El Twitter que yo conozco, una experiencia personal

El lunes se celebró el quinto aniversario de Twitter. Un montón de reportajes, noticias y minutos de televisión fueron dedicados a la plataforma de microbloging. Mientras los leía y escuchaba me daba la sensación de que estaban hablando de un Twitter muy distinto al que yo conozco.

Cuando se habla de twitter de cara a un público generalista sale enseguida el Twitter de los famosos y de los grandes números: Gente famosa no por Twitter (actores, músicos, etc…) que en poco tiempo acumulan miles e incluso millones de followers y que ,a su vez, no llegan a seguir ni a una décima parte de la gente que les sigue.

Cada uno elige qué Twitter quiere, cada timeline personal es una experiencia bien distinta de Twitter. Por eso es tan difícil traspasar la experiencia a otro usuario. A quién sigues y a quién no, qué dices y qué no dices, qué buscas, qué miras, a qué horas, para qué… las variables son infinitas y tú debes decidir.

Mi experiencia de Twitter -para qué utilizo yo esta herramienta- está muy alejada de la de esa gente. Hace 3 años y medio que vivo en Twitter. Suelo seguir a periodistas, gente del sector medios e Internet y todo aquél que en algún momento y por alguna -a veces bien extraña- razón me haya parecido bien seguir. No necesito conocerlos personalmente para compartir enlaces y noticias que nos puedan interesar. (Por ejemplo, no hago lo mismo en Linkedin, dónde solo añado a aquellas personas que conozco).

Siempre digo que Twitter -en mi caso- es una comunidad de intereses autoformada: nos hemos ido encontrando gente a la que nos interesaban los mismos temas. Pero eso era sobre todo al principio, cuando no había guías ni listas con las que orientarse.

Claro que cada uno utiliza Twitter como mejor le parece. Por supuesto. Pero el Twitter que yo vengo viviendo es una comunidad de intereses que me enriquece y que me da a conocer mil noticias, historias, ideas… y el intercambio es mutuo y constante. No es un monólogo.

No me imagino mi timeline con solo 17 personas a las que seguir. Por lo menos, no me enteraría ni de la mitad de cosas que me entero a través de mi timeline. También os digo que las listas se hacen cada vez más necesarias y optimizan el tiempo que le dedico a la herramienta (Y eso da para otro post reflexionando sobre los límites y la crueldad del timeline que confunde lo importante y con lo inmediato..).

Pero no me siento identificada con un un usuario con 30.000 followers que sigue a 17, y que a penas le importa nada más que su autopromoción y cualquier banalidad. Ese no es el Twitter que yo conozco y en el que vivo a diario.

Twitter es una herramienta y depende de nosotros decidir para qué queremos utilizarla y qué sentido darle: para comentar lo que estoy desayunando o para participar en una revolución. Y ésta, no hace falta que sea ni ruidosa ni mediática.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Un pensamiento sobre “El Twitter que yo conozco, una experiencia personal”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *