Archivo de la etiqueta: Juan Luis Cebrián

Tú ibas de azul: el post que simplemente desapareció

Post crítico con Cebrián desaparecido de El País

Ayer apareció -y desapareció unas cuantas horas después- un post en el blog de El País Tú íbas de azul. La razón: era una Carta abierta a Juan Luis Cebrián.

El blog lo llevan un grupo de jóvenes valencianos, algunos de ellos licenciados en periodismo. En el post, en un tono muy irónico, los autores desvelaban que no cobraban nada por escribir el blog. (Ya os avisé que la polémica del Huffpo era un pelín exagerada cuando, de hecho la mayoría de medios -honrosas excepciones hay- , no paga por los blogs).

En esa “carta abierta” lanzaban irónicas recomendaciones relacionadas con las palabras del propio Cebrián a la plantilla para justificar el ERE de El País,  para hacer aún más barato la producción del diario.

A éstas, JLCebrián andaba por las américas teorizando sobre la muerte y resurrección del periodismo.

Pero a lo que íba. El post decía cosas como:

 “Nos perdonará el tono crudo, Juan Luís. Pero hemos aprovechado que se lleva esto de las calles, es decir, cartas de dirección única para explayarnos y para que, de paso, conozca a tres de las personas que trabajan para su periódico. Tres personas que, suponemos por sus declaraciones, son la avanzadilla de esa generación ¿futura? de periodistas de El País con perfiles digitales, lejos de cumplir la media de 53 años y remotamente más lejos de tener un salario medio de 88.000 euros. Salimos muy baratos porque tenemos muchas ganas de trabajar, aunque sea gratis.”

(…) Pero para qué nos vamos a engañar, Juan Luis. En realidad, todas sabemos que lo de la plantilla cara y vieja es una forma (bastante burda, eso sí) de excusar un recorte con un sentido puramente económico, y que no está en su cabeza eso de hacer una transformación del proyecto del periódico. Vamos, que tras sus pasos ciegos de capitalista de casino con Digital+, radios en Miami y teles latinoamericanas, El País le molesta y se lo quiere quitar de encima cuanto antes.

 

Supongo que alguno de la dirección debió llevarse las manos a la cabeza. Eso sí, unas cuantas horas después. No fue hasta la noche que el post fue borrado. Tiempo suficiente, claro está, para que fuera copiado y immortalizado en capturas de pantalla (¿15 años de periodismo online aún no nos han enseñado que borrar un artículo no sirve para nada, sino que, es más, alienta su reproducción?).

También se han oído voces de que EL País anda borrando comentarios de las noticias relacionadas con sus propio ERE y con Cebrián.

Todas estas cosas tienen un nombre. Y duele que eso suceda precisamente en un medio de comunicación.

Aquí tenéis el post borrado en el caché de Google “Cache: Carta abierta a Juan Luís Cebrián, aquí reproducido en otro blog “Carta abierta a Juan Luís Cebrián“.

Waiting for Arianna

Si eres un buen freak de los medios ya sabrás que el próximo jueves día 7 se presenta en Madrid El Huffington Post. La propia Arianna Huffington estará presente y hasta Juan Luis Cebrián ha dicho que bajará de su despacho para hacerle los honores.

Montserrat Dominguez, su directora, ha ofrecido esta mañana una entrevista (Audio) en su, hasta hace pocos días, programa de radio de la Cadena Ser, para explicar qué es ElHuffingtonPost. Ha habido bromitas con el nombre. (En 1001medios la entrevistaron hace unos días)

Hasta entonces los frikis como yo tendremos que esperar para verlo… Este año hay pocas novedades en el sector (de aperturas, me refiero, de lo otro, ya sabemos que todos los días hay noticias, de esas que no nos gustan…). Así que es todo un acontecimiento. Pero vamos, por aquí van lo tiros, o quizá por ahí, o una mezcla de ambas cosas.

Hasta entonces les dejo con una anécdota relacionada con su fundadora y el tema de la discordia. Los escritores de la Writers Union de EEUU han decidido lanzar una campaña reivindicativa (ya saben, lo de pagar o no pagar) bajo el original titulo de “Pay The Writer“.

Aún estoy conmocionada ante la virulencia de la protesta contra la pobre Arianna Huffington. Adjunto documento audiovisual. Vean, vean:

 

Cebrián y los tiempos que vendrán

Perdón, pero para empezar esta foto de Cebrían delante de la mesa de los caballeros de la mesa redonda da un poco de miedo y eso que no es a toda página… Tiene mala cara.

Si no han leído la entrevista que le hacen en la revista de la Fapae a Juan Luis Cebrián no se la pierdan. Deja caer algunas ideas interesantes sobre Prisa y el sector de los medios en general.

El anuncio del despido del 18% del global de la plantilla de Prisa ha sido sin duda la noticia de la semana, pero lo es más la inevitable reestructuración del modelo de producción que Prisa debe emprender:

“Iniciamos un proceso de transformación. Necesitamos una empresa del siglo XXI. Debemos enfrentar la revolución tecnológica, lo que exige cambios estructurales que, obviamente, van a afectar al personal al existir necesidad de incorporar nuevos perfiles tecnológicos”

“(…) Pero, a diferencia de otras industrias, los medios tienen una losa añadida: la intervención directa de todos los gobiernos desde 2006 hasta nuestros días. De todos los gobiernos, de los de la derecha y de los de la socialdemocracia, transformando a peor el modelo audiovisual(…) Es muy notable cómo ha llevado a cabo este Gobierno la transformación del modelo audiovisual, a golpe de decretos leyes.”

“(…) Una burbuja, también en los medios. La era digital exige una economía de demanda y los medios continúan atascados en un sistema de oferta.

“Cuando el profesor Philip Meyer anuncia que en 2043 desaparecerán los periódicos no pronostica su muerte, sino el desinterés general hacia la prensa. En una economía de demanda, nadie quiere producir lo que no se consume. Con caídas del 10 y del 15% en la circulación en la prensa española y rebajas del 30 y del 40% en la inversión publicitaria en medios, debemos reflexionar sobre nuestro futuro.”

“(…) No creo en el periodismo ciudadano. Quise decir que los medios hemos perdido la carrera de la Red. El 60% de los estadounidenses recibe las noticias a través de Google News, Facebook o Twitter donde no trabaja un solo periodista. Los periódicos ocupamos un papel importante en la construcción de la opinión pública, pero cada vez menos relevante. Ninguna de las organizaciones tradicionales ha triunfado en la Red. Esa ha sido la victoria de otros.

Sobre el nuevo canal:

“Con todo, el Grupo pretende poner en marcha un nuevo canal informativo, global y de costes operativos inferiores, emitido a través de cable en América Latina y en España. No es un experimento. Prisa es propietaria de un canal informativo 24 horas en Portugal, con emisión en otros países de habla portuguesa. Su estructura de costes no tiene nada que ver con la de CNN+. Además es rentable: las compañías de cable pagan por el contenido que les servimos”.

“(…) Tampoco comprendo la discusión de cobrar o no cobrar por los contenidos. Nada es gratis. Siempre hay alguien que paga: el Gobierno, la sociedad, los anunciantes o mi papá. La gratuidad, como tal, no existe. La información es una commodity”.

Pues qué bien…


Juan Luis Cebrián
, para la revista Capital:


“Da la impresión de que los periódicos influyen menos que antes.

–Es verdad que ha bajado la influencia social de los periódicos, pero no la influencia en los políticos. ¿Qué tiene El País que sólo tienen uno o dos periódicos de cada país? Que es el periódico que influye en las cancillerías extranjeras: en Bruselas, en Washington, en América Latina… Lo leen los que toman las decisiones políticas”.

Pues qué bien.

Se confirma entonces aquel rumor que decía que los periodistas en los diarios escribían más pensando en los políticos que los iban a leer, que en los propios lectores (¿a quién le importa ya?).

Estupendo.

Fantástico.