Pagar por la opinión

Me vino a la cabeza aquello que dijo -creo que- el padre de Internet, Berners-Lee (¿puede que lo haya soñado?) que los que quisieran difundir sus ideas en Internet siempre lo harían de forma gratuita. La opinión, si pretende influir, quiere que llegue a cuanta más gente mejor. De ahí que partidos políticos, grupos de interés o Think tanks intenten distribuir gratuitamente los contenidos a medios de comunicación con el objetivo de llegar a una mayor audiencia.

Es por eso que siempre me ha llamado la atención que muchos medios impidan el libre acceso en Internet a las editoriales y las columnas de opinión. Quizá es que esos medios no aspiran a influir (modo irónico ON a más no poder…), argumentando que pretenden dar valor a esos contenidos “exclusivos”, opinión -y no información- de una élite al fin y al cabo.

También se dice que la información es mucho más cara de producir que la opinión.

Pero bien, podemos discutir de qué nos sirve tanta opinión y tertulia por ahí polulando en páginas, ondas y demás pantallas, y no más periodistas buscando y contrastando información. Pero me voy del tema y parece que ya hemos oído este debate mil veces sin que nada cambie en estos tiempos de periodismo de supervivencia.

 

“El Opinador” se oye por teléfono

A lo que iba. Me ha llamado la atención este proyecto recién salido del horno: El Opinador. Se trata de una plataforma online de pago donde los usuarios se “abonan” a los “opinadores”, por ahora solo periodistas.

Entre lo más curioso del proyecto, además de pagar por recibir opinión, es que no se trata de leer nada, sino que estamos hablando de contenidos en audio que se reciben por teléfono, no a través de ninguna aplicación de un smartphone sino del más tradicional teléfono. Al parecer recibes la “llamada” iluminadora de tu opinador favorito en donde debe contarte algo lo suficientemente interesante como para que pagues entre los 2,50 a los 4 euros al mes.

No sé, igual es que tengo sobredosis de wifi, pero además de pagar por opininón (OK, es cierto, puede ser que Roncero arrase con sus miles de fans…), ¿soy a la única a la que parece raro que te llamen por teléfono tu “opinador” pero que no puedas leer en la web las opiniones?

Caffe Reggio: la opinión de los medios gratis

A modo de proyecto antagonista está Caffé Reggio, un blog que ofrece 15 columnas de opinión del día que otros cierran en sus versiones web, pero de forma gratuita. Hace unos meses esos mismos medios parecen que le dieron un patada en la espinilla a través de Twitter, forzando el cierre de su cuenta desde donde enlazaba a sus contenidos.

Como vemos hay muchas maneras de afrontar el papel de la opinión en el periodismo.

Para mi, y esto es opinión, (voy a darme un latigazo por incoherente…), la sobreabundancia actual del género es tóxica para un periodismo que más que a influir, se dedica a sobrevivir como buenamente puede hasta que lleguen mejores tiempos. Eso o morir durante la tormenta.

Pero eso sí, Roncero siempre tendrá sus fans.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un pensamiento sobre “Pagar por la opinión”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *