Olvidarse de las "breaking news"


Las noticias de última hora y el seguimiento de la actualidad son capaces de consumir los recursos de cualquier redacción, no solo los de una digital sino también de papel.

Hace tiempo que le doy vueltas al asunto y precisamente esta semana ha habido varios temas que me han devuelto al problema.

El caso de los periódicos de papel es obvio: Cómo bien dice Janquim ¿Para qué quiere alguien leer las noticias de ayer, que si no las leímos en la Red, las vimos por la tele o las escuchamos por la radio? Efectivamente los lectores-y ya es una conversación que es recurrente con lectores de periódicos de papel- ya no buscan “noticias” sino reportajes, análisis, información de valor para tomar decisiones… y en muchos casos también opinión (aunque a veces, esto último vaya escondido cuál caballo de Troya en los otros formatos, pero eso es otro tema…).

El ciclo de las noticias ha cambiado y es cada vez más breve, feroz, 24/7, e incluso endogámico, como sintetiza Albert Om en un breve apunte final en su columna del Avui.

Tic, tac, tic, tac, las breaking news.. .¡ay! Se llevan nuestro tiempo y nuestros pocos recursos para jamás llegar a acabar el ciclo, ¡porque no tienen fin!

Y mientras tanto el momento actual exige estructuras redaccionales más pequeñas y distribuidas; la eficiencia de los recursos periodísticos, capaces de generar valor.

Es hora de que cada medio -especialmente aquellos más modestos- piense y mida sus fuerzas.

Si una redacción malgasta todos sus recursos en el seguimiento de las noticias de actualidad, en general, con escaso valor añadido, el resultado será, más o menos el mismo en todos los medios: las mismas fuentes, las mismas notas de prensa, los mismo teletipos de las mismas agencias de noticias…

Preguntas que deberían hacerse los medios

Qué somos, a quién nos dirigimos, qué podemos ofrecer que interese a nuestra audiencia y que nadie más pueda ofrecer, en qué somos expertos, son preguntas que cada medio debería hacerse y dejar de tratar de cubrir aquella información de actualidad que le consume recursos para un resultado soso, frustrado y clonado en miles de sitios web.

La feroz batalla de las breaking news en Internet

Seguir la información de últimísima hora es hoy en la Red una ardua tarea. Si seguimos a los grandes medios, una feroz batalla.

Pero intentar ser los primeros se paga muy caro: consumir recursos en hacer solo eso.

Su naturaleza está cambiando a velocidades de vértigo.Ya estamos viendo un montón de casos de alarma temprana en servicios como Twitter o Facebook, que los medios aún no dominan. Y después, y sólo después, las “breaking news” llegan a los medios tradicionales.

Me sorprendía esta semana la historia de Breaking news online, un proyecto online especializado en agregar noticias de última hora, con una veinteañero como motor.

Me hacía pensar en que estos chavales se han especializado en este campo, han hecho de las breaking news su nicho. Nativos digitales con más conocimientos de herramientas y de usos, capaces de “cazar” las noticias antes que cualquier gran medio.

Otro caso como el de Lainformacion.com, sigue mucho el esquema de prioridades: no vamos a malgastar recursos en hacer lo que otros ya hacen, nuestros periodistas deben dedicarse a la información propia, en añadir valor a ésta para generar relevancia en los contenidos. Sus robots cuidan de la actualidad más mecánica y en contínuo movimiento, para liberar a los periodistas de esas tareas.

No sé si llegaremos a ver servicios externos que se ocupan de nuestas “breaking news” como BNO News, o si todos los medios tendrán sus propios “robotitos” capaces de agregar, clasificar y publicar la información de última hora.

Pero lo que está claro es que los medios han de saber priorizar y dejar de lado las noticias de última hora, la locura del 24/7, que bien son capaces de canibalizar la más potente de las redacciones, para generar un contenido de calidad y relevante para su lector.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

6 pensamientos sobre “Olvidarse de las "breaking news"”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *