Del superusuario al superlector

Ha nacido el superlector. Un lector por el cual cualquier medio suspiraría. Un lector comprometido, fiel y activista del medio. Si la Red generó superusuarios la tecnología también ha generado superlectores.

Marc Roca es un superlector del periódico catalán El Punt. A día de hoy, este lector lidera la estrategia social en Internet del diario. Sólo que… él no trabaja para el diario.

El Punt, periódico comarcal nacido en Girona a finales de los 70, empezó a expandirse por la geografía catalana en la última década con la ambición de cubrir todo el territorio catalán. Desean ser un periódico “nacional por ediciones”, de las 7 actuales quisieran llegar a completar 10.

Pero el Grupo El Punt, aún con su ambiciosa estrategia de penetración territorial, tiene un déficit importante en pleno siglo XXI: Su ausencia en la Red. El periódico tiene una testimonial presencia gracias a un acuerdo con Vilaweb que se limita a un volcado de contenidos.

Marc Roca es un joven licenciado en derecho y profesionalmente dedicado a la E-administración. Gran apasionado de los medios y las TIC, realizó un postgrado en periodismo digital y desde el 2004 edita un blog personal alojado en Vilaweb que ha ido derivando en un espacio para la información sobre los media catalanes.

Este superusuario natural de Terrassa, como tantos otros, empezó a editar un blog como respuesta “a una necesidad personal de comunicar”. Con los años Marc fue mejorando sus habilidades comunicativas y sus conocimientos tecnológicos. Y con ello se abría la puerta al activismo en la red.

Paralelamente, El Punt abrió edición en Barcelona. A Marc le atrajo el modelo que representa El Punt dentro del ecosistema mediático catalán. Un proyecto que califica como “ilusionante” y del que se ha ido sintiendo cada vez más implicado.

Poco a poco, empezó a escribir en su blog personal comentarios sobre cómo mejorar el diario, cómo hacerlo más interesante o sugiriendo estrategias para llegar al público objetivo del diario catalán a la vez que invitaba a otros lectores a involucrarse.

Todo esto no pasó desapercibido por el diario. Hace más de un año El Punt, en una iniciativa pionera, fundó un Consejo editorial formado por lectores.

Repartidos geográficamente según el peso de cada edición, más de un centenar de personas comentan, informan y construyen juntas el periódico, a través de una intranet que les sirve para gestionar la participación de cada uno de ellos. Realizan también encuentros personales con los responsables del diario. Marc Roca fue invitado a ser miembro del consejo como representante del Vallès.

A día de hoy Roca gestiona, por iniciativa propia, un blog de El Punt también alojado en Vilaweb, El Punt glocal, evolución natural, dice, de los post que venía haciendo en el suyo personal.

Roca ha creado un grupo en Facebook y un canal en Twitter de El Punt donde enlazar con artículos del diario y al propio blog.

Es por tanto un lector del periódico de papel quién está gestionando los usos en medios sociales del diario.

Le pregunté a Marc hasta cuando seguirá gestionando estos medios. “Hasta que el proyecto digital de El Punt salga a la luz. El día que esto suceda, lo cerraré todo”.

La página web del diario no tiene todavía fecha. Se hablaba de febrero de 2009, pero en una reciente entrevista de su director, éste reconocía que el proyecto digital es el futuro, pero hoy por hoy no es una prioridad para el grupo.

El grupo, concentrado en otros menesteres, responde con un “laissez faire” a Roca, sin mostrar demasiado entusiasmo por sus iniciativas en los medios sociales.

De los superusuarios a superlectores. Éste es sin duda un caso paradigmático pero ¿habrá más lectores como Marc Roca?

¿Serán capaces otros diarios en motivar así a sus lectores hasta convertirlos en verdaderos apóstoles de su cabecera?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Esta entrada fue publicada en Blogs, ciberperiodismo, periódicos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Del superusuario al superlector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *