios inversores. Entre los accionistas están el grupo Cultura03, Ferran Rodés (CEO de Havas) y la familia Carulla (Agroaliment), y “otros inversores” con no más del 20% de las acciones cada uno, junto con otro grupo de “impulsores” algunos también accionistas, según contó Capdevila. Se han ido desvelando por ahora nombres de algunos de estos impulsores, periodistas bien conocidos en Catalunya: Tonir Soler, Xavier Bosch, Antoni Bassas y Albert Om.

No se ha hecho público a quién ha sido encargado el diseño, pero de acuerdo con las declaraciones de Capdevila cabe esperar un diseño diferente y una organización de la información innovadora. Tendremos que esperar hasta el 25 de octubre para saber algo más. Parece que saldrán con aplicación para iPad.

Prometen que las redes sociales tendrán una gran importancia en el proyecto. Así lo comentaba en Catalunya Ràdio. A estas horas rozan los 10.000 amigos en Facebook (en apenas 3 meses y ya más que otros diarios catalanes). Capdevila es un asiduo a las redes sociales y a Internet. Atención a la posibilidad de organizar presentaciones bajo demanda. Tiene mucho más que ver con las redes sociales -las de toda la vida- de lo que pueda parecer.

Hay una buena noticia para los seguidores de este blog: ARA tendrá una sección de Media y Laia Altarriba será su responsable.

El revuelo entre el sector periodístico es obvio y lógico. Nos quedan dos meses y pico para seguir hablando de lo que será ARA. Sin duda una buena noticia después de tres años tan duros para los medios.

Los medios de comunicación en las redes sociales

Al hilo de mi anterior post sobre Twitter y los medios digitales catalanes, conseguí el estudio del que os hablaba, sobre los medios de comunición en las redes sociales.
Sus autores, GAD, gentilemente me han pasado el resumen ejecutivo y lo hemos colgado en la web de la fundació Escacc para que os lo podáis descargar en pdf, o aquí incrustrado. Os recomiendo lo primero, ya que la tabla de datos es difícil de descrifrar por su tamaño.

¿Cómo involucramos a los periodistas?

La idea del The New York Observer, ya sabes, eso de poner precio a los followers que tienen los periodistas, los post que escriben, los enlaces que generan, el tráfico que atraen, me parece peligrosa y con riesgos obvios.

Comentaba en Twitter Virginia Alonso, responsable de 20minutos.es, que lo había preguntado en la redacción a ver qué opinaban. Las respuestas al parecer, no han sido muy entusiastas con la idea y la propia Virginia, manifestaba su desacuerdo con la idea.

Hay riesgos, repito, y la idea, personalmente me produce sentimientos encontrados.

En realidad, la idea de fondo ¿no será la de intentar involucrar a los periodistas en el proceso de relación con los lectores?

A ver, no tengo ni idea -y claramente no tengo ningún contacto en el New York Observer para confirmarme esta teoría-.

Leo en 233 grados:

“El periódico del joven empresario estadounidense Jared Kushner quiere motivar así a sus periodistas del papel para que se empapen de las nuevas tecnologías y aprendan a sacar partido a la viralidad de internet”

En cualquier caso, sabemos que en muchos medios cuesta mucho que los periodistas se involucren con su lectores, que salgan al ruedo, que firmen, que den la cara y que se hagan accesibles. Lo he dicho muchas veces aquí.

No es tan fácil
, y los que trabajáis en medios lo sabéis, en especial aquellos que cuidáis de generar aquello que llaman “comunidad”.

¿Quizá deberíamos ser capaces de involucrales/nos con otro tipo de incentivos?

Además, personalmente no soy nada partidaria de obligar a nadie a hacer nada. Creo más bien que hay que tener paciencia con la gente, etc…

No sé, es sólo una reflexión que hago en voz alta. Aquí os la dejo.

Cosas que aprendí en un medio digital


Ahora que ya ha pasado algún tiempo, ahora sí, algunas cosas que aprendí en un medio digital en relación a los medios sociales y la comunidad:


1. Levantar una marca desde cero es muy, muy complicado en la red. Las marcas de medios tradicionales tienen una lógica gran ventaja.

2. Construir relaciones en la red es cuestión de tiempo, escucha y sobre todo de mucha paciencia. No hay recetas mágicas (o limpias) para tener cincuenta mil followers o fans en dos días.

3. Twitter podría convertirse en un lugar dónde retransmitir la actualidad a la gente (lástima que no tuve tiempo de acabar de encontrar la voz…)

4. Si esperas a que te contesten y que te hablen, diles quién eres. La marca no invita a conversar (oh, ese ente flotante que sirve para escondernos…). Las personas, sí. (No hay nada más frustrante que contestar a un feed automático, y darte cuenta luego que es un feed).

5. En las redes sociales también hay edición:

En la distribución de contenidos en redes también hay una labor editorial: lo que no distribuyes, tiene menos visibilidad para esos lectores, y más si se consolida la tendencia del consumo social de los contenidos (no voy al medio a leer, si no que leo lo que me recomiendan mis amigos/colegas de sector).

6. Tratar de distribuir un producto de pago en redes sociales es tremendamente complicado (uff…)

7. La teoría de los nativos e inmigrantes digitales es un mito (una vez más, comprobado…)

8. Si eres Community Manager, oirás mucho en la redacción (y de la dirección…): “Oye , y tú, ¿qué haces?’

9. La tarea de Comunidad y distribución de contenidos es 24/7. El problema es que el Community Manager necesita dormir algunas horas y sociabilizar alguna que otra, como todo hijo de vecino… Es un problema a resolver (por eso los feeds automáticos, aunque nos caigan gordos, creo que tienen su lugar, pero hay que ser honesto al utilizarlos).

10. Cada vez me gusta menos la palabra Community Manager (me suena a Vedette…) Me gusta más el concepto de coordinador en medios sociales, evangelista de lo 2.0 dentro de la redacción, creativo, editor estratégico para las redes sociales, un periodista que trabaja codo con codo con el redactor buscando fuentes, testimonios, verificando… Periodismo al fin y al cabo… (el terremoto de Haití fue una gran experiencia).

12. La analítica web es fun-da-men-tal: Ahí hablan también tus lectores. Tenemos que estudiar más.

13. Hay que tener la “piel gruesa”, como decimos por aquí , los sensibles a los comentarios negativos, que se dediquen a otra cosa. También saber moderar y contestarles cuando es necesario, pero…
Negrita
14. … los que tienen que contestar a los comentarios sobre los temas de las noticias tienen que ser los propios periodistas que han investigado, elaborado, y redactado la información. El responsable de participación no lo sabe todo ni podrá hacerlo.

(Y no entro en el complicado tema de los comentarios, porque en el medio que estuve no fueron un problema en cuánto a volumen.)

Y esto es casi todo lo que aprendí en relación a los medios sociales y la gestión en 48 días.

Hay otras cosas, pero se las contaré a mis nietos…

La imagen, The internet is an increasingly risky place, es vía The Guardian

Hooligans 2.0

Después de leer el último estudio sobre la participación en las versiones online de los medios tradicionales catalanes uno no puede más que quedarse con la sensación de que la gente que comenta en medios de comunicación son la versión online más parecida a una panda de Hooligans.

Da un poco de vergüenza ajena leer las conclusiones del análisis:

El estudio destaca que la mayoría de los comentaristas envían tan solo un mensaje (86%), (también reconocen que hay dos lectores del Avui que envían más de 25… ), la escasa capacidad de argumentación de los comentaristas, su nulo interés por escuchar otros argumentos, convirtiendo el diálogo en un verdadero “monólogo”. Es fácil registrarse con nombres falsos, y las descalificaciones –lamenta el estudio- son muy habituales, no sólo para los actores de la noticia sino también para los políticos en general, los periodistas o el propio medio o incluso en la competencia (y el estudio pone ejemplo verídicos…). Para más inri, una de las secciones que menos partipación genera es la de Opinión. Tomen buena nota, periodistas.

En resumen, la foto es bastante desalentadora, pero nada sorprendente.

Cualquiera de nosotros ha entrado en esa oscura habitación en lo más importante es demostrar quién la tiene más grande.

Pero la conclusión no debe ser de que en Internet la conversación no es posible, porque aquellos que paseamos asiduamente por la red sabemos que la hay y es tremendamente rica.

Creo que hasta los autores del estudio lo saben: la participación de las personas no empieza ni acaba en los comentarios de las noticias, ni empieza ni acaba en los propios portales de información.

Los que tenemos blogs o que paseamos habitualmente por medios especializados no estamos acostumbrados a estos modales, de hecho, no sabemos qué es eso…

La conversación se extiende en la red y cada vez más, fuera de los medios. Esos oscuros espacios de comentarios actúan como disuasorios. Cualquiera que intente argumentar y dialogar se verá pronto defraudado por otro comentarista poco dispuesto al intercambio dialéctico. Muchos acaban abriendo un blog donde sí hay un espacio para la argumentación, o lo hacen , cada vez más en redes sociales.

En realidad la “participación” y el “diálogo” está ahí fuera, fuera de esos medios.

¿Cómo podrían entonces los medios capturar ese diálogo de valor?

La tecnología permite aproximar ese “diálogo” a las noticias. Así cómo vemos en muchos blogs quién ha enlazado un post, podríamos ver junto a la noticia quién enlazó, como hace lavanguardia.es con twingly.com. En muchos blogs, uno es capaz de ver aquellos tweets relacionados con el post del blog o en el caso de un medio como lainformación.com, muestra los tweets relacionados con la sección o a un determinado tema junto a las noticias (Mashable es un ejemplo, para mi gusto, un poco too much…)

Tiene que ver algo, acaso en dirección opuesta, con aquello que Alfred Hermida llama el “Ambient Journalism”. Hermida considera que “en el caso del “ambient journalism”, el rol periodístico podría estar en el diseño de herramientas que permitan analizar, interpretar y contextualizar un sistema de recolección de inteligencia, más que en la práctica establecida de la selección y edición de contenido.”

Todos son ejemplos de intentos para captar el valor social que generan las informaciones.

Precisamente Jeff Jarvis reflexionaba sobre la mal entendida participación en los medios. Según el periodista y blogger, hay un problema de actitud: los medios entregan la información sólo cuando ésta está terminada como producto para entonces, “permitir” a los lectores comentar.

El problema dice Jarvis, es que los medios no se preguntan sobre cómo pueden facilitar esa conversación ni qué hacen ellos mismos para mejorar la calidad de los discursos. Además, los medios esperan tener como resultado un ordenado y controlado flujo de participación. El error según él: “Internet no es un medio, es un lugar, un lugar público”.

No dudo que la tecnología hará que finalmente sea posible para los medios capturar esas conversaciones que generan las noticias y que sí son generadoras de diálogo y valor. Pero ciertamente también el concepto de participación de los medios online debería cambiar.

Pisani, twitter y el periodismo


www.btvnoticies.cat

Aprovechando que Pisani pasaba por Barcelona BtvNotícies ha entrevistado al periodista Francis Pisani. Maria Font le ha preguntado sobre el uso de twitter por parte de los medios y los periodistas.

Hay varias reflexiones valiosas en el documento.

  • Twitter como fuente de información, “ojos” donde no hay periodistas.

  • El Periodismo como trabajo conjunto: la necesidad de hacer un periodismo más humilde y a la vez de darnos cuenta de cómo estamos pasando de hacer un producto a entablar conversaciones con el público a través de la información.
  • Tendencia a la superación del modelo periodístico basado “el artículo” como átomo del periodismo
  • “La situación en el digital es difícil, en el papel, catastrófico”.

“Hace falta estar, hace falta experimentar, aceptar las derrotas, y seguir buscando (…) quién dijo que no costaría estaba mintiendo, que no iba a haber sangre… Hay sangre y hay coste pero vale la pena seguir intentádolo”.

Los periodistas también somos personas


Por si alguien lo dudada, por si alguno se le olvidó: los periodistas somos personas. Corrientes, normales, con lo bueno y con lo malo, pero al fin y al cabo personas igual que nuestros lectores.

No estoy segura de que todos entendáis este post, pero personalmente – y en la medida que pueda tener valor mi opinión personal, es decir, más bien poca- éste es uno de los puntos que me parecen más urgentes en el periodismo de hoy. Me explico.

No entiendo a los medios en los que parece que quién hace el medio debe ser algún tipo de ente tan discreto que ni el lector se para a pensar quién leches escribe/edita/pega la información que allí fluye. Allí, ni media cara y casi que ni medio nombre. Simplemente la marca (¡oh! ente demiurgo!)

Creo que “dar la cara” es más importante que nunca, en unos medios que necesitan desesperadamente establecer una nueva relación con su audiencia.

De nuevo, los periodistas somos personas, no dioses inalcanzables aislados en su Olimpo ni vacas sagradas que deban ser adoradas. Nada de eso.

Somos gente corriente que vamos al super, pagamos facturas, vemos el futbol -bueno, yo ahí, como que no encajo..-. Y como gente normal que somos deberíamos ser tan accesibles como cualquiera.

Accesibles. Sí, alguno no lo entenderá y puede ser hasta difícil de aceptar por parte de algunos.

Viendo como está el patio de los medios, cuando el Washington Post dicta una guía de comportamiento para sus periodistas en medios y redes sociales, una sólo puede pensar un cosa: tienen miedo (y ya no saben como hacerse el harakiri…).

Y ese miedo sabemos muy bien de donde viene: de la ignorancia. No basta con darse una vuelta -ni dos y ni quizás tres- por una red social y internet para entender el impacto y los cambios profundos que conlleva en la relación con el lector. (Lo peor será que algunos no habrán dado ni la vuelta de reconocimiento…)

Si uno lee la guía del WP, si yo fuera un periodista a sueldo suyo, pensaría que lo mejor para ahorrarme problemas, sería ni intentarlo, a la vista de las restricciones – algunas muy absurdas, como los regalitos virtuales den Facebook…-.

Oigan, señores míos,

los periodistas no podemos seguir estando en lo alto de torres de defensa, aislados de todo y de todos -de los primeros, de nuestros propios lectores.

Como cualquier ciudadano tenemos derecho a interactuar en la red como nos parezca. No se preocupen, si no vamos por la calle en pijama, tampoco lo haremos en Twiter o en Facebook -se llama SENTIDO COMÚN– .

Es más, diría que como periodistas, no sólo tenemos derecho sino hasta el deber de estar ahí y escuchar qué dice la gente para la que se supone que escribimos. Nos deberían importar, ¿no es así?

Leí una columna en Time.com de James Poniewozik , donde el periodista hacía varias reflexiones entorno a las normas del Washington Post.

Recuerda su autor que los periodistas tenemos opiniones sobre los temas que cubrimos y que es absurdo tratar de esconder tal evidencia, “mantener la ilusión de que las noticias son producidas por gente sin opinión”. (Y por entes flotantes, añado yo).

“La objetividad -dice Poniewozik– no significa no tener opinión, sino que aún teniéndola, no nos subordinamos a ellas”.

Pero volviendo al tema del post, los periodistas como personas que interactúan con otras personas, habla de estas reglas como de un intento de “sabotaje” por parte de los medios “a una conexión íntima con los lectores que Twitter y otros servicios hacen posible, y que los periódicos necesitan desesperadamente.”

Es a lo que me refería con periodistas que son “accesibles”. Accesibles porque quieren ser conectados a sus audiencias, no para ser adorados, sino para establecer vínculos y relaciones capaces de construir comunidades de personas alrededor de los medios.

Es por eso que me parece un gran sinsentido lo que se está dando en los medios grandes: el no saber si quieren o no quieren que sus periodistas tengan vida propia en la red.

Poniewozik cree tener una repuesta

“Entiendo por qué: para utilizar con éxito Twitter y otros medios, hay que ceder el control, y eso asusta de instituciones como el Post. Su vieja manera de hacer negocios es asegurarse de que (excepto por unas pocas estrellas como Bob Woodward) su personal siguen siendo los zánganos anónimos que se subordinan a la marca del periódico.

Pero ese día ha terminado, y el Post sólo daña su marca poniendo las esposas a sus redactores en Twitter. Su política equivale a: simplemente no digas nada interesante, y todo irá bien”.

No sé si llego tan lejos en mi argumentación, pero sí que creo que poner cara a quién hace las noticias, poderle contactar, dejarle mensajes, tener feedback al instante de los contenidos, abrir vías permanentes de comunicación con algunos lectores…

Considero que cosas así pueden ser la clave del éxito de un medio. Eso es construir comunidad de relación personal -uno a uno si me apuras- además de posibilitar al periodista conseguir fuentes y descubrir nuevos temas. Todo esto es especialmente posible en la información local o de proximidad.

Los lectores son hoy -y lo serán cada vez más- muy sensibles a esos detalles.

Pero los periodistas necesitarán también un cambio de actitud: dejar de esconderse tras la marca -o un escueto “redacción”- para decir quienes son y a qué dedican sus horas de trabajo (sabemos que a muchos les gusta pasar desapercibidos).

Back to the basics: los lectores están ahí y son personas. Los periodistas estamos ahí trabajando y también somos personas.

Dejemos que se conozcan, se relacionen y que vuelvan a confiar los unos en los otros. Ahí es donde veo la esperanza de un nuevo periodismo, en una nueva relación.

(Si has llegado hasta aquí, enhorabuena, tendré que invitarte a algo…)

Un paseo por la Red XI


Foto Flickr

1. Los ganadores del ONA09

Aquí está la lista de ganadores de los premios más importantes en periodismo digital, los ONA09.
Hay que felicitar a Soitu que ha ganado como medio no-inglés el premio a la Excelencia periodística. La lista es una buena oportunidad para conocer proyectos y iniciativas interesantes y siempre inspiradoras.

2. Washington Post

El WaPo y sus normas -restrictivas- sobre el uso de los Social Media para sus periodistas. Ver para creer.

Me gustaría dedicarle un post a una reflexión sobre el tema esta semana, a ver si me las apaño. En 233 grados, Pepe Cervera y Paul Bradshaw valoran la decisión del WaPo.

3. Dinamizar contenidos en los Social Media es un tema estratégico

Siempre pensé que, por respeto a tus followers, hay que ser muy cautos a la hora de dirigirte a ellos y no agobiar al personal con cincuenta mil Twitteos, retuiteos y demás difusión de tus contenidos.

Por eso es importante que pienses muy bien donde promocionas un contenido (según afinidades de la audiencia) así como a qué hora ( las redes sociales tienen sus horas “prime time” dependiendo del uso que se les da, su target…).

Ahora bien, para mi era una intuición personal , una reflexión fruto de la experiencia del día a día, sin datos muy concretos.

Por eso me gustado tanto este post de Adrián Segovia, –Herramienta (métrica) para Community Managers: Conversion Prime Time con datos concretos de horas de más uso de diferentes redes sociales.

Me alegra saber que empresas como Prisacom tienen en cuenta estas variables de red social o a la mejor hora de difundir contenidos, a fin de ser lo más eficaz posible sin saturar al personal. Aunque el uso de feeds automáticos e indiscriminados por parte de muchos medios demuestra lo contrario.

4. Mitos alrededor del nativo digital

Avui publicaba esta semana el report “L’adolescència digital”
donde se pone en duda el uso intensivo por parte de los nativos digitales de las tecnologías, a raíz de un estudio de la UOC y nos aleja de ciertos mitos acerca de ellos:

“El fet que més de la meitat dels adolescents no juguin habitualment a videojocs o que un terç no utilitzin cap tipus de xarxa social, blog o fotoblog indica que fan “un ús molt precari, molt bàsic, de la cultura digital, que, no ho oblidem, és la seva”, destaca Daniel Aranda.

(…) “El mite del nadiu digital és fruit de la visió dels analfabets digitals” perquè la realitat mostra que els adolescents “no exploten tot el potencial que tenen aquest tipus d’eines”

5. Vales más por quién te sigue que no por cuanta gente te siga

“La obsesión por la audiencia infinita
. Jaume Albaigès se refiere al mundo de las organizaciones sociales, pero creo que es aplicable su reflexión a diferentes ámbitos.

Cada uno tiene que saber a quién quiere llegar y olvidarse -y perder energías- intentando tener una gran audiencia que puede llegar a ser bastante inútil para tus objetivos. Networking frente a Broadcasting, como dice @ictlogist en los comentarios del post.

6. Caro y Beriain en Caspa tv


Socializando el periodismo

Cuenta su autor, que presentó este interesante PPT sobre Social Media, delante de ejecutivos de medios de comunicación en la Cumbre de la Asociación de editores de periódicos y directores de publicidad del Pacífico Noroeste.

Explica que después de largarles un rollo de 80 minutos, media docena se acercaron a felicitarle.

” La cuestión es si los editores tendrán el suficiente valor para convertir sus barcos de guerra en lanchas rápidas y dar luz verde a la experimentación necesaria para ayudar a los periodistas a comprometerse con sus comunidades”.

Y concluye:

“Hasta ahora, ninguna empresa de medios se ha puesto en contacto con nosotros para trabajos de consultoría (eso sí, estamos muy ocupados con los clientes de otros sectores), así que, dudo que lo hagan.”

Twibes, un directorio de periodistas en Twitter

Dada la falta de sincronización de este blog con mi cuenta en Twitter, no os he contado que hace una semana abrimos una especie de directorio de periodistas en Twitter.

Todo vino a raíz del post de José Luis Orihuela (@jlori),Periodistas españoles en Twitter, donde publicó una larga lista de periodistas que están en Twitter -aún así, falta gente-. Y otros como @gordilloegea pedían a ver si alguien se animaba a montar algo.

Esta sencilla aplicación, Twibes, permite hacer grupos en twitter. Pensé en abrir una cuenta para “periodistas“.

Ahora mismo hay 59 miembros. Para darse de alta, sólo hay que ir al sitio y clicar en “join”.

Alguien me preguntó para qué servía algo así.

Estar en contacto
con otros periodistas es dejar una puerta abierta al conocimiento y a otras experiencias, a nuevas fuentes y al trabajo en red.

Estáis invitados a participar en ello.

Internet: Red de personas

Rahaf Harfoush, estratega de la e-campaña de Barack Obama. Hoy en “La contra” de La Vanguardia.

“Dé algún consejo para políticos [substitúyanlo por “periodistas”]

Que no desdeñen a la gente. La gente te sigue si la respetas, si ve sinceridad y entusiasmo. ¡La red sirve si se tiene eso presente, o no sirve para nada!: nuestra e-campaña empleó la red para alentar a la gente a actuar fuera de la red, en sus comunidades.

Ni puedo -ni quiero- añadir más.

Yammer en Telefónica: o de cómo una empresa grande puede utilizar el microbloging

Decía George Bernand Shaw que si tú tienes una manzana y yo otra, intercambiamos manzanas, pero que si tú tienes una idea y yo tengo otra, entonces tanto tú como yo tenemos dos ideas. Esta es una cita que leí en Crossumer de Victor Gil y Felipe Romero, y enseguida pensé en Twiter, en el sentido del microblogging para las personas y las organizaciones.

Quizá sea ésta una buena metáfora para tratar de explicar lo que significa una herramienta de microbloging como Yammer, el llamado Twitter para empresas.

A Lola le gusta relatar cómo las personas y las empresas utilizan ésta y otras herramientas de la web 2.0 para fomentar la colaboración y la innovación en sus organizaciones.

Vimos aquí como empresarios españoles utilizan Twitter, incluso descubría un agregador de Ejecutivos en Twitter, además de numerosos medios de comunicación con desigual suerte.

Hoy me gustaría completarlo con el caso de una empresa española como es Telefónica.


Yammer, que fluya el conocimiento dentro de la empresa

Por eso fue bueno que Carlos Domingo, director del Centro de I+D de Telefónica y director de la división de Internet y Multimedia me explicara cómo y para qué utilizan esta versión de Twitter para empresas llamada Yammer, ganadora del primer premio a la Startup más innovadora de TechCrunch y que desde septiembre pasado se utiliza en la división de I+D.

Yammer es un aplicación de microblogging gratuita tipo Twitter. Las diferencias está en la orientación de la herramienta: el consabido “What are you doing?” es sustituido por “What are you working on?” (¿En qué estás trabajando?).

Para acceder a cada cuenta necesitas tener un email de la empresa correspondiente y no limita los mensajes a 140 caracteres. Se pueden ir creando conversaciones alrededor de mensajes concretos.

Domingo me explicó cómo unos empleados de stage en San Francisco le hablaron de la herramienta y decidieron abrir una cuenta para los empleados de I+D.

Es una aplicación voluntaria para los empleados, pero cuando hablé con Domingo, ya rozaban los 500 empleados que utilizaban Yammer.

Domingo se plateaba entonces la posibilidad de añadir algunas opciones pagando, como la creación de salas, crear apis, customizar la herramienta a las necesidades del I+D.

Uno de los aspectos a tener en cuenta y que dan aun más valor, es que es una herramienta instantánea, no necesita inversión y introduce una nueva cultura de comunicación en la organización.

Para Domingo su valor fundamental residía en la potenciación de la relación entre empleados, la capacidad de compartir conocimiento entre profesionales, con frecuencia trabajando desde centros, ciudades y países distantes.

La herramienta facilita la horizontalidad dentro de la división, todos pueden decir, acceder, colaborar, en un forma más informal.

Apenas me entero que Red.es a la cabeza del directivo Tuitero más prolífico en nuestro país, acaban de implantar también Yammer y cuenta cómo les va en estos primeros días.

Me encantaría explicar un día que Yammer es utilizado por un medio de comunicación. Todo llegará (espero).