La vida íntima de un kiosko (o cómo hacer un #reportweet)

kiosko por Cyril Petit

 

Cyril Petit,  redactor jefe del semanario Le journal du Dimanche, renunció a quedarse el pasado lunes en su cómodo y calentito despacho. El periodista decidió pasar la jornada en un kiosko del centro de París y os digo una sola cosa: en París hace un frío que pela.

Petit, valiente él -y por su bien, espero que abrigado también- se pasó todo el día en el kiosko de Didier Péan, situado en la plaza Monge, en el 5º distrito de París, en la orilla izquierda del río Sena.  Su objetivo: retransmitir la vida de un kiosko vía twitter y otras herramientas bajo la etiqueta #Kiosklive.

En la web de Le Journal du Dimanche ha colgado lo que llama Reportweet (Une journee au coteé d’un marchand de journaux”) utilizando twitter, fotos, audios en Soundcloud y videos en Instagram.

El protagonista, Didier Péan de 58 años, kiosquero desde hace más de 20 años, levanta su persiana a las 6.40 de la mañana y se marcha a las 19.30. Petit fue testigo de cómo se abría y cómo se cerraba la persiana de este kiosko el pasado lunes 9 de diciembre.

 

De esta manera Cyril Petit fue desvelando en twitter durante todo el día la vida secreta del kiosco:

  • El kiosquero está solo ante la tarea: trabaja 65 horas a la semana. Su salario está alrededor de los 2.000 euros. Repito, 65 horas semanales.
  • Cuando necesita ir al baño, un cliente de confianza le guarda el puesto mientras se ausenta.
  • El lunes es un día flojo para la venta de prensa, mientras el miércoles es un día fuerte, después de, claro está, el domingo, día más importante para la venta de diarios (los grandes diarios franceses hacen una sola edición para los días del fin de semana (sa-do, o do-lu), aunque este kiosko abra todos los días.)
  • Algunas publicaciones se colocan estratégicamente en un lugar preferente según un plano que se distribuye a los kiosqueros semanalmente.
  • Ventas diarias de media en un kiosco del centro de París, un barrio más bien de izquierdas: Le Monde 90-100, Libération 40- 50, Le Figaro 60, L’Equipe 40-60, Les Échos 10, La Croix y L’Huma 5, L’Opinion 3.
  • Ese lunes se acercaron unos 400 clientes. Los domingos, entre 500 y 600.
  • Clientes adultos: Menos del 5% de los clientes que se acercaron a comprar el lunes tenían menos de 35 años
  • Este kiosquero ofrece 600 cabeceras de las que 200 nunca las ha vendido (y me cuesta creer que las mantenga). Cyril mostraba algunas que nunca se han vendido.
  • El domingo, el Jour du Dimanche, periódico semanal, vendió 350 ejemplares, y el lunes aún vendió algunos ejemplares.

 

Cyril Petit: “Estamos aquí para escuchar a los lectores”

kiosklive cyril petit

Me fascinó la idea y me puse en contacto con el creador del “Reportweet” y redactor jefe del JDD. Quería saber qué le había motivado a pasar el día en un kiosko del centro de París (sobre estas líneas una foto del periodista y el kiosquero realizada por uno los seguidores de Petit que se acercaron a saludar y a traer un cafecito caliente).

Como pasa en España, en Francia los vendedores de prensa son también un sector venido a menos, daño colateral (o quizá,en un pez que se muerde la cola, causa) de la bajada de venta de prensa. Desde 2007 en España se han perdido 1300 puntos de venta.

Cyril Petit es un periodista que le apasionan los medios y en concreto, los periódicos. Ante la problemática actual quería saber cómo es un día de un kiosquero, punto neurálgico para la venta de periódicos y lugar donde encontrarse con los lectores.

El propio Cyril me cuenta que los domingos habla vía twitter con los lectores, pregunta y contesta (hoy podéis verle en acción). “Creo que el centro del periodismo de hoy está en la interacción con los lectores. Estamos aquí para entender quién nos compra y porqué lo hace. También me cuenta que era una manera de defender y reinvindicar la figura del kiosquero: “¿cómo van a comprar diarios si no pueden encontrarlos?”.

Al mismo tiempo Cyril quería experimentar con este nuevo formato del “Reportweet” pero más que hacer una cobertura con 50 periodistas twiteando lo mismo, quería vivir algo único.  “Quería estar en un sitio, interacturando en el lugar pero a la vez con los seguidores de twitter y utlizar varios formatos a la vez: entrevistas, video, fotos… “La interacción tiene que estar en el corazón de nuestro negocio, también si somos un periódico”.

La iniciativa ha tenido bastante repercusión. 50 usuarios le hicieron preguntas vía twitter, se ha publicado la noticia en varios medios y Petit consiguió 150 nuevos seguirdores en Twitter en un día. Hasta un ministro mencionó la iniciativa según me cuenta Petit.

Mañana lunes habrá un nuevo Reportweet, no será Cyril, pero otro periodista del JDD vivirá un día en un ayuntamiento. La etiqueta a seguir será #Mairelive

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

3 pensamientos sobre “La vida íntima de un kiosko (o cómo hacer un #reportweet)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *