Archivo de la etiqueta: crisis

La Vanguardia y Tv3, ¿pique?


Aterrizo en BCN
, y me encuentro con esto. Llamadme malpensada, pero curioso, ¿no?

Primero esto: Tv3 emite el reportaje ‘I tu quin diari compres?’ (28/02/2010)

Después La Vanguardia publica esta nota: Los editores denuncian el tono sesgado en programas de TVE y TV3 (5/03/2010)

Y hoy publican este reportaje con un titular directo: ¿Es sostenible el modelo de Tv3?).

[ACTUALIZACIÓN 7/03/2010:
Javier Godó, editor de La Vanguardia publica hoy 7 de marzo, “El compromiso de la prensa”]



Curioso.

Las revistas también sufren en silencio

No creo que esto que aquí os muestro sea la prueba de que las redes sociales están matando a las revistas, pero aún así es interesante ver esta infografía.

Las revistas en EEUU, al igual que los diarios, están viendo como su difusión desciende año a año.

La crisis publicitaria del último año no ha hecho más que empeorar su delicada situación y ha llevado algunas de ellas al cierre definitivo.

He llegado a ello gracias a @fgrau.

Proof That Social Media is Killing Print Magazines
Infographic by CartridgeSAVE.co.uk

En lugar de preparar el futuro

La presidenta de FAPE, Magis Iglesias ayer en Almería , en la presentación del libro El ocaso del periodismo tradicional.

Habló del bienio de oro de las empresas periodísticas, que data de 2005 a 2007, según leo en 2007, con cifras records en los beneficios.

”No cabe duda de que tener un periódico en esa época era un buen negocio”, decía en Almería.

Y lo que hicieron los empresarios:


“En lugar de preparar el futuro, en lugar de formar a su personal, en lugar de invertir en buenos reporteros y en material humano, precarizaron los empleos de los periodistas y dedicaron el dinero a otros menesteres.

Más les hubiera valido haberlo tirado por una alcantarilla porque, en muchas ocasiones, se metieron en negocios ruinosos de los que desconocían casi todo y terminaron por fracasar e incluso amenazar de ruina a la vaca lechera del negocio original, la cabecera del periódico”.

y luego:

“Si no aportamos ese valor añadido seremos irrelevantes y la sociedad prescindirá de nosotros. Los principios éticos, los valores del buen periodismo y la calidad, no perder nunca de vista el interés general, ésos principios son nuestra tabla de salvación.

No renunciemos a ellos. Ahora solo falta que alguien encuentra el modo de hacer negocio con ellos. Eso es cosa suya. A nosotros nos corresponde tomar –como dice la presidenta Covadonga Porrúa- la verdad y la conciencia como armas para recuperar la dignidad perdida, y la valentía para demostrar que los periodistas seguimos siendo necesarios.


¿De verdad es sólo “cosa suya”? ¿No es eso lo que llevamos diciendo los últimos años mientras la industria se va al traste?

Me temo que nos escudamos demasiado en que no es “asunto nuestro“.

¿Es que los periodistas no podemos pensar y proponer cosas? Pienso que estamos viviendo la transformación de un sector y no creo que ésta vaya a hacerse sola y por arte de magia...

Los de “ese asunto es nuestro” han demostrado ya que solos no pueden; que tampoco saben muy bien qué hacer.

Su intervención,aquí .

25 cosas que un periodista puede hacer para mejorar su carrera


Hace mucho tiempo que sabemos que las cosas están cambiado a la velocidad del rayo para el periodismo y los periodistas. La tecnología avanza, las personas no siempre se adaptan ni tienen tiempo de entender hasta qué punto estamos ante un nuevo paradigmaque afecta a la comunicación, a la organización social o la economía.Para muchos periodistas será una cuestión de supervivencia adaptarse a los cambios en estos momentos tan inciertos pero no estériles.

Darse cuenta que, a pesar de las dificultades de un mercado que está mutando su cadena de valor y sus modelos de negocio, hay una ventana abierta llena de oportunidades para estos periodistas y para el periodismo. Y repito: es una cuestión de supervivencia profesional. No hablo de edades, sino de actitudes ante el cambio.
Con mucho sentido común y experiencia en la Red, Chris Lake propone 25 cosas que cualquier periodista puede hacer para actualizarse y reavivar su carrera, reciclarse y encontrar nuevas oportunidades (es interesante leer con atención sus comentarios previos al listado).

Pero, insisto: hay que querer cambiar, aprender, abrir la mente…

Habla de 25, destacaré algunas como:

1. Abre un blog
2. Colabora
(si crees que no tienes tiempo para mantener tu propio blog, colabora con algún otro).
3. Ten una web profesional donde mostrar tus trabajos
4. Escribe sobre tu pasión
5. Aprende a monitorizar los temas en los que estás especializados con feeds, suscripciones, alertas…
6. Abraza Twitter
9. Aprende algo de SEO (posicionamiento en buscadores)
10 y 11. Aprende a etiquetar y a enlazar
18. Participar. Ser vistos, ser escuchados: interactúa!

Desarrolla relaciones con tus lectores, haz networking, son otras de las sugerencias que propone Lake.

y la más importante y que no debes ignorar una vez más…

“25. Hazlo ahora.

No te retrases. No tengas miedo a la web. No esperes a que tu jefe te diga que es necesario aprender nuevas habilidades.

Si tu tienes una barrera mental y te presentas a tí mismo como ‘offline’, entonces date tú mismo una bofetada en la cara, echa un trago, y reinicia tu reloj. Olvídate del pasado. No hay momento como el actual.

Abraza todo lo que está disponible para ti, sé un nuevo periodista flexible, y el uso de las herramientas adecuadas para tus objectivos profesionales. Te prometo que no va a dolerte.”

Cualquiera que tenga un blog y una presencia en la red sabe de estos beneficios.
No me cansaré de repetir de la importancia que tiene para los periodistas cultivar su identidad y reputación digital.
La foto es de David Reece en Flickr.

La Vanguardia ha reducido un 43% su difusión en la última década

Nada más ni nada menos que un 43% es lo que La Vanguardia ha visto reducida su difusión en la última década.

Según publica E-notícies, esta caída de la difusión es debida “al cambio generacional de los lectores y la llegada de nuevas fuentes de información como es Internet y los gratuitos“. Me preguntaba en qué proporción.

En el 2008, perdieron 12 millones de euros. Los trabajadores se oponen al ERE.

Volver a enamorar al lector

Llevo todo el fin de semana dándole vueltas a lo que ocurrió en la mesa redonda sobre Medios de comunicación que tuvo lugar en la Penedesfera celebrada en el Vendrell.

Me di cuenta de la urgente necesidad de volver a conquistar al lector, enamorarlo, a seducirlo, que renazca la complicidad entre los medios y sus lectores, espectadores, usuarios o cómo quieran llamarlo: el que está al otro lado.

Nada tiene que ver con las personas concretas que allí participaron. Pero lo que sucedió muestra bien cómo ha cambiado la relación con la audiencia, porque la propia audiencia ha cambiado.

Allí se reunieron varios periodistas de medios locales, un directivo del diario Avui y un responsable de un medio temático como es TendenciasTV. Xavi era el único no-periodista con un medio en la mesa). La mesa estuvo animada pero se hablaba de lo de siempre, modelos de negocio: Internet está muy bien pero “qui paga? se dijo en la mesa. Eso les atormenta, pero parece que al público le importan otras cosas…

Lo que ocurrió es que un periodista del público, aún haciendo un llamamiento a los periodistas a reciclarse y a no quedarse al margen del proceso de digitalización, llamó “intrusos” a aquellos que están tomando el papel de los periodistas en la difusión de información.

Llamar “intrusos” a aquellos que difunden información en una reunion de bloggers, es poco menos que el suicidio… Personalmente no creo que su intención fuera la de faltar a nadie y no fue nada más que un desafortunado comentario (incluso sospecho que no se refería a los bloggers).

Como era de esperar, la audiencia reaccionó con intensidad, aderezado con algún que otro comentario de la mesa que denota muy poca humildad de los periodistas, falta de conocimiento del ecosistema internetero, además de demasiado corporativismo

Aquellos periodistas tenían en vivo y en directo el feedback: la gente preguntaba, opinaba y lanzaba sus contestaciones en voz alta o vía Twitter siendo visibles para todos. La gente no veía tan claro que los periodistas y los medios fueran tan fundamentales en un futuro como para echarlos de menos, y menos de aquellos que los desprecian. Irrelevancia, falta de representatividad en los contenidos, corporativistas… fueron algunos de los argumentos en contra de la mesa periodística.

Incluso un lector de un semanal le dijo al periodista del diario a viva voz (vaya, a la cara) que su periódico no le aportaba nada. Fue muy duro, ciertamente.

Se habla de la desafección política. Pero ¿no hay acaso una desafección del periodismo?

Hace tiempo que veo aquí y allá frases despectivas hacia los periodistas, recelos ante la supuesta imparcialidad de los medios, sobre sí nos echarán de menos o no. Hasta parece que haya gente que se alegre de la posible desaparición de medios de comunicación.

Y ante tantos rencores se me ocurre que realmente es necesario establecer una nueva relación con la audiencia. Nueva, porque el paradigma ha cambiado. La comunicación ha dejado de ser unidireccional -algún periodista de la mesa lo descubrió el sábado y así lo expresó- para ser bidireccional. Profundas consecuencias tiene.

Entonar el mea culpa -algo se habrá hecho mal, ¿no?- y abrir una nueva etapa.

Pensaba como es necesario reconquistar al lector, pero no en el sentido bélico, sino el de una persona que quiere reconquistar a su pareja, retomar una relación, seducir de nuevo, escucharle con honestidad, siendo transparente y sincero, comprometiéndose de nuevo y prometiéndole que hará todo lo posible para que el otro y su bienestar, sea siempre su prioridad.

Vale la pena que los medios entiendan que hay que invertir en relación con los lectores, crear un Community manager, no para atraer tráfico (que también, pero no fundamental), sino porque de verdad les importan, son su prioridad. Los Social Media son herramientas que pueden facilitar la gestión de la relación. Pero son sólo eso, se notará enseguida si el interés no es verdadero y honesto.

Afortunadamente desde el público, un blogger y una periodista de Tv3, llegaban un poco a resumir la necesidad de no crear “bandos” que hagan más grande la brecha de la desafección. La clave está en unir fuerzas, crear relaciones horizontales de respeto mútuo y colaboración.

Incluso, estoy segura, hay que traspasar el mundo online para ir al Offline. Online y offline es ya lo mismo en la sociedad red, la vida misma!

Los lectores son personas y los periodistas también. Se accesible, normal, uno más. Unos periodistas que vienen a unas jornadas donde están sus lectores y se largan cuando acaba su charla, es perder la oportunidad de saber más sobre tus lectores, obtener consejos, pequeñas colaboraciones, contactos… etc. En la medida de lo posible hay que aprovechar estas ocasiones del tú a tú.

Volvamos a enamorar con una nueva relación del periodismo con ellos. Son nuestra razón de ser, hoy, ayer, mañana, siempre.

(La segunda foto by Travel-in-mind)

Internet salvará a la radio

Navegando encuentro este vídeo de TV3 sobre el futuro de la radio. En un contexto como el actual, resulta agradable ver cómo la tecnología lejos de llevar inevitablemente a la crisis de modelo -y no digo que esta crisis tenga que ser necesariamente negativa, aunque sí traumática para las personas-, hace renacer a un medio.

El video no habla, sin embargo, de la interactividad que introduce el medio, que puede, potencialmente, cambiar e intensificar la relación con la audiencia.

Dame mi queso, o cómo los editores de diarios pasan a la acción

El País publicó el domingo una entrevista a Vinton Cerf, considerado como uno de los padres de Internet, premiado con el Príncipe de Asturias en el 2002 junto a los otros “padres” de la red de redes, y que ahora, actúa como “evangelista” en Google.

Durante la semana pasada se comentó mucho en la red dedicada a estos temas de los media, la posibilidad de un gran acuerdo por parte de los periódicos americanos para blindarse contra Google -no permitiendo el enlace- de cerrar los algunos contenidos o hacer lo que sea… tema que vuelve una y otra vez.

Los editores sienten que tienen que hacer algo, aunque ese “algo” no está aun muy claro. No en vano -y a modo de ejemplo- ya un 22% de los lectores en EEUU dan de baja su suscripción a la edición de papel, porqué consiguen los mismos contenidos online -y gratis-.

The Atlantic lo adelantaba hablando de un cónclave secreto en Chicago. Cada uno intenta buscar sus soluciones. Cristina F. Pereda de Soitu explicaba muy bien todo el jaleo que se está montando.

Vía Twitter descubría una entrevista a Pedro J Ramirez en una revista chilena, donde decía que “dentro de la profesión periodística hay muchas ganas de decirles varias verdades a los de Google”.

Pero volvamos a las palabras de Cerf:

“(…)Mire lo que está ocurriendo con los principales periódicos. Las marcas siguen interesando a los lectores que se fían del trabajo de selección que realizan las grandes cabeceras, sus posiciones editoriales y demás.

En la nueva manera de actuar que se expande en la Red, lo que cuenta es lo que pinchas, lo que copias; eso nos lleva a los problemas de propiedad intelectual. Habría que identificarlos claramente con etiquetas que avisen que se debe pagar su uso.

Pero entonces lo que se extenderá con más facilidad será la opinión de todos aquellos que quieren hacerla circular gratuitamente. Necesitamos llegar a una forma de comportamiento en la que ambas cosas sean compatibles, eso enriquecerá todo. Para eso se han inventado los denominados creative commons, en los que la gente elige si desea que le paguen por utilizar cierto material o no. Pero creo que aún debemos encontrar mejores mecanismos para acceder a esas cosas y evitar que se hagan copias tan fácilmente.

-Es un debate abierto, un asunto sin resolver.

La cuestión es que actualmente la copia es sencilla; aunque lo prohíbas específicamente, se hacen. Se abusa y debemos llegar a un acuerdo global sobre cómo deseamos tratar los derechos de propiedad intelectual.

Pues en esas estamos. De hecho Google ya anda colaborando con el Washington Post y otros diarios americanos .

Como recordaba Piet Bakker en Barcelona la semana pasada, si decide cerrar los contenidos, sólo el 10% pagará por estos, el resto se irá donde la información sea gratuita. Es decir, o se ponen todos los medios de acuerdo a nivel “global” como dice Cerf, o no vale.

(Además, también hay quién sigue confundiendo el enlace online con la cita, pero esa es otra historia…)

y continua Cerf:

¿Qué opina de la proposición que ha realizado el magnate Rupert Murdoch? Insiste en que es imprescindible pagar el acceso a la información periodística. ¿Concuerda eso con los tiempos que vivimos?

El coste de producir información necesita ser reconocido. Google ha descubierto que su modelo publicitario funciona para cubrir los costes de esas noticias de la misma forma en que se sostenía el negocio en otros tiempos.

Creo que el periodismo es todavía un servicio crítico y necesario, pero el paso hacia el mundo online debe ir acompañado de un replanteamiento creativo del modelo de negocio y sus mecanismos. La publicidad que se crea es mucho más versátil que la impresa y puede llegar a ser más dinámica y personalizada.

Me da la impresión de que el sector no ha explorado todavía de manera profunda las posibilidades.”

Exactamente lo que también comentaba Bakker en su sesión.

Y para concluir, recordar aquello que leía en el artículo “La metamorfosis del modelo informativo”:

“(…) Hay quién no puede entender que Internet haya creado servicios que hasta ahora no existían y que necesitan de contenidos que ellos generan para mantenerse (…) esta demanda de contenidos puede producir beneficios si se sabe gestionar”.

Ahí queda eso.

Seguiremos informando del culebrón.

La respuesta está en tu interior


No recuerdo la película -quizá porque no fue una, sino un género entero- donde al final de las peripecias del pobre protagonista, de haberse pateado media tierra y de haberlas pasado canutas, aparecía una especie de druida barbudo que le recordaba al abatido héroe, que la solución que tanto buscaba no estaba oculta en algún indómito lugar, sino que, efectivamente, la respuesta estaba en su “interior”.

Ésta es de alguna manera la -desconcertante- respuesta que dio el profesor Piet Bakker ayer en Barcelona en la 2ªsesión de 10enComunicació que organiza la fundación Escacc.

Éramos unos pocos pero muy selectos, directivos en varios medios catalanes -ellos, yo no, obvio…-, ansiosos todos de lograr LA RESPUESTA sobre si integrar o desintegrar a cachitos las redacciones de sus medios y averiguar donde anda el dichoso elixir de la eterna juventud para un periodismo con una fuerte crisis de identidad.

Apuntaré algunas ideas de Bakker, más especializado en prensa:

  • La integración no debe ser tratada como “la religión verdadera”, ni la solución ideal para todos: precisamente lo que presentó el druida Bakker, fueron todo tipo de soluciones para todo tipo de medios. Desde redacciones que se integraron para luego separarse después, redacciones integradas, confluencias y cooperaciones entre medios, incluso unidades de negocio que han sido separadas, y una paga a la otra por publicar su contenido…
  • Desmontando mitos: la integración redaccional no ahorra costes .
  • Bakker recordó que no se puede transferir un modelo de negocio del papel al online: aunque la distribución sea más barata, ni los costes de aprendizaje, ni el de coordinación entre las redacciones, ni la competencia, son los mismos online.

  • Como decía, dejó la puerta abierta para mil y una diferentes situaciones empresariales. Bakker, puso en cuestión casi todo: al pago por suscripción (no con todo tipo de información funciona), al modelo publicitario (no hay beneficios suficientes) , a los medios parásitos (un modelo “muy poco sano” para el periodismo), al contenido generado por los usuarios (el UGC no es gratis, alguien tiene que revisarlo), la distribución por terceros (Amazón se quedará el 70% del beneficio), a los periodistas multiplataforma (al final no se sienten satisfechos por no poder hacer nada bien) , y hasta a tus usuarios (que no son los mismos que en tu medio “madre”, aunque también pueda cambiar con el tiempo) .
  • ¿Qué es un periodista multimedia? Esta fue otro tema discutido, ya que parecía no tener el mismo significado para el que hablaba y para los que escuchaban, y ni siquiera hubo quórum sobre si es bueno que un periodista pueda hacer una pieza para diferentes plataformas en el mismo día. Algunos profesores universitarios tambén querían saber qué debían transmitir a los chavales: ¿hay que saber de todo técnicamente?, ¿hay que ser bueno en todo?, ¿hay que especializarse en una sola plataforma?, ¿tienes que ser un periodista especializado en un tema y que atender a diferentes medios, o quizá otros profesionales lo hagan por tí?

“Lo que describe la situación actual es “pánico” -dijo Bakker-. El día que The Guardian dijo, online first (primero, el online), todos se plantearon hacer lo mismo. Ahora que Murdoch dice que hay que cobrar por el contenido, de nuevo todos se plantean lo mismo…”

¡Uff! -debieron pensar algunos, porque no había “la respuesta”, sino que más preguntas. Ahí está precisamente para druida Bakker, “el reto digital”.

La metamorfosis del modelo informativo

Exactamente en lo que dura un vuelo me leí el artículo de John Carlin en El País sobre el -muy sobretratado ya- tema del futuro de la prensa, en “El momento crucial”. No hacemos más que leer aquí o allí, más o menos lo mismo. El artículo da una visión general de lo que ya todos sabemos, con las declaraciones de parte del Star-system periodístico y bloguero. Sinceramente digo que no me ha aportado gran cosa.

Por el contrario, sí quisiera comentar otro que se ha publicado en la revista Capçalera, que edita el Col·legi de Periodistes de Catalunya en su último número, y que en mi muy sencilla opinión, es mucho más interesante, o por lo menos, a mi me lo parecido.

Se trata del artículo “La metamorfosi del model informatiu” que firman Pedro Farias, profesor de Empresa informativa en la Universidad de Málaga, y director del Informe de la Profesión Periodística, director del proyecto de investigación del Ministerio de Innovación, y Sergio Roses, investigador de este mismo.

Me ha gustado por la claridad con la que expone la crisis de la prensa en sus diferentes dimensiones, los datos en los que se apoya y las idas que aporta. Copio algunos puntos del mismo:

  • Crónica de una muerte anunciada: la excesiva dependencia de la publicidad exigía la búsqueda de modelos de negocio alternativos, que no se realizó”
  • “Durante décadas, la publicidad ha sido el motor que generaba los ingresos y no la venta del producto, de los contenidos. Ésta es, con matices, una de las peculiaridades de los medios: casi no venden lo que producen (contenidos), comercian las audiencias de sus contenidos a los anunciantes y, los que sí venden los contenidos (periódicos, revistas, televisiones de pago, etc.), apenas obtienen con ello suficientes ingresos para pagar los costes de la distribución del producto.”
  • Como claro ejemplo de la extinción de la fórmula de negocio basta con confrontar los datos de la prensa. Mientras las ventas han bajado un 2 %, los ingresos por publicidad, han caído un 20%: los beneficios de los grupos de prensa en su conjunto se han desplomado de los 432 millones en 2007 a los 92 en el 2008. Y lo peor está por llegar -dicen sus autores.

La industria pide ayuda, sin embargo, recuerdan que “el problema está en que las medidas que se barajan son tan sólo soluciones de alto coste y baja efectividad que no solucionan el problema de fondo ya mencionado: estamos ante una reconversión del sector y del modelo de negocio“. Y por tanto, no se trata de nada pasajero: no hay vuelta atrás para el modelo.

“El esquema hoy ha cambiado: la audiencia se encuentra expuesta a otras fórmulas (no informativas) muy segmentadas en donde a publicidad puede ser más efectiva”… La agonía de la prensa se ha acelerado por la crisis global de la economía.

“El problema está en encontrar la rentabilidad en un medio donde impera la gratuidad y donde la publicidad es de momento escasa y donde, sobre todo, los medios no son ya el principal soporte. El reto está en conseguir resolver la momentanea oposición entre modelos con una alta participación ciudadana y la rentabilidad. “

  • Pero al margen de modelos de negocio, los autores recuerdan que “el vínculo que unía la ciudadanía y a los medios, es decir, la credibilidad, se ha ido deshilachando, se ha ido vaciando.” La solución ha pasado por recortar las plantillas “sin pensar demasiado en las consecuencias”.
  • “Drástica, mal gestionada y con actuaciones a deshora, pero sin embargo se constata la necesidad de no alejarse de la esencia pura del periodismo, de la necesidad de buscar complicidades con los destinatarios de la información desde el rigor y la confianza”.

– “La segmentación y la interactividad , según la industria; personalización y participación para los ciudadanos, son claves para todos.

  • “Hay quién no puede entender que Internet haya creado servicios que hasta ahora no existían y que necesitan de contenidos que ellos generan para mantenerse (…)esta demanda de contenidos puede producir beneficios si se sabe gestionar”.

El artículo se completa con varios despieces. “El estado de la profesión”, donde revela que estamos en el momento de la historia con más licenciados en Periodismo en activo y que en el pasado año, tan sólo un 34% de los licenciados trabajó como periodista.

  • Otra pieza presenta la singular visión de los directores de periódicos, que aunque dicen que el futuro pasa por Internet, ven en ella una amenaza.

  • La paradójica situación que se vive en el Internet español donde el tiempo de consumo informativo de Internet es todavía bajo, lo que puede significar o que “los consumidores no encuentran aun ofertas informativas atractivas en Internet, o que todavía, no hay una cultura de Red que garantice unos hábitos informativos diferentes”.

  • Finalmente, en otro despiece, habla de la credibilidad como estrategia. Termino: “Otro dato revelador es que los ciudadanos perciben que crece el tono político de las noticias. Los directivos deberían pensar sobre ello. Desde hace unos años mantenemos la hipótesis que los medios han optado por el posicionamiento ideológico como estrategia para la captación de audiencias“.

En resumen, si tenéis oportunidad, leerlo -pag. 81-. Me parece que realmente es un buen intento de explicar globalmente el momento actual por el que pasa la industria de los medios y el periodismo, más allá de sólo modelos de negocio y nuevas formas de distribución de las noticias.

De las estructuras al periodista individual


Estamos delante de profundos cambios para el periodismo y los medios, pero también para el propio periodista, para su relación con la empresa como estructura, así como con su audiencia. Son muchas las implicaciones del cambio que empiezan a intuirse.

Vuelvo a citar, ya como última vez (lo prometo), el estudio State of News Media 09. Se trata de una de las conclusiones finales del estudio que quería tratar individualmente por la relevancia que me parece que puede tener para todos nosotros.

De la organización al periodista individual

El STN explica así la tendencia:

El poder está pasando al periodista individual, y alejándose de las organizaciones periodísticas. La tendencia aún se está formando y su potencial es aún incierto, pero los signos son claros.

A través de las búsquedas, el email, los blogs, los medios sociales y otros, los consumidores están acudiendo al trabajo de redactores individuales y otras voces, y alejándose de alguna manera de la marca institucional“.

Periodistas que han abandonado medios tradicionales atraen recursos económicos para emprender proyectos online (…) o periodistas que contribuyen a varios medios en la manera que los fotógrafos han trabajado durante años.

Sería un error sobrevalorar el movimiento. Pero por lo menos para algunos periodistas hay signos de una nueva perspectiva: periodistas individuales, recaudando fondos de diferentes fuentes, ofrecen su reporterismo experimentado en muchos sitios”.

Desde que los medios tradicionales empezaron también a perder parte de su credibilidad y con la llegada de las Nuevas Tecnologías, efectivamente, éstas han dado numerosas herramientas a muchos periodistas para poder ejercer su trabajo de manera diferente.

Periodistas lejos de las redacciones, periodistas incluso sin redacción ni medio fijo. Periodistas incluso sin medio de comunicación que tienen un blog que convierten en su medio.

La exposición en la Red de este profesional, la formación de su identidad digital profesional, lo accesible que es la persona, su visibilidad, la difusión de sus trabajos, son aspectos que están cambiando ya la carrera profesional de periodistas en todo el mundo.

Y no sólo eso, son periodistas que han formado audiencias propias alrededor de su persona, comunidades alrededor del periodista y la información de la que se ocupa. Audiencias que además, son fuentes de información que potencian aún más el trabajo del mismo. Es el periodista como red social.

Puede que la credibilidad ya no la dé la cabecera

Yendo un poco más allá, hace unas semanas lo hablaba con un colega: la credibilidad antes –y aún hoy, pero empieza a cambiar- la daba la cabecera para la que trabajabas. Si uno decía que trabajaba para La Vanguardia o El País, parecía que todas las puertas se abrían.

Pero esto puede empezar a cambiar
. La exposición del periodista individual en la Red empieza a virar esta credibilidad hacia él como persona, sin importar el medio en el que aparezca ese trabajo.

En un momento en que el sector se reestructura y el trabajo de muchos se tambalea, la presencia online, la especialización y el establecimiento de redes sociales alrededor de los propios periodistas pueden verdaderamente marcar la diferencia en el futuro profesional de muchos.

No sabemos en qué se van a traducir -por ejemplo, a nivel retributivo- todos estos cambios en un sector en profunda mutación como es el de los medios de comunicación, pero habrá que estar atentos a ver cómo evolucionan estas pistas que nos da el momento actual.