Archivo de la etiqueta: El País

La transformación de El País en 9 microvideos

Ya sabéis que en El País han estado de obras últimamente, con la casa patas arriba (y no sólo literalmente). Antonio Caño lo hacía solemne en esta carta abierta que en realidad es más bien un proceso iniciado hace unos años.
Bernardo Marín, Subdirector de canales digitales (y con el que ya comentamos hace más de un año la idea que tenía sobre la mesa web central de la redacción) ha colgado unas cuantas entrevistas a los responsables de los nuevos perfiles que ocupan elpais.com.

Es una interesante fotografía de los nuevos perfiles que se han incorporado a las redacciones de los grandes medios.

1. La nueva redacción

2. El product Manager


3. El responsable de Analítica


4. La responsable de SEO


5. La responsable de planificación


6. Video


7. La responsable de redes sociales

8. El responsable de diseño y experiencia de usuario


9. El grafista audiovisual

Cómo debería ser la mesa web central según el nuevo responsable de ElPaís.com

Bernardo Marin Elpais.comBernardo Marín (@bernimarin) es el flamante responsable de ElPaís.com. Ha sido redactor de la web de El País durante 16 años y los dos últimos años los ha pasado como responsable de la redacción web con base en México que cubre el horario nocturno español aprovechando la diferencia horaria. El pasado sábado Bernardo ofreció una charla sobre la gestión de la información en las redacciones dentro de la jornada TLP Media , a la que pude asistir como ponente y atenta oyente, en el contexto de la macro Lan Party TLP Tenerife (¡Qué experiencia! ;)) celebrado los pasados 15 al 20 de julio en Santa Cruz.

Recordaréis muy bien como El País emprendió un giro decidido hacia el digital first hace 4 años de la mano de Sindo Lafuente y Borja Echevarría, como ellos mismos explicaron en esta entrevista. Y sin embargo, con el cambio de dirección de mano de Antonio Caño esta orientación no parece que haya cambiado, al contrario, parece que se quiere ahondar y consolidar el cambio cultural dentro de la redacción: “Ya no somos un diario de papel con una web, somo un medio de comunicación”, recordaba Marín, quién bien pudiera escribir la historia del medio web dado que entró en 1998.

El nuevo responsable de ElPaís.com compartió con los asistentes de TLP Media su idea de la mesa web central del periódico, explicó cómo se han reestructurado los horarios y la redacción física, así como dio pistas hacia dónde el diario va a concentrarse en los próximos meses.

Así debería ser una mesa web central

Mesa Central  web El Pais

La mesa web central está en medio de la redacción y es la encargada de liderar y gestionar los flujos informativos del medio. ¿Quién se sienta en esta mesa web? Estos son los perfiles que se sientan en la mesa central de El País y los que deberían sentarse en un futuro próximo según señaló Marín:

  • Responsable de previsiones: es una figura de reciente creación en ElPaís.com. Este responsable crea una especie de escaleta con la agenda de cosas que saben que va a pasar durante el día para asegurarse que están preparados ante cualquier noticia que pueda preverse.
  • Responsable de Redes sociales: fundamentales tanto para distribución estratégica de los contenidos en las RRSS como para tareas de rastreo y alerta temprana de noticias.
  • Diseñador web: su presencia responde a la necesidad de crear imágenes o hacer pequeñas modificaciones de manera rápida e integrada con todo el equipo. Existe, pero aún no se sienta en la mesa.
  • Multimedia: el equipo que produce material audiovisual informativo
  • Fotografía: un editor gráfico que elige las fotografías de la home y otras páginas importantes.
  • Seo: un encargado de optimizar los contenidos del diario en los buscadores. El País lo tiene un Seo técnico, pero se necesitaría uno en redacción y en la mesa web.
  • Audiencias: un analista web debería estar presente y hacer seguimiento en tiempo real de la audiencia para saber en todo momento qué está haciendo la audiencia y cómo optimizar el contenido.
  • Móvil: persona responsable de los canales móviles. Ésta será una de las áreas de más crecimiento en los próximos meses y años. También está pendiente de incorporarse.

 

¿Qué hace la mesa central web?

Las funciones de la mesa web son en primer lugar, la de servir de sistema de alerta general para todo el medio.  Acto seguido gestionan esa alerta encargando los temas que las  secciones deben desarrollar. En tercer lugar la mesa “canaliza” las noticias: decide cómo hay que distribuirla y en qué canales. Finalmente controla la audiencia y sirve de apoyo al resto de redacción.

Otro aspecto interesante es la distribucción física de la redacción.  La disposición actual lanza un claro mensaje: la mesa web está en el centro de la redacción como es a su vez el corazón de la actualidad, mientras que el papel se queda a un lado: una de las novedades ha sido la creación de la mesa papel, encargada de cerrar el diario. El mensaje es que el papel no es la salida principal de la información, sino una más.

redaccionElpaisMesas

Se ha creado también un equipo de última hora. Se trata un equipo que se dedica a recibir el primer input informativo, gestionando e encargando informaciones a las secciones y realizando el primer golpe informativo y dando así algo de oxígeno a las secciones para desarrollar la noticia.

Objetivo: adelantar horarios en El País

Hace un año el Financial Times hizo un gesto importante: cambiar los horarios para transformar la cultura del cierre papel. Y precisamente Antonio Caño tiene una idea clara: adelantar los horarios de todo el diario. El papel debería cerrarse antes de las 20h. Se considera que el lector del diario no está buscando la última hora.

De esta manera se han establecido 3 reuniones al día. La primera es a las 9h (cosa muy poco popular en un diario de papel…) a la que asisten los responsables de las secciones y se centra en temas web. A las 13 h la reunión es más híbrida donde ya se perfilan algunos temas que podrían acabar en el papel. Finalmente, la tradicional reunión de las 18h del papel ha sido adelantada a las 17h.

Retos de futuro para El País.com

Finalmente, Bernardo Marín remarcó los puntos claves para trabajar en el futuro más inmediato: consolidar el cambio de cultura en el medio y mejorar la distribución de los contenidos tanto en Redes sociales como en el desarrollo de aplicaciones móviles, sin olvidar la estrategia de presencia del diarios en buscadores en el SEO del diario.

Los blogs, al igual que ocurría en el Nytimes (interesante reflexión la que hacía Margaret Sullivan), también han sufrido cierto replanteamiento: más de 200 blogs hacían humanamente imposible saber quién y qué se estaba publicando en dónde. Su número se verá reducido a unas decenas.

Sepultados y otras inquietantes preguntas

redacción El País Barcelona

Esta es una imagen de la redacción de El País en Barcelona. Desde que la vi anoche no he conseguido conciliar el sueño y debo compartirla aquí. La tuiteó Mr. Giner que la sacó de un video de 8tv donde algunos maduritos no dejan de llorar. Que si no escribes un libro apocalíptico, no eres nadie. Ains…

Pero volvamos a la foto. No dejo de preguntarme ¿cómo se puede trabajar así? ¿Son alérgicos al reciclaje? ¿El dueño se ha construido una trinchera para protegerse de algún vecino de mesa muy plasta? Y la más inquietante: ¿cuánto tiempo lleva la triste mandarina ahí encima?

Tú ibas de azul: el post que simplemente desapareció

Post crítico con Cebrián desaparecido de El País

Ayer apareció -y desapareció unas cuantas horas después- un post en el blog de El País Tú íbas de azul. La razón: era una Carta abierta a Juan Luis Cebrián.

El blog lo llevan un grupo de jóvenes valencianos, algunos de ellos licenciados en periodismo. En el post, en un tono muy irónico, los autores desvelaban que no cobraban nada por escribir el blog. (Ya os avisé que la polémica del Huffpo era un pelín exagerada cuando, de hecho la mayoría de medios -honrosas excepciones hay- , no paga por los blogs).

En esa “carta abierta” lanzaban irónicas recomendaciones relacionadas con las palabras del propio Cebrián a la plantilla para justificar el ERE de El País,  para hacer aún más barato la producción del diario.

A éstas, JLCebrián andaba por las américas teorizando sobre la muerte y resurrección del periodismo.

Pero a lo que íba. El post decía cosas como:

 “Nos perdonará el tono crudo, Juan Luís. Pero hemos aprovechado que se lleva esto de las calles, es decir, cartas de dirección única para explayarnos y para que, de paso, conozca a tres de las personas que trabajan para su periódico. Tres personas que, suponemos por sus declaraciones, son la avanzadilla de esa generación ¿futura? de periodistas de El País con perfiles digitales, lejos de cumplir la media de 53 años y remotamente más lejos de tener un salario medio de 88.000 euros. Salimos muy baratos porque tenemos muchas ganas de trabajar, aunque sea gratis.”

(…) Pero para qué nos vamos a engañar, Juan Luis. En realidad, todas sabemos que lo de la plantilla cara y vieja es una forma (bastante burda, eso sí) de excusar un recorte con un sentido puramente económico, y que no está en su cabeza eso de hacer una transformación del proyecto del periódico. Vamos, que tras sus pasos ciegos de capitalista de casino con Digital+, radios en Miami y teles latinoamericanas, El País le molesta y se lo quiere quitar de encima cuanto antes.

 

Supongo que alguno de la dirección debió llevarse las manos a la cabeza. Eso sí, unas cuantas horas después. No fue hasta la noche que el post fue borrado. Tiempo suficiente, claro está, para que fuera copiado y immortalizado en capturas de pantalla (¿15 años de periodismo online aún no nos han enseñado que borrar un artículo no sirve para nada, sino que, es más, alienta su reproducción?).

También se han oído voces de que EL País anda borrando comentarios de las noticias relacionadas con sus propio ERE y con Cebrián.

Todas estas cosas tienen un nombre. Y duele que eso suceda precisamente en un medio de comunicación.

Aquí tenéis el post borrado en el caché de Google “Cache: Carta abierta a Juan Luís Cebrián, aquí reproducido en otro blog “Carta abierta a Juan Luís Cebrián“.

Los nuevos horarios del periodismo

Los medios de Internet son más de mañana en contraposición a la tradición de los diarios impresos. El prime time de Internet es a primera hora y los medios intentan marcar la agenda del día. De hecho, cada vez más vemos que la misma mañana muchos periódicos ya están muertos. O dan noticias de ayer o intentan mostrar algo actual pero intemporal a la vez (que algunas veces queda muy raro…).

He encontrado en el blog de Alejandro Rost este video de la participación de Gumersindo Lafuente en un encuentros  sobre periodismo celebrados en Argentina.

Lafuente explica cómo han invertido en El País la rutina de trabajo de una redacción impresa a una redacción digital.

#prayforportugal, aunque ellos no lo sepan

Ya era muy tarde anoche cuando dos tuiteros lanzaron la noticia falsa de un golpe de estado en Portugal (bastante más cerca que Malí, por cierto). Ellos mismos lanzaron el hashtag #prayforportugal, para sorpresa de los propios portugueses… Dada mi afición a la verificación de informaciones me quedé un rato despierta para documentar el caso. He aquí el Storify de anoche. Como veréis, la cosa acabó derivando de un falso rumor al jolgorio participativo…


Hay varias cosas a destacar:

  • La fasilficación del tweet estaba bastante bien hecha (es decir ni AP ni ElPaís publicaron tuit alguno, eran simulaciones de tweets), pero la portada de ElPaís.com delataba a sus autores (no solo por utilizar la palabra “raporte”, como bien apuntaba Antonio Delgado, sino también porque la portada se supone de las 21.30, no mostraba la gran noticia del día: la liberación de los rehenes de las Farc en Colombia).
  • Pero al poco tiempo el cachondeo era bastante generalizado y los usuarios que se entregaron a la fiesta como quién rememora el gran #turismobisbal: una obra de humor colectivo. El problema es que, quizá alguien se lo debió creer o llegó a dudar sobre la veracidad de la noticia.
  • Ni Associated Press ni El País hicieron anoche comentario alguno. Era ya madrugada. Hoy el Defensor del Lector de El País, Tomás Delclós, ha publicado una nota advirtiendo a los lectores de lo sucedido. Creo que AP no ha dicho nada.

 

A mi personalmente me parece algo bastante inevitable. ¿Qué vamos a hacer para impedir que nadie difunda información falsa?

Pues poco podemos hacer para impedir que otros lo hagan. Ahora mismo recuerdo el caso de la falsa muerte de Alberto Fernández Díaz que difundía, aparentemente Lavanguardia.com.

Como periodistas tan solo podemos estar preparados con herramientas digitales pero sobre todo con mucho sentido común, para ser capaces de desentrañar el origen de todo tipo de informaciones que corren por la Red.

Esto irá a más, es un juego y la gente le tiene ganas a los medios de comunicación y sus periodistas. Justo o injusto, pero es así. Que le pregunten a Debenedetti, que no hay quién lo pare… 😉

 

 

Cinco cosas sobre ‘¡Noticia Bomba!’ de Ramón Muñoz

Un par de comentarios rápidos sobre el “reportaje” (sic) que publica hoy El País -papel- ‘¡Noticia Bomba!’ y que firma el periodista Ramón Muñoz:

1. Es un artículo muy bien escrito:
Exquisito, una joyita en las aburridas páginas de los periódicos. Nadie nos dijo que la sexta W del periodismo fuera matar de aburrimiento al personal. Es un pedazo de artículo.

2. El periodismo es una profesión de riesgo. El mayor de ellos es el de morirse de hambre”:
Lo que relata sobre periodistas que intentan sobrevivir, que malviven, periodistas figurantes que no hacen preguntas en las ruedas de prensa… todo es cierto, existe.

3. Pero lo que chirría es que quién lo escribe cobra una pasta (y Enric González mucho más). No invalida el relato pero hace que lo mires con algo más de distancia. En la redacción de papel de El País es público y notorio que nadie malvive (he ahí muchos de sus males, que la liquidez no es la que era y la máquina cuesta lo mismo…). Algunos cobran más que directivos de empresas. Eso sí, otro cantar debe ser el de la redacción digital de El País. Nada extraño, también ocurre en los demás periódicos.

4.Para muchos la “creciente precarización” no es tal:
Muchos de los que llevan ya más de 10 años trabajando, simplemente, no han vivido otra cosa. La precariedad se ha vuelto el pan nuestro de cada día. Y lo precupante es que hasta el mejor talento, acaba tirando la toalla, cansados de esperar una mejora que nunca llega. Al final saltan al mundo de la comunicación corporativa y ya no hay vuelta atrás. No les culpo por ello.

5. “…Yo no soy más que un periodista del montón y un paseante”:
Y una mierda. Ramón Muñoz no es un periodista del montón. Preguntarle a cualquiera que se dedica a las Telecos si Ramón Muñoz de El País es un mindundi, el chico del copy-paste de teletipos. Ja, ja y ja. Anda ya, no cuela, Muñoz.

Pero supongo que han conseguido lo que querían: que hablemos en Twitter y que les dediquemos post como el que estáis leyendo. Ya veis, lo han conseguido.

Entrevista a Gumersindo Lafuente y Borja Echevarría


Esta semana publiqué en catalán en la web de la Fundació Escacc la entrevista que les hice en Madrid a Gumersindo Lafuente y a Borja Echevarría sobre el trabajo hecho en estos primeros 6 meses en el periódico, después de su etapa en Soitu. Por su interés, la reproduzco aquí traducida. La foto es cortesía del ilustre Sr. Barrera.

(Por cierto, me ha llamado la atención hoy domingo: Eskup, noticia de portada en el periódico de papel…)

“Se acabó el tiempo para la experimentación”

Gumersindo Lafuente lleva seis meses en El País y junto a él, entraron parte de su equipo de trabajo en Soitu. Desde entonces, Elpais.com ha sufrido cambios como el nacimiento de blogs temáticos o el lanzamiento ahora de Eskup, una herramienta para crear información en tiempo real y una apuesta muy importante para el diario. Conversamos con Lafuente y con Borja Echevarria, subdirector web de El País, sobre éstos cambios y hacemos un repaso a los retos que tiene por delante el periódico.

-Lleváis seis meses en El País ¿con qué misión?

Gumersindo Lafuente: La misión es muy clara: el futuro es digital. Tenemos que conseguir que la redacción trabaje pensando que la primera salida sea siempre la web. Y no sólo porque es la más inmediata, sino porque además, es estratégicamente prioritaria.

Borja Echevarria: El objetivo consiste en que toda la redacción piense en la web primero, no sólo los de la redacción web. El País tiene una redacción con muchísimo talento y tenemos que aprovechar su talento, sus contactos y sus fuentes, y conseguir que eso florezca en la red, no sólo en el papel.

GL: Estamos en un nuevo mundo donde nacen nuevas marcas individuales se convierten en prescriptores. En España es más anecdótico, pero en EEUU está pasando. Tenemos una gran marca, pero nuestros periodistas también pueden serlo.

BE: Nuestra marca es importante, pero que en este mundo grandes marcas han caído. Debemos estar muy alerta, ser innovadores, arriesgando y tomando decisiones pensando en el futuro. No vamos a jugar a conservadores.

Integración de la redacción

-¿Cómo se trabaja la coordinación entre papel y web?
GL: Trabajamos juntos, con un sistema de gestión de confianza, que significa que la iniciativa editorial la tiene la mesa de redacción que está dirigiendo. Por primera vez se hace todo de forma coordinada y no se espera al papel. Nosotros pretendemos traer todo el poderío periodístico de la redacción del papel a la web, y estamos en el principio del proceso. Quizá en unos años se invierta la situación.

-Gumersindo, tu has defendido las redacciones separadas, ¿no es así?

GL: Siempre he dicho que hay una solución para cada momento y para cada redacción. En su día, en El Mundo teníamos un producto muy ideológico y a la vez, quería ser líder en Internet. Para tener la suficiente agilidad no podíamos trabajar con la redacción de papel, pero que, curiosamente, estaba físicamente en la misma redacción. La separación era de mando.

El momento actual es muy diferente. Han pasado 10 años y con la situación económica actual, ya no puedes permitirte solapamientos de gastos. Ahora, con el mismo esfuerzo de la redacción, por muy complicado que sea, hay que diseñar el presente y el futuro.

Pero eso no nos lleva necesariamente a la integración completa de las redacciones, sino a darle la vuelta por completo a la manera de elaborar la información. Hoy el modelo de negocio es todavía inmaduro, el modelo de producto lo sigue siendo también, pero el tiempo para hacer experimentos se nos ha acabado.

-¿Por qué?
GL: Porque, o nos espabilamos o vamos acabar muriendo poco a poco. Y no lo queremos, no lo vamos a permitir. Tenemos una marca y mucho talento en la redacción sobre el que trabajar.

-¿Cómo es la nueva redacción?
BE: Hay una mesa rectangular donde trabajan información de última hora, muy alerta, y a la que se han incorporado periodistas de peso de la redacción. Gente de papel que no han recibido ningún cursillo. Son buenos periodistas que se adaptarán a la red y a sus ritmos. Lo importante es que sean buenos periodistas con experiencia y fuentes.

-¿Y son gente que ha llegado para hacer información propia para la web?
GL: Por supuesto, nuestra estrategia es tener información propia, relevante y diferenciada.

BE: Serán periodistas polivalentes y con fuentes, que puedan un día seguir una noticia de última hora y otro elaborar informaciones propias. Como te decía, ha habido un camino en doble sentido, del papel a esa mesa central web, y gente de la mesa web hacia las secciones. Lo que queremos es crear un mimetismo entre los redactores. Las secciones se están implicando cada vez más en la web y es un proceso largo.

GL: Pero no es una receta cerrada y ni que pueda ser exportada a ningún otra parte. Depende del momento, de las características de cada medio. Pero creo que el final está claro: que tendremos una redacción grande trabajando para la primera salida que es la digital, y un grupo pequeño haciendo un producto de papel. Eso es un futuro de aquí 5 años, no mañana.

Periodistas prescriptores: Eskup

-Estáis potenciando en la web el papel del periodista como prescriptor, ¿no es cierto?
GL: El periodista ha sido siempre prescriptior. Una de las misiones del periodista de hoy es esta: ser administrador de los flujos de información y enriquecedores de noticias con sus fuentes.

BE: Muchos no se dan cuentan que algunos nombres de la redacción de El País lo son. Queremos reforzar esa capacidad de recomendar. Es lo que hablamos al principio, el periodista como marca. No pretendemos debilitar la marca del individuo frente al todo, sino al contrario, fortalecer la marca del individuo.

-Eskup, ¿busca ser una herramienta para la información en tiempo real para la redacción o más bien fidelizar a una lector promiscuo?

BE: Las dos cosas. Es ante todo una herramienta útil para El País que antes no teníamos antes para hacer información en tiempo real. Vamos a intentar fidelizar a los lectores trabajando e implicando a grupos de periodistas sobre temas concretos. Algunos serán más de nicho y otros más abiertos.
-¿Como se va a integrar Eskup con elpais.com?
GL: Va a estar en la portada de elpais.com sin la marca Eskup, ya que el que da la información es El País, es el que tiene fuerza. En el momento que llevamos el tiempo real a la portada, cambia la manera de hacer periodismo. Una nueva forma en tiempo real; y nos incorporamos con el compromiso de hacer información 24 horas, los 365 días del año. La ventana que hay ahora en elpais.com podrá tener otras pestañas siguiendo otros temas. Pero además será un widget que podrás llevarte a tu escritorio. Todo Eskup podrá convertirse en un widget.

BE: Habrá lectores que se unan a la Eskup y otros que consuman información de Eskup de forma transparente. Eskup es la herramienta.

-Para acabar ¿en qué estáis trabajando?
GL: No es un rediseño, es mucho más: es un cambio de concepto de cómo se estructura la información, de arquitectura, mucho más profundo que un simple rediseño. Sabemos lo que vamos a hacer, pero no podemos hacerlo toda a la vez y debemos priorizar. Creemos que lo que estamos preparando va a marcar bastante la diferencia y aún no lo podemos desvelar, pero será a medio plazo.

El ecosistema de los gabinetes de comunicación

Milagros Pérez Oliva da a conocer hoy en la columna de defensor de lector de El País el ecosistema de los gabinetes de comunicación alrededor de los medios y los periodistas de éstos, su influencia y su poder de presión: Cerrojo informativo.

“La necesidad de gestionar la visibilidad pública ha llevado a todo tipo de instituciones, empresas y actores sociales a crear o contratar gabinetes de prensa. Ha surgido así un gran aparato de comunicación, externo a los medios, cuyo único objetivo es influir y, si pueden, condicionar los contenidos informativos. Son los intermediarios de los intermediarios y practican lo que se denomina periodismo de fuentes.

Ese aparato de influencia ha crecido en los últimos años de tal forma que ya hay, por ejemplo, muchos más periodistas trabajando en empresas, organismos, bancos e instituciones económicas, que periodistas encargados de informar sobre economía en los medios de comunicación. Lo mismo puede decirse de cualquier otro sector.

El resultado es que los medios cada vez tienen más dificultades para decidir su propia agenda y cada vez son más prisioneros de la que trata de imponerles ese aparato de influencia.”

Es importante dar a conocer ese “backstage” del periodismo a los lectores, les ayudará a formarse una mejor idea de las condiciones en las que los periodistas de los medios ejercen su profesión.

Herederos de una tradición pre-internet, donde no se daban procesos de desintermediación, tal presión es muy importante en el mundo de la política, y también en el de las grandes corporaciones –aunque quizá ejercida con una mayor sutileza-, pudiendo llegar a colocar muchas piedras en el camino de la tarea informativa.

Explicar todos estos engranajes a los lectores aportan transparencia a la labor informativa y puede promover que los lectores se hagan nuestros aliados y socios en la batalla. Sería necesario apoyarse mucho más en ellos

¿Defensora del lector o defensora del periódico?

Acabo de leer el artículo semanal que la defensora del lector de El País, Milagros Pérez Oliva, publica hoy, El País y Zapatero, una crítica incómoda. El tema, las suspicacias que levanta la publicación de aquel editorial crítico con la política económica del gobierno de Zapatero, y las relaciones tensas entre el Grupo Prisa y el gobierno por el tema de la concesión del canal de TDT de pago a MEDIAPRO.

El artículo va de eso: legítima defensa del periódico. El diario está en su derecho de dar las explicaciones que considere oportunas si cree que ha sido injustamente interpretado.

Dicho esto, ¿es el lugar más adecuado ocupar el espacio de “la” columna semanal -es decir, solo hay una cada 7 días- dedicada a los lectores para ocuparse de este tema?

Pérez Oliva lo justifica:

“(…) Pero la coincidencia entre la polémica sobre la TDT y la publicación del editorial crítico con el Gobierno ha propiciado que se instale en la opinión pública una sospecha que también ha hecho mella en los lectores.”

Y publica los nombres que han “pedido explicaciones”. Acto seguido, Pérez Oliva da el espacio de la media columna a las palabras textuales del director del periódico, Javier Moreno, cuatro largos párrafos.

A modo de conclusión, Pérez Oliva escribe

“Cuando la sospecha se instaura en el ecosistema mediático, no sólo afecta a la credibilidad del medio que está bajo escrutinio, sino a la del periodismo en general. Y crea desafección.”

Desafección, uno de mis temas favoritos. Y tiene razón en eso, es lo que estamos viviendo. Pero pequeños detalles como estos -no colocar las cosas donde deben estar- creo que no ayuda a luchar contra esa desafección. Al final, el mensaje que lanzas acaba siendo contradictorio a los lectores, por muy legítimo que sea.

La columna de Enric González que El País no publicó

No será por sitios en donde pueda leerse ahora…

Rodeados

ENRIC GONZÁLEZ

No he visto aún el arranque de Operación Triunfo, en Telecinco. En realidad, a la hora de escribir estas líneas (19.30 del miércoles), el cuerpo me pide que me abstenga. Pero cuando el hipotético lector tenga este periódico en las manos, o en la pantalla, las cosas habrán empeorado. Y yo, con toda probabilidad, me habré autolesionado con un electrodoméstico, con un televisor, concretamente. O sea, habré visto OT.

Y habré asistido a la presentación de Ramoncín, paladín de la propiedad intelectual y de los derechos de autor, como miembro del ilustre jurado. Es de suponer que para entonces, mi mañana y su hoy, andaré aún peor de ánimo. Quién iba a decirle a uno que acabaría añorando a Risto Mejide.

Lo que puede ir mal, va mal. Eso ya lo sabíamos. Aun así, resulta difícil no apenarse ante el presunto fichaje de Francisco Rivera, también conocido como Kiko o como Paquirrín, por parte de Sé lo que hicisteis (La Sexta). La gracia de ese programa solía consistir en la aparente distancia con que se abordaban las monstruosidades televisivas: emitían trocitos de basura, pero era basura ajena, fenómenos frikis de otros espacios, de otras cadenas, y envolvían el producto con una ironía sarcástica.

La incorporación del señor Rivera, como monologuista, aprendiz de monologuista o lo que sea, constituye un cambio cualitativo: Sé lo que hicisteis incorpora su propio monstruito. Si Ana Rosa Quintana tiene a Belén Esteban, ellos tienen al señor Rivera. Francamente, no creo que puedan reírse los unos de los otros. Si acaso, podrán comparar la magnitud de sus respectivas tragedias.Todo esto induce al pesimismo.

Uno lo ve todo negro. No quiero ponerme en lo peor, pero cualquier día, en cualquier empresa, van a rebajar el sueldo a los obreros para financiar la ludopatía bursátil de los dueños. Ya sé que exagero, que esas cosas no pasan. Pero antes tampoco pasaban cosas como la de Ramoncín y Paquirrín, y ya ven. Como decía Manolo Vázquez Montalbán, estamos rodeados”

.

La exclusiva es de Mr. Escolar.