Nuevos modelos disruptivos: el caso del ‘Vist i no Vist’

Tengo un programa de radio. Llevo siete años de aquí para allá, de emisora en emisora. Tengo un público que me sigue, he ido construyendo una red social de personas, una comunidad. Tengo además patrocinadores. Las radios convencionales no acaban de entender mi modelo y desconfían de todo lo que no sea lo de siempre.

¿Qué hago ahora? La radio sin radio.

El sábado asistí a la nueva etapa del programa Vist i no Vist que dirige y presenta el periodista Valentí Sanjuan. Hasta el verano pasado se emitía en Catalunya Ràdio. Desde hace un tiempo se creyeron mucho lo de construir comunidad y se enredaron con las herramientas 2.0. Las radios convenciales no acabaron de entenderles.

Así que se han liado la manta a la cabeza y han decidido hacer del Vist i no Vist mucho más que un programa de radio. Es un producto, una marca, un podcast, un programa en directo, un espectáculo y un evento de networking.

Es la radio sin radio.
¿Y quién necesita ya el soporte? Obviamente el medio tradicional es relevante, y si de hecho han logrado hacer este paso, es en parte porque construyeron antes una marca en base al alcance masivo de un medio tradicional.

Aún así, ¿puede llegar a ser viable como modelo de negocio?

Hace unos meses me lo contó Valentí en una cena con gente de Twitter. No me pareció ninguna tontería. Que no sería fácil, obvio, pero me dio la sensación que Valentí y todo el grupo de gente que le rodea, por entusiasmo pero sobre todo por conocimientos y creatividad, podían sacar adelante esta locura.

Echemos un ojo fuera. Revision 3 es un canal de tv que emite por Internet. Su fundador, empezó online con un canal de video a la emisión sólo en Internet con el programa Diggnation, tras una breve experiencia en la televisión por cable. Es un modelo realmente interesante: temática de nichos y fiel audiencia.

18 Doughty Street de Iain Dale en Reino Unido es también otra inicial experiencia de programa televisivo sin soporte tradicional.

Como le preguntó Valentí a Buenafuente en la entrevista del sábado, hasta él, al más puro estilo Howard Stern, podría dar el salto un día al medio online y llevarse a esa audiencia con él… Andreu dio en el clavo: “Hoy por hoy el negocio no está en el medio online, pero el futuro pasa por aquí”. Buenafuente tiene más de 200.000 seguidores en Twitter (podría, podría hacerlo pero tendrá que ser el día que parta peras con Roures…).

El vistinovist se emitirá cada sábado de 18 a 20 horas, en el FAD, en pleno centro de Barcelona. Se puede ver en streaming o asistir en el propio FAD. Utilizan Facebook y Twiter para interactuar con los oyentes y los que están allí físicamente. Durante la semana, el programa se convierte en podcast que podrá volver a ser consumido.

Presencié el primer programa y puedo afirmar que están como una cabra. Tienen a un público que les sigue, una comunidad que participa y a la vez construye los contenidos del programa. Son además un equipo de personas con conocimientos suficientes como para sacar esta locura adelante. No es fácil, pero, señores, ¿y si les saliera bien y pudieran vivir y hasta hacerlo ser rentable?

Disrupción, señores, queremos más cosas disruptivas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 pensamientos sobre “Nuevos modelos disruptivos: el caso del ‘Vist i no Vist’”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *