Archivo de la etiqueta: Enrique Vila-Matas

Blogs en plena Tercera edad

De un tiempo a esta parte he tenido la impresión que este blog genera mucho más atención que hace uno o dos años. Es tan solo una intuición que he comentado con algunos de vosotros. Es verdad que hoy muchos blogueros han dejado de publicar regularmente en sus blogs por que han abrazado las redes sociales.

Hace unas semanas entré en mi Netvibes que en su día era mi lector principal. Llegué a reunir más de 100 blogs. Hacía siglos que no entraba allí. Lo que me encontré es que muchísimos de esos blogs habían dejado de publicarse.

Es por eso que pensaba que este blog, aunque ha tenido que ir mutando a la par de la evolución de la Red, tiene hoy menos “competencia” de atención que hace años. Muchos de los blogs sobre periodismo que yo leía en 2007 han dejado de publicarse.

Todo esto era una impresión, una intuición a la que iba dando vueltas últimamente. Y justo ayer encuentré estas palabras de Enrique Vila-Matas:

“(…) Me acuerdo de cuando los blogs estaban de moda. Después, Facebook y Twitter los fueron arrinconando, aunque algunos de ellos, como Vano oficio (Ivan Thays) o el tan justamente célebre El lamento de Portnoy (Javier Avilés), mantienen intactos su interés. En su último post, Avilés cita una entrada de Rango finito (Javier Moreno), que comenta el problema creado por el uso generalizado de las redes sociales: entre unas y otras han logrado que disminuyan el número de enlaces entre blogs y, por consiguiente, que se contraiga el contenido en la Red. Son los propios blogueros quienes están haciendo que el dinámico entramado de la Red que les unía sea cada vez más débil. Y es que los enlaces en las redes sociales no sólo tienen ahí una permanencia fugaz, sino que, además, no generan contenido dentro de Internet, ya que son obviados por los buscadores” (Los viejos bloggeros nunca mueren)

No soy la única que se ha fijado en esta jubilación de los bloggers. Sí, somos menos bloggers que hace cinco años. Seguir con un blog en los tiempos de Twitter y Pinterest es todo un reto. Ya no nos enlazamos los posts de unos y otros, no discutimos los temas a través de los artículos, los blogs ya no tienen comentarios. El debate está en la red social. Todo es más rápido y espontáneo. “No escribas largo que no te leen” te repiten.

“Los viejos bloggers nunca mueren”, decía Vila-Matas. Y escribir un blog sigue necesitando tiempo, esfuerzo, y constancia. Es un acto de rebeldía contra el real time, para ser el slow time. Sin grandes masas, pero pequeñas audiencias fieles. A mi eso me basta.

Vivimos la Tercera edad de los blogs. Pero si somos menos bloggers ¿no es la Tercera edad también una Edad de oro? Lo descubriremos…

(En un guiño a los que están suscritos a este blog por Rss, hay enlaces interesantes que solo comparto aquí y no en Twitter).