Hooligans 2.0

Después de leer el último estudio sobre la participación en las versiones online de los medios tradicionales catalanes uno no puede más que quedarse con la sensación de que la gente que comenta en medios de comunicación son la versión online más parecida a una panda de Hooligans.

Da un poco de vergüenza ajena leer las conclusiones del análisis:

El estudio destaca que la mayoría de los comentaristas envían tan solo un mensaje (86%), (también reconocen que hay dos lectores del Avui que envían más de 25… ), la escasa capacidad de argumentación de los comentaristas, su nulo interés por escuchar otros argumentos, convirtiendo el diálogo en un verdadero “monólogo”. Es fácil registrarse con nombres falsos, y las descalificaciones –lamenta el estudio- son muy habituales, no sólo para los actores de la noticia sino también para los políticos en general, los periodistas o el propio medio o incluso en la competencia (y el estudio pone ejemplo verídicos…). Para más inri, una de las secciones que menos partipación genera es la de Opinión. Tomen buena nota, periodistas.

En resumen, la foto es bastante desalentadora, pero nada sorprendente.

Cualquiera de nosotros ha entrado en esa oscura habitación en lo más importante es demostrar quién la tiene más grande.

Pero la conclusión no debe ser de que en Internet la conversación no es posible, porque aquellos que paseamos asiduamente por la red sabemos que la hay y es tremendamente rica.

Creo que hasta los autores del estudio lo saben: la participación de las personas no empieza ni acaba en los comentarios de las noticias, ni empieza ni acaba en los propios portales de información.

Los que tenemos blogs o que paseamos habitualmente por medios especializados no estamos acostumbrados a estos modales, de hecho, no sabemos qué es eso…

La conversación se extiende en la red y cada vez más, fuera de los medios. Esos oscuros espacios de comentarios actúan como disuasorios. Cualquiera que intente argumentar y dialogar se verá pronto defraudado por otro comentarista poco dispuesto al intercambio dialéctico. Muchos acaban abriendo un blog donde sí hay un espacio para la argumentación, o lo hacen , cada vez más en redes sociales.

En realidad la “participación” y el “diálogo” está ahí fuera, fuera de esos medios.

¿Cómo podrían entonces los medios capturar ese diálogo de valor?

La tecnología permite aproximar ese “diálogo” a las noticias. Así cómo vemos en muchos blogs quién ha enlazado un post, podríamos ver junto a la noticia quién enlazó, como hace lavanguardia.es con twingly.com. En muchos blogs, uno es capaz de ver aquellos tweets relacionados con el post del blog o en el caso de un medio como lainformación.com, muestra los tweets relacionados con la sección o a un determinado tema junto a las noticias (Mashable es un ejemplo, para mi gusto, un poco too much…)

Tiene que ver algo, acaso en dirección opuesta, con aquello que Alfred Hermida llama el “Ambient Journalism”. Hermida considera que “en el caso del “ambient journalism”, el rol periodístico podría estar en el diseño de herramientas que permitan analizar, interpretar y contextualizar un sistema de recolección de inteligencia, más que en la práctica establecida de la selección y edición de contenido.”

Todos son ejemplos de intentos para captar el valor social que generan las informaciones.

Precisamente Jeff Jarvis reflexionaba sobre la mal entendida participación en los medios. Según el periodista y blogger, hay un problema de actitud: los medios entregan la información sólo cuando ésta está terminada como producto para entonces, “permitir” a los lectores comentar.

El problema dice Jarvis, es que los medios no se preguntan sobre cómo pueden facilitar esa conversación ni qué hacen ellos mismos para mejorar la calidad de los discursos. Además, los medios esperan tener como resultado un ordenado y controlado flujo de participación. El error según él: “Internet no es un medio, es un lugar, un lugar público”.

No dudo que la tecnología hará que finalmente sea posible para los medios capturar esas conversaciones que generan las noticias y que sí son generadoras de diálogo y valor. Pero ciertamente también el concepto de participación de los medios online debería cambiar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Esta entrada fue publicada en ciberperiodismo, Periodismo y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Hooligans 2.0

  1. Pingback: Silvia Cobo » El Washington Post elimina la figura del Ombudsman

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *