#Lolaenfurecida, el experimento

Cómo sabreis algunos, el pasado martes muté mi avatar en twitter por una nueva versión de @masaenfurecida, ese perfil de twitter que se dedica a hacer de vocero de las barbaridades que dicen otros.

La idea inicial era la de hacer un post sobre costumbres y cosas que se hacen en el periodismo hoy que no me gustan, o que por lo menos quería plantear en público éstos temas para ver si soy la única que lo piensa (“aka” empanadas mentales).

A la vez coincide que bastantes lectores que seguían mi primera etapa bloguera cuando era Lolacomomola, me han dado la tabarra con que echaban de menos a Lola ( y una se queda con cara de tonta como si hablaran de otra persona pero que resulta que soy yo…).

Total, que tenía ganas de guerra. Y cuando empecé a preparar el post se me ocurrió convertir los puntos en tweets para poder embeberlos en el post. Me di cuenta que sería una buena manera de promocionar el post. Y de ahí, me fui animando hasta cambiar mi avatar por el de @masaenfurecida y ADOPTAR SU ESTILO GRITÓN que tanto le caracteriza.

Copié su imagen de avatar, por lo que a mucha gente le desconcertaba ver esa imagen -para algunas desconocida- del estilo de @masaenfurecida. Lo acompañé con el hashtag #Lolaenfurecida pero muchos no lo pillaban… eh ahí que empezaron los problemas:


1. El Shock

A primera hora de la mañana varias personas me contactaron para avisarme que mi cuenta de twitter había sido hackeada. Otros me preguntaban que si estaba bien o si me había tomado alguna droga.  Lo que me hizo pensar que quizá ¿me había pasado? ¿Tan extraterrestre fui?


2. Nos gustan las versiones “hardcore”

Cuando me dicen que echan de menos Lolacomomola, no es verdad. Lo que echan de menos era la visión gamberra sobre los medios. ¿Por qué ha tenido tanto éxito el post? Además de reconocer algunas situaciones familiares para la mayoría de periodistas, el estilo poco ortodoxo lo hacía mucho más apetecible.


3. Nunca todos estarán contentos

Mientras algunos se mostraban preocupados por si yo había definitivamente enloquecido, a otros les parecía que me faltaba mala leche, o incluso un vocabulario aún más explícito (mejillón a la vinagreta dixit). MASA me había puesto el listón muy alto.


4. Los nuevos Tweets:

Además de los cinco añadí otros mensajes:

-TENEMOS 250.000 COMENTARIOS AL DIA. FOMENTAMOS “LA CONVERSACIÓN” A GRITO PELAO

-LA CULPA ES DE TWITTER, LA CULPA ES DEL FAX, LA CULPA ES DEL TELÉGRAFO, LA CULPA ES DEL VIENTO QUE BORRÓ LAS SEÑALES DE HUMO

-PROPONGO HACER UNA COLECTA DE CROWDFUNDING PARA COMPRAR UNA T10 A LOS PERIODISTAS, PARA QUE PUEDAN SALIR A LA CALLE

-SI NOS PUSIERAN POR LA NOCHE EL TELEDIARIO DEL MEDIODÍA, IGUAL NI NOS ENTERÁBAMOS

 

5. Los dos tweets que tuvieron más éxito:

El telediario del mediodía por la noche, y las noticias Trending topics son los que tuvieron más RT. El tema de las entrevistas por email han suscitado comentarios a favor y en contra.


6. Las ilustres aportaciones

En los comentarios continuaron las aportaciones relacionadas con las malas costumbres entre los periodistas y sus medios.

Isabel Paz hacía hincapié al tema de opinar sobre casi cualquier cosa de algunos periodistas y que en “redacciones cada vez son más menguantes” y que por tanto “una entrevista en vivo o grabada (que luego hay que escuchar…) puede convertirse en un lujo difícil de alcanzar”. Iker Armentia apuntaba al periodismo click: “La dictadura del click está arrastrando el prestigio del periodismo (también supuesto).

Patricia Reguero se quejaba que con la excusa de la crisis, cualquier tontería puede ser noticia si lleva la coletilla “por la crisis”. Jesús Rodríguez apuntaba tres nuevos fenómenos: el periodismo Yogur (no se sigue un tema, no se da contexto, los temas mueren muy pronto), el periodismo ping-pong (fulano dice, mengano contesta…) y la dejadez sobre investigar a partir de las cifras.

Aleix Cabrera señalaba el sabido periodismo de agenda (aka ruedas de prensa) y el periodismo estacional (hace calor, hace frío). También sobre la ditactura del tiempo o el espacio: a veces las noticias necesitan más tiempo o espacio, a veces solo estamos rellenando… Se pregunta si todos estos puntos no son más que una señal de la precarización del sector.

Toni Piqué aportaba la titularitis “El gobierno dice“. Y cómo colofón, Diego Salazar nos explicaba una anécdota sobre el abuso de las entrevistas por email. La curiosidad es que la entrevista era sobre las entrevistas: “Lo más gracioso (o no) es que todos titulaban con una frase mía que sin querer resumía lo que estaban haciendo: “La entrevista se ha convertido en una excusa para no hacer periodismo”.

Pueden leerlos todos en los comentarios íntegros en el post.


7. Increíblemente no he recibido ningún email

A veces, pasa. Pero no puedo asegurar que no haya alguno con ganas de partirme la cara.


8. EL DM

Al final del día tuve un pequeño lío. Resulta que mientras estaba en mi última hora de #Lolaenfurecida (un esfuerzo, no creaís…) vi el anuncio de una marca de pizzas. Una periodista decía en el spot que estábamos presenciando una sega del trigo que acaba en las pizzas.

Yo, siguiendo el estilo #lolaenfurecida, hice un comentario poniendo en duda que *aquel* trigo acabara en *esas* pizzas. Pues bien: uno de los currantes de la agencia de publicidad es seguidor mío (amigo de amigos pero no le conozco personalmente) y me lanzó varios DM para decirme que estaba muy equivocada porque reamente ese trigo acaba en las estupendas pizzas que consumimos.

Pues ale, sirva esto para flagelarme públicamente. No sé mucho de creatividad publicitaria, pero parece que esta campaña ha sido muy innovadora por emitir en directo, tratando de explicar que la empresa cuida el origen de la materia prima. No lo pillé, sorry.


9. Los datos:

Y por último, los números. Muchos pensáis erroneamente, que este blog tiene riesgo diario de que caiga el servidor por la gran cantidad de visitas recibidas. Pues no. El blog de silvia cobo NO es mainstream. Pero bien, cap problema, siempre digo lo mismo: no importa cuántos leen un blog sino quiénes.

Aún así el post y toda la historia de #Lolaenfurecida se convirtió en una especie de campaña viral. No fui Meneada, pero el post ha superado los 1.000 clics en Bitly y hasta ahora, más de 1.400 visitas. Todo un récord para este blog.

Pensé que gustaría el experimento, pero no tanto.

Bueno, pues todo es eso, amigos. Algunos dicen que a ver si otro día de luna llena me transformo o si puedo serlo al 50%.

No sé, lo meditaré este verano…

PD: claramente, @masaenfurecida pasa de mi.

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un pensamiento sobre “#Lolaenfurecida, el experimento”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *