Archivo de la etiqueta: bloques electorales

SUS bloques electorales, porque a ellos les da igual

noalsblocs electorals

Como llega la primavera a El Corte Inglés, ya es campaña electoral en NUESTROS medios públicos.  Y con las elecciones los marmoteños bloques electorales. Por eso digo que que más que NUESTROS, parecen SUYOS.

Verán. La semana pasada se presentó la campaña contra los bloques electorales en el Col·legi de Periodistes. Un día después yo comía con una amiga que no es periodista y, entre lechuga y verdurita, que se acerca el verano, le conté lo de la campaña en contra de los bloques electorales.

Mi amiga, que no es periodista pero que me consta que sigue la actualidad en la media nacional, me preguntó “¿Qué es eso?”. Vaya, empezamos bien… La gente ve la tele, oye algo, pero no lo procesa…

Lo que oyen es ese mensaje (por ejemplo, del segundo 0.35 de este video donde los presentadores de tv3 explican que los criterios utilizados no son periodísticos, sino impuestos por la “aplicación” que hace la Junta electoral de la Ley electoral) antes del bloque de información de la campaña electoral. Y ese bloque de información crea situaciones tan surrealistas como esta:

Bien, es ficción, pero explicar un programa electoral en 30 segundos, bien podría parecer  un sketch de Polònia. De hecho la aplicación de esta encorsetada legislación da lugar a situaciones informativamente surrealistas.

Pero además, por más que antes del inicio de la información de campaña electoral los presentadores explican que los periodistas no están de acuerdo con el sistema, la gente no entiende de qué va el rollo. Recapitulemos.

¿Qué son los bloques electorales?

Durante las campañas electorales todos los medios públicos están sometidos a un minutaje concreto y diario sobre la información que dedican a cada partido según sus resultados en la última campaña. Es decir, la información que vemos en Tv3, Tv1 o en las televisiones locales y radios públicas, no está hecha con criterios periodísticos, sino que tiene que ajustarse a un corsé de minutos y segundos muy rígidos, dando paso a situaciones como las que explica este video de Tv3: Por cada segundo que dedican a UPyD, tienen que dedicarle 25 segundos al PSC.

Blocs Europees 2014 CCMA

 

¿Qué dice la ley?

Lo más increíble de todo esto es que la ley electoral de hace 30 años no dice que hay que controlar la información sobre campaña, sino tan solo los espacios gratuitos de propaganda (esos bonitos anuncios de los partidos en los que aprovechamos para cambiar de canal o ir a la cocina).

En 2011 se reformó la LOREG incluyendo una cita expresa a la “principio de proporcionalidad” e incluyendo a las televisiones privadas en la obligación de los bloques, aunque en la práctica no ha sido de manera tan rígida con las privadas.

La ley en sus artículos del 59 al 65 se dedica a describir minuciosamente cómo repartir los espacios de progaganda electoral.

En el 66 llega  la novedad del 2011, muy genérica:

El respeto al pluralismo político y social, así como a la igualdad, proporcionalidad y la neutralidad informativa en la programación de los medios de comunicación de titularidad pública en período electoral, serán garantizados por la organización de dichos medios y su control previstos en las Leyes. Las decisiones de los órganos de administración de los referidos medios en el indicado periodo electoral son recurribles ante la Junta Electoral competente de conformidad con lo previsto en el artículo anterior y según el procedimiento que la Junta Electoral Central disponga.

Y en el mismo artículo, se cita por primera vez a las televisiones públicas: “Durante el periodo electoral las emisoras de titularidad privada deberán respetar los principios de pluralismo e igualdad. Asimismo, en dicho periodo, las televisiones privadas deberán respetar también los principios de proporcionalidad y neutralidad informativa en los debates y entrevistas electorales así como en la información relativa a la campaña electoral de acuerdo a las Instrucciones que, a tal efecto, elabore la Junta Electoral competente”.

Pero no dice cómo. En ningún sitio pone “bloques electorales”. Se detalla hablando de los espacios de propaganda y queda sin concretar en cuanto a las informaciones de campaña, que solo se citan hablando de televisiones privadas.

¿De quién fue la genial idea?

La ley electoral española tiene 3o años, retocada por última vez en 2011. Por aquel entonces yo andaba en la guardería. Al parecer, según explica en este paper [Els blocs electorals als mitjans públics de l’Estat espanyol: una excepció a Europa] la profesora de la UPF Núria Almirón, el origen de los bloques está en un conflicto político a finales de los 80. Los partidos se quejaron por el excesivo tiempo dedicado al partido socialista en TVE. En 1989 una alianza entre los partidos de la oposición presenta un documento ante la junta electoral pidiendo que se aplicara escrupulosamente los criterios de la propaganda electoral a la información periodística. Incluso pedían que unos interventores aprobaran previamente esas mismas informaciones, porque como ellos mismo reconocían, la objetividad no solo se mide en minutos, sino también en enfoques o en la selección de noticias.

Por tanto y según explica la profesora Almirón, ha sido la Junta Electoral (formada por miembros elegidos por los partidos) quien adoptó la tradición de aplicar los mismos criterios de los espacios de propaganda a los de información, fruto de aquél acuerdo de 1989. Una respuesta a un momento concreto, evolucionó a la normalidad, y no se han buscado otras fórmulas para asegurar una equidad y objetividad informativa como hay en otros países.

Recomiendo su lectura, es un documento muy interesante sobre la evolución de los criterios de la Junta electoral desde 1977 hasta la actualidad. Y aquí el texto de la LOREG.

¿Qué hacen en otros medios públicos europeo?

Spain is different. En ningún país europeo existe nada parecido a los bloques electorales. Solo Portugal otorga poder sobre el medio público a un órgano electoral, pero no impone ningún tipo de distribución de tiempo a la información electoral. En el resto de países se recurren,  o bien a mecanismos de autoregulación de las cadenas públicas -no solo en periodos electorales sino de manera ordinaria-, o se recurre a autoridades audiovisuales.

Así mismo los criterios aplicados no son solo cuantitativos sino cualitativos. En el documento citado podéis profundizar sobre el tema.

A los políticos les da igual

A los partidos mayoritarios ya les va bien. Poder controlar a los medios públicos, ni que sea con una corta correa de 20 días, les place. Aquellos que cuando eran una fuerza minoritaria estaban en contra, ahora que aspiran a más, miran hacia otro lado. Hay incluso políticos que en privado reconocen que no es muy democrático, pero como beneficia a su partido, no pueden expresarlo públicamente.

Los intentos del Col·legi de Periodistes y otros organismos para tratar de negociar en los últimos años en el Parlament han sido acogida siempre con indiferencia, tal y como relatan las personas involucradas en tales procesos (hasta se han permitido llegar tarde a las comparecencias, no vaya a ser que se enteraran de algo…). Incluso en la futura ley electoral catalana en preparación, parece que los bloques quedarán eternizados cual momia de tutankamon.

A ellos, los políticos, les da francamente igual. Son SUS bloques y nadie se los va a quitar. Todo lo hacen por nuestro bien. Claro. Eso nos prometen siempre y sus miras no alcanzan nunca más que cuatro años vista.

Quieren meter tanto la mano que acaban por inutilizar cualquier recurso existente que tocan. Ni nos acordamos cuando vimos el último  debate de verdad o una rueda de prensa con preguntas. ¿De verdad el periodismo debe ceder cada vez más terreno?

Preguntas sin respuestas

Quisiera por último, hacer un par de comentarios. Esta ley viene de un momento en que apenas había un único operador público estatal, Tve, y Tv3 acababa de nacer. La televisión tenía un poder que hoy está claramente fragmentado. Hoy, salir en la TV pública, no tiene ni de broma del impacto que tenía hace 30 años.

Pero hay más, ¿tiene sentido que se confíe en los criterios profesionales todo el año, menos 2o días cada cuatro años? ¿Tiene sentido que la repartición de ese tiempo haga más visible a los partidos ya mayoritarios e invisibilice a los pequeños (muy democrático, ¿no?)? ¿Puede alguien explicar un programa electoral en 10 segundos y respirar  a la vez sin morir en el intento?

Para colmo, hay una evidente falta de interés político para buscar ni siquiera alternativas al sistema actual.

Pero a mi lo que más me preocupa es que, por mucho que los periodistas demos la tabarra con el tema, la mayoría de ciudadanos sigue sin conocer qué son los bloques y cómo afectan a la información que reciben. Y eso, me temo, que es, para empezar, culpa nuestra.

Así que nada: aquí seguiremos dando la tabarra hasta que haga falta.

  • Más información y docuementos en la web de la campaña No als blocs.
  • Podéis difundir la campaña en twitter con el hashtag #noalsblocs