Últimos posts

El efecto bola de nieve de la mentira (y a mi que me registren)

Si ayer os hablaba de verificación, ayer mismo nos sacaban los colores (no ganamos para tortas). Un usuario de Twitter (@barcelofia) se inventó unas declaraciones de un futbolista en el diario ficticio “The Mirror“. Este es el efecto bola de nieve que produjo (la imagen la publicó horas después el mismo usuario):

The mirror Fake

 

Publicaron las declaraciones Marca, Mundo Deportivo, Sport, etc… Todas ya borradas, el enlace es a la copia Caché de Google.

Marca

En una búsqueda hoy jueves, encontramos la noticia clonada en cientos de sitios:

"No perdimos por el árbitro, perdimos porque siguen siendo el mejor equipo del mundo" - Buscar con Google 2014-02-20 18-57-08

Los pillines de LaVanguardia, en vez de guardar digno silencio, sacaron una noticia con el incidente sin nombrar a los medios implicados. Oye, cómo si fuera un fenómeno metereológico: a mi, que me registren. Esto fue hace dos días y aún ayer algún medio despistado volvía a publicarlas…

El otro día os citaba el caso que contaba Miguel Mora del Paparazzo francés que anunció que el Washington Post publicaría sobre un supuesto romance entre Obama y Beyoncé. Y coló. Y como esta cada día hay alguna.

 

Hay mucha gente con ganas de sacarnos los colores (remember #PrayForPortugal o De Benedetti ?),  y no les culpo. Está claro que los estándares de muchos medios (y de los principales!!) en Internet ya no llegan ni a los básicos.

 

MORAJEJA

NIÑOS, para que no os metan un gol (festival del humor) antes de publicar unas declaraciones de un medio guiri, BUSCADLAS.

Ya no hay excusa, que hasta el traductor de Google te resuelve unas declas en mandarín. Enzalar no os dolerá, espcialmente si evita que hagas el ridículo.

 

PD :Por cierto, que no suelo ser visitante habitual de medios deportivos  (aunque debería…) y estoy asustada de la brevedad de las noticias. Tanta profundidad me tiene admirada.

Verificar información: Back to the basics!

Verification Handbook

Ya está online el Verification Handbook, un actualizado manual sobre técnicas de verificación de informaciones y elementos multimedia dirigido a los periodistas y editado por Craig Silverman (otro friki de cuidado con permiso de la que esto escribe).

Me he tomado mi tiempo para leerlo y solo os digo una cosa: back to the basics. Verificar información en Internet no parte de ninguna técnica revolucionaria sino que bebe de las fuentes más esenciales del periodismo.

El problema, me da la sensación, es que precisamente hemos olvidado todas aquellas reglas y mecanismos de actuación par el trabajo con informaciones: “Comprobar” no está de moda.

  • Los básicos: Cuestionarnos todo lo que vemos y oímos, verificar las fuentes de origen y hablar siempre con fuentes primarias y testigos oculares.

Visto lo visto, ser escéptico es un seguro de vida en el periodismo. Ayer  mismo veíamos el caso del niño que cruzó supuestamente el desierto solo, o la semana pasada, cuando aquel paparazzo francés se inventó que la historia del romance de Obama con Benyoncé.

También me doy cuenta de que el material que publiqué sobre verificación en mi libro Internet para periodistas en 2012, sigue siendo un material útil, precisamente por eso (sí, no tengo abuela…).

Conclusión: sí, os lo recomiendo. Es un manual muy completo que nos recuerda hasta qué punto las normas básicas del periodismo más tradicional encuentran acomodo en la era de Internet. Todo se integra: acciones online y offline para hacer periodismo. Y los periodistas, siguen siendo actores que deben tratar de dar sentido a la avalancha de fuentes.

  • La verificación es hoy aún más crucial: una mezcla de conocimiento, experiencia, olfato, documentación y herramientas.

Paso a destacar algunos capítulos e ideas del libro:

Verificar es volver a las rutinas clásicas

verificar_libro

Si tu madre dice que te quiere, no te lo creas. Habla con amigos y familia, busca pruebas y confirmaciones, dice Butry en el capítulo 2. Para él, la pregunta claves es: ¿cómo sabe tu fuente eso? pero no solo para preguntar a tu fuente, sino que tu jefe debería preguntártelo a ti. Incluso hacerlo en 3ª persona a una fuente desconocida: ¿cómo saben eso?

El peligro hoy es repetir como loros las informaciones de fuentes -oficiales (ay!) o no- sin molestarnos en cuestionarlas y verificarlas. Hoy nos escudamos en el “fulanito dijo” y nos quedamos tan anchos.

Las redes sociales son como el canal de radio policial

Me gusta mucho cómo explica Anthony De Rosa, ex social media editor de Reuters, la relación de un periodista con las redes. “Recordad que la información de las redes sociales tiene que ser tratada como cualquiera otra información: con un tremendo escepticismo“.

Para De Rosa, la información que encuentra en redes es como oír por un walkie talkie el canal de radio de policia (yo lo he visto utilizar en un diario hace años, no sé si aún se hace… ;)). Toma mucha información pero la utiliza para dirigir su investigación de la manera más tradicional: descuelga el teléfono, envía emails e intenta contactar fuentes primarias.

Especialmente interesante el caso que explica sobre su uso de Tweedeck para monitorizar, pero también para verificar, una herramienta que utilizan a diario periodistas de las principales redacciones del mundo. Básico sacar partido de las listas y todos los filtros para afinar búsquedas de testigos oculares (en sus opciones ganó la batalla a hootsuite).

Verificar 360º: Crossmedia y online/offline

Pero para verificar, De Rosa insiste: la clave es cruzar fuentes y plataformas, pasar de online al offline, todo suma para crear un cuerpo de evidencias.

En el capitulo dedicado a los contenidos generados por usuarios, (y que vale la pena leer) siguen el siguiente esquema:

1. Procedencia: ¿es la pieza original?

2. Fuente de la información

3. Fecha de subida del contenido

4. Localización

Verificar imágenes y videos

Supuesto niño solo cruza el desierto

Las rutinas para verificar  imágenes y videos siguen buena parte del esquema tradicional que acabamos de ver. Pero precisamente estas piezas suelen llevar a error con más frecuencia a los periodistas. Son otros dos capítulos esenciales del libro que recomiendo leer.

Como decía, hay que ser MUY ESCÉPTICO ante las historias que nos “presentan” las imágenes. Existen ya muchas herramientas para verificar imágenes. Sin embargo, como me comentaba un reputado fotógrafo, los maestros del Photoshop pueden incluso borrar los metadatos de la pieza. Estamos en ello.

Cuidado también con el del Video, el tema de las horas de subida en Youtube y de localización de los videos originales merecen también atención.

Todos los casos prácticos os serán muy útiles para haceros a la idea de cómo hay que combinar todos los recursos que tenemos al alcance: preguntas que hacerse, comprobaciones, uso de redes y  herramientas.

Herramientas

Finalmente, hay una lista de herramientas que se supone que es lo más jugoso. Pero hay un problema: son muchas y el comentario que las acompaña, las describe pero no valora. Odio las listas muy largas de herramientas porque al final no te comentan cuál es mejor o más útil, y porque son demasiadas como para que la gente se dedique a  explorarlas todas. Al final la divulgación es más ineficaz.

Algunas seguro que las conocéis, pero determinar cuáles son útiles, te llevará un rato. Por ejemplo, algunas que sirven para verificar identidades, sirven para EEUU, para Europa, no tanto.

LEMMETWEETTHATFORYOU Papa

Fuera de esta lista, pero sí en el documento, se cita Lemmetweetthatforyou.com, una tan peligrosa como divertida herramienta que todo periodista debería conocer: produce tweets ficticios de cualquier usuario. Como esta del Papa llamando pelotudos al personal… ;)

Innovación tecnológica y futuro de la verificación

Aunque quede un poco aparte, es muy interesante el capítulo dedicado a cómo algunos proyectos intentan automatizar ciertos procesos de verificación. Se citan varios proyectos donde se combinan los algoritmos con el trabajo humano.

Hay que seguir de cerca nuevas herramientas que permiten la colaboración de los usuarios en muchos procesos de verificación, el llamado Crowdsourcing. Plataformas genéricas como Crowdcrafting que los medios podrían utilizar, pero también proyectos específicos ya en marcha en el ámbito árabe como es checkdesk.org.

Facebook alcanza los 18 millones de usuarios activos en España

irene cano de FacebookFacebook declara tener 18 millones de usuarios activos en España y 1.190 millones de usuarios activos en todo el mundo (septiembre 2013). Dado que siempre es difícil acceder a datos actualizados sobre usuarios en las redes, me ha parecido importante dejar constancia de algunos de los datos que Irene Cano, directora general de la red social en España, declaraba en una entrevista publicada el pasado domingo en el suplemento de Negocios de La Vanguardia.

De los 18 millones de usuarios españoles, 13 son usuarios activos diarios. 1 de cada 8 minutos que dedicamos a estar lo online, lo pasamos en Facebook, mientras que en el móvil (incluyendo Instagram) es 1 de cada 5 minutos.

Cano también desvela que cada persona, de media se conecta 14 veces al día a Facebook a través de móvil (pues me imagino que hay alguien que debe conectarse 27 veces al día…)

El negocio móvil de Facebook

La directora general de Facebook en España también afirma que el 41% de los ingresos de la red social ya provienen del móvil. Más de 800 millones de usuarios en móviles.

En España, Facebook cuenta con 12 millones de usuarios activos móviles, de los que 8 son diarios.

La sociedad de la transparencia (o por qué iba yo a colgar mi foto en pijama en Instagram)

 

En Herder acabamos de publicar “La sociedad de la transparencia” un breve ensayo del filósofo alemán de origen coreano Byung-Chul Han. Después de haber conocido “La sociedad del cansancio” en esta ocasión Han busca ampliar nuestra juicio sobre la “transparencia” mucho más allá del ámbito político. Han insiste: la transparencia se está convirtiendo en la nueva obligación, un imperativo del que parece que no podemos escapar y que se aplica a muchos ámbitos de nuestra vida, no solo a la política.

Para Han las personas necesitamos ámbitos de nuestras vidas que no estén expuestos a la mirada del otro, “una iluminación total las quemaría”. Dice Han que “la exposición es explotación”.

El Panóptico digital

Para Han La sociedad de la transparencia está íntimamente ligada a la sociedad del control. Una sociedad donde la confianza se ha desvanecido para no quedarle otro remedio que apoyarse en el control. Pero a la vez la paradoja está en el nuevo panóptico digital.

El Panóptico De Bentham fue un proyecto imaginario para una cárcel. Este filósofo belga diseñó la cárcel perfecta: los presos eran vigilados desde un centro elevado sin que pudieran darse cuenta si eran vigilados. Los presos estaban aislados unos de otros. Solo el vigilante era el que podía ver a todos los presos en su totalidad y podía ausentarse de la vigilancia sin que los presos  se dieran cuenta.

Sin embargo ahora en Internet -dice Han- los usuarios ya no están aislados los unos de los otros, al contrario, hipercomunicados entre ellos y sin embargo entregados a la supervivencia de la estructura, exhibiéndose. Si lo que aseguraba en Bentham el control era la soledad, para Han, en el nuevo entorno es precisamente esa hipercomunicación la que hace posible el control.

“Hoy, contra lo que se supone normalmente, la vigilancia no se realiza como ataque a la libertad. Más bien cada uno se entrega voluntariamente a la mirada panóptica (…) El morador panóptico es víctima y actor a la vez”.

Han también critica la superficialidad y rapidez del “Me gusta” – y que no hay “No me gusta”- o una política transparente basada tan solo en “opiniones” que por tanto no pueden implicar ningún cambio. Habitar no es posible en un mundo siempre expuesto. Y con la exposión, la explotación. Los usuario “nos vendemos” a nosotros mismos. La hipercomunicación e sobreinformación no garantiza ninguna “verdad” sino que la dificulta.

Byung-Chul Han desarrolla muchas ideas que me han parecido muy sugerentes pero quizá en todo no estoy de acuerdo. Quizá pueda parecer exagerado o incluso ciertamente pesimista (¿o más bien realista?), pero lo que me hizo recordar el otro día a Byung-Chul Han (José-Antonio Han para los amigos) fue un probador de ropa. Sí.

La realidad: fui a comprarme un pijama. y me encontré este mensaje en el probador:

Instagram, Share your outfit with us #TEZENIS

 

Por qué iba yo a colgar mi foto en pijama en Instagram

Queda muy cool dicho en inglés. Pero la realidad es esta: quieren que colguemos nuestras fotos en pijama o -si hay suerte- en ropa interior. Lo peor es que busqué el hashtag y hay gente que lo hace… ¿Esto era la transparencia total, no? ¿O es peor contar tu vida?

 

*He puesto una foto mía de la Apple Store de Barcelona. Es muy…transparente, todo es muy transparente allí.  Pero ¿os habéis fijado que las cajas registradoras están discretamente camufladas en algunas mesas?. Es que como si el dinero no existiera allí, ensucia. La Store es más parecida a un museo que a una tienda. Curioso, ¿no os parece?

 

El verano vagabundo

La semana pasada diario El País publicó un artículo llamado El pensamiento vagabundo. En él, su autor, el escritor Jordi Soler, defendía la necesidad del silencio y de apartarse de todo para dejar espacio -y tiempo- a la creación.

Soler nos hace ver cómo nuestra vida se ha visto acelerada: no hay segundo que perder. Si una aplicación nos ahorra tiempo no será para ganarlo para luego no hacer nada sino que acto seguido buscaremos otra actividad en la que estar muy ocupados. Ni siquiera en el metro o en el ascensor estamos sin hacer nada. Cualquier segundo de nuestra existencia tiene que estar centrado en hacer algo “práctico”, algo verdaderamente útil: contestar un email, un whattaspp o ver twitter.

¿Que no tenemos 2 horas para autosecuestrarnos de nuestra propia vida e introducirnos en otra a través de una película? No importa, en 45 minutos te metes en un capítulo de Mad Men (Aquí la gente de The Wire jugaron con fuego, eran eternos -y muy densos- capítulos de hora y media).

Todo tiene que ser breve, rápido y por fuerza -permítanme decirlo- superficial. En los 140 caracteres se puede pasar mucha información, pero afrontar la complejidad de un discurso es harto complicado. Por eso aún no han muerto los blogs (pero noten que mi frecuencia de publicación no es ni de lejos la de hace años, estoy muy ocupada intentando encontrar algo que publicar en un mar de información entregada a la última hora).

Durante los 9 meses que me dediqué a escribir mi libro experimenté una muy original técnica para conseguir concentrarme y escribir. Con una buena dosis de autodisciplina durante dos o tres horas no había twitter en el mundo, ni conexión de datos en mi móvil, ni llamadas de alerta de ningún tipo que robaran mi atención. Solo así conseguí escribir un libro.

Sí, ya ven que tengo una lucha interna, entre escribir esto ignorando el resto del mundo o entregarme al río de Heráclito que es el lector de fuentes Feedly.

 

Verano vagabundo

Todo esto viene al caso para justificarme del silencio de este blog durante los dos meses de verano. Todos los años desde hace 6 cierro el blog en verano. Mi persona necesita un freno, un vacío, un silencio. El calor ayuda a nuestro pensamiento perezoso, lento y algo contemplativo. Necesito no hacer nada, no leer nada que se actualice cada minuto, ignorar todo ese mundo virtual como si no fuera tan importante y focalizarme en lo más real y concreto: el suelo bajo mis pies, el sol que calienta, el agua que te envuelve en el mar. Pararse y sentir que habitamos este mundo de manera consciente.

Y todos los años de ese periodo de no hacer nada “importante” salen las mejores ideas. Como concluye Jordi Soler en su artículo:

Tanta hiperactividad debería ser contrapesada con periodos de inactividad, de silencio, de concentración en una sola idea; porque de esos periodos de calma, de aburrimiento incluso, salen las grandes obras, detrás de cada poema, de cada sinfonía o novela, de cada lienzo, hay una persona que ha pasado largos periodos sin hacer nada.

 

Ha sido un buen verano vagabundo. Sin embargo, necesitamos más tiempos vagabundos, aunque no puedan ser más que breves periodos durante el año. El timeline es cruel y despiadado, incapaz de distinguir entre la última hora y lo verdaderamente importante. Y ahí nos toca poner algo de nuestra parte. No hay app que pueda pensar por ti.

Aquí vuelvo, las ganas de escribir no han desaparecido.

*La foto es mía, en un momento también vagabundo de este verano

Twitter Pitch o cómo mejorar tu Bio de twitter

Se conoce como elevator pitch aquella presentación sobre un proyecto o persona que se hace de forma breve y muy concisa. Lo del elevator viene porque representa el escaso tiempo que puede durar una conversación en un ascensor. Es un recurso muy utilizado para aquellos emprendedores o profesionales que tienen un proyecto e intentan conseguir financiación o atención por parte de inversores. El objetivo último del Elevator pitch es el de informar y atraer la atención del interlocutor en tan solo pocos minutos. La presentación por tanto ha de ser breve, concisa y clara en cuánto al proyecto que intenta “vender”.

Siguiendo este símil denomino Twitter Pitch  a los pocos segundos que otro usuario de twitter dedicará a examinar tu perfil y decidirá si le interesa hacerte un preciado “follow”.

Os confieso que a menudo estoy tentada a publicar una colección de perfiles de twitter ciertamente divertidos pero sumamente desconcertantes para aquellos que buscan en twitter un uso profesional de la herramienta.

 

Cómo ganar a un follower de calidad en Twitter

Sabemos que en Internet los usuarios navegan de forma bastante anárquica y veloz, con actitudes más de cazador impaciente de información. Es por eso que es importante afinar nuestra Bio en twitter.

Tienes apenas unos segundos -y 160 caracteres- para explicar quién eres y  ofrecer buenos motivos a tu posible nuevo “seguidor”  para ganarte su follow.

Es por eso que no debes perder esa oportunidad en esos preciados escasos segundos de atención en los cuáles esa persona hará una rápida evaluación de tu perfil:

1) leyendo la bio,

2) solo haciendo click en el link si le has picado la curiosidad (y si lo tienes)

3) y finalmente, examinando tu timeline – tus últimos mensajes- para corroborar lo leído en la bio o en busca de más información sobre tí.

Con toda esa información tomará una decisión sobre tí y es difícil que una vez abandonado vuelva a tu perfil. Solo accederá a seguirte si algo de lo que ha leído le interesa.

Quizá sea el sector en el que trabajas, o bien la empresa en la que trabajas. Ha visto lo que tuiteas y a él también le interesa. Puede incluso que haya entrado en tu blog y le haya parecido interesante… etc Hay mil razones por la que alguien decida empezar a seguir a otro usuario por motivos profesionales, pero lo seguro es que si no lo pones fácil y te haces visible, es mucho más complicado que alguien acceda a seguirte.

Os doy algunos puntos a evitar para mejorar los perfiles y algunos trucos importantes.

Don’t:

1. Explicar cosas misteriosas, demasiado vagas o generalistas, incluso poéticas (a no ser que seas un nobel de literatura, claro), todo aquello que no ayuden a situarte en qué esfera profesional te mueves.

Piensa que  el “me gusta viajar leer y estar con mis amigos”, es lo que le gusta a todo el mundo, así que tampoco dices demasiado de ti, si es que eso fuera relevante para tu perfil profesional.

2. Utilizar en el pefil fotos del veranito en la playa: deja eso para el perfil para ligar, no para el profesional…

3. Fotos de perros o cualquier otro animal de compañía que no seas tú claramente reconocible.

4. Dejar el link de la bio en blanco. Pecado.

5. Dar por supuesto que alguien hará click en el link para saber más de ti, especialmente si no cuentas nada.

6. Yo creo que ya está superado lo de autodenominarse gurú de lo que sea , ¿no?

5 Consejos para mejorar tu Twitter Pitch en 160 caracteres:

1. Al grano:

Describe claramente qué eres (profesión, sector profesional…) y qué temas te interesan o ocupan.  Tienes poco espacio, sé muy concreto y utiliza palabras inequívocas. Mejor “periodista” que “juntalentras” o “plumilla” o cualquier otra cosa que se te ocurriera por muy gracioso que parezca. Mejor “desarrollador de software” que “artista del código“.

Explica qué te interesa o sobre qué tuitearás. Esa es tu oferta para ser seguido. Por supuesto que si yo digo que me interesa el periodismo no conseguiré que me siga un aficionado al triatlón, pero está claro que no es la audiencia que me interesa… De ahí que hablo de una audiencia cualificada.

2. Palabras claves en la Bio: A la vez que dices sobre qué tuiteas normalmente (otra razón para seguirte o no hacerlo), la inclusión de palabras claves hará que aparezcas en las búsquedas de perfiles sobre esas mismas palabras. Se trata una manera de optimizar los textos de las bios para las búsquedas en el buscador de Twitter, SEO.  Eso incluye también el link.

3. Enlaza el link de tu bio a tu web/blog profesional: a falta de él, a tu CV online tipo Linkedin. No pierdas esa oportunidad de atraer una visita de calidad a tu terreno, tu web o perfil profesional. Pero tampoco pienses que todos harán click y por tanto, innecesario explicar algo de ti. Cuenta lo esencial antes. Si les interesas, hay más posibilidades que visiten tu web.

4. Foto tuya (1) con la cara reconocible (2):

Un perfil sin la foto de una persona (1) genera más desconfianza. (2) Reconocible: si vas a un sarao de tu sector querrás que te reconozcan para hacer networking. De ahí que es poco aconsejable utilizar la foto de tu perro ( a no ser que te lleves a tu perro al evento de networking…)

5. Deja la puerta abierta a que te contacten:

Si no sigues a alguien no podrá enviarte un DM. Pero por eso mismo es importante el link del perfil: puedes llevar a esa persona a tu web y  de ahí encontrar la forma de contactarte. Hay gente que incluye en su Bio su email. No es mala opción.

Malas Bios


Reconozco que hace tiempo que quería hacer un post poniendo malas bios que me voy encontrando, pero es algo delicado. Al final cada uno es dueño de su twitter. Encontré alguien que le gustó la idea de recopilar las malas bios en un tumblr. Pero lo dejó, una lástima porque prometía… ;)

Os acabo de meter un buen rollo. Felicidades por llegar aquí abajo. Sin embargo, todo esto no son más que consejos desde mi experiencia de más 5 años en twitter con un perfil profesional.

Si os sirve, me alegro. Si no, pues nada. It’s up to you!

At The Miami Herald, tweeting’s about breaking news in the a.m. and conversation in the p.m.

El triunfo de la estética Pinterest

Pinterest nació en 2010 y como quién no quiere la cosa, además de revelarse como una red social muy influyente para el ecommerce, su estética ha marcado el desarrollo de otras redes sociales e incluso de medios de comunicación. Es el triunfo de la estética Pinterest.

La estética Pinterest se define como el triunfo de lo visual, la imagen com centro, una retícula que ordena los elementos, el scroll que va cargando nuevos elementos a medida que se baja. Cada elemento como unidad lista para ser viralizada socialmente, con una usuabilidad limpia y muy atractiva. Pero Pinterest, que acaba de rediseñarse, es también una máquina de descubrimientos.

Desde hace meses no hago más que encontrarme redes y medios que adoptan esta forma visual para mostrar los contenidos. Sin querer ser exahustiva aquí van algunas redes sociales que he ido recopilando:

RebelMouse:

Este sitio que agrega contenidos automáticamente de varias redes sociales es un de los más claros ejemplos de esta “estética” Pinterest (ya hablé en el blog sobre qué es Rebelmouse).

- Storify: la portada de Storify recientemente diseñada está inspirada claramente en Pinterest.

- Thinklink

Ya os hablé de ella, una plataforma que permite colocar elementos interactivos de forma sencilla sobre una imagen o gráfico.

- Via.me

Otra plataforma que permite explicar historias a través de diferentes formatos sociales y audiovisuales, tratando de centralizar la actividad de un usuario en redes sociales en un solo lugar.

 

Si hablamos de medios, algunos utilizan RebelMouse como herramienta embebida como ya os conté en el blog. El Washington Post, por ejemplo, en el caso de la toma de posesión de Obama, lo utilizaba como página de información en tiempo real para hacer coberturas (recordar que Rebelmouse permite automatizar pero también editar contenido).

 

Pero también ha influido en el diseño de sitios web o en el diseño de determinadas páginas:

 

- Mashable, en su reciente rediseño ha optado por una organización de la información muy similar a la de Pinterest.

Pero otros como el Wall Street Journal tambien han adoptado este formato visual para publicar contenido en tiempo real. El periódico norteamericano lo utiliza para insertar elementos sociales en tiempo real, por ejemplo, con la reciente muerte de Margaret Thatcher.

 

Y hasta aquí lo que llevo anotando desde hace meses…

Pero justo preparando este post encontré una nota publicada en Quora sobre este mismo tema en el que se listan áun más páginas (What websites strongly resemble Pinterest’s design?)
y que no he sido la única en ver sitios web “Pinterests like” por todas partes…

Good News Beats Bad on Social Networks

¿Es necesario estar en todas las redes sociales?

Como el río de Heráclito, Internet está en constante cambio. Cada día surgen nuevas redes sociales y plataformas de contenidos que podrían sernos útiles. Sin embargo el tiempo que disponemos al día para alimentar nuestra presencia en redes y plataformas en Internet es limitado. A eso hay que sumar que cada vez es más complicado intentar “estar a la última”.

Si hablamos de medios, en las redacciones digitales no hay tiempo suficiente para probar nuevas herramientas. Experimentar exige a menudo una inversión de tiempo y sobre todo de recursos que no están disponibles. Para más inri: el esfuerzo dedicado a personalizar o dinamizar una red o plataforma no siempre puede que nos vaya a dar los resultados esperados. La pregunta se hace inevitable, ¿de verdad necesitamos estar en todas las redes sociales?

Encontrar el equilibrio entre la innovación y rentabilidad no es siempre fácil. Sin embargo estas sencillas ideas que proponen en Mediashift dedicadas a medios de comunicación nos pueden servir de punto de partida también para otros sectores o tipo de organizaciones. Hagamos un poco de economía de redes.


Preguntas que hay que hacerse antes de entrar en una nueva red social

1. ¿Está mi audiencia ahí?

A menudo en Internet hay “fiebres” con las redes y las plataformas. Un buen día HAY que estar en Quora y si no consigues una invitación es que eres un mequetrefe. Dos días después si no pineas en Pinterest, no molas. Era la fiebre Pinterest. ¿Pongo botones en todos mis contenidos para compartir? Día a día se ponen de moda plataformas y lo primero que debemos preguntarnos es: ¿mi audiencia está allí?.

No dejo de recordar que apenas cinco de millones de usuarios españoles (y me cuesta creer) utilizan Twitter frente a los 17 que utilizan Facebook, y los más de 15 en Tuenti (según cada una de las redes…). En términos absolutos, está claro dónde tengo que poner mis esfuerzos. Busquemos datos de penetración de cada una de las redes sociales y decidamos dónde nos merece la pena estar presentes. Afinemos un poco más ahora:
2. ¿La nueva red soluciona algún problema de tu comunidad?

¿Cuánta gente utiliza Pinterest es España? Pues no lo sabemos, pero está muy lejos de otras redes. Y sin embargo, Pinterest ha sido una plataforma que ha penetrado muy bien en la comunidad blogger de la moda. Si soy un medio especializado, quizá sí que me interese estar en Pinterest. Para cada una de las redes emergentes hay que pensar qué voy a hacer allí y qué conexión tiene con mi contenido.
3. ¿Vamos a hacer más fácil que la audiencia comparta y difunda nuestro contenido?

Está muy bien que queramos entrar en nuevas redes pero nuestro objetivo es utilizar plataformas que permitan la mayor distribución de nuestro contenido posible. Si son webs de pago, o en las que no es fácil compartir contenidos, ¿qué pinto yo allí?
4. ¿Cuánto esfuerzo voy a tener que dedicarle para que me dé resultados?

Supongamos que hemos encontrado una nueva red que aunque no tenga una gran cantidad de usuarios podrían tener un perfil especializado que pueda interesarnos. Aún así, obtener resultados (obtener notoriedad en la comunidad o atraer un tipo determinado de visitas) exige a menudo un tiempo de personalización de mi canal y sobre todo de dinamización de mi perfil. ¿Puedo asumir ese tiempo necesario? ¿Qué recursos puedo dedicarle? ¿Puedo automatizar la publicación mientras no hay una masa crítica notable en la red?
5. ¿Me ayudará a alcanzar a nuevas audiencias?

Si somos un medio de reciente creación o que intenta darse a conocer en determinadas comunidades lingüísticas o de intereses, puede que sea un motivo de entrada a una nueva plataforma.
6. ¿Es la mejor herramienta para alcanzar nuestros objetivos?

¿Quiero atraer más tráfico? ¿Quiero vender mi producto? ¿Quiero alcanzar a nuevas audiencias? ¿Quiero notoriedad en mi sector? Antes de entrar en una red con toda la artillería, con tiempo y recursos, debemos definir bien cuáles son los objetivos que quiero conseguir al entrar en esta red.
7. ¿Cómo vas a medir tu éxito?

No siempre es fácil determinar con qué métricas vamos a ir midiendo si alcanzamos o no nuestros objetivos con nuestra presencia en una nueva red. Este no es un tema baladí. Todas las redes con aspiraciones a ser monetizadas saben que deben generar sistemas de analítica que permitan a los usuarios, sobre todo cuando hablamos de medios, empresas u organizaciones que necesitan medir y analizar su presencia en Internet. Pinterest acaba de presentar sus analytics y el de twitter aún no está plenamente desarrollado. Si no podemos medir los beneficios que obtenemos al estar en una red social o plataforma no ayuda a que pensemos en estar presentes de forma activa.
8. ¿Sabrás cuando ha sido un fracaso y es mejor dedicarse a otra cosa?

Porque a pesar de haber creído que una nueva plataforma podría valer la pena, después de mucho tiempo y dedicación puede llegar el fracaso. O que no hayamos medido bien nuestras fuerzas o que simplemente la plataforma haya languidecido en Internet independientemente de nuestro esfuerzo en dinamizar el perfil. ¿Qué tiempo de utilización activa estamos dispuestos a asumir para darle una oportunidad a una nueva red social?

 

Además de estas recomendaciones, muchas veces se trata del momento. Quizá hoy una red no tenga una gran audiencia, pero podremos no perderla de vista en caso de que en algún momento sí que se convierta en una plataforma interesante para nuestro medio o empresa, ya sea porque crezca en audiencia o porque mejore sus prestaciones.

En el fondo es puro sentido común. No pasa nada si no somos los primeros que entremos activamente en Pinterest, Medium o Cinemagr.am. Podemos intentar estar al día y conocer las novedades, pero entrar con éxito en cualquier red necesita algo de planficación para no dar un salto al vacío.

Qué es RebelMouse y cómo utilizarlo en los medios

RebelMouse es un nueva plataforma de agregación online de streams de redes sociales. Viene a ser una especie de página de inicio de tus redes sociales agrupadas en un solo sitio. Además de agregar una página de Facebook y una cuenta de twitter, también puedes agregar los streams de Google+, Instagram, Flickr, o añadir un feed Rss de un sitio web. Pero además, puedes afinar esa agregación para que sea automatizada o incluso editarla manualmente.

¿Cuáles son las ventajas de RebelMouse? Sin duda su aspecto visual -estética Pinterest- y actualización automática. Han existido otros intentos de agregar todos tus feeds sociales (ahora recuerdo Friendfeed), pero su aspecto no era muy apetecible.

Uno de sus fundadores es Paul Berry, ex CTO de The Huffington Post. De medios y agregación sabía un rato… Ahora muchos medios norteamericanos están empezando a experimentar con esta nueva plataforma que nació hace un año.

 Qué hacer con RebelMouse

Principalmente lo que están haciendo los usuarios es agregar todos sus streams sociales en una página de Rebelmouse. Es lo primero que se te ocurre. Fuera de que sea una manera de monitorizar a alguien [que ha creado una página] que te interese mucho, no le veo más… Quiero decir, que no voy a seguir mi propio Rebelmouse, pero quizá me ayude a tener más presente aquellos favoritos de twitter que nunca releo si de repente puedo verlos en una página, o decida hacer una página dedicada a agregar los contenidos publicados en redes con un hashtag, por ejemplo uno que me interesa mucho: #periodismoemprende.

Otra utilidad es convertir esa página de RebelMouse con tus redes, en la home de tu sitio web (especialmente si hace tiempo que no actualizas tu blog… ;)). Esta opción es de pago.

 

Qué están haciendo con RebelMouse algunos medios

RebelMouse permite ser embebido en otras páginas web. Por ejemplo, el Wall Street Journal utilizó RebelMouse para cubrir la semana de la moda de Nueva York de forma transparente editando una página que aunaba todo el contenido de redes sociales que generaban sus periodistas dentro de una lista de twitter y que utilizaban un hashtag concreto. Pero no todo son trapitos. También lo hizo para el último encuentro en Davos.

Porque aunque sea automatizado también permite agregar contenido de forma manual y editar el contenido agregado (editarlo, moverlo, etiquetarlo, hacerlo más visible por más tiempo…). Eso ofrece una valiosa flexibilidad a la herramienta.

La revista Time utilizó RebelMouse para captar las reacciones en redes sociales de su anuncio de la Persona del año.

Hasta hay una startup de contenidos que utiliza RebelMouse como su propia home. El resultado es más que satisfactorio Nowthisnews.com

Las páginas admiten más de un administrador, por lo que es perfecto para una gestión en equipo dentro de los medios. Cada elemento también tiene su analítica de visualizaciones.

Para los medios también significa acercar el contenido de las redes a aquellos lectores que no son usuarios de algunas redes sociales, por ejemplo de twitter.

 

RebelMouse sigue avanzando y mejorando las opciones para filtrar y personalizar los contenidos agregados. Seguro que volvemos a hablar de esta herramienta. Pero también dependerá de la creatividad de los usuarios y los medios.

De momento en España no he visto que nadie utilice esta plataforma. Si sabéis de algún caso, podéis citarlo en los comentarios.

Si os animáis a trastear con la herramienta hay buenos tutoriales, ejemplos e inspiración en el FAQ y en el blog de Rebelmouse.

Storify: lo mejor está en su interior

Storify ha conseguido meterse en el escritorio de la mayoría de periodistas de medios digitales. Las redacciones han acogido de buen grado esta herramienta que permite integrar en las historias el “relato social”, cada vez más importante desde que los usuarios son consciente del poder que guardan en sus bolsillos. No en vano Storify fue fundado por un periodista de la agencia AP, Burt Herman, en septiembre de 2010 y el proyecto fue reconocido en 2011 con el premio Knight-Batten a la innovación periodística.

Pero si esta utilidad ha sido revolucionaria, personalmente creo que su mayor valor está en su escritorio, ya que, más allá de publicar contenido para narrar lo sucedido con elementos “sociales”, es decir, aportaciones de los testigos o usuarios, su escritorio de trabajo puede ser utilizado por los periodistas de otras formas.

Así que independientemente de que no publiquéis contenido en Storify, os invito a darle una segunda oportunidad para darle otros usos a la herramienta.


La clave está en su escritorio

El escritorio de Storify está formado por dos bloques:

1. A la izquierda, hay una especie de bloc de notas donde depositar los elementos que nos interesan. Allí pueden ser ordenados como queramos, añadir textos con nuestros comentarios u observaciones que queramos recordar, o contexto a la historia, si finalmente decicidimos publicarlo.

2. A la derecha, el cuadro de mando para hacer todo tipo de búsquedas en redes sociales.

Cuando encuentras un elemento relevante en las búsquedas de la derecha, solo tienes que arrastrar el elemento a la derecha. Podrías guardar el borrador y retomarlo cuando quieras.

El segundo bloque es el de las búsquedas. Claro que existen otros buscadores que buscan en diferentes redes -por ejemplo topsy- pero ninguna de ellas nos permite guardar los elementos que nos parecen importantes salvar.

Cada vez que iniciamos una historia en Storify, no hay obligación en publicar nada. Es una forma de “salvar” aquella información (aquí en forma de elementos sociales) que para el periodista es importante guardar. No hay obligación de publicar nada, tan solo los utilizamos como anotaciones personales.

1. Storify como buscador “social” en diferentes redes sociales

El buscador de Storify nos permite hacer búsquedas delimitadas a distintas redes sociales: Twitter, Facebook, Youtube, Tumblr, Google, Instagram. Las más relevantes para los periodistas y las que mejor funcionan son las de Twitter.

Como decía, hay otros buscadores, pero ninguno nos permite filtrar por red social y sobre todo, guardar aquellos elementos que creemos relevantes.

La búsqueda de Facebook nos facilita obtener resultados directamente de las publicaciones públicas (lo único que podemos monitorizar por limitaciones de la privacidad de los usuarios). En Youtube hay que optar por la opción “últimos videos” para asegurarnos encontrar videos recientes.

Una opción que se suele obviar es la búsqueda en el propio Storify (primera pestaña del buscador). A medida que se populariza Storify, el contenido “noticioso” recolectado por otros, también puede aportarnos información.

 

2. Storify como bloc de notas en los seguimientos en tiempo real

Storify nos presenta los filtros de búsqueda más ricos y precisos para Twitter que son una verdadera joya para los periodistas. El término de búsqueda puede ser delimitado a ciudades (¿algo que sucede en mi ciudad o en una área geográfica determinada?), tipos de contenidos (¿buscamos declaraciones o fotos?),  tweets con o sin links (¿buscamos info , una declaracación o buscamos contenidos como fotos o noticias?), acceder a los mensajes de un usuario o al de su timeline (¿qué está viendo fulanito? ¿a quién sigue? ¿qué guarda en sus favoritos?). Como véis, uno puede darle mil vueltas sobre cómo sacarle partido a estos filtros cuando andamos rastreando las redes.

Supongamos que estamos viendo cómo se están sucediendo los hechos de una protesta ciudadana en las calles de la ciudad o las reacciones de la gente en twitter mientras sucede algo en televisión. Podemos estar buscando testigos oculares de algo que ha ocurrido, seguir gente especialmente importante respecto a un tema, o buscando los tweets que contengan información clave para aquello que estamos investigando o cubriendo.

Una vez encontramos algo que nos parezca que vale la pena guardar, lo arrastramos de nuevo a la izquierda. Disponemos así también de la url exacta de ese tweet al que enlazar en la información que vayamos a hacer a posteriori. No hace falta publicar el resultado en Storify, es tan solo un lugar donde apuntar nuestros descubrimientos y datos.

Storify de esta forma se convierte en nuestro bloc de notas virtual sobre elementos de contenido generado por los usuarios de redes.

3. Storify como herramienta de verificación

Yo lo utilizo además como herramienta de verificación.  Cuando arrastras un elemento de twitter a la derecha te indica la fecha y hora exacta. Me permite investigar y seguir historias para saber quién “tuiteó primero” una información, así como ordenar correctamente los elementos para tratar de entender “qué pasó” o cómo se difundió una informació.

A posteriori, no tengo por qué compartir el resultado, sino tan solo guardar para el “borrador” de la historia. En algunos casos sí que lo hice público, como en el caso de #prayforportugal.
Si buscamos contenido más antiguo de una semana (para ir a mensajes más antiguos uno puede estar dándole al “See more” eternamente), la búsqueda avanzada de Topsy es una opción. Una vez encontrado, puedes optar por lo que llamo yo “atajos”: una vez que sabes el origen, haces la búsqueda en storify entre los mensajes del usuario por ejemplo, para encontrar y arrastrar al otro lado el tweet (y por tanto la url del tweet que te interesa).

Tampoco hay que olvidar la aplicación para iPad, que nos puede interesar para una edición rápida o seguimiento “on the road” a través de nuestra tableta.

Storify es una de las herramientas que más recomiendo para periodistas precisamente por esto usos “interiores” y no solo para publicar historias con elementos sociales.

How an algorithm could change your newsroom’s social publishing strategy

Tommasso Debenedetti y la foto falsa de Chávez

Como todos sabéis la semana pasada el diario El País creyó publicar una foto del presidente Chávez entubado. Solo unos segundos después de su publicación online (madrugada española) muchos usuarios de las redes alertaron de que la foto era falsa. Por todos es bien conocida la historia.

Aún no está claro su origen. Antonio Delgado ha seguido el proceso en este Storify y en propio diario ha realizado su momento de flagelación pública con la publicación de la crónica del error (que me parece acertado). Casi todo se ha dicho sobre ella -habréis leído-, pero ¿por qué solo indican la edad de editor gráfico de la web que se olió que aquello no era trigo limpio? ¿Hay que leer entre líneas?, y dos, ¿por qué ninguno de los directivos ha presentado su dimisión?. La broma ha costado casi 250.000 euros y el incalculable precio de la credibilidad y la reputación. El Mundo no ha esperado para meter el dedo en la yaga. Ya lo decía AP*: “Dejen de comportarse como dos niñatos malcriados”. Y de otra manera, ejem, más poética lo hacía EMT.


Dedenedetti a la carga

El toque folklórico de la jornada del día siguiente lo aportó mi querido Tommaso Debenedetti, mentiroso profesional, bien conocido por los ilustres habituales lectores de este blog.

Desde el principio me extrañó el relato que él mismo ofreció a la agencia de noticias Notimex a través de uno de sus corresponsales en Roma.

Así que me puse a investigar un poco, porque si él está obsesionado con los periodistas, yo lo estoy con él… (¡¡Muaahaha!!)

1. Debedenetti se puso en contacto con el periodista de la agencia mexicana Notimex:

Gracias a mis seguidores con twitter dí con el periodista de Notimex. Me dijo vía email que fue el propio Debenedetti el que le llamó para explicarle. También me dijo que habitualmente Debenedetti le mantiene al tanto de sus “andanzas”. Le pregunté si Debenedetti había demostrado de alguna manera la veracidad de su relato, pero el periodista me dijo que el italiano “no aportó más pruebas”. También me dijo que Debenedetti apagó el móvil en las horas siguientes a la publicación, ya que algunos medios latinoamericanos quisieron contactar con él.

2. Debenedetti dijo haber enviado a foto a tres agencias de noticias:

Una de Costa Rica (sin decir cuál), a la cubana Prensa Latina y a la Agencia Venezolana de Noticias que pertenece al Sistema Nacional de Medios Públicos de Venezuela. Me he puesto en contacto con éstos últimos y, -además del cabreo que tienen encima-, me han confirmado que allí no recibieron ninguna fotografía de Chavez entubado… Porque si tienes una imagen de Chávez entubado, digo yo, que la lógica no es la de enviársela a dos agencias de noticias estatales de Cuba y Venezuela. Eso olía mal.

3. Debenedetti dice que se hizo pasar por el Ministro de Cultura venezolano para enviar la foto:

¿Pedro Calzadilla, Ministro de Cultura venezolano, enviando fotos de Chávez entubado? ¿A una agencia cubana y otra venezolana?. Aunque lo he intentado por varias vías no he tenido acceso a la noticia original de Notimex. En algunas de las publicaciones que han replicado la nota de agencia, Debenedetti asegura que se hizo pasar por el Ministro para negociar la venta con El País. Si lo piensan, aún más rocambolesco.

En el relato de El País no aparece ningún ministro de Cultura venezolano, sino una agencia gráfica de noticias y una enfermera cubana…

 

Es decir, la credibilidad que tiene Tommasso Debenedetti es más bien escasa. Mientras tanto, aquella nota de Notimex ha sido replicada por cientos de medios latinoamericanos y españoles . Y él, ha vuelto a colgarse una nueva medallita, incluso por el bulo del bulo en el que hay serias dudas de que esta vez sí que participara.

Sin embargo, y por mucho que me dedique a seguir el rastro a Debenedetti, sus acciones no nos eximen de nuestra responsabilidad como periodistas.

 

El Washington Post más social

  • El Washington Post acaba de lanzar su Post Pulse, una web que permite ver qué historias del diario norteamericano están teniendo más eco en las redes sociales. Se actualiza cada 15 minutos y es otra puerta de entrada a los contenidos del diario y un intento de plasmar la hasta ahora invisible vida social de los contenidos. En este sentido es interesante conocer también Signalnoi.se, ganadora del último Knight News Chalenge, que pretende ayudar a analizar a los medios el ruido que generan sus contenidos en las redes, así como el alcance que tiene la competencia. Suena interesante pero de momento estoy en la lista de lanzamiento…

Web Analytics