Archivo de la etiqueta: entrevistas

La entrevista como acto de fe

Vale, es verdad: soy una quisquillosa. Vuelvo una y otra vez con el tema: no me gustan los cuestionarios pero sobre todo no soporto que alguien nos haga creer que un cuestionario por email es una entrevista. Abundan en la prensa y en los medios online. Lo peor es cuando no nos avisan. Es un fenómeno con varias aristas.

“Los toreros son alimañas: se deberían matar entre ellos” | Cultura | EL PAÍS 2014-10-05 12-37-16

Ayer sábado el periodista musical Diego Manrique publicaba una pieza sobre el cantante Morrisey. Y se agradece la aclaración previa. Así empieza el artículo:

 

“Asombro entre el entrevistador y los promotores. Morrissey (Manchester, 1959) se ha ofrecido para atender a un cuestionario y, horas después, llegan las respuestas. Los periodistas desconfiamos de las entrevistas hechas por mail: en teoría, cualquiera puede hacerse pasar por el entrevistado. Pero las respuestas son inequívocamente morrisseynianas. Por su aguda malevolencia, su reconocible narcisismo, su terquedad en llevar el agua a su molino.”

 
La entrevista como acto de fe. Tenemos que creer que es él, y a las pruebas se remite, sus respuestas -dice- son “inequívocamente morrisseynianas”.

¿Cuántos periodistas nos cuelan entrevistas que en realidad son cuestionarios remitidos por email? ¿Cuántos cuestionarios han sido realmente respondidos por los entrevistados? ¿quién se beneficia más, el periodista que obtiene “la entrevista”, o el entrevistador que tiene tiempo para respirar o para que otro “se lo resuelva”?

No todas las entrevistas o cuestiones son de igual importancia -pensaréis- y es cierto. Recuerdo aquél cuestionario a Sarkozy que El País publicó en 2009.  No por nada en especial, solo que me hizo recordar la cuestión de los cuestionarios y me pregunté si El País se podía permitirse el lujo de publicar un cuestionario a toda página. Empezaba así en la página 2 del periódico:

“El presidente de la República Francesa, Nicolas Sarkozy, accedió esta semana a contestar a un cuestionario limitado de preguntas remitido por EL PAÍS.”

Y copy-paste. Me pregunté, ¿de veras tenemos que creer que Sarkozy respondió a ese cuestionario? Mmm… me cuesta creer. Ignoro si El País hizo alguna comprobación, esperemos que sí. Pero por lo menos desde el principio uno sabe que es un cuestionario. Se agradece. Pero, ¿el lector debe hacer otro acto de fe? No tengo nada en contra de El País, es solo un ejemplo que se repite en la prensa y en muchísimos medios y blogs online.

El Maná del periodista perezoso

Al menos Manrique no hace un copy-paste tal cual del cuestionario. El cuestionario por email es el maná del periodista perezoso (o precario, según se mire, acepto cierta misericordia para realidades laborales realmente penosas). Copy-paste y tú me has hecho el artículo. Transcribir una hora de conversación te puede llevar unas 2 o 3 horas y escribir unas 7 páginas (tengo unas cuantas grabaciones durmiendo en mi móvil…). Luego, hay que editar, claro. Un ratito más. El cuestionario es solo una gestión de emails y en pocos minutos lo tienes hecho. Algunos hasta con faltas de ortografía del entrevistado (que al menos, son suyas, no tuyas).

Lo honesto es decir que es un cuestionario. Pero acostumbrarse a que las entrevistas sean actos de fe es devaluar el concepto de “entre-vista”. Nada como el encuentro cara a cara y más en determinados temas: política, economía… La cara que pone, el contexto, la comunicación no verbal, la capacidad de repreguntar… Lo demás, puede ayudarnos a recabar información en determinadas ocasiones, pero hay que tenerlo claro: un cuestionario no es una entrevista ni podemos hacer creer al lector que es lo mismo.

Nunca sabemos si quien dice ser es realmente quien contesta, en este mundo tan bien organizado en gabinetes de comunicación y asesores políticos, con el que se fabrican ideas y se distribuyen mensajes precocinados.