Archivo de la etiqueta: participación

El Periódico de Catalunya, un cambio con los lectores

redaccion El Periódico

El Periódico de Catalunya acaba de estrenar un rediseño de su web. Si bien el CMS sigue siendo el mismo, la nueva web ha ganado en orden y jerarquización -que falta le hacía-. Pero quizá lo más destacable del cambio ha sido la participación de los lectores en el rediseño.

Desde hace año y medio El Periódico está embarcado en un proceso de integración de de las redacciones del papel y la web, y según me cuenta Saül Gordillo, responsable de la web ( y bloguero de esos de la prehistoria de internet… survivor!) este rediseño quiere hacer notar estos cambios internos de una manera más expresado. Mientras las secciones asumen sus contenidos en la web, el núcleo web gestiona la portada, actúa como radar de la actualidad para el resto de diario y actualizan las redes sociales.

 

Entre todos, fomentar la participación de los lectores

“Entre todos” es un proyecto que se inició hace ya un par de años con el objetivo de fomentar y reforzar la participación de los lectores en los contenidos del diario. Por tradición El Periódico siempre ha sido un diario con una sensibilidad más a pie de calle que otros diarios de la ciudad y esto siempre ha determinado la agenda del diario.

De esta forma solicitan la opinión sobre temas concretos a los lectores para que generen un debate útil y constructivo que acaba plasmado en una sección del diario en su edición impresa y en la página web. Con ello, quieren reaforzar y afianzar los lazos con los lectores, promoviendo una participación más intensa de los lectores dejando que sean éstos los que puedan reorientar la agenda.

Sección Entre todos

Esta es la apuesta del diario para acercarse a sus lectores y apoyarse en ellos para recibir información, buscar testimonios con los que ilustrar reportajes, organizar debates… etc

Las peticiones concretas de los lectores

Así que esta vez tocaba preguntarles sobre la página web del propio ElPeriódico. Según me contaba Saül Gordillo, los lectores han pedido tanto cambios sobre los contenidos como aportando sugerencias sobre temas técnicos y de diseño.

Los lectores de El Periódico han sugerido más orden a la portada y han expresado su aprecio por su jerarquización periodística y una mayor participación.

Las novedades del nuevo diseño

 

El Periódico nou disseny1

La portada se ha clarificado, manteniendo los temas duros en una columna más ancha a la izquierda, la central se dedica a deportes, tecnología, y temas más soft; mientras que la de la derecha es la columna más versátil donde poder destacar los directos, las noticias de última hora, para seguir con diferentes cajas de servicios, especiales o promociones. En la zona media baja, aparecen una gran caja donde el diario luce a su equipo de opinadores, y en la parte baja, otra caja con los elementos audiovisuales agrupados.

La página de la noticia se ha simplificado muchísimo, se ha estrechado la columna del cuerpo central, cambiado la tipografía y se ha intentado integrar mejor los distintos elementos complementarios como los botones de redes o los módulos de noticias relacionadas. Los comentarios de los usuarios ya no son de publicación automática, sino que un software los filtra y un periodista los revisa.

Contenidos de pago más visibles

El Periódico ahora distingue sus contenidos propios de la edición de papel en la portada web mediante un logotipo rojo con la letra “e”, que remite al “e-periódico“, la aplicación digital que permite leer los contenidos del diario de papel. De esta manera, se destaca visualmente en medio del resto de contenidos, los que son “Premium” que solo el suscriptor de pago podrá leer.

“La información premium ahora convive con la información de última hora”. Según me cuenta Gordillo hasta ahora los contenidos de la edición papel estaban en una caja bajo el título de Eperiódico, a la derecha de la web, limitados a ese espacio. Se busca ahora que la información premium se haga más encontradiza al usuario para darle las visibilidad y ponerla en valor, con la esperanza de captar nuevos suscriptores de pago.

Esto puede ser  interesante por las noches, cuando se avanzan contenidos de la edición de papel del día siguiente en la edición vespertina digital que el diario tiene.

También hay una reducción (?) del scroll de la home que mejora la velocidad de carga, así como también  están en proceso de mejorar la taxonomía de los contenidos de la web.

  • Entre otras apuestas importantes están las coberturas en directo, mayor presencia de contenidos audiovisuales y su incursión en el periodismo de datos y la información visual.

Sin embargo este diseño no es ni mucho menos un punto de llegada, como me reconoció Saül Gordillo, sino que prefieren hablar de un proceso continuo de mejora. El diario está estudiando nuevas soluciones técnicas que permitan a los usarios una mejor participación y relación entre sí, mejorar el sistema editorial (de por sí muy complejo al ser una web bilingue) y para mejorae la calidad de los contenidos que se publican a diario en la web.

 

El Washington Post elimina la figura del Ombudsman

El Washington Post anunció esta semana que se le acabó el contrato a su “Ombudsman” (defensor del lector) y que no parece que vayan a buscar a otro. El afectado ya insinuó que iban a quitarle la silla para reducir gastos -un santo, recibía 5.000 mails al mes-. Oficialmente el diario ha dicho que es necesario que la figura “evolucione” a la nueva era. No sabemos qué tienen en mente porque no lo han explicado.

De momento han dicho a sus lectores que escriban sus quejas al soso email readers@washpost.com. Carne de papelera virtual. En su despedida, entre otras cosas, propone al diario prohibir los comentarios anónimos y utilizar el log in de Facebook para comentar las noticias. Algunos comentarios -ya saben, tipo hooligan 2.0– dañan la imagen y prestigio del diario, advierte.

 

La BBC cierra su sección de Participación

La BBC acaba de anunciar que cerrará proximamente lo que había sido su sección de participación Have Your Say. Alex Gubbay, Social Media Editor del servicio de noticias online así lo anunciaba:

“We have also for many years run our Have Your Say debates, but within a specific section on the site, often in something of a silo away from the rest of the content. So having changed the underlying technology last year – to bring it into line with the pan-BBC system, we are now in a position to surface that interactivity more within the stories – themselves.

Se acabaron los silos estancos. Aquel sitio donde decir al lector: este es tu corral y sobre todo no te salgas de aquí… Esta es una concepción de la participación parece que empieza a superarse.

Han decidido cerrar esa sección de participación y llevarla donde están las noticias y los contenidos. No solo se trata de algo tecnológico, sino sobre todo de un cambio cultural: entender que son las noticias las que se convierten en punto de encuentro para las personas, ese “algo de qué hablar”.

Ante la avalancha de comentarios, la BBC online propone un Editor’s pick de los mismos. También hay cambios que afectan al formato de sus blogs, dentro del interesante proceso de cambios en la BBC news iniciado hace unos meses.

“(…) It is a reflection of the changing online landscape and the advent of social media that we feel the time is now right to move on from Have Your Say.

This process is essentially about us online focusing more now on encouraging discussion around our content itself, rather than looking to host or manage a community

Citando a Ian Hunter: “the next phase of our approach to social will be to move from a site which offers a few fairly circumscribed social experiences to one which is more social everywhere”.

Todo tiene que ser social, no solo un apartado específico. Saben que por lo social se abre un camino. Sin embargo, aún hay mucho que explorar en la integración del lector en el proceso informativo. ¿Cómo concretar?

“At the same time, we’re also taking the opportunity to think about how we can better promote and integrate key information, stories, pictures and video which you send or share with us into our online output as well as TV and radio, and more consistently signpost when we want it, and how”.

Lo que además ha ocurrido en paralelo es que han sido los periodistas quienes han tenido que ir fuera del medio a buscar a los lectores a través de las redes sociales.

(…) Peter Horrocks recalled at this end when last year he told the BBC journalists “Tweet or be sacked” to underlined that the use of social media at the BBC was no more a question of a personal discretion”.

Se trata ahora de buscar espacios de contacto entre de periodistas y usuarios. Pero sobre todo, de nuevo, en busca de una nueva relación que nos haga útiles.

Hooligans 2.0

Después de leer el último estudio sobre la participación en las versiones online de los medios tradicionales catalanes uno no puede más que quedarse con la sensación de que la gente que comenta en medios de comunicación son la versión online más parecida a una panda de Hooligans.

Da un poco de vergüenza ajena leer las conclusiones del análisis:

El estudio destaca que la mayoría de los comentaristas envían tan solo un mensaje (86%), (también reconocen que hay dos lectores del Avui que envían más de 25… ), la escasa capacidad de argumentación de los comentaristas, su nulo interés por escuchar otros argumentos, convirtiendo el diálogo en un verdadero “monólogo”. Es fácil registrarse con nombres falsos, y las descalificaciones –lamenta el estudio- son muy habituales, no sólo para los actores de la noticia sino también para los políticos en general, los periodistas o el propio medio o incluso en la competencia (y el estudio pone ejemplo verídicos…). Para más inri, una de las secciones que menos partipación genera es la de Opinión. Tomen buena nota, periodistas.

En resumen, la foto es bastante desalentadora, pero nada sorprendente.

Cualquiera de nosotros ha entrado en esa oscura habitación en lo más importante es demostrar quién la tiene más grande.

Pero la conclusión no debe ser de que en Internet la conversación no es posible, porque aquellos que paseamos asiduamente por la red sabemos que la hay y es tremendamente rica.

Creo que hasta los autores del estudio lo saben: la participación de las personas no empieza ni acaba en los comentarios de las noticias, ni empieza ni acaba en los propios portales de información.

Los que tenemos blogs o que paseamos habitualmente por medios especializados no estamos acostumbrados a estos modales, de hecho, no sabemos qué es eso…

La conversación se extiende en la red y cada vez más, fuera de los medios. Esos oscuros espacios de comentarios actúan como disuasorios. Cualquiera que intente argumentar y dialogar se verá pronto defraudado por otro comentarista poco dispuesto al intercambio dialéctico. Muchos acaban abriendo un blog donde sí hay un espacio para la argumentación, o lo hacen , cada vez más en redes sociales.

En realidad la “participación” y el “diálogo” está ahí fuera, fuera de esos medios.

¿Cómo podrían entonces los medios capturar ese diálogo de valor?

