El espectador no es audiencia


Excelente artículo ayer en el suplemento Cultura/s de LV sobre el nuevo rol de “un espectador abordado”, por Andrés Hispano, en cómo el papel de éste ya no es pasivo y cómo la tecnología le da “capacidad propositiva”.

“Pero lo que más complica hoy las estrategias comunicativas es que el espectador conoce (ya) las estrategias comunicativas. Es más, las burla y, consecuentemente, rediseña en un involuntario (?) gesto colaboracionista” (…)

“La red, por otra parte, ha hecho del espectador, ahora más que nunca, un observador activo y respetado.

La atomización que ha sufrido su atención, así como su capacidad para modelar las herramientas y dispositivos de comunicación, le han conferido un valor excepcional.

Captar su atención, y hacerlo sin alertar sus defensas y prevenciones, es hoy una meta difícil. Quizás por eso su figura es hoy tan valorada. Ya nadie confunde espectador con audiencia.

El primero es alguien de quien nos interesa cómo atiende, observa y procesa la información. La audiencia es una masa de quien sólo podemos conocer algunas de sus decisiones, a lo más, aventurarnos a adjudicarle un gusto“.

y continúa:

“El espectador dispone de una amplia iconografía, que culminaría con la imagen de cualquier político en un mitin, avalado por unos espectadores sentados a sus espaldas.

La audiencia, en cambio, es anónima, se volumetriza de manera abstracta y, en la mayoría de los casos, es la excusa que justifica todo lo objetable.

El espectador se revela hoy más complejo, impredecible y activo que nunca, es alguien de quien podemos saber qué mira pero de quien nos interesa más que nunca saber cómo mira, procesa y comprende.”

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Esta entrada fue publicada en Internet y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *