Archivo de la etiqueta: New York Times

Page One o el fin de los tiempos

Voy a sacar este post justo antes de que se emita esta noche Page One (2010) en tv3 (Dins del New York Times) dentro del programa de documentales SenseFicció. Espero no estropearos nada ni ser una espoiler.

Hace más de un año que vi el documental (octubre 2011). Tomés unas notas. Procrastiné. Cosas del destino hoy tv3 emite el documental y con ello me da la oportunidad de sacar el polvo de aquellas notas.

El New York times como excusa

Es un documental que aparentemente trata de responder a la pregunta de si el New York Times, una institución del periodismo, podría desaparecer. Es decir, el fin de los tiempos. La apocalipsis.

Pero precisamente si alguna gracia tiene este documental es que pisas la redacción y los cubículos de algunos de los periodistas del diario con más prestigio del mundo. “Si el mundo seguía existiendo, sería atestiguado por el NyTimes” se afirma recordando cómo durante décadas los centros de poder mundial desayunaban leyendo el Nytimes.

Seamos claros: si hubiera sido un documental de otro diario, no sé, digo yo de El Mundo, pues hombre, no hubiera sido lo mismo por mucho que salga Pedro J y sus corbatas de colores, su orbit y sus legión de seguidores en twitter. (Por cierto, Keller -ya exdirector, vean- sale discretamente).

Se supone que el documental va del dama gris, pero es en realidad una excusa -y el gancho- para tratar de explicar a un público no iniciado sobre por qué la prensa escrita se encuentra en la gran encrucijada no solo de una “transición sino de una revolución” en palabras de Clay Shirky.

Y de ahí que el documental repase no solo la delicada situación económica del Nytimes sino que haga una enumeración de tantos fenómenos tanto de los nuevos medios digitales (Newser, Gawker, Huffington Post, ProPública) como plataformas de comunicación (Twitter, foursquare, Craiglist…) que creo que ya a ninguno de los lectores de este blog les vaya a sonar nada nuevo. También salen buena parte de los protagonistas y gurús del momento divagando sobre la cuestión.

David Carr de la Mancha

Para conseguir que sea un buen drama, la historia necesita de su Don Quijote capaz de hacer frente a los elementos de la naturaleza que arrasan con todo. Y ese es sin duda mi admirado David Carr. Alto, desgarbado, de caminar lento y pesado, el columnista estrella de la sección de Media es todo un elemento. Como él mismo explica, después de haber sido adicto a las drogas durante dos décadas, haber estado preso, haber sacado a delante dos hijos solo y encima acabar como reportero en el NYtimes, “sé lo que es salir a flote cuando todo está en tu contra”.

Y ese el Quijote del Times, que tanto escribir sobre la industria de medios, “al final acaba llamando a tu puerta”, al del propio Times. Carr es un hombre de vuelta de todo, que no duda en setarse como si la cámara no estuviera delante, inturumpir a unos entrevistados para recordarles que su trabajo no es ser dócil ni hacer publireportajes. Momento glorioso para ver cómo se las gasta Carr.

Otro momento Carr es cuando en un debate sobre el futuro de los medios Carr aparece con una pantallazo impreso del agregador Newser con agujeritos recortados: sin los contenidos de los medios tradicionales estos medios no son nada.

Wikileaks, armas de destrucción masiva y plagios

El documental también recoge temas de actualidad, como el momento en que el Times le llegó el video de wikileaks en la que se trataba de demostrar que los cámaras de Reuters fueron asesinados por bombas norteamericanas. La discusión que se produce entre los periodistas y los responsables es muy didáctica. HAcia el final se muestra cómo Wikileaks se unió a cuatro grandes diarios para obtener más eco de sus documentos. Todos sabemos cómo acabó la colaboración.

Pero a Quijote también le sacan los colores. El Nytimes, una institución donde todos intentan hacer bien su trabajo, también se puede equivocar. Y meter la pata. No es incompatible. Las inexistentes armas de destrucción masiva de Judith Miller salen a relucir. También se cita el caso de un periodista que plagió artículos durante años. El Times no es infalible como el Papa.

Hay muchas cosas más que van pasando durante el documental, entre ellos los despidos -la redactora de necrológicas es despedida- y la decisión de implantar el muro de pago poroso.

Las cosas han cambiado, dice el documental, pero tampoco dan pistas de que las soluciones vayan a funcionar para mantener la institución.

Es en cualquier caso, un bonito paseo por el diario y por esta historia de Internet y del periodismo que parece ir a una velocidad de vértigo. El documento es ya como un libro de historia y solo tiene tres años.

“El New York Times no necesita ser un monolito para sobrevivir” concluye nuestro Don Quijote

 

Cascade del Nytimes: visualizando el consumo social

Project Cascade es un proyecto de visualización de la distribución de los contenidos online en medios sociales que ha desarrollado el I+D del New York Times.

El concepto “cascada” hace referencia al camino que se traza entre que un usuario lee un artículo, acorta su dirección en Bit.ly y lo twitea, mientras que otro lo retoma y lo retuitea, y así sucesívamente.

El objetivo último es el de entender de qué forma consumimos, compartimos e interactuamos con las informaciones online: cuál es el impacto de un simple tweet, cuánta conversación puede darse en 140 caracteres, qué usuarios son más influyentes sobre ciertos temas, qué día y a qué horas hay más actividad.

(Entre algunas de las cosas que ha descubierto está que los que tienen más followers generan menos “Retuits”, ya que la gente asume que tienen mucha visibilidad y que por tanto, no necesitan que se les dé difusión).

Según cuenta el Nieman, el I+D del diario se había centrado no solo en dispositivos y nuevas plataformas, sino que andaba estudiando también el consumo social de las noticias y en cómo procesar la información en tiempo real de su consumo.

Encontrar los patrones de comportamiento sociales de los lectores puede ayudar enormemente a la optimización de cada contenido.

Han podido incluso identificar pequeños clusters de usuarios generadores de opinión y se plantean involucrarlos de alguna manera en el proceso informativo.

De todas formas, niegan que eso vaya a influir en las decisiones editoriales, pero sí quizá en la forma en cómo se ofrecen las noticias, sus canales de distribución u otros aspectos formales.

El muro de pago de mentirijilla del NYTimes

Ya hay fecha para el muro de pago del New York Times, es ya cuestión de días. A partir del 28 de marzo los lectores podrán leer hasta 20 noticias gratuítamente. Al llegar a la 21, aparecerá un mensaje que invitará al lector a subscribirse por 15 dólares al mes a la web y a la aplicación móvil (es decir 180 dólares al año), o 20, por la web y el acceso a la aplicación para iPad, y 35 dólares para el acceso desde todas las plataformas móviles y web (¡420 al año!). Si el acceso a los artículo se hace a través de una red social o a través del buscador Google, se permitirán sobrepasar los 20 artículos, con un límite de 5 artículos al día.

[En Canadá ya está en marcha, y sin avisar. Se ve que están un poco mosqueados: Comentario en el blog de Paul Krugman: “Well, except for the guinea pigs here in Canada. Thanks for that by the way NYT.“]

Mi pregunta es ¿dónde está el muro de pago?

20 artículos al mes, y hasta 5 artículos al día vía redes sociales y buscadores:

20+5×30= 170 artículos gratis al mes.

Si además utilizamos ordenadores distintos en casa y en el trabajo, muy probablemente podríamos esquivar ese límite y por lo menos doblar ese número 320 artículos al mes.

En el Times de Londres: o artículos gratis al mes.

Insisto ¿dónde está el muro de pago?

Esta estrategia les permite mantener buena parte del tráfico y seguro que saben muy bien qué cantidad de ese tráfico superan los 170 artículos, un porcentaje que por otra parte debe ser muy pequeño. Paid Content habla de un 15% los que superan los 20 artículos, los 170 serían pues un porcentaje aún más pequeño.

No lo llamemos muro de pago (y no soy la única que lo piensa), sino más marketing “incitador” al pago. De hecho, ellos mismos insisten en que el sistema les permitirá seguir como hasta ahora y, a la vez, obtener nuevas fuentes de ingresos. Pero obviamente montar el sistema ha tenido un coste económico.

Qué dice la blogocosa sobre el “paywall”

El anuncio de la fecha de sistema incitador de pago del Nytimes trajo consigo una lluvia de comentarios y análisis de los habituales de la blogocosa metatemática. Les hago un resumen, para que estén ustedes contentos y vuelven por aquí más a menudo:

  • Ken Doctor, el Dr. Newsonomics,- im-pres-cin-di-ble artículo– hace un repaso de 7 aspectos que afronta el Times. Dice que la web del diario seguirá manteniendo un aspecto abierto para la gran mayoría de lectores y paracaidistas de Google y demás buscadores. Siguen también siendo parte de la conversación en las redes sociales y demás foros. Pero quieren saber qué hará la gente que LEE noticias (sí, hay algunos que lo hacen verdaderamente), para evitar el muro. ¿Volverán? ¿quiénes son? Y en todo caso, no quieren perturbar los actuales ingresos por publicidad es esencial. Por otra parte, el precio de la subscripción digital es lo suficientemente alta, como para que a nadie se le ocurra dejar el papel y pasarse al digital-only, que ahora les vendrá incluido. En resumen, es el reto del Times para el próximo año conseguir implantar en la experiencia digital diaria su forma de hacer periodismo.
  • Arianna Huffington recuerda sarcásticamente en un tweet que a partir del 21 artículo, el HuffPo seguirá siendo gratuito.

  • Alan Mutter, por su parte, repite lo que muchos opinan: que sólo un diario generalista como el NYTimes es capaz de salir airoso de la nueva situación. No olvidemos que los “paywalls” que funcionan son medios no generalistas y especializados, como son el Wall Street Journal y el Financial Times.
  • Para Steve Outling el paso que ha dado el Nytimes es un movimiento encallado en el pasado. El precio increíblemente caro de la subscripción está más encaminada a proteger el papel que a crear una fuente de ingresos online, según Outling.
  • Mi admirado David Carr, periodista estrella de la sección Media del Nytimes, dice estar encantado y que esa porosidad es brillante.
  • A Joshua Benton del Nieman Lab también le parece un intento de subsidiar los costes industriales del papel. También destaca el hecho que sumar “subscriptores” ayuda al diario a vender publicidad más cara. (Por cierto, muy buena toda la cobertura del Nieman sobre el tema. También Paid content).
  • Para acabar, Peter Kafka ha chateado un rato con Martin Nisenholtz, director de Operaciones en el área digital. Es una conversación con insider de la casa, muy interesante. Según Nisenholtz, los precios han sido establecidos por lo que esos lectores fieles han dicho que están dispuestos a pagar y que su negocio principal es y sigue siendo la publicidad.

Me da la sensación, por los comentarios que he ido leyendo, que el hecho de subscribirte será tomado por algunos como una seña de estatus, de manifestarse como parte de un selecto grupo de “supporters” del periodismo y todo lo que representa la institución que ya es el New York Times. Es curioso, pero muchos de los analistas que he ido leyendo decían en su artículo, en un momento u otro, que temían que iban a acabar estando entre los subscriptores. Nisenholtz menciona este raro fenómeno de gente que se sentía culpable por leer gratis el NYTimes, como si tú no dieras a cambio tu tiempo que te hace ver también el anuncio que hay al lado del texto.

El New York Times abre una web (de ésto, hace 15 años)

No he podido más que enternecerme al leer esta noticia de hace 15 años. El New York Times anunciaba -ahora le veo ese aire naíf- la creación de su página web:

The New York Times Introduces a Web Site

The New York Times begins publishing daily on the World Wide Web today, offering readers around the world immediate [se acuerdan de las conexiones del ¿96? yo sólo de las del 99…] access to most of the daily newspaper’s contents.

The New York Times on the Web, as the electronic publication is known, contains most of the news and feature articles from the current day’s printed newspaper, classified advertisingay, ay! si llegan a saber que aquí empezaba el principio del fin…], reporting that does not appear in the newspaper [pues tampoco es que sea mucho hoy en el resto de diarios…], and interactive features including the newspaper’s crossword puzzle [¡uau!].

The electronic newspaper (address: http:/www.nytimes.com [eso, eso, da la dirección, que nadie se pierda] ) is part of a strategy to extend the readership of The Times and to create opportunities for the company in the electronic media industry [15 años después han decido que se acaba la barra libre, aunque ya lo intentaron antes sin mucho éxito], said Martin Nisenholtz, president of The New York Times Electronic Media Company.

The company, formed in 1995 to develop products for the rapidly growing field of digital publishing, is a wholly owned subsidiary of The New York Times Company, and also produces the times service on America Online Inc.[quién te ha visto, quién te ve AOL…]

Mr. Nisenholtz reports to Russell T. Lewis, the president and general manager of The New York Times, and to Joseph Lelyveld, the newspaper’s executive editor.

The Web-based Times is the newest of dozens of papers [lo que más duele es pensar que fueron los primeros en entrar online…] available to a global audience on the Internet’s fastest-growing service, which lets computer users see [mirar pero no tocar entonces. Si llegan a saber lo de la Web2.0 igual ni entran…] electronic publications consisting of text, pictures and, in some cases,[“some” cases, ojo] video and sound.

A selection of the day’s news, discussion forums and other material from The Times has been available through the @times [algún visionario supo que esto sería una cuenta de Twitter, seguro] service since the spring of 1994 on America Online.

The Web site’s global audience means a larger potential readership than that of @times, which is limited to America Online’s subscribers, currently more than four million [ahora, más de 20 millones si no me equivoco…]. The new site also offers new products and services.

“Our site is designed to take full advantage of the evolving capabilities offered by the Internet,[repito, año 1996]” said Arthur Sulzberger Jr., publisher of The Times. “We see our role on the Web as being similar to our traditional print role — to act as a thoughtful, unbiased filter and to provide our customers with information they need and can trust [pues eso se puede ir firmando 15 años después, ¿no creen?]”.

The Web site will also offer access to much of what the newspaper has published the previous week and access to feature articles from as far back as 1980.

Mr. Nisenholtz said that initially, at least, no subscription or access fee would be charged for readers in the United States and that the electronic paper would generate revenue from advertising. Readers who connect to the electronic paper from outside the country will be offered a 30-day trial without charge, but will eventually face a subscription fee [15 años después las fórmulas parecen no haber cambiado demasiado, ¿no?].

Advertisers that have already announced participation on the Web site include Toyota Motor Corporate Services, Chemical Bank and the Northeast real estate concern Douglas Elliman.

Subscribers will have limited access to archives of Times articles and features dating to 1980, and will be able to copy articles to their own computers for $1.95 each [me parto, me parto…], Mr. Nisenholtz said.

The new service will also offer, for a fee, a customized clipping service that delivers to a subscriber’s electronic mailbox [creo que se refieren al email…] articles gleaned from each day’s editions of the newspaper, based on key words the subscriber selects.

With its entry on the Web, The Times is hoping [espera, espera…] to become a primary information provider in the computer age and to cut costs for newsprint, delivery and labor. Companies that have established Web-based information sites include television networks, computer companies, on-line information services, magazines and even individuals [¡even!] creating electronic newspapers of their own.

“The New York Times name [¿ves? en eso, no se equivocaron] will get people to look at the product once or maybe twice, and the fact that The New York Times has the kind of reach and credibility it does may persuade people to look three or four times [las que haga falta, darling],” said John F. Kelsey 3d, president of the Kelsey Group, a consultancy running a conference on interactive newspapers next month.

The market is booming for newspapers [y por otros miles de negocios online…] on the World Wide Web,” Mr. Kelsey said.

Con todo el respeto me he copiado todo un artículo del New York Times y no he pagado los 1,95 dólares que decía Mr. Nisenholtz.

Por otros 15 años de la Dama gris. Que los veamos, pagando o sin pagar, pero yo, por David Carr, MA-TO.

Una visualización del tráfico que genera el NYtimes

The New York Times site traffic, World View, June 25, 2009 from Nick Bilton on Vimeo.

Hace unos días el blog Bits del New York Times publicaba esta preciosa visualización del tráfico que genera la web en un sólo día. El día que representa es el pasado 25 de junio, cuando murió Michael Jackson.

A las 5:20 p.m es cuando se produce la noticia. Los círculos amarillos representan a los visitantes web y los naranjas, los que vienen de dispositivos móviles.

También me parece interesante ver cómo se sincroniza la audiencia de Estados Unidos y la europea, y cómo en otros continentes, véase África, apenas se iluminan.

The New York Times site traffic, US, June 25, 2009 from Nick Bilton on Vimeo.

Brave Thinkers

Arthur Sulzberger Jr, publisher of the New York Times .

“Ante la caída en los precios de las acciones, evita los recortes de personal y amplía la presencia online“.

Nos importa. Me importa mucho. Pero tenemos que estar donde la gente quiere nuestra información.

Efectivamente, es un valiente, ya lo dice la revista The Atlantic, que dedica su número a los Brave Thinkers, gente que desafía reglas establecidas en el mundo de hoy en diferentes ámbitos de los negocios o la sociedad.

The Atlantic es, por cierto, una revista de papel con una interesante estrategia online. No la pierdan de vista.

Un paseo por la Red VIII

Selección semanal de enlaces. Vamos allá.

1. New York Times Review of Books:

Bill Keller, executive editor del New York Times


“Thankfully my job does not require me to know the future, but I suspect the journalistic landscape five or ten years from now will be a mix of survivors and start-ups, and that the distinction between mainstream and new media will diminish from both directions.

I think traditional news organizations—including the Times but also many others—will continue to evolve. We will survive in print as long as the revenues justify it (and, thanks in part to growing circulation revenues, they still do) but we will grow, adapt, and ultimately prosper on all manner of nonprint platforms.


“The Times & the Internet”

2. El País: Amos de Internet

Todo el mundo en la Red habla hoy de ello. El artículo de El País Semanal señalaba hoy a nueve emprendedores como artífices de diferentes negocios y redes sociales. El artículo relata parte de la historia de nuestro Internet, y a nadie le cabe duda que sin algunos de ellos, el internet español sería muy distinto.

Uno de los aspectos que se comenta es el hecho que todos ellos se conocen personalmente y se tratan con cierta asiduidad.

Es un tema que siempre me ha fascinado: ¿Qué consecuencias puede tener para un sector económico, estar mucho más “personalmente interconectado” que cualquier otro sector económico? ¿Puede afectar a la evolución de los negocios, a la cultura del sector y hasta en las cuentas de resultados?

Recomendable artículo, pero he echado de menos algún tipo de conclusión o visión de futuro.

3. The Guardian:

“Rupert Murdoch’s News Corp launches global service to link all its outlets”

Adelantaba The Guardian los planes de NewsCorporation de crear una especie de redacción central, que les permita centralizar y gestionar los contenidos de todos sus medios y hacerlos accesibles a todos sus medios.

4. Nace BTV notícies

La vuelta de las vacaciones nos trajo una nueva etapa en los medios locales digitales. Diari de Barcelona ha desaparecido y desde la semana pasada está en marcha BTv Notícies.cat, el portal informativo de la televisión local BTV.
Nace del mismo equipo y con una redacción integrada. Así lo explica su director, Rafel Luján, en esta entrevista que le ha hecho el blogger Guillem Carbonell:

“Un dels canvis que sota el meu punt de vista és crucial en tot aquest projecte és la redacció integrada. Per primera vegada en els 15 anys de BarcelonaTV, hem aconseguit ubicar sota un mateix sostre la redacció d’informatius i la del digital. I és especialment rellevant haver-ho aconseguit ara perquè és una de les eines que ens ajuda a cosir la pantalla de la web amb la pantalla del televisor.
Part de la nostra feina ara consisteix a convèncer tothom de la importància de treballar plegats i del valor que podem aportar els periodistes del “digital” a la televisió. Fer una “escolta activa” al twitter pot ser una excel·lent font d’informació sobre la ciutat, per posar només un exemple.”

Seguiremos de cerca la experiencia de BTv, especialmente porque no se trata de un medio escrito, sino una televisión, la que busca definir cuál es su modelo online.

Un paseo por la Red VI

Último “paseo por la Red” de la temporada.

1.¿Para cuándo los “analistas de distribución de contenidos”?

Acertadísima reflexión de Rodrigo Orihuela sobre el uso estratégico de los medios sociales, como dice, la participación del público no pasa tanto por su producción de contenidos, sino por la distribución de estos.

Cosas como estas explican por qué los feeds automáticos en Twitter o Facebook son en muchos casos un error: no se da ningún valor estratégico a la difusión de cada contenido en función de su temática o su naturaleza, o dispositivo final de visualización, -además de molestar a los usuarios, generar ruido y no valor para estos-.

En ese contexto futuro no es descabellado pensar que tiene que haber alguien especializado -llámese Social Media Editor o como quieran llamarlo ustedes- en esa distribución de contenidos en diferentes medios sociales: que sepa qué poner donde, a qué hora y de qué modo.

Suena complicado, pero no lo es, tan solo pensar un poco los temas antes de lanzarnos a spamear a todos nuestros lectores por todas las vías, y contribuir así a la posible la re-distribución de los contenidos por parte de estos.

2. Spiegel Online

‘Maybe Media Will Be a Hobby Rather than a Job’: A más de uno le habrán parecido insolentes las provocativas palabras de Chris Anderson en una entrevista publicada en Spiegel. Pero no huyan, sus palabras tienen algo (o mucho) de razón.

Siguiendo el hilo del anterior link, Anderson explica cómo uno ya no entra en la Home de los medios, pero sí que lee artículos: la puerta de entrada es el filtro social, los amigos o colegas que recomiendan o comparten lo que leen. De nuevo, la re-distribución de los lectores.

También explica cómo cada medio tiene que encontrar SU MODELO de negocio, no hay uno -como muchos pretenden en su mundo ideal que les evite estrujarse el cerebro- si no MILES de ellos, como bien dice Anderson.

3. Harvard blog

The Nichepaper Manifesto : Demoledor artículo de Umair Haque, Director del Havas Media Lab donde más duele: los periódicos ganaron dinero por la propia dinámica de monopolio de los clasificados la que alimentó los gruesos beneficios en la prensa.

El reto del futuro de los periódicos, dice Haque, pasa por reinventar el producto mejorando éste y no la forma de comercializarlo, no se trata de vender mejor el viejo producto.

Una Oda al periódicos de Nicho para una nueva era para el periodismo. Las reglas han cambiado: conocimiento, no noticias; temas, no artículos; ahora, no entonces; provocación, no perfección; utilizan la tecnología pero no van “sobre” tecnología…

4. ¿Y qué pasaría si el New York Times naciera hoy con las características de un new media?

Interesante ejercicio que publicaba TechCrunch en What if: The New New York times, donde se plateaba el autor qué pasaría si el New York Times tomara a sus mejores 50 periodistas, obviara por un momento su enorme estructura, y se refundara en un atractivo y ágil nuevo medio online. Claro que no va a pasar, pero…

5. AOL ficha a periodistas (más de 1.000!)

y hablando de peros… esto no es ficción. Ayer me sorprendió conocer la estrategia de AOL.com en Internet: One vision for the new AOL redefine online content as print magazines fail.

AOL.com contratatan a todos esos buenos periodistas que se han visto en la calle a raíz de los despidos en la prensa americana: AOL newsroom Now has (Wow) 1500 writers.