La tecnología permite aproximar ese “diálogo” a las noticias. Así cómo vemos en muchos blogs quién ha enlazado un post, podríamos ver junto a la noticia quién enlazó, como hace lavanguardia.es con twingly.com. En muchos blogs, uno es capaz de ver aquellos tweets relacionados con el post del blog o en el caso de un medio como lainformación.com, muestra los tweets relacionados con la sección o a un determinado tema junto a las noticias (Mashable es un ejemplo, para mi gusto, un poco too much…)

Tiene que ver algo, acaso en dirección opuesta, con aquello que Alfred Hermida llama el “Ambient Journalism”. Hermida considera que “en el caso del “ambient journalism”, el rol periodístico podría estar en el diseño de herramientas que permitan analizar, interpretar y contextualizar un sistema de recolección de inteligencia, más que en la práctica establecida de la selección y edición de contenido.”

Todos son ejemplos de intentos para captar el valor social que generan las informaciones.

Precisamente Jeff Jarvis reflexionaba sobre la mal entendida participación en los medios. Según el periodista y blogger, hay un problema de actitud: los medios entregan la información sólo cuando ésta está terminada como producto para entonces, “permitir” a los lectores comentar.

El problema dice Jarvis, es que los medios no se preguntan sobre cómo pueden facilitar esa conversación ni qué hacen ellos mismos para mejorar la calidad de los discursos. Además, los medios esperan tener como resultado un ordenado y controlado flujo de participación. El error según él: “Internet no es un medio, es un lugar, un lugar público”.

No dudo que la tecnología hará que finalmente sea posible para los medios capturar esas conversaciones que generan las noticias y que sí son generadoras de diálogo y valor. Pero ciertamente también el concepto de participación de los medios online debería cambiar.

El nuevo ecosistema de los medios y la información


La profesora Mindy Adams publica en su blog este gráfico de Steve Johnson. Dice Adams que le gusta cómo representa el “ecosistema” actual de los medios y la información.

Sólo echa en falta que esas flechas sean en las dos direcciones: actualmente todo fluye en las dos direcciones.

Como veis, los medios y los periodistas ya no estamos solos, no somos los únicos protagonistas ni mucho menos “los” mediadores.

Efectivamente, el ecosistema mediático y de relación ha dado un giro brutal en los últimos años y ya no hay vuelta atrás.

Entender esto -y encontrar un nuevo lugar-, será crucial para el futuro de los medios y el periodismo.


Aldea Moret al habla

Me ha encantado el proyecto Aldea Doc: un proyecto documental participativo en un conflictivo barrio de la ciudad de Cáceres.

Se trata de la historia del barrio Aldea Moret de Cáceres. El propio ayuntamiento ha puesto en manos de sus habitantes las cámaras para que sean ellos mismos los que muestren quiénes son y cómo es el barrio.

Según leo, el proyecto “trata de fomentar la participación de los ciudadanos para generar información sobre su entorno utilizando dispositivos de grabación asequibles y de fácil uso (teléfonos móviles) socializando el acceso a los medios desde puntos de vista cercanos e implicados”.

Me ha parecido una iniciativa muy interesante, además de un testimonio humano de primera. Las historias de personas, enganchan.

Saber más de cómo se llevó a cabo el proyecto con los vecinos.

Las 5 mayores barrerras para la participación en medios online

Un grupo de estudiantes de una ciudad de Iowa se han planteado aproximarse a la difícil cuestión: ¿por qué no hay más gente que participe en los medios online?

Así que un grupo de estudiantes, se han dedicado a tomar a 20 “jóvenes adultos” a modo de focus group e interrogarles sobre sus motivaciones para la participación online, para tratar de identificar aquello que puede llegar a ser una barrera para la misma.

Los primeros resultados hablan de 5 grandes barreras que son los siguientes:

1. La gente no cree que los comentarios sean valiosos:

Proponen toda una serie de mecanismos para dar más visibilidad a aquellos comentarios que son valiosos.

2. La falta de premio o recompensa que motive a participar:

También proponen algunos sistemas de recompensa tales como premios acumulables, descuentos en el precio, o imprimirlos en la edición de papel.

3. Falta de interés por comunicarse con desconocidos:

Listas de comentaristas según atributos relevantes, relacionar un comentaristas con otros comentarios anteriores, identificar a aquellos que ya son amigos en otras redes como LinkedIn

4. La participación les intimida:

Comentarios de un sólo click, proponer definiciones en términos de conversación, listar los participantes según atributos en común…

5. No creen que los comentarios sean creíbles:

Permitir a los usuarios recomendar la eliminación de comentarios que no creen o hacer un ranking en base a la credibilidad, dar relevancia a aquellos que tienen más autoridad por su trabajo, origen geográfico, etc…

Plantean una gran cantidad de soluciones, unas viables, otras menos, pero algunas, francamente interesantes:

-construir identidades,
asociarlas a redes existentes como Facebook,
-reducir los comentarios a formatos del tipo 140-caracteres,
-o permitir elegir si desean que los comentarios no sean indexados por los buscadores.

Echarle un vistazo
, son muchas las propuestas.