Últimos posts

Carmela Ríos: “Lo móvil nos obliga a una gimnasia narrativa constante”

 Carmela Ríos

Carmela Ríos es desde hace unos meses la responsable de “Nuevas Narrativas” en Unidad Editorial. Periodista de tradición televisiva, fue reconocida en 2012 con el Ortega y Gasset de Periodismo digital por su cobertura móvil pionera del movimiento #15M de 2011. La atraco en medio del GEN Summit celebrado en Barcelona la semana pasada para hablar del experimento “España en Tránsito” que le llevó a recorrer, junto al director de Fotografía de El Mundo, 1.200 km en 3 días tratando de hacer una crónica en movilidad y en directo sobre el vuelco electoral que ha cambiado el mapa municipal de media España. Un ejercicio de “gimnasia narrativa” como dice Carmela, tratando de entender cómo utilizar el móvil y las redes sociales para hacer periodismo. Esto ha sido solo el principio.

 

¿Cuál era el objetivo del proyecto?

La idea era llevar a cabo una experiencia de periodismo móvil, a cuatro manos, con dos de esas manos muy experimentadas en fotografía. Mi compañero de viaje era el jefe de Fotografía de El Mundo, Carlos García Pozo. Está en un proceso de adquirir las habilidades de su trabajo en movilidad y en digital. De hecho, nos planteamos hacer una parte de la producción gráfica desde el móvil, no solamente difundida desde las redes sociales, sino que los propios videos y fotografías fueran producidas desde su teléfono móvil.

Queríamos hacer la crónica en tiempo real del país que amanecía después de 24M. Y era buscar lo que creo que los medios olvidamos demasiado: la gente, las personas. Era un ejercicio móvil para poner los pies en la calle, lugares donde los periodistas no solemos ir. Hay toda una realidad en España que no se suele mostrar, porque los periodistas suelen estar en las grandes ciudades.

1

¿Hicisteis un guión previo al viaje?

Claro, el trabajo móvil, como cualquier otro trabajo, necesita de una preparación. Con el mapa en la mano, miramos en primer lugar lo que era posible hacer en 3 días, 1.200km y buscar un equilibrio entre los desplazamientos y las historias. También decidimos en qué formatos y en qué redes íbamos a trabajar, un protocolo de actuación para no tener que pensar en ello cuando llegáramos a los sitios.

¿Ya sabíais a quiénes ibais a entrevistar?

En algunos casos sí, en otros no. En los primeros tramos [fiesta de Carmena en Madrid y dimisión de Rosa Díez] fue más difícil prepararlo porque la reacción se estaba produciendo en directo pero al día siguiente ya teníamos un mapa más claro de cómo iba a quedar la situación después de las elecciones.

¿En qué pueblos y lugares estuvisteis?

Estuvimos en Sol, en la fiesta de Carmena, la dimisión de Rosa Díez, en Talavera de la Reina, Espartinas, Trujillo, Cádiz, Carmona, Requena y Xativa. Los elegimos por los cambios que se habían dado en las alcaldías. Por ejemplo, en Valencia, un sitio donde el cambio va a ser muy grande, intentamos buscar un alcalde muy jóven del PP que podía tener una voz crítica después de la rueda de prensa de Rajoy que dejó a todos fríos. Él pidió en un “en vivo” la dimisión de Rajoy.

¿Qué herramientas utilizasteis para la cobertura?

El teléfono móvil y el ipad, por un lado, el material fotográfico de Carlos en una parte de la producción. Y en cuanto a redes: Vine, twitter (a través de la cuenta @El Mundo en vivo), algo en Snapchat, Periscope e Instagram. Los videos más en Periscope, Twitter y directos.

¿Qué aprendisteis? ¿A qué conclusiones llegasteis?

Para los dos fue una muy buena experiencia porque es lo que yo llamo un ejercicio de “gimnasia narrativa”, algo que tienen que hacer los medios permanentemente: elegir la mejor forma de contar una historia, en el mejor horario y el mejor soporte. Este viaje ha sido un ejercicio sin pausa de tres días de “gimnasia narrativa”. Yo estoy más acostumbrada, pero para Carlos ha sido un máster intensivo en estas herramientas y en el uso de redes sociales. El Mundo ha ganado un jefe de fotografía completamente digital. Una persona que reflexiona

2

¿Qué hubiera hecho? Yo hubiera alargado un día más el trabajo. Porque hubo tramos porque los tramos fueron demasiado. Debería haber habido más equilibrio entre los kilómetros y los sitios. Había sitios que valía la pena quedarse más tiempo como por ejemplo en Cadiz, pero en Valencia también se daba un vuelco muy grande y debíamos estar allí.

¿Qué te parece Periscope? ¿Qué limitaciones le ves?

Tiene muchas limitaciones porque como sabes, Periscope ha sido adquirida por Twitter cuando aún está en fase de desarrollo. Tiene muchas cosas que mejorar. Pero ofrece para mi dos grandes diferenciales. Una, su facilidad de uso: abres la aplicación y en un clic estás en directo. Y segundo, la interactividad: la posibilidad de que podamos establecer en tiempo real una conversación contigo y entre ellos.
¿Los contras? A mi la imagen en vertical no me gusta. Tampoco me gusta cómo queda cuando tenemos que enlazarla en la web de El Mundo. Creo que hay una asignatura pendiente para crear algo que sea agradable de ver. Periscope debería ofrecer la posibilidad de embeber en la web si tiene ambición de tener presencia en los medios de comunicación. Yo lo veo un uso muy forzado para usuarios normales. Pienso que Periscope es una herramienta muy periodística pero para eso hay que ponérselo a los periodistas muy fácil como ha comprendido por ejemplo Google.

Quiero preguntarte sobre tu trabajo en El Mundo. ¿Con qué misión llegas?

Hay un proyecto que se pone en marcha con la llegada de David Jiménez como director y que tiene una idea muy clara de lo que quiere hacer y eso se llama periodismo. Lo que yo aporto son nuevas estrategias narrativas. En concreto, mi misión es crear sinérgias entre departamentos. Hasta ahora los departamentos trabajaban por separado, ahora todas las barreras tienen que caer. Estoy para impulsar este tipo de diálogos.

4

¿Vais a hacer formación en la dirección no de que tú hagas cosas, sino que todos los periodistas puedan hacer cosas?

Sí, claro, estamos en ello. Hemos impulsado ya un curso de video, no solo de edición, sino más importante: en el entrenamiento de las gimnasia narrativa para que los periodistas sean capaces de identificar qué parte de sus historias pueden ser contadas con video y cuáles no. Eso se hace viendo mucho video y reflexionando con gente que sabe mucho del tema y ayudando a los periodistas a interiorizar que el video forma parte de su rutina profesional, aunque sean periodistas que han sido hasta ahora ha sido de texto y de papel. Pero los periodistas reaccionan muy bien porque tienen lo más importante: el oficio. Hay un potencial espectacular periodístico en la redacción: se trata ahora de traducir eso a nuevas narrativas y yo estoy plantando la semilllita en la cabeza de cada uno de esos periodistas.

Armada, el periodista que reconoció que tuvo miedo

sarajevoEntre Barcelona y Sarajevo hay exactamente 20 horas de coche y 1.995 km de distancia según Google Maps. Sarajevo está más cerca de Barcelona que Copenhague o Varsovia.

Cuando la ciudad fue sitiada yo tenía 13 años. Estos días, mientras leía Sarajevo, Diarios de la guerra de Bosnia de Alfonso Armada (Malpaso), no dejaba de preguntarme por qué motivo no recordaba nada de aquella guerra durante el glorioso verano de los Juegos Olímpicos y la Expo92. Mientras en Barcelona estábamos de campo y playa en pleno orgasmo olímpico, a solo 20 horas de coche la gente moría mientras hacía la cola para comprar el pan, víctimas de un francotirador ludópata.

¿En qué estaría yo pensando entonces con 13 años? ¿Por qué no recuerdo que en aquel verano, mientras miraba desde la terraza de casa a la montaña de Montjuïc, se producía una guerra fraticida en una Yusgoslavia que se abría como un melón? Una gran zozobra me ha entrado mientras leía el libro… ¿Pero en qué estaba pensando nuestra sociedad mientras se emborrachaba de aquellos eventos que nos hicieron creer que éramos el ombligo del mundo?

No he podido evitar hacerme todas estas preguntas leyendo estos días las crónicas que escribió Armada para El País, que ni sabía que había trabajado allí. Sí, y así todo.

Armada ha conseguido re-construir mi memoria o más bien, crear en mi una que nunca tuve. Mientras leía sus crónicas he sentido la necesidad de lanzarme a leer sobre la guerra de los Balcanes, desenpolvar los pocos conocimientos que tenía, buscar información, ver reportajes y películas, y preguntar a amigos que me sacan más de 10 años.

Un periodista nunca te cuenta que tiene miedo

GervasioSanchez_sarajevo

Los cuadernos de Alfonso Armada, 25 años después, siguen siendo una fuente valiosa para conocer lo que allí ocurrió. Han envejecido bien. Hay cifras -rigurosas cuando las había, expresamente citadas como inciertas cuando lo eran-, pero sobre todo hay muchas historias de personas con nombres y apellidos: un joven general bosnio por accidente, una mujer violada que se plantea abortar, gente que no sabe a dónde ir, o unos actores de teatro mutilados que tratan de combatir la guerra con sus propias armas: las palabras y el teatro.

Todas esas historias nos hacen entender mucho mejor qué ocurrió allí. Y yo no dejaba de decirme que aquello pasaba mientras nosotros estábamos con los JJOO. De nuevo, ¿por qué no recuerdo nada?

En este diario de guerra las crónicas de El País se presentan junto al diario personal de Armada de aquellos días. Viajó varias veces en año y medio. Una siente a veces pudor de leer algo tan íntimo. Alfonso Armada -dotado de la sensibilidad necesaria para ser un buen periodista-, repite una y otra vez el miedo que siente al acostarse, al escuchar las explosiones desde su habitación o al pasar por un sitio donde un francotirador suele jugar al tiro al civil. Pero un periodista nunca escribe en una crónica que tiene miedo. Eso no es una información que deba importar al lector (¿o sí?). Pero como le dijo una persona, “el miedo es el mejor antídoto contra la estupidez”. Puro instinto para la supervivencia.

Quizá sean estos dos diarios paralelos es lo que hace tan especial este volumen: las dos visiones nos hacen entrar y sentir lo que se vivió en Sarajevo de manera mucho más profunda, real, íntima y humana.

Me llama la atención la prosa de Armada. Está llena de poesía en el momento menos poético del mundo: el de la guerra y la barbarie humana. La crónica puede ser bella. Puede emocionar sin caer en la sensiblería barata. Pero no es un reproche, es una virtud que muchos dudamos que pudiera brotar en nosotros en tales circunstancias.

Tomar parte

Foto:GS

Decía George Packer, dos días antes de que Armada presentara sus crónicas en Barcelona el pasado 10 de junio, que la neutralidad no es buena a la hora de escribir, pero que no significa renunciar a la honestidad y al sentido de la equidad. Packer creía que el escritor debía tomar parte.

Durantes sus crónicas y su diario personal Alfonso va tomando parte: denuncia el genocidio a los bosnios y las miles de víctimas civiles. Recuerda varias veces que murió más que gente en la ciudad que en el frente de la batalla. También denuncia los tejemanejes de los políticos serbios y croatas y la insultante pasividad de las Naciones Unidas durante que aquellos años de locura. Incluso cuando vuelve 20 años después junto a Gervasio Sánchez, sus opiniones son mucho más claras y expresas.

Armada tiene miedo, lo dice, quiere huír, pero a la vez surge el compromiso, incluso el compromiso “inútil”: escribir y documentar.

Miércoles 23 de junio 1993
“Ya está aquí otra vez el miedo. Y el deseo. Porque quiero volver a Bosnia. Dicen que Tito dormía muy bien allí. ¿Y yo? Ni siquiera en Sarajevo, bajo los bombardeos, dormía mal. ¿Dormir? ¿Olvidar? Vuelvo a Bosnia porque quiero rebajar la cuota de mi vergüenza, de mi complicidad como europeo y como ¿hombre? con la tragedia, ésta tan concreta, de cada día, que nos salpica hasta las cejas aunque no queramos enterarnos. Claro que tengo miedo. El miedo crece. Pero aunque sé, vuelvo. Aunque sé, aunque tal vez las palabras no sirvan para nada”.

Sobre escribir

Altaïr

Armada es también un maestro de la pluma. En una comida que compartimos en el café de la maravillosa Librería Altaïr Armada desvelaba algunas de sus técnicas de redacción. “Todas las noches escribo un diario, es una forma de guardar detalles, captar ambientes, escribir de una manera más libre”. También, en aquellos días en lo que fue su primera cobertura de una guerra, Armada descubrió que mientras escribía era capaz “dominar el miedo” que sentía.

Ya en la presentación, Armada dijo que en el libro confronta “lo que dice al lector del periódico con lo que él se decía a sí mismo aquellos días”. También queda claro que la relación de un enviado con la redacción del medio no es siempre fácil ni fluida.

Y sin embargo, Gervasio Sánchez -autor de las fotos que acompañan a los textos-, que estuvo en aquel verano con Armada en Sarajevo, recordó que El País envió hasta 6 periodistas distintos a cubrir la guerra que se fueron relevando mientras duró el sitio a la ciudad. “Hace 23 años se hacía muchísimo mejor periodismo que ahora”. “Ahora hay dinero para la opinión pero no para la información”zanjó Gervasio. Y sabemos de qué está hablando. Los freelance en zonas de conflicto son tratados de manera indigna por la mayoría de medios -especialmente los españoles.

Volver

gs-sarajevo

El libro se cierra con un epílogo 20 años después. Armada y Sánchez volvieron juntos a Sarajevo hace 3 años. Armada no había vuelto en todo aquél tiempo, Gervasio Sánchez va cada verano (este verano expondrá allí sus fotografías por primera vez). Armada se muestra algo desorientado en esta vuelta de la que no recuerda la ciudad que dejó: edificios que se han rehabilitado, señales de la guerra que se han borrado y una población que prefiere olvidar y pasar página. Jóvenes que quieren atragantarse con la vida por si vuelven a arrebatársela. “Se ha creado un país imposible, la gente que ha sufrido no quiere recordar nada” dijo en la presentación.

Armada finaliza así su cuaderno de Bosnia:

“No sé por quñe he tardado más de veinte años en sacar estos cuadernos a la luz. A mí me sirvieron para combatir el miedo y la desolación. Para no volverme loco (…) No quiero cargar las tintas, recrearme en la emoción. Es como si tuviera miedo de resultar obsceno, de sacar partido, de dar lecciones. Ni puedo ni debo. Cae la noche”.

Cosas que nos dijo George Packer y que no quiero olvidar

george_packer

El título de la conferencia era “El futuro del periodismo“, pero George Packer, redactor del New Yorker, estudioso de la obra de Orwell y autor de El Desmoronamiento (DEBATE), ya nos dijo que no tenía mucha idea del tema. Pues mira, casi que mejor. Hartos estamos de gurús vende-humos. No hablamos de herramientas ni plataformas, sino de periodismo. Del más básico, aquél que parece que obviamos cuando más falta nos hace.

Packer es un hombre que no estudió periodismo pero al que le llevó “24 años llegar a ser periodista”. Respect.

Ahora que estoy pasando una etapa periodística-nihilista-existencialista, sus palabras cayeron como semillas en tierra en barbecho: ideas que me gustaría guardar, regar y ver qué sale de ellas.

1. Sobre cómo y por qué escribir

“Una de las maneras por las que el periodismo sobrevirá -y evitará que busquen la información en otras plataformas- es si consigue escribir realmente bien, con destreza, siempre sabiendo qué quiere y necesita el lector. (…) Mientras escribo me pregunto ¿te estoy perdiendo? ¿cómo hacer para que siga leyendo el lector?

Neutralidad: “La neutralidad a la hora de escribir es casi siempre mala. La neutralidad no es lo mismo que la equidad o la honestidad. Cuando no te apasiona un tema, las frases mueren en la página”.

Los propios sesgos: “La buena redacción nace de la pasión y de tomar partido. Conoce tus propios sesgos para no dejarte llevar por ellos”.

Sobre el Storytelling “La palabra storytelling se ha convertido en la mayor patraña de la América actual. Apple no es storytelling, es marketing. Escribir es algo más; es crear tensión, generar momentum”

2. La influencia orweliana

Cuando George Packer era tan solo un chaval, pasó por Barcelona y encontró por casualidad Homenaje a Cataluña de Orwell en una librería de la ciudad. Leyó las primeras páginas y se lo llevó a casa. Le impresionó mucho. “Hasta que no leí Homenaje a Cataluña no sabía que se podía escribir así”

Homenaje a Cataluña es una buena obra porque decía lo que nadie quería oír”

“Orwell muestra que necesitas distanciarte de ti mismo para poder escribir.”

El estilo Orwell: “Déjense de artifícios. Aspira al “Orwellian plain style“.

3. Sobre el fact-cheking extremo del New Yorker

No es un mito. Contó que al acabar un reportaje, los editores toman su libreta, y empiezan a llamar a todas las fuentes.

“Fact-checking es como ir al proctólogo. Sabes que dolerá, pero es buena idea pasar la revisión. A mi me ha librado de publicar muchas estupideces”.

4. Sobre Internet y otros lares

George Orwell, de haber nacido en esta época habría sido un blogger de los primeros tiempos según Packer.

“Hoy todo el mundo puede ser periodista con twitter y Facebook. Pero también hay más espacio para otras voces. La era digital propicia el ensayo. Orwell hubiera sido un blogger”.

Desde el 11 de septiembre estamos viviendo una era dorada del periodismo de formato largo.

“Amazon is Walmart for educated people.

De mis apuntes y los tweets de #DiaOrwell de @cececebe @ampique, @andreadaza, @Jordipc, @hooligags. Este último publicó en twitter este pequeño resumen:
CHDwMAgXEAA-HwE

Xavier Vidal, de periodista a librero

xavier vidal

La última vez que vi a Xavier Vidal, se dedicaba a la comunicación corporativa y editaba un sitio web de opinión llamado 50×7. Hace unos meses me enteré por el periódico que había abierto una librería en el barrio Poblenou de Barcelona con el provocativo nombre de NoLlegiu (No leáis).

Es una deliciosa tarde de primavera y apetece cruzar la ciudad para pasar unas horas en Poblenou. Este es un barrio de pasado industrial, lo llamaban a finales del SXIX “el Manchester catalán”. En las tres últimas décadas ha sufrido una profunda transformación. Se fueron las fábricas pero llegó el tecnológico vecino 22@ y su desarrollo como barrio residencial alrededor del núcleo histórico atravesado por su popular Rambla que te lleva directo al mar. Pero a pesar de los cambios Poblenou nunca perdió ese sentimiento de comunidad, más propio de un pueblo que de un barrio de una gran ciudad.

Como me dice Xavier, los vecinos aún dicen “tengo que ir a Barcelona” como si vivieran a kilómetros de distancia de la ciudad. Pero paseando por Marià Aguilló, una pequeña calle paralela a la Rambla, llena de tiendecitas deliciosas, con gente joven abriendo negocios, muchos niños y conversaciones en cada esquina, perdonamos a sus vecinos que no tengan ganas de salir de allí. Yo tampoco lo haría.

nollegiu_vermell

De la radio a la comunicación política

¿Cómo llega un periodista yonki de la información a ser librero? Xavier trabajó en la radio haciendo informativos casi 10 años -en Onda Rambla y en la Cadena Ser-. Después pasó por la Generalitat y sobrevivió a 3 gobiernos. Tuvo suficiente. “No te creas las encuestas, que yo he visto cómo se cocinan…”. La entrevista la hacemos dos días antes del terremoto 24m.

Como yo no soy del barrio, GoogleMaps me lleva a la calle Amistat, 22 -curioso nombre para poner esta librería-. Es una calle peatonal, muy cerquita del mar y perpendicular con la floreciente Maria Agulló. Encuentro a Xavier Vidal en la puerta charlando con un cliente. Un niño espera en la puerta a que Xavier abra. La librería ocupa un rectángulo amplio lleno de estanterías blancas Lack, el suelo es de madera y la única pared libre está pintada de rojo con el grito de guerra: No llegiu. Debajo me encuentro un piano solapado por una selección de biografías y algún ensayo. En medio de la sala hay 2 sillones y un sillón, varias mesitas con libros, anuncios de próximas actividades, una cafetera y la lámpara de pie que uno tendría en casa. La decoración es sencilla pero muy acogedora. Y sin embargo, un cartel sobre el sofá invita a los más tímidos a repanchingarse a su antojo con un buen libro.

Nollegiu_sillon_p

Mientras Xavier acaba de hablar con el cliente con el que parece estar tramando algo, me dedico a darle un repaso a las estanterías. Lo primero que me llama la atención es que no encuentro novedades sobre las repisas ni las mesas.

  • Nos hundimos en el sofá y empieza una charla de casi dos horas, interrumpida por la entrada de clientes, y con cada una de ellas, la elección de un libro… Hablamos de libros y de periodismo, de librerías y de vecinos, de confianza y de valores. Así goteó la tarde literaria.

 

Papá, abro una librería

Nollegiu

¿Qué le trajo a Poblenou? Nada romántico: hizo un estudio de mercado, comparó precios de alquileres en distintos barrios e investigó sobre el índice lector a través de las bibliotecas públicas. Resulta que el índice lector de Poblenou está entre los más altos junto a Sant Andreu y Gracia.

Sus amigos daban por supuesto que la abriría en Gràcia, el barrio de moda y cultureta de Barcelona. Pero ya hay 33 librerías en Gràcia, algunas de fuerte personalidad y tradición. En cambio, en Poblenou, cuando Xavier llegó hace año y medio, solo había una con más de 30 años, y otra de libro infantil y juvenil.

Y Poblenou tenía otra cosa que buscaba: la comunidad. La gente hace vida en Poblenou y hay una importante actividad asociativa y cultural propia.

“En este país, por cada periodista que pierde su trabajo, nace una agencia de comunicación”. Después de dejar la comunicación política, se dedicó a la asesoría de comunicación y editó un proyecto web llamado 50×7 (50 piezas de opinión -menos política- a la semana), que no llegó a consolidarse. Por ese proyecto yo le conocía.

En 2012 vio que había un postgrado sobre librerías en la UB. Siempre decía a sus amigos que el día que se jubilara montaría una librería. No tuvo que esperar tanto. Se acercaba el fin de curso e hizo un plan de negocio fantaseando con la librería que le gustaría crear.

Como si fuera una broma montó un excell con el que consiguió enamorar a amigos y familia para financiar el proyecto. 4 meses después de terminar el postgrado estaba abriendo NoLlegiu: el 27 de octubre de 2013. Su padre le dijo: Hijo ¿vas a abrir una librería? ¡Pero si están cerrando!

Libro 1: Océano áfrica, Xavier Aldekoa

oceano_AfricaEn este momento entra un treintañero. Xavier le pregunta ¿buscas algo? “Sí, Océano África”. ¡Vaya! Le conozco -pienso-. “¿Le conoces?” le digo al cliente. “Bueno he leído cosas de él en el diario y me lo han recomendado”. Xavier rebusca en la estantería, le da el libro y le cobra. Vuelve al sillón y seguimos charlando.

P. Ganas de provocar con el nombre, ¿no?
R. En el periodismo te dicen que nunca puedes titular con un “NO” y como a mí me gusta llevar la contraria, pensé que era un buen nombre para la librería… Yo me lo paso muy bien leyendo, y eso es lo que le digo a la gente. Si no quieren leer ¡pues que no lean! Ellos se lo pierden. Hay gente que va a correr porque es muy sano. Vale. Pues yo prefiero leer. Es mi elección. En este país se hace un drama de la cuestión, se hacen grandes planes de fomento de lectura y damos a los niños unos tostones espectaculares para leer. ¡Cómo van a leer?!

P. ¿Y qué tipo de librería tenías en mente?
R. Una librería pequeña que tuviera como horizonte compartir un determinado tipo de lectura: narrativa, ensayo, poesía. Que permitiera a la gente entrar en contacto con la lectura de forma amable, que fuera más un centro de agitación cultural que una simple tienda de libros.

P. Entonces, hablemos de tu criterio de selección…
R. ¡Ah! Es un criterio fantástico: ¡el mío! No es mejor ni peor, es el mío. Por ejemplo, cuando estaba diseñando el proyecto tuve claro que habría poesía. Tengo 3 estanterías de poesía y además, colocadas en el centro de la librería. El tópico dice que no interesa, pero esto es pura comunicación: si la tuviera en una esquina inferior con 4 clásicos, te aseguro que no vendería ni uno… En cambio, si le dedicas un espacio central, haces muchas actividades relacionadas, lo que haces es ponerlo en valor. Empecé con una estantería, ahora tengo 3. Es lo que yo quiero vender.

Xavier abre de lunes a domingo gracias a una licencia de kiosko. Tiene revistas,-todas culturales o de pensamiento- pero no diarios. Los fines de semana hacen vermuts y recitales de poesía -con poetas incluidos-. En Nollegiu hay muchas presentaciones, ciclos temáticos y actividades, de poesía, de series, de filosofía… Baja la voz y me confiesa: “Es que si no haces actividades no viene nadie a la librería…”

P. ¡Vaya cambio profesional y personal! ¿no?
R. Estaba cansado del mundo de la comunicación, lo admito, pero mi bagaje me ha ayudado mucho para la gestión digital. ¿Me dio miedo? Cuando uno es un inconsciente, uno no tiene miedo (…) Yo ahora estoy feliz, se lo digo a todos… pero aguanto al peor jefe que uno puede tener: yo mismo.

Libro 2: Las Narraciones Completas, de Pushkin

Narraciones-PushkinLlegan una madre y lo que parecen dos hijas veinteañeras. El saludo de Xavier me hace pensar que es una cliente habitual. La mujer le anuncia a Xavier que ya vino a buscar ayer su pedido. Ahora vienen a buscar otro que una de las chicas había encargado. La otra, acaba llevándose las Narraciones completas de Pushkin. Xavier les cuenta que a las 19.30h viene Pedro Olaya. La chica no lleva dinero encima pero Xavier le dice que se lo lleve y ellas prometen pasarse el lunes a pagarle. “Mariona viene a menudo, viene a veces a hablar, a comentar conmigo un libro que ha leído y eso me gusta mucho.”.

Todos los días Xavier pone una pizarra en la puerta con una frase de algún libro que puede tener relación o no con la actividad de la librería, hace una foto y la sube a las redes .

“La comunicación es básica para cualquier negocio hoy en día. Y yo los he aplicado a este negocio (…) Se dice que la gente no lee y es verdad. Pero lo que yo digo es que también hay gente que sí que lee. La lectura es además una actividad privada. Pasa como con el cine: cuando encuentras a dos personas más con quién compartir la peli, te lo pasas en grande. Si creamos canales de comunicación donde la gente lectora se sienta acogida, les das instrumentos para comunicarse entre ellos y les facilitas información sobre el mundo literario, todo esto genera comunidad, no desde el punto de vista empresarial, sino social. Me gusta ser librero porque me encanta compartir la lectura.

Xavier Vidal en Twitter: "Aquesta tardor obriré la llibreria @Nollegiu al barri del #Poblenou de Barcelona. Feu un RT i us ho agrairé ..." 2015-05-29 01-56-55

R. ¿Cómo te diste a conocer?

R. En septiembre de 2013 desde mi twitter personal anuncié que abría una librería. Aquel tweet tuvo más de 300 RT. Abrir una librería es abrir un lugar mágico, pero hacerlo en 2013 sonaba a temeridad. Aquel tweet generó una empatía brutal. Dio la casualidad que un día después de la inauguración La Vanguardia publicó una doble página anunciando el cierre de varias librerías. Una chica le hizo notar al periodista por twitter que en Poblenou se abría una y vino a conocerla. Nos dedicó 2 páginas y a partir de ahí muchísimos medios se hicieron eco de la noticia. Pero esa misma semana se abrieron un par de librerías más… La cuestión es que la noticia no es que se cierren librerías, sino que cierran ciertos modelos de librerías en el centro de Barcelona…

Libro 3 El último de la saga de Harry Potter

harrypotterEl siguiente en interrumpirnos es un chaval de unos 13 años monopatín en mano. Viene a buscar el último de Harry Potter. Xavier me cuenta que un día apareció en la librería diciendo con desgana que no sabía si leer la saga de Harry Potter. Se lo dejó gratis el primero y le ha comprado todos. “He conseguido que lea” me dice Xavier con aire de maestro orgulloso. Xavier le anuncia una nueva saga, con la que parece que va a utilizar la misma técnica “comercial”: “Te dejo el primero, y si te gusta, compras los otros”.

P. ¿Por dónde íbamos? Me contabas que estaban cerrando un tipo de librerías…

R. Lo que ha cerrado son las “tiendas de libros” del centro de Barcelona, expulsados por una ley de arrendamientos urbanos, y porque la presión comercial por el centro de Barcelona es muy fuerte. Cierran unas y abren otras que entienden que el modelo es otro. Yo no soy crítico con la Casa del Libro o Fnac: son almacenes espectaculares de libros. Si quieres uno rápido, ahí lo tienes. Es un modelo.

Hay otro en el que tú eliges qué vendes o qué expones. Yo tengo muy pocos perjuicios con la lectura: expongo lo que conozco, lo que me gusta, lo que intuyo que un determinado perfil de público le gusta. Si me pides un libro que no tengo, te lo pediré, no tengo problema. No soy una tienda de libros, sino una librería.

pasillo_nollegiu

P. Me he fijado que no tienes “novedades” ni Best Sellers…

R. Cuando alguien viene y me pregunta que dónde tengo las novedades, pongo cara de póquer y le digo: ¿Es que ya te los has leído todos?! No… “Pues cualquier cosa que no te hayas leído será nueva para ti”.
(…)El concepto de  bestseller… un gran vendedor… Es curioso que lo sean antes de salir. Uno de los libros que yo más he vendido es Incerta glòria de Joan Salles, que es la gran novela sobre la Guerra Civil desde el punto de vista humano. Se tradujo el año pasado al inglés y The Economist la colocó entre las 10 novelas del año. Es una novela maldita porque nadie te habla de ella ni en el colegio ni en la Universidad. El otro día fui a verla al teatro, pero es inadaptable… Lo mejor que puedes hacer después de verla es leerte el libro. 3 horas y media, inasumible.

“La pretensión aquí es la de de compartir cultura, lo mejor es el retorno. No hay nada mejor que la gente vuelva y te diga que le ha gustado o no. Hemos pasado de lo macro a lo micro, a la recuperación de la confianza. La confianza es una palabra que me obsesiona porque es la base de todo lo que hemos perdido”.

[En este momento se asoma al gran ventanal de la librería, un padre con su hijo sobre los hombros, mirando ambos los libros que hay en el escaparate y rodeados de la luz suave y cálida de la tarde... Se me escapa una gran foto.]

Y ese niño precisamente nos lleva al crío que sale en la portada del libro de fotografías de Gabriel Casas que está sobre una mesita al lado del sofa, y que expone ahora en el Mnac. También hay uno de Chema Madoz y las memorias de Robert Capa. También hay otros libros de fotografía poblando la parte superior de las estanterías.

Gabriel_casas

P. ¿Te sientes aún periodista?
R. Claro, es mi oficio. Entendido como hasta hace 15 años. Yo era un friki de la política como lo son aún mucho de mis amigos periodistas. Pero en mi última etapa dedicada a la comunicación ya no me interesaba. No compro el diario, ahora solo los sábados por los suplementos culturales. No me interesan porque no me aportan nada.

P. ¿Ni siquiera el domingo [24M] verás los resultados de la elecciones?
R. No, tengo unos libros estupendos para leer…

Libro 4: La poesía de los número, Daniel Tammet

tammetUn hipster de libro -con barba y tatuajes en el brazo- pregunta a Xavier si puede entrar con el perro, un simpático bulldog negro. Le dice que por supuesto, que hay perros que se portan mejor que los humanos. En seguida pregunta por el libro que viene a buscar. “La poesía de los números”.

Seguimos y afloja un poco:

R. “No es que no me interese el periodismo, es mi oficio, me siento periodista, pero en determinadas condiciones. Parafraseando a Virgina Wolf el periodista necesita de su “habitación propia” que permita hacerlo en condiciones. Desde lo económico a que te permitan una cierta especialización. ¿Dónde están los periodistas que trabajaban la ciudad como Huertas-Clavería? ¿Dónde está el sentido crítico? No tenemos periodistas, tenemos forofos, de un lado y del otro. Hay buen periodismo, pero tienes que ir a buscarlo. Está muy bien premiar a Jordi Évole -con el que trabajé en la radio-, pero es la demostración de lo mal que están las cosas…
Veo los periódicos y parecen más “Sálvame”. Hay nuevas y buenas iniciativas, pero desengañémonos, muchas son de parte. Los lectores quieren un diario que les dé la razón…

[Buenas... Com anem?... saluda a los clientes que van entrando cada vez más numerosos a medida que avanza la tarde ]

“Mis realidades, ahora que soy librero, tocan más a la gente, y las otras, la de los medios, intentan explicarme realidades que no coinciden con lo que yo ahora vivo…”

Libro 5:  La ciudad de las desapariciones

LA-CIUDAD-DE-LAS-DESAPARICIONESOtro chico irrumpe mientras su mujer espera fuera. “Perdona, un libre d’Alpha Decay que es diu “La ciudad desapariciones? I tant, mira, t’emportes l’últim. – Bueno, no sé… -Ah, vale, vale!]

“Una de las cambios más buenos de mi vida ha sido ver por fin la cara al público. Cuando te dedicas al periodismo y a la comunicación te mueves en base a “macros”, informes, estudios, tendencias, el público… No sabía quién era el público. Ahora sí que sé quiénes son. Yo ahora puedo dedicarme a la gente cuando vienen a verme.

P. ¿Crees que nunca volverás al periodismo?
R. No sé… ¿Quién me hubiera dicho a mi que yo sería librero? Si me gustaría volver, sí: pero haciendo entrevistas a gente interesante, a la gente que a mí me parece interesante.

Xavier le hace un gesto de aprobación a dos hombres y acto seguido empiezan a sacar a pulso una estantería por la puerta. Uno de ellos se ha interesado un momento antes también por La poesía de los números. “Es matemático” -me informa Xavier-.

Son las 6.30 y la librería empieza a llenarse de pequeños grupos de gente que se encuentran y entablan diferentes conversaciones. Algunas personas ya vienen a escuchar al invitado de aquella tarde: Pedro Olaya. Se dan un garbeo por la librería antes de que empiece la charla. Oigo que una pareja viene desde fuera de Barcelona para escuchar a este autor.

Me distraigo viendo cómo los de la estantería la intentan poner encima de una bici… Xavier me sigue explicando.

nollegiu_gent_p

P. ¿Cómo montas la programación?

R. Hago la programación sobre la marcha. Me llega un libro y si me gustó, intento contactar al autor. Tenemos unos ciclos que van y vienen como el Guadalquivir…. Como me gusta el tema de la reflexión y la filosofía monté el ciclo No penseu. Una vez al mes, pongo unas mesas, encargo cena e invitamos a un filósofo. La última vino Fina Birulés a hablar de Hannan Arendt o Andreu Missé de Alternativas Económicas, para hablar de economía y Piketti. Pensé que no vendría ni dios a 20 euros la cena… Pues la media es 25-30 personas. Y lo monto como a mí me gusta..

(Baja la voz) A las librerías, si no haces cosas, la gente no entra…

P. ¿Te lo dijeron en el postgrado?
R. No, no, no me lo enseñaron, ya lo vi yo… Es cambiar el concepto ”vendo libros” que es lo que mantiene a la librería. Pero no me he hecho librero para ponerme detrás del mostrador y cobrar a la gente… A mí lo que me interesa es compartir, agitar, organizar cosas… Cuando me piden un libro del Sala i Martín, soy sincero: no lo tengo porque no me interesa, pero si quieres te lo pido.

P. ¿Y les dices eso?!
R. ¡Claro! No voy a mentirles diciendo que se me ha acabado…

Llega Pedro Olaya, el autor invitado de hoy -un helenista del que Xavier me dice que explica más cosas sobre la Grecia de hoy a través de su historia que los medios con sus noticias- , y la librería se llena de gente cuando aún falta media hora para el inicio del encuentro. Le he robado buena parte de la tarde. Me despido, me pierdo en Marià Aguilló, y dejo al autor con sus lectores y a Xavier, con sus vecinos.

Hay vida más allá del periodismo pero creo que uno nunca deja de ser periodista.

PD: Todas las fotos son mías, menos la primera, del Instagram de Nollegiu.

MAJ, el hombre que lee 30 periódicos al día

PAPERMANp

Miguel Ángel Jimeno entra cada mañana a las 7.15 al bar que está al lado de su casa. Acompaña su café con leche con la lectura de El País, Diario de Noticias y Marca. MAJ -así le conocen muchos desde hace lustros- entra en su despacho a las ocho de la mañana. Enciende su ordenador, abre los programas y empieza a bajarse uno a uno los pdfs de los periódicos. Empieza leyendo -por costumbre- El Mundo. Entra en Kiosko.net y hace un repaso de las portadas europeas y españolas. De ahí se lanza a ver los pdfs de El Periódico de Catalunya, La Vanguardia, Sport y Diario de Navarra. Pausa. Para romper la monotonía de los pdfs entra a El Confidencial y el resto de los diarios online. Continua su ronda diaria por las páginas de El Correo, El Diario Vasco, Las Provincias, La Verdad, el Diario Montañés, El Norte de Castilla, el Ideal de Granada, Sur de Málaga, La Rioja, Hoy de Badajoz. Se mete después a los británicos, franceses, La Tercera de Chile, Clarín, La Nación, Listín… y de ahí, todo un continente…

Hay días en que MAJ puede llegar a leer más de 50 periódicos. Si buscan a alguien que pueda decir cómo es la prensa en España, sin duda éste es su hombre. Porque hay (mucha más) vida más allá de 4 diarios editados en Madrid.

La buena prensa 2015-04-30 00-04-22

Jimeno ha trabajado en decenas de proyectos en España, Latinoamérica, Europa… Es profesor de Edición de diarios y de Proyectos Periodísticos en la Universidad de Navarra y, para colmo, blogger superviviente de la edad de oro de los blogs con La Buena Prensa. Lleva más de 8 años de buenos ejemplos lejos del glamour de las grandes cabeceras y más cerca de la realidad periodística. Porque, como dice su tagline, cada día se producen buenos trabajos periodísticos, y -añado yo- no hace falta ser el New York Times para hacer bien las cosas.

El viernes pasado estuve en Pamplona y mantuve esta conversación con él —con Miguel Ángel, con MAJ, con Mr. La Buena Prensa— sobre periódicos, medios y periodismo. Una buena oportunidad descubrir sitios donde casi nadie mira, y a veces, no tan lejanos.

¿La redacción te hace mejor periodista?

Creo que la redacción te pone las cosas mucho más fáciles para que te hagas mejor periodista. Cuando estás en contacto con otros buenos periodistas, con personas que intentan hacer bien su trabajo, que planifican, que se preguntan cuál es la mejor forma de contarle al lector las cosas… Si te juntas con esos periodistas, eso te hará mejor periodista.
Aquí planteas algo interesante. ¿Por qué hay tantos buenos periodistas freelance que no han pisado una redacción en su vida? Esta gente suple eso con leer muchísimo, lectura periodística pero también literaria. Si al periodista medio español le preguntas cuáles son sus referentes, la respuesta suele ser un silencio significativo. Pero al final, creo que es muy bueno pasar por una redacción. A la hora de planificar y ver otros enfoques, las miradas de otros son muy enriquecedoras. El freelance quizá no tiene con quien discutir las decisiones.

¿Cómo se te ocurrió abrir un blog sobre prensa?

Siempre he sido un gran coleccionista de páginas, tanto por mi trabajo en la Facultad de Comunicación como consultor en diarios. Afortunadamente, llegó la digitalización y empecé a guardarlas en pdf. Ordenando un día, me di cuenta que tenía casi 7.000 páginas y pensé… que lo tenía muy fácil para hacer algo con todo aquel material. Fui puliendo la idea de abrir un blog donde mostrar cosas interesantes que encontraba en la prensa. Y no había ningún blog dedicado a esto.

MAJ

Tenía claro que quería mostrar para ayudar, para inspirar, para animar… no para abrumar. Por tanto el ejemplo tenía que ser el ejemplo cercano al periodista: mejor mostrar una página del Diario de Burgos que un gráfico tridimensional que han hecho medias docena de colegas del New York Times… Quería mostrar cosas que, quizá, con 5 minutos más de cabeza cualquier diario pudiera hacer. De paso, al mostrar lo bueno ayudaba, humildemente, a romper el círculo negativo y de crítica hacia los medios.

Majimeno_despacho

No conozco a nadie que lea y conozca tantos periódicos como tú…

La gente se abruma cuando se entera del número de periódicos que leo, pero es que mi material de investigación es el periodismo y las cosas que se publican, en el papel y en el online. Es la base para mis clases, para conferencias, para sesiones de formación que haces para periodistas en los medios que ayudo a remodelar… Dedico muchas diarias a la lectura de periodismo.

¿A qué hora acaba tu “tour”?

Es que no lo acabo. No lo acabo porque los pdfs se acaban, pero la actualización de contenidos en Internet es constante. Si está pasando algo en algún lugar del mundo, dejo una pestaña abierta en el navegador. Lo interrumpo porque me voy a clase y a otras cosas. Vuelvo a entrar. Miro cómo evoluciona la información… Por la noche, entre la 1 y las 2 de la mañana, antes de irme a dormir, doy el último repaso a la actualidad.

Entonces ¿cuántos periódicos lees al final?

¿En serio quieres que te diga todos? Allá voy. Todos los días leo, pdfs o en papel: El Correo Gallego, La Voz de Galicia, El Faro de Vigo, El Correo, El Comercio, El Diario Montañés, El Diario Vasco, Diario de Navarra, Diario de Noticias, Heraldo de Aragón, El Periódico de Aragón El Periódico de Catalunya, La Vanguardia, Diari de Tarragona, Las Provincias, Levante, Mediterráneo, Sur, Ideal, La Voz de Cádiz, Córdoba, El Periódico de Huelva, Diario de Burgos, Marca, Sport, As, Mundo Deportivo, Expansión… de Madrid, los cuatro. Hay que
sumar ElConfidencial, eldiario.es, publico.es…

Creo que llevamos 35…

Jajajajaja. Habría que sumar los extranjeros… A medida que los voy leyendo tuiteo algunas cosas, pongo otras en Facebook, guardo pdfs, preparo alguna entrada, añado ejemplos para una clase…. Sobre, todo publico cosas de papel en el blog, y lo digital, gráficos y coberturas, lo comparto en twitter o en el grupo del blog en Facebook. Me da igual el soporte, yo comparto el buen periodismo.

MAJ despacho12

Entonces, alguien que lee cerca de 40 periódicos españoles al día puede afirmar sin temor a equivocarse que la prensa española no empieza ni acaba en los periódicos editados en Madrid, ¿no?

El sentido común dice que en España hay un centenar de periódicos y que en Madrid se editan apenas media docena, además, esencialmente son de Madrid porque ahí se distribuyen. El sentido común dice que hablar de periodismo español y pensar solo en media docena frente a casi un centenar es… ridículo. Si, además, añades que España es, posiblemente, junto a Estados Unidos el país que tiene la prensa regional más poderosa del mundo, es todavía más ridículo que se pontifique sobre la buena o mala salud del periodismo teniendo en mente sólo periódicos de Madrid. Hablamos de varios cientos de periodistas frente a varios miles. De varios cientos de páginas frente a muchas miles.

A mi no me gusta el blanco o el negro. Hay cosas de la prensa de Madrid que huyo de ellas, me parece que están muy ideologizados, mucho más que los regionales, y no solo en la sección de Política sino también en otras… No me interesa nada ese periodismo. Pero El País, El Mundo o ABC publican también cosas muy buenas. Quien critica a El País a veces lo hace en función de pocas páginas del periódico. Aquellos que tanto le critican… ya le quisieran tener su sección de Deportes o a muchos de sus buenos periodistas. Criticar a todo un medio por el 10% de su contenido, no me parece justo ni real.

2

¿Cuál es mejor regional de España en tu opinión?

Aunque reconozco que han mejorado El Correo y El Diario Vasco —dos excelente diarios—, llevo varios años respondiendo rápido a esa pregunta: La Voz de Galicia. Su gran clave es la comunidad que crea con los gallegos estén donde estén. Es un diario muy completo en todas sus secciones. Una sección que languidece en muchos regionales, como es la de Economía, en La Voz es poderosa. Tienen una buena sección de Deportes y una muy buena sección de local. Además… es el periódico con más páginas de Europa. En general, hace “todo” bien. Es un periódico muy sólido, levanta muchas historias…

¿El diseño es bueno?

Es curioso que en Galicia, una comunidad muy tirada pa’lante, muy “artista”, los diarios sean tan… feos. Cuando La Voz se rediseñó me pareció horrible, pero a las dos semanas me sentía muy a gusto.

¿Qué otros están haciendo cosas interesantes?

Las Provincias de Valencia, lo está haciendo muy bien. Comenzó apostando fuerte el domingo, con grandes aperturas y unos modos de contar muy atractivos, con guiños entre texto, ilustración y fotografía… Además, están intentando llevar esa filosofía a entre semana.
De Diario de Navarra, por ejemplo, me encanta cómo aborda los hechos imprevistos (unas inundaciones…). Es un equipo sólido que sabe qué contar, que acude a todos los sitios…

¿Qué opinión tienes de los diarios catalanes? ¿Conoces el Ara?

No lo leo porque no tengo acceso a él. Pero por lo que he visto tiene cierta tendencia de Liberation por las portadas de apuesta… pero no sé, es lo que me transmite. Me gustan también sus monográficos. Las veces que he pasado por Barcelona lo he comprado y parece muy agradable de leer. Pero te hablo desde el picoteo.

¿Y La Vanguardia y El Periódico?

Me pasa un poco como con los de Madrid, aunque no tanto: hay páginas que me interesan muy poco. Ya sabes, me refiero al pim pam pum independentista, a tanta declaración de políticos… Entiendo que eso “venda” allá, pero a mi… me ha agotado. Quitando eso, me gusta leerlos. Todos los días encuentro buen periodismo en los dos. Veo en La Vanguardia que aumenta su apuesta por contar historias. Siempre ha tenido historias, pero ahora lo hacen más explícitamente, incluso páginas en algunas de sus secciones. Sigue teniendo muy buenas páginas de Internacional, donde están menos pegados a la actualidad “pura y dura”, a “la noticia”. La información de África, por ejemplo, es fantástica. Siempre he sido un enamorado de la sección Vivir. Creo que ha perdido la fuerza que tuvo hace unos años. Durante años, para mí, estas páginas eran de lo mejor en periodismo local.

¿Pero de cuántos años estamos hablando? ¿ Hace 10 años? A veces me parece que tienen demasiado temas sobre infraesctructuras, menos historias de gente…

Pero a ver, uno tiene que leer un periódico esperanzado. Cuando algo ha sido muy bueno en el pasado, siempre estás esperando algo que él. Cuando Messi el año pasado estaba fatal, ¡confiabas en que volviera! (risas). Pues esta es la sensación que tengo con Vivir de La Vanguardia. Últimamente ha mejorado algo. Me da pena que la sección de Deportes sea tan cortita. Es un periódico muy completo. Y con un plus: la infografía. Se nota tanto —fíjate también en El Correo— cuando un diario apuesta por este modo de contar. Lástima que Jaime Serra se moje tan poco…

3

Y El Periódico, ¿qué tal?

El Periódico vivió una etapa gloriosa, a la que siguió otra desconcertante, y luego otra, de periodismo ciudadano, de apuestas en portada. Yo creo que lo que le ha faltado es saber qué quería. A día de hoy, te guste o no lo que hace, transmite que tiene las cosas más claras. Tiene apuestas sociales más presentes que nunca, una sección internacional más dinámica e interesante que antes —al decirlo, pienso en mi querido Marc Marginedas—, ha apostado por la infografía de forma decidida. La sección de Gente es enorme para mi gusto, pero es una apuesta clarísima, casi la sección más larga. Habitualmente es interesante la de deportes, con más chispa, en su mirada a veces te sorprende… Tienen a muy buena gente… Es una sección mejor que la de La Vanguardia…

Creo que El Periódico ha encontrado, además de en su apuesta por columnistas con caché mediático, un camino más social, muy dinámico y abierto en secciones que lo permiten, es un acierto el suplemento de deportes del sábado, funciona muy bien el del domingo… Creo que el baremo está en las veces que tuiteo o hablo de un periódico en el blog.

¿Qué males acechan a las redacciones hoy?

Un periódico sirve para cuidar y mejorar una comunidad. Lo mejor es tener claro a qué aspira o necesita tu comunidad y ser el primero en abanderarlo. Es muy difícil hacerlo si dejas de tener voz propia. Antes los medios tenían sus temas. Ahora otros muchos te proponen cosas. Pero la frase “la agenda te la hacen otros” es muy fácil decir, parece que la culpa es de otros… En realidad eres tú el que “dejas” que otros te la hagan. Si lo único que te preocupa es dar salida a todo lo que ten envían otros, acabas perdiendo personalidad. Por eso los diarios, más que nunca, parecen clones. Te conviertes en el mediador. Es un periodismo fácil y con enormes ventajas. El medio se limita a reproducir declaraciones de otros y sin remordimientos de conciencia, es la objetividad absoluta. Además, sigue pasando que cuando llega a la redacción alguien con ganas, se le “siega” la cabeza rápido, porque evidencia la mediocridad de otros.

Ahora se pasa demasiado tiempo en la redacción. Hay medios que han puesto tornos donde los periodistas tienen que fichar, y hay dueños que piensan que si los periodistas no están allí es que están de copas. No todo es culpa de los gabinetes de información. Y encima todo esto pasa en un momento muy complicado a nivel económico para los medios. Menos periodistas tienen que hacer frente a más soportes… Todo esto ayuda poco al periodismo.

Se nos hace tarde. A modo titular.

iportugal

El diario más extraño en el que has trabajado…
Estuve remodelando el diario Al Bayán en Dubai. Remodelar un diario árabe y en árabe tiene su aquél…

El diario con más glamour…
El diario i de Portugal, en el que participé en el lanzamiento, porque fue un pelotazo
periodístico. Me gustaba muchísimo pero ha ido menguando por desgracia… Aunque mantiene las apariencias, ya no es lo que era.

Tu periódico favorito de Latinoamérica…
Sin quedarme en Brasil, quizá La Nación de Buenos Aires.

Sitios donde más veces has estado trabajando…
Sin exagerar habré estado en República Dominicana, unas 40 veces para participar en varios proyectos. El segundo, Ecuador, estuve dos años en el Expreso de Guayaquil, iba una vez cada dos meses. He estado muchas veces en Venezuela y últimamente, en Argentina. Es una pena el proceso de pérdida de reporterismo, de calle, en los medios de allá.

Periódicos para descubrir en Europa…
Hay varios sitios que vale la pena mirar. Portugal es la gran desconocida: tienen unos periódicos y semanarios fantásticos desde el punto de vista informativo, pero además visualmente (diseño, fotografía, ilustración…) nos dan más de una vuelta. La prensa escandinava me parece ahora mismo la más “ciudadana” de Europa. Diarios repletos de personas, de historias.

Y más allá de Europa, ¿en quién fijarnos?
Quizá en la prensa canadiense. En el National Post, Globe and Mail, La Presse… Muy buenos temas, excelentes portadas…

IV Premios La Buena Prensa

PREMIOS

Siguiendo el mismo espíritu del blog, y aprovechando la comunidad alrededor del blog, MAJ creó los premios “La Buena Prensa”, que quieren dar visibilidad a los mejores trabajos periodísticos publicados en papel y en Internet.

“Hemos recibido este año cerca de 800 trabajos de España y América Latina. Más o menos, el 60 % papel y 40 % online. Es un premio que nace desde el cariño. No se da nada a cambio, más que un diploma que envío por correo electrónico a los ganadores. El jurado… siempre hay 3 o 4 periodistas. Mi papel es abanderar el premio y hacer la primera criba para pasar de 800 a 400 trabajos. El 7 de mayo anunciaré los ganadores de la 4ª edición de los premios. Mi sueño sería que hiciéramos una jornada para entregar de premios y que los participantes pudieran encontrarse y compartir sus trabajos con el resto de periodistas”.

Ramón Lara: “Si Salvados es el periodismo en mayúsculas, qué mal debe estar el periodismo”

Ramón Lara

No intenten buscar información sobre el codirector de Salvados porque Google no le tiene pillada la cara. Ramón Lara me advierte por email que no tiene grandes teorías sobre el periodismo. Y sobre todo, como si fuera una horrible confesión, me advierte: “no soy periodista”. Ramón Lara es abogado, colegiado -puntualiza-. Ejerció 7 años. ¿Qué hacía? “Básicamente, desahuciar a gente que podrían haber sido mis padres”. Un día decidió colgar la toga y prefirió buscarse la vida por otro lado.

Pero su camino a la televisión empezó casi una década antes. El día que fue a pedir información sobre la Prestación Social Sustitutoria en la asociación de vecinos de Cornellà, se cruzó con un chico imberbe y gafotas llamado Jordi, con el que escribió sus primeros guiones un verano en Radio Cornellà.

Google no lo sabe, pero Ramón Lara es de hecho un poder mediático en la sombra -una sombra proyectada por Jordi Évole-, cosa que parece traerle sin cuidado. Me cuenta en el polígono de Sant Just donde está la redacción de Salvados -y donde veo una marea de camisas de cuadros-, que prefiere “no torturar a media humanidad” con sus pensamientos, que por eso no está en twitter. Pero durante la charla evidencia que es un hombre enérgico y contundente, de fuertes convicciones sociales y periodísticas, no siendo incluso… periodista. Se lo perdonamos.

P: Cuando veía Salvados siempre me fijaba en el nombre de “Ramón Lara” como codirector y me preguntaba quién era… Lo sorprendente es que Google no dice prácticamente nada de ti. ¿Es que no has querido ser entrevistado?

R: No, es que nadie lo ha pedido.

¿Nadie? ¿En serio? No lo entiendo…

(Risas) ¡Supongo que vivo totalmente eclipsado -y yo, contento- por Jordi Évole! Jordi Évole no da abasto. Y a mí, cuando algún medio me ha entrevistado, creo que el último fue el Diari de Mallorca, fue porque Jordi no estaba… El foco de atención lo tiene Jordi. Jordi es el mediático, es el conocido, es la estrella…

Ya, pero no sé que me diría Jordi Évole que no le haya dicho ya a otro antes… A mí me interesaba saber quién es Ramón Lara y su trabajo en Salvados. Leí que eres abogado de formación, ¿cómo llega un abogado a Salvados?

Sigo siendo abogado colegiado, aún no me han quitado el carnet. Estudié derecho y ejercí durante siete años. Me dedicaba al derecho inmobiliario, básicamente desahuciaba a gente de sus casas. Era un buen abogado, pero llega un momento en que tus propias contradicciones internas no te dejan vivir. Por el entorno del que yo provengo estaba echando a gente sin recursos, a gente que podrían haber sido mis padres. Un día me dije: “se acabó la contradicción, dejo esto y ya me buscaré otra cosa”.

evole-salvados

Pero conociste a Jordi haciendo la Prestación Social Sustitutoria, ¿no?

Sí, los dos somos de Cornellà. Siempre te recomendaban que antes de pedir una plaza te acercaras a ver si había alguna vacante donde te interesase hacerlo. Fui una tarde a hablar con el responsable de la Asociación de Vecinos y apareció un chiquillo imberbe con unas gafotas -porque en los noventa se llevaban unas monturas más grandes- que se quedó esperando su turno. Al cruzarnos nos presentamos, y luego volvimos a encontrarnos durante el tiempo de la Prestación. Él era estudiante de Comunicación Audiovisual -es unos años más joven que yo-, y yo estudiaba, Derecho. Era un tío muy inquieto. Su pasión era la radio. Admiraba mucho a Buenafuente y le gustaba el humor que hacían en El Terrat..

Por aquel entonces ya se había juntado con compañeros de facultad y Radio Cornellà le había dejado una franja en verano, creo que algo de máxima audiencia… (risas) Y me dijo: “A ti que te gusta tanto escribir, ¿por que no te incorporas? Por pasar el rato…”. Así lo hice. Escribimos los guiones, nos echamos unas risas en verano y volvimos a la Prestación. La acabé antes porque yo había empezado antes. Cada uno siguió con sus estudios y manteníamos esporádicamente el contacto. Jordi acabó la carrera y después de varios trabajos entró en El Terrat, que era su gran sueño.

Cuando dejé mi trabajo como abogado, estuve un tiempo dando clases y tumbos por ahí. Cada vez que hablaba con Jordi me animaba a enviar un currículum a El Terrat. “Ostia, tío, echa un currículum. Si haces un currículum gracioso que les guste, igual te llaman y te hacen una prueba”.

¿Aunque tuvieras un currículum que dijera que eras abogado inmobiliario?

Eso es exactamente lo que yo le dije. Yo les puedo escribir muchos chistes, pero si yo estoy ahí y recibo ese currículum me preguntaría ¿y por qué he de pillar a este tío? ¿Qué me va ofrecer? (Risas)

Pero en esos años, aparte del programa en Radio Cornellà, ¿habías seguido escribiendo? ¿Publicabas en alguna parte?

Sí, siempre me ha gustado, pero como una afición. Jamás publiqué nada. En ese sentido siempre he sido muy pudoroso. Nunca he creído que lo que escribía tuviera tanta calidad como para que debiera torturar a la humanidad con lo que a mí se me pasara por la cabeza. Es uno de los motivos por los que tampoco utilizo las redes sociales.

Ya he visto que no tienes cuenta en Twitter…

No, no tengo. No creo que lo que yo piense sea tan importante como para que tenga que iluminar a la humanidad con mis palabras. Creo que la gente debería pensar y escribir mucho; pero debería dosificar el publicitar lo que hace. Creo que hay una parte de ego que nos puede. Pensar que todo el mundo necesita el aliento de nuestras palabras, que son tan profundas y tan interesantes, que los otros necesitan oírlas… En ese sentido yo nunca he tenido ese defecto, quizá sea ya un defecto en sí mismo… De ahí mi poca visibilidad.

La cuestión es que dediqué un tiempo a hacer un currículum lo más llamativo y gracioso posible, lo envié, no hubo noticias, y al cabo de un tiempo, me llamaron. Para mi sorpresa me hicieron una prueba. Pasaron más meses sin respuesta. Pero finalmente me llamaron para hacer de guionista para un programa de humor que estaban haciendo para tv3.

¿Qué programa era?
Fent amics, el que sustituyó a La Cosa Nostra de Buenafuente en Tv3. No ha habido un antes y un después de aquel programa… (Risas) Tres meses después acabó la temporada y el programa, y yo me volví a mi casa pensando que fue bonito mientras duró. Pero me volvieron a llamar y hubo continuidad. He pasado por 16 programas como guionista, como coordinador de guión, como subdirector, como productor, como director… Subes o bajas dependiendo de las necesidades.

Pero sobre todo has hecho entretenimiento antes de llegar a Salvados, ¿no?

Sí, y Salvados es un programa de entretenimiento y de humor. Uno de humor donde hay un reportero gracioso, el follonero como se le llamaba entonces, secciones con infiltrados, donde se busca entretener y hacer reír. No era otra cosa. ¿Que cuando buscas entretener y reír había siempre un sustrato político, de intención? Sí, eso es cierto.

¿Desde el principio?

La elección de una campaña no fue algo gratuito. Se escogió la campaña porque se buscaba romper los protocolos típicos de las campañas. Hay toda una puesta en escena muy protocolaria a la que estamos acostumbrados y que en Salvados por la Campaña se intentó romper. El resultado era previsible, pero alguien tenía que hacerlo y nadie lo había hecho hasta entonces. Creo que Jordi consiguió hacer, de algo que es tremendamente tedioso y previsible, hacer algo divertido. Pero sí, siempre ha habido un sustrato político.

Del Follonero al Ondas

Salvados_equipo_redacción

Tu te incorporas en la segunda temporada, cuando el programa se hace semanal, ¿no es cierto?

Sí, Jordi me llama porque la experiencia le demuestra que él no puede estar dirigiendo el programa aquí, con lo que implica preparar a la vez la semana siguiente o lo que sea, y estar rodando a la vez. Y me pide que le haga de director cuando él no está, que es la mayoría del tiempo.

Esa evolución del programa del humor a contenidos serios, ¿fue algo premeditado o fue un cambio progresivo fruto del azar?

No, no se sabía. Hechos los dos programas firmados con la cadena, se acababa el experimento. Luego nos pidieron más. Era un programa de una periodicidad muy irregular, se emitía una vez al mes, iba a asalto de mata… Cuando Salvados se hace semanal a partir de la segunda temporada, tiene datos muy malos de audiencia. Era un programa que podía morir en cualquier momento. A medida que te has ido asentando has hecho lo que creías que te tocaba hacer.

2

Hay una especie de clic en 2012 en vuestras audiencias, en las que pasáis de un 7-8% de media a un 13,5% en una sola temporada. ¿La crisis os lo puso en bandeja para hablar de cosas que estaban pasando y que nadie estaba explicando?

Sí, fue la crisis, pero nuestro punto de inflexión fue el 15M. Cuando se produjo el 15M en 2011 nosotros no teníamos programa. Se había acabado la temporada y nos dio mucha rabia no estar ahí. No obstante, decidimos que teníamos que hablar de lo que aquello significaba, de lo que se estaba reivindicando allí y del malestar que se puso de manifiesto en esa plaza. A partir de ese momento dejamos de viajar, y nos pasamos muchos programas solo en España. Aquí había mucho que contar.

Si la codirección de un programa de televisión fuera un matrimonio ¿qué tipo de matrimonio seríais Jordi y tu?

Si fuéramos un matrimonio bien es cierto que yo sería el que se queda en casa… (risas). Somos un matrimonio muy bien avenido… Es que nos conocemos desde hace muchos años y eso nos viene muy bien. Porque podemos estar en contradicción muchas veces y discutir mucho. Pero en última instancia siempre piensas que ese tío es tu amigo y que eso tiene que estar por encima de personalizar discusiones laborales. Y sé que él lo ve como yo. Eso ayuda, porque te da mucha libertad para decirle al que es tu codirector, pero de alguna manera también tu jefe, lo que piensas, aunque no coincidas con él. Y si tienes que decirle “esto lo has hecho muy mal” o “esto que has hecho es un error”, es importante tener la libertad para hacerlo.

Hay que decir que Jordi fomenta mucho el “critícame”. No es nada complaciente. Es muy duro con los demás pero sobre todo consigo mismo. En ese sentido es lo que más valoro de este matrimonio.

3

Él es la única cara visible y la continuidad la da su cara. Yo sería incapaz de hacer lo que él hace y tampoco me apetece. A mí la cámara no me quiere (risas). Pero yo estoy encantado que él haga ese trabajo, porque además es muy bueno haciéndolo.

Y creo que lo que yo le aporto aquí, él no es tan bueno haciéndolo. Jordi es una persona intuitiva, instintiva, impulsiva… Muchas veces su olfato e instinto le funcionan, pero no es una persona ni metódica, ni ordenada, ni organizada. Esas no están entre sus cualidades, las otras sí: tiene desparpajo, tiene morro y es un tío que se enfrenta con mucha valentía a las cosas. Cuando tiene un entrevistado delante, le puede caer bien o le puede caer mal, pero lo deja en la puerta. Su objetivo no es “que no se me incomode”. Hay entrevistas en las que le ha costado coger y hacer la pregunta, pero la ha hecho siempre.

¿Qué línea editorial tenéis? ¿Qué os mueve? ¿Por qué unos temas entran y otros se descartan?

Cuando se están gestando los temas -pueden haber hasta 8 a la vez- no sabes cuál se acabará haciendo finalmente. Muchas veces no tienes al invitado que querías o una vez acabada la producción crees que lo que tienes no tiene la suficiente calidad como para que acabe siendo un buen programa.

Pero en cuanto a la línea editorial, lo que nos mueve es nuestra propia inquietud sobre lo que no entendemos. A mí me motiva mucho hacer programas porque tengo preguntas que me queman. Y quieres tener una buena explicación. Han salido programas como el de las Eléctricas que no se hacen con ánimo de denunciar, sino con el ánimo de entender. Es muy aburrido pensar un programa en el que ya tengas las respuestas, y por tanto estás en posesión de la verdad… Pues no, yo prefiero estar en posesión de la pregunta. No sé si es una línea editorial, pero sí que es un motor que mueve el programa.

dependencia_salvados

Pero tengo la percepción que tenéis una especial sensibilidad por mostrar temas que no tienen mucha visibilidad incluso si sabéis que nos os van a dar una gran audiencia.

Bueno, hemos hecho muchos programas, a mi entender buenos de los que me siento muy orgulloso y que no nos han dado una gran audiencia. Por ejemplo, el de la Ley de la Dependencia. Ese programa no hizo una buena audiencia. Pero yo me siento muy orgulloso de haber participado en ese programa. A mí me gustó esos testimonios, creo que fue muy valioso lo que esas personas estaban diciendo y mostrar cómo estaban sufriendo. Y decirle a esos señores que esos recortes, implica en el día a día de esa persona, esto: ese desplazamiento que no puede hacer, esa persona que tiene que dejar de trabajar para cuidar a su madre… Eso, cuando tienen un derecho reconocido por la propia administración. Es increíble que esto esté sucediendo… Pues claro que quiero darles visibilidad…

Y evidentemente que hay ideología en Salvados. La premisa nunca es neutral. Yo no creo ni en la objetividad ni en la neutralidad. Otra cuestión es que tu ideología te reste honestidad, eso es otra cuestión. Cuando te haces preguntas, esas preguntas no son pacíficas en sus respuestas, las preguntas tienen intención.

cita

Se suele decir que la forma de preguntar de Jordi es muy reconocible por la gente de la calle…

Cierto, si alguna virtud se le tiene que reconocer a este programa es que en la elección de los temas, en la forma de tratarlos y en cómo pregunta Jordi a sus invitados, podríamos decir que es algo cotidiano, algo muy normal. La gente se lo dice por la calle. En ese sentido somos quizá poco protocolarios. Pero no tiene mayor mérito porque no nos sale ser de otra forma. Es preocupante periodísticamente hablando que una persona pregunte normal y que te aplaudan por ello. Entonces, ¿ cómo hablan los demás?

Tengo la teoría de que Salvados se ha convertido en el nuevo Informe Semanal. ¿Os habéis convertido en un programa de una cadena privada haciendo funciones de televisión pública?

No lo sé. Pero que Salvados se haya convertido en el referente por el que algunos lo tienen, es realmente preocupante. Creo que ni por la cadena en la que estaba, ni por los datos de audiencia, ni por el hecho de ser una privada, que por tanto no tiene ninguna obligación de cumplir ciertos cánones de pluralidad o de servicio público… Pero que a pesar de ello, se haya convertido en eso, creo que dice muy poco a favor del periodismo en este país. Que este programa que nació en el fondo de una manera tan residual en la parrilla, de pronto lo hayan tildado como el periodismo con mayúsculas, dices: “¡qué mal debe estar el periodismo en el país!”.

No nos estamos inventando nada, los temas que trata Salvados no son inéditos. Había ya muchos tíos en Valencia escribiendo y publicando sobre el accidente del metro de Valencia, que fue hace 7 años. ¡Fíjate si llegamos tarde al tema! Más que pensar en el mérito de Salvados, es para preocuparse de que nadie haya cumplido esa supuesta función que ahora se atribuye al programa.

Pero en el caso del Metro de Valencia os asociasteis con una productora que hacía tiempo que trabajaba en el tema y pudisteis ofrecerles el poder que habéis ido ganando, en visibilidad e influencia.

Ese acierto lo tuvimos, pero la piedra la picaron otros. Nuestro equipo de redacción consiguió buenos entrevistados que ellos no habían conseguido. ¿Cuál fue nuestro mérito? Darle valor, pero esa gente estuvieron llamando a todas las puertas para que alguien les hiciera caso.

¿Es uno de los programas de los que te sientes más orgulloso?

Sí, mucho. Y me siento con independencia de que se haya reabierto la causa en Valencia o no. Yo me sentí emocionado y orgulloso esa misma semana cuando vi la plaza abarrotada de gente. Porque yo no sé si conseguirán una reparación legal o judicial pero el mayor problema de las víctimas es que nadie no les hacía ni puñetero caso. Que de pronto, cuando preguntes a la gente sobre el accidente del metro de Valencia, sepa a qué te refieres, con esto yo ya estoy pagado.

Fusión Atresmedia

En septiembre de 2012 Antena 3 se fusiona con La Sexta. ¿La entrada en Atresmedia supuso algún cambio para Salvados?

Más apoyo. Era una incertidumbre. Nadie tiene Antena 3 por una cadena especialmente progresista ni de izquierdas, y de pronto toma LaSexta que no corresponde a su perfil ideológico como cadena. Saber qué iba a hacer con LaSexta era una incógnita. Y apostaron por mantener su personalidad. Con lo cual a nivel de libertad, que podías pensar que ibas a empezar a recibir llamadas de todo lo que no les guste… Pero no las he recibido. Nos han dejado hacer.

Solo dos meses después de la entrada de Antena3 se emitió el programa sobre las Electricas. ¿El grupo os apoyó frente a las quejas de la Patronal UNESA?

Sí, totalmente. Yo me quedé sorprendido. Siempre me dijeron: “adelante, vamos a emitir el programa”. Nunca tuvieron ni una sombra de duda. Pero a ver, cuando haces un programa así sabes que no va a ser fácil. Estás tocando a unos señores que se están gastando una millonada en campañas de publicidad. A ver, alguien me va a llamar para explicarme cómo nos ganamos la vida… Pero no, nunca se produjo esa llamada. La verdad es que me sentí muy feliz de tener a esos directivos, descolgando ellos los teléfonos y aguantando ellos los chaparrones.

Supongo que Atresmedia visiona los programas antes de que se emitan pero ¿también les consultáis los temas que estáis preparando?

Sí, hay una comunicación. Cuando se decide un tema, yo les informo, les digo a quién nos gustaría entrevistar, y estamos en comunicación sobre qué se está haciendo. Ellos hacen algunas prevenciones tipo “llama a este aludido para que tenga derecho a réplica”, puramente periodísticas. Se les hace llegar unos 70 minutos, principalmente para que sepan lo que van a emitir…

Operación Palace

operación Palace

¿Cómo viviste Operación Palace? ¿Entendiste la polémica posterior?

No, no la entendí. Lo cual me reafirma en que lo volvería a hacer otra vez. Creo que en este país hay cosas que se toman demasiado en serio y personas que parece que repartan ellos los carnet de periodista.

Fue un divertimento y una farsa, pero una farsa intencionada, cuidado. Porque después dedicamos una hora de debate diciendo: cuántas cosas sagradas hay en este país. Este momento histórico del que acabamos de bromear, ¿es algo sagrado? ¿La monarquía es algo sagrado? ¿La constitución es algo sagrado? Y me he cascado una hora de debate, creo que nada superficial, sobre qué cosas en este país aún ahora las consideramos sagradas. Ha podido ser una farsa pero al menos la farsa tenía una intención.

¿Y la intención era esa? ¿Mostrar que el 23F es un momento absurdamente sagrado?

Por supuesto. ¿Cómo te explicas sino la polémica posterior? No era tocable, era intocable. A mí, una persona muy importante en la política de este país me dijo: “Lo que hicisteis del 23F no me gustó”. ¿Por qué?. “Porque aquello tenía que ser un momento heroico de la democracia y ya está bien que siga así”. Mi respuesta fue que por ese mismo motivo teníamos que hacerlo. Por que no podemos coger a personas ni a momentos, ponerlos en un altar y hacerles genuflexiones sin al menos plantearnos el por qué lo estamos haciendo.

4

Mi única conclusión es que allí había cosas acumuladas de hace tiempo, porque sino, no se entiende una respuesta tan airada, en algo que, en el fondo si lo piensas, es tan irrelevante.
La emisión del programa fue muy divertida. A mí la mayoría de la gente me dijo que se engancharon como si fuera un thriller. Lo que yo recibí fue eso. La polémica no la recibí, la leí porque estaba escrita. No venía del espectador medio. Venía de los medios, de algunos, no de todos. Y la polémica, pues bienvenida sea, pero no la he buscado.

Bueno, pero buscabais agitar al personal, hacer reflexionar…

Que reflexiones sí que es una intención. “Yo me he cuestionado esto, te explico mi cuestionamiento, pero piensa si la historia fue como a ti te la han contado, si se salvó la democracia y si el Rey fue ese paladín que salvó la libertad en este país. Y si lo hizo todo él”.
Pero también he leído eso de que “ibais a agitar al personal”. Esas lecturas son ventajistas, porque se hacen a posteriori. Ese día se estrenó Viajando con Chester. No hizo un buen dato de audiencia para ser un programa de estreno. Luego lees que “cómo le iba a ir bien a Chester si estaba Operación Palace”. Mira, dos semanas antes de la emisión de Operación Palace, Jordi y yo estábamos hablando con la cadena por si nos lo cargábamos.

¿Os planteasteis no emitir Operación Palace?

No, nos planteamos emitirlo a las 11 de la noche, después de Salvados. ¿Por qué? Míralo fríamente sin saber la repercusión ni los datos de audiencia. ¿Yo tengo que ir en prime time con un documental al uso, como uno de la BBC o La2, sobre un tema como el 23F del que hace ya 4 años del que nadie habla y del que se han hecho ya las series y la tv movies… ¿Y teníamos que ir con un formato minoritario en prime time?.

Es decir, ¿que os plateasteis no emitirlo porque pensasteis que no tendría audiencia?

Sí, pensamos que no podías competir en prime time con un programa así. Claro, luego lees las interpretaciones a mi entender ventajistas… A priori no era una apuesta tan segura como a posteriori podemos pensar que sí que lo era. A medida que se acercaba el día nos gustaba el programa pero… (baja la voz) ¿quién lo va a ver?. ¿A qué horas ves tú los documentales?

Pero qué imprevisible este trabajo, si la gente que trabajáis aquí tenéis dudas dos semanas antes y luego hacéis más de un 20% de share, ¿no?

Sí, claro. Evidentemente, la fórmula no la sabe nadie. Si yo la tuviera estaría en las Bahamas con un cóctel. (risas) Esa varita mágica no la tiene nadie. El primer visionado de todos los programas es muy importante porque te enfrentas como espectador. La segunda ya no, ya eres un profesional, tu mirada ya está gastada. Pero esa primera sensación es básica porque es lo más parecido a cómo lo verá el espectador en su casa.

Salvados y Cataluña

salvados_grabación

Tema Cataluña. Estáis en un caso excepcional porque sois catalanes haciendo un programa para toda España. No suele haber mucho interés de los medios de la capital por la cuestión y a veces la visión que se suele ofrecer es desde medios bastante polarizados. ¿Os sentís con la responsabilidad de mostrar la diversidad de Cataluña, de hacer de alguna manera de puente?

La pretensión no es tan elevada como hacer de puente, de explicar una realidad que si vives aquí, sabes que es variada y rica.

Pero a veces esa realidad es lo que no se muestra desde los medios…

Sí en ese sentido, en los discursos se llega a una simpleza absoluta, del blanco o negro, de la unidad de España y de cuatro voces en la tertulia, nadie quiere ver más allá. Cuando te enfrentas a estos programas te asaltan muchas dudas. A ver si voy a caer en cierto localismo… ¿Cómo afrontas el tema? Pues con los ojos de alguien que vive aquí. El fenómeno de la consulta popular del 28N era muy importante para mucha gente, gente que no eran radicales y ni mucho menos eso les convertía en etarras. Y había gente muy catalana que no se identificaba con eso. Y te vas a Castelldefels a hablar con un alcalde del PP que te dice que “los niños aquí no pueden hablar castellano”, y te asomas a la tapia del colegio y no hay ni Dios que hable catalán… (risas)

La respuesta de Jordi a aquel momento fue brillante…

¡No estaba en el guión! Jordi leyó el momento y lo supo aprovechar, en eso es muy bueno, hay que reconocérselo… Y crees que acompañar a Mas a votar ese día tan simbólico es bueno. Pero también crees que tu honestidad pasa por ver que ese señor lo ha utilizado políticamente. Un presidente que ha pasado por unas elecciones que cada vez tiene menos votos y que ha aplicado medidas de recorte nada populares porque le ha dado la gana, y que su popularidad haya bajado tan poco, explica por qué se ha envuelto con la Senyera… Y acabas el programa diciendo: sí, le he acompañado a votar pero ahora me voy y te dejo aquí en baño de multitudes para que todo el mundo vea que lo que quieres es esto. No intentas establecer puentes, pero crees que vale la pena intentar explicar “algo”, a lo que llegues…

Antes los políticos os huían ¿ahora vienen a ofrecerse?
No.

¿No? ¿Ni una llamada desde algún gabinete de prensa?

No, ningún político ha venido a ofrecerse. Hay que ir detrás de ellos y la mayoría se niega.

¿Pero ahora no hay más puertas que se abren? ¿Hay más síes?
No, no.

¿A quién os gustaría entrevistar y no se deja? ¿A Rajoy?

¡Claro! A Rajoy, a Soraya… Entrevistar a la gente del gobierno para mí es muy importante. Cuando antes me preguntabas sobre la línea editorial y te he contestado que muchos programas se hacía porque teníamos muchas preguntas y no teníamos respuestas. A mí, las motivaciones de una persona que está cerrada en un despacho de un Ministerio y si es o no consciente, sobre las consecuencias que esas decisiones va a tener en mucha gente, por ejemplo, la dependencia, para mi tiene mucho valor.

Pero no hay forma. Nadie se nos ofrece y la mayoría de respuestas que tenemos siguen siendo negativas. No es fácil conseguir invitados para este programa. No es un programa fácil.

Plantilla cita(6)

¿Porque el invitado sabe que le van a hacer preguntas incómodas?

Lo sabe porque lo ha visto pero también porque se les dice: no te voy a hacer una entrevista cómoda. Eso sí, siempre será una entrevista honesta. Es decir, jamás de un invitado hemos recibido una queja por haber tergiversado, o cambiado el sentido de sus palabras Es el único aval que uno tiene. No voy a eludir los temas que le puedan incomodar, pero las cartas están sobre la mesa. Pero hay gente que debe pensar en sus cálculos, “¿qué gano pasando un mal rato?”.

¿Cómo explicas que el máximo histórico de Salvados haya sido la entrevista a Pablo Iglesias en Ecuador?

Pues parece que es un personaje que hay mucha hambre de oírlo, siendo un personaje que ha salido en la tele muchísimas veces… Creo que debimos ser los últimos en llegar a Pablo Iglesias. Fue un programa muy sencillo, nada especialmente televisivo. Creo que fue la combinación de factores: el personaje de Iglesias con un Jordi Évole, con un programa con una audiencia ya de por sí fiel, y un contexto en el que nunca habíamos visto a Iglesias.

¿Alguna vez te has planteado cómo acabará Salvados? Porque acabará algún día…

Claro, como todo alguna vez acabará. No sé cuándo, pero espero que tengamos la sabiduría y la visión de futuro para saber leer el momento de dejarlo. A mí me daría mucha pena que este programa muriese de puro aburrimiento. Que languideciera, que languideciera el espectador y que nosotros perdiéramos la ilusión. Eso sería muy triste. Yo espero que antes de que llegue ese momento tengamos la visión suficiente para decir “hasta aquí hemos llegado”. Mejor morir joven y dejar un bonito cadáver.

Periodistas invitados por marcas, ¿afecta a su cobertura?

mobile

Ahora que ha pasado la resaca del Mobile World Congress me gustaría recoger una vieja polémica entre los periodistas que cubren tecnología. ¿Es lícito que las marcas paguen los viajes de los periodistas? ¿Qué contraprestaciones piden las marcas? ¿Influye en la información que se produce después?

Todo empezó cuando Gizmodo en español, en un acto de transparencia publicó un pequeño disclaimer donde anunciaba que los gastos de sus periodistas corrían a cargo de la empresa Gawker Media.

Que vengan un grupo periodistas de Madrid con el viaje pagado puede parecer una polémica banal, pero estamos hablando de varios cientos de periodistas invitados que cruzan medio mundo a cuenta de las marcas. He preguntado a varios periodistas del sector. ¿Afecta a la cobertura? ¿De verdad no hay conflictos con las marcas? Esto es lo que me han dicho.

disclaimer

Manuel Ángel Méndez (Gizmodo)

ManuelGizmodo en español ha decidido este año seguir la política que tiene Gizmodo US, ambas propiedad de la empresa americana Gawker Media, y no aceptar ninguna invitación de marcas para cubrir una feria, y en este caso para el Mobile. Esa política se debe a que, según me cuenta su responsable Manuel Ángel Méndez, en las ferias las marcas suelen condicionar las agendas de los periodistas invitados hasta el punto de reducir su tiempo libre a la mínima expresión. Por ello Gawker Media optó por esta política: acepta invitaciones para presentaciones y eventos pero no para ferias.

“Quien diga que no condiciona, yo me lo creo, pero partimos de la base que a veces es muy sutil la diferencia, y que muchos periodistas acaban cayendo en lo políticamente correcto con las marcas, para no decir lo que realmente piensan. Pensamos que el más perjudicado es el lector”.

Este año han ido dos periodistas cubriendo el MWC para Gizmodo en español. Manuel insiste que se ha dado demasiada importancia al disclaimer publicado. “No juzgamos a nadie y respetamos lo que otros quieran hacer, solo que nosotros hemos optado por lo que nos parece mejor para los contenidos y para nuestros lectores”.

Ronny Isla (El Comecio, Lima, Perú)

ronny“Las marcas hacen las invitaciones al diario para intentar que lo que pasa en otros sitios, tenga eco en nuestro país. Este año hemos venido 4 periodistas del diario”. Ronny, que habitualmente cubre tecnología y viaja con frecuencia a eventos, me cuenta que el MWC es un evento especial que genera “muchas más informaciones“ y en los que los periodistas aprovechan para hablar también con otras marcas, incluso de la competencia. ¿Qué pasaría si no vas a un evento al que no te han invitado? “No me parecería correcto no ir, pero tampoco hay una obligación de publicar nada”. “En mi caso he sido invitado por marcas de las que no hablé demasiado bien y sin embargo me han vuelto a invitar a otro evento. Decir la verdad no es ser malo”.

Preguntado si afecta a la cobertura Ronny cree que no es un problema y que no debería serlo. No es un buen negocio tampoco para la marca. Quizá se pueda ver de esa manera desde fuera, pero cuando lees la cobertura que ha hecho el periódico, no se nota esa invitación para nada”.

Carme Jané (El Periódico de Catalunya)

carmeCarme lleva 20 años cubriendo tecnología para El Periódico de Catalunya. Cuando la llamo para hablar del tema me dice que es “una polémica superada”. Carme es rotunda: ”No debería afectar a la cobertura, pero si alguien se siente obligado es que eres un mal periodista. La virtud es saber decir no”. Para Carmen “no eres mejor periodista por aceptar una invitación siempre que vayas con la actitud correcta”. “Somos periodistas, no fans. Yo me he quedado muy ancha de no publicar nada de un viaje que al final no ha sido relevante para mis lectores”.

Comentando el tema de las agendas Carmen opina que el periodista debe “cuadrarse” si la marca insiste en coparle la agenda del día para que no pueda ver nada más.
“Lo ideal sería que los medios se hicieran cargo de los gastos como hace el Nytimes, y como hacían antes otros periódicos aquí”, pero ahora “los viajes son más preciados y hay más medios con menos presupuestos”. Un blog nunca va a poder pagarse un viaje”.

Carmen cree sin embargo que el disclaimer de Gizmodo fue innecesario y “un exceso de puritanismo”.

Alfredo Pascual (Teknautas, El Confidencial)

AlfredoEste año El Confidencial ha decidido aceptar a una única invitación para un solo redactor. El responsablde de Teknautas me cuenta que consideraron que este año había pocos nuevos productos de interés para su lector. Dice que lo mínimo que piden las marcas es que asistas al evento o presentación a la que te invitan, pero que en ningún caso hay una obligación a publicar sobre el tema “hacerlo sería totalmente contraproducente”. “Lo peor que te puede pasar es que si no publicas, no te vuelvan a invitar y me parece bien que lo hagan, están en su derecho”. “Pero al final, son tantas marcas y hay tanta competencia, que si no es por uno, irás invitado por otro”.
Para Alfredo, la invitación no debe influir en la cobertura porque al final “el objetivo es siempre el mismo, decir la verdad”.

Este año en Teknautas optaron por decir por twitter que una marca les pagaba el viaje. Pero le quita importancia a este hecho. “No veo la necesidad de decirlo, pero si detectara que en el sector empieza a ser algo que afectara los contenidos, probablemente lo haría. Alfredo desmitifica estos viajes diciendo que son más parecidos a “viajes de jubilados” más que de placer, y que la lucha está en tratar de escapar de la agenda.

Toñi Herrero (Gadwoman, ¡Hola!, TicBeat)

Foto-TH-loresEn este caso a Toñi Herrero no le pagaron el viaje porque también vive en Barcelona, pero hace más de 10 años que se dedica a tecnología y como el resto, viaja a menudo invitada por marcas. No cree que la invitación tenga que afectar a la objetividad periodística. Le pregunto si hay compromiso de publicar algo cuando te invitan: “No, oficialmente no lo hay, pero se supone que si aceptas una invitación es porque te interesa el tema: tienes ya de antemano la información suficiente para saber si eso interesa o no a tus lectores”.

“Estoy en contra de viajes pagados a un evento o feria más amplia en los que la empresa que te invita te marca tanto o te pone una agenda tan restrictiva que te imposibilita ver el resto del evento”. Pero reconoce que “si no nos invitaran a los eventos a los freelance, está claro que no iríamos”, pero valora lo positivo: “te da la oportunidad de tocar producto”.

Albert Cuesta (ARA, Canal PDA, 8tv, Catalunya Ràdio)

albertcuestaAlbert Cuesta es sin duda uno de los periodistas de tecnología más veteranos de Catalunya y de España. Es freelance y produce contenidos para prensa, radio y tele. Al ser freelance, las invitaciones le permiten ir a muchas presentaciones  que de otra manera, sería difícil que los medios pudieran financiarle.

Sin embargo, él cree que no debe afectar a la cobertura el hecho de que sea invitado por las marcas: “La prueba de ello es que varias marcas no me han vuelto a invitar después de una cobertura que no les ha gustado“. Albert insiste que no debe ser un problema siempre que el periodista haga su trabajo y no sea un “fan”. “Ahora muchas marcas prefieren traer “fans” a sus presentaciones en vez de periodistas”.

Albert sería partidario de ser transparente e indicar en las coberturas que el medio ha sido invitado, aunque sospecha que los lectores “ya lo saben”.

Bonus track:

¿Se habla demasiado de Gadgets en las secciones de tecnología?

“Yo creo que es una sección mal titulada -dice Ronny Isla-. Debería llamarse “tecnología de consumo”. Porque existe tecnología no solo en el ámbito de las telecos, sino también en el ámbito de las ingienerías, de las ciencias…”. “En el día a día encuentras muchas notas sobre gadgets, pero en el diario también puedes encontrar otros temas más transversales”.

Para Toñi, se habla de gadgets porque al final es lo que interesa al lector, aunque critica la tendencia en el sector a enviar notas de prensa donde empieza a tratarse a los gadgets como piezas de moda, donde no se incluye información técnica del producto ni se explica las soluciones tecnológicas que se supone que aporta el aparato.

Para el responsable de Teknautas, acepta que se habla demasiado de gadgets, “porque es lo que más interesa a los lectores” y lo justifica diciendo que los “reviews de productos son los contenidos más leídos de la sección.

Manuel de Gizmodo opina que en los grandes medios generalistas no se habla tanto de gadgets, pero sí en los medios de internet más especializados. En su caso, “no queremos ser un blog de gadgets y por decisión editorial cada vez van a tener menos espacio. Hablamos más de ciencia y tecnología”.

“Sí, hemos reducido la tecnología  a los gadgets, pero al final es lo que me piden en las secciones”. Albert Cuesta cubre el Mobile desde 2006, cuando