Operación Palace, ¿un falso Salvados?

Operación Palace - "Tejero aceptó inmediatamente participar en la operación del 23F" - YouTube 2014-02-24 00-55-27

Hace un rato que ha acabado Operación Palace ese falso documental que ha promocionado Jordi Evole y Salvados de LaSexta. Hay ahora mismo una encendida discusión en Twitter sobre la oportunidad o no de este falso documental han producido en Salvados.

Yo lo he vivido así. Hasta hoy no me había enterado de su emisión. Sí, raro, pero es así. He cambiado a las 21.30 a LaSexta para ver el Salvados de turno. Solo con el inicio y la voz en Off del reportaje me he percatado que no debía ser Salvados… pero al entrar en twitter he visto a Jordi Évole promocionándolo como si de un Salvados se tratatase. Así que he empezado a verlo -tableta en mano- y claro, he alucionado bastante… La historia partía de la publicación de unos documentos por parte del gobierno alemán (creo que también dijeron que del EEUU) sobre que el Rey había mostrado su “comprensión” hacia los golpistas del 23F.

Bien. Hice una búsqueda en Google y sí, había sido publicadas varias referencias a Die Spiegel en 2012, pero no me he entretenido a buscar la fuente alemana, iba pillando datos al vuelo. Luego salían todos esos señores políticos de la transición… pero cuando han explicado lo de la búsqueda de un director de Cine (¿Flotats? No, por dios, un catalán nooooo!!!) para producir el falso golpe de estado… en fin…. aquello ya sonaba a monarquía bananera… ¡y Garci en un búnker!  “Demasiado bueno para ser verdad”…. y ya cuando ha salido el policia hablando en inglés… ese elemento que hace que todo sea mucho más creíble si lo dice un tio hablando en inglés…

Bueno… ya era como muy evidente… y en Twitter había de todo, gente flipando, gente rajando, gente sumándose a la fiesta. Al final se ha desvelado el misterio: era Welselada en toda regla.

Romper el pacto con el espectador

En cuanto ha acabado el programa me he hecho a mi misma esta pregunta: ¿Es lícito romper el pacto con el espectador de “Salvados” que espera “realidad” para ofrecerle “ficción” con envoltorio de “realidad”? Y he compartido mi duda en Twitter.

Algunos me han argumentado que no era un “Salvados” y que así se había promocionado. Bien. Yo no me había enterado durante la semana, pero esta noche cambié de canal a las 21.30 para ver Salvados como cada domingo. Y allí me encontré ese programa. Entré en twitter y allí estaba Évole promocionando su programa como es habitual.

Claro que La Sexta puede hacer las Welesadas que desee, a nadie le niego que no puedan hacer un falso documental sobre lo que les dé la gana, pero el hecho que intentaran dejar claro de no mezclarlo con la marca “Salvados” da pistas de que sabían que estaban jugando con algo sensible.

En la carrera me decían algo así como que se pueden hacer muchos experimentos de formatos y géneros en el periodismo siempre que se respete algo sagrado: el pacto con el lector. El lector tiene que saber siempre que lo que está leyendo es una pieza de “periodismo” o “ficción” (ya sabemos que no siempre el periodismo… ¡ay!,pero no quiero irme del tema).

Así pues tienes a una audiencia que esperaba un programa de realidad en su horario habitual. Pensemos en la gente que ha cambiado de canal o se han ido a dormir. Pues no han pillado el tema.

No critico que hayan hecho un falso documental de este tema, sino que me plantea mis dudas que lo hayan hecho en el horario y con “apariencia” de Salvados (mismo horario, presentador animando como de costrumbre en redes, etc).

Si se hubiera hecho en otro horario y otro día, desprovisto de las “estructuras” por así decirlo, que caracterizan a el programa Salvados dedicado a reportajes periodísticos de actualidad, no se hubiese roto tal pacto con el espectador y por tanto el espectador no hubiera tenido esa predisposición a creer todo lo que “Salvados” expone y personificado -para bien y para mal- en la cara de su presentador, Jordi Évole.

Comentando por Whatsapp con unos amigos que no son periodistas, no entendían la gracia del tema y se han sentido engañados.

 

La televisión como espectáculo

Vale, todos tenemos en la cabeza “La guerra de los mundos” del genial Orson Welles. Pero han venido más detrás, son las llamadas ficciones televisivas o mockcumentaries. Este es un artículo muy interesante en tv3 (Les ficcions informatives: un experiment social o una irresponsabilitat periodística) (llegué vía @ramon_redo) dónde se repasan algunas de las iniciativas más sonadas. La más reciente que recuerdo es la de la falsa independencia de Flandes: en directo, por el canal francófono Valón representaban la independencia en directo de Flandes.

Me planteaba si hoy, con Internet y las redes sociales es aún posible retransmitir en directo algo por los medios sin que la gente sospeche que no es verdad. Está claro que a la inversa es posible hacerlo: ficciones con apariencia de realidad que empiezan en las redes (y a veces hasta llegan a los medios, para sonrojo de todos) ¿Recuerdan el lio de #Prayforportugal?

Innovación o espectáculo

operacionpalace_evole_twitter_

Pero el Salvados de verdad vino después de #OperaciónPalace. Después de la emisión ha aparecido Jordi Évole debatiendo en una mesa sobre el 23F la constitución y otros temas de actualidad en el formato habitual.

Leo en su twitter que ha justificado la emisión de la siguiente forma:

 “Y hemos creado expectación porque es un programa en el que hemos creído y seguimos creyendo. Y que abre nuevos caminos de futuro.

En la promoción fuimos ambiguos: “¿Puede una mentira explicar una verdad?”. Y sí, queríamos crear expectación, que es nuestra obligación.

Si #OperacionPalace ha servido para que reflexionemos un poquito sobre como filtrar la cantidad de información que recibimos bienvenido sea.”

Uno, ¿Caminos de futuro? No lo dudo, pero ¿se refiere al periodismo o a la ficción? Porque son dos cosas distintas. Dos, la ambigüedad, expectación como obligación, vale, estamos en la tele, no lo olvidemos porque ellos no lo olvidan.  Y tres, quieren que reflexionemos, pues es lo que estamos haciendo…

San Évole, San Salvados

Jordi Évole, nombrado uno de los periodistas del año por la FAPAE, justifica su programa en este video y cierra con un “Seguramente otras veces les han mentido y nadie se la ha dicho“. Lo siento, pero ahí sí que no le compro el argumento.
A mi hay cosas de Salvados que me gustan. Y también hay cosas que no tanto. Me gustan que toquen temas que nadie más toca y que son de agenda propia. No me gusta cierta tendencia a entrevistar a gente que “da bien en la tele” ya sea porque tienen muchos seguidores o porque por oposición la van a liar parda en las redes… Como pasa en la prensa, hay gente que entra en el programa y gente que se queda fuera. El medio acaba influyendo en los contenidos entre otras cosas.

Ni son los guardianes del periodismo comprometido ni son una trabajadores de un circo llamado la tele. Pero como todos los demás medios tienen sus limitaciones. Y la presión por la audiencia en la tele es como una espada de Damocles apuntando permanentemente a tu pescuezo.

Ni ángeles ni demonios. Pero creo que también es sano plantearse las cosas que no hayan podido hacer bien.

En fin, esta es mi duda abierta, aquí mis argumentos y sigo dándole vueltas al tema…

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

6 pensamientos sobre “Operación Palace, ¿un falso Salvados?”

  1. Con todo el respeto a la autora, creo que con la intención que llevaba el programa de ayer de Salvados, que Évole dijo en uno de sus tuits, era necesaria, indispensable diría yo, esa ruptura del “pacto con el espectador” que comenta en su entrada.

    Desde hace unos años voy oyendo, seguramente antes también pero yo era mas pequeño y no tenía tanta consciencia, el tópico que la gente al poner un canal o leer un periódico eligen el que va más acorde con sus ideales y que un buque insignia televisivo haya roto con esta práctica y dejar como tontos (sí, como tontos) a su audiencia fiel para invitar a la reflexión de su yo personal y alejarse, por un programa, de la reflexión sobre lo que les pasa a otros, lo que sienten otros o lo que opinan otros es algo valiente y, en mi opinión, acertado y necesario.

    Dice Pepe Oneto en un tuit sobre el programa: “Lo principal repercusión de #OperacionPalace es que ha sido el acontecimiento que ha provocado más tuits borrados al conocer el final” y ésta es la lectura que más me ha gustado hasta el momento pues, en mi opinión, la sociedad española actual sumada a esta era tecnológica, que nos supera, no reflexiona antes de pronunciarse y, más importante para mí, le cuesta reconocer cuando se ha equivocado (o le han engañado). A mí Évole me la coló hasta que dijo que era todo una patraña, una patraña con un guión sublime y técnicamente muy bien realizada, y estoy contento por ello. Me ha bajado los humos sobre mi persona y mi inteligencia, ahora convivo hoy con ello… y no pasa nada.

    Entiendo que haya gente que tenga motivos personales para sentirse ofendido, pues es un tema delicado, pero a los que les ofende la “traición” de Évole al periodismo, su audiencia, etc. les invito a la reflexión: De alguna manera, ¿os lo merecíais?

  2. Y disculpad este otro comentario, pero sólo quiero puntualizar que no defiendo a Évole pues no me parece el ejemplo de periodista imparcial y/o de calidad y está lejos de ello. Basta con ver que cuando, en el debate con los tres invitados, se habló de como los políticos mencionan la Constitución denostando ese argumento salieron imágenes de quince políticos del PP por unos seis o siete (creí contar) del resto de partidos mentando la Constitución en lo que es, para mí, una manipulación del espectador.

    También aprovecho este segundo comentario para felicitar a la autora pues, aunque no se centra en lo que yo considero importante del programa, me ha parecido interesante la entrada, de las mejores que he leído hasta ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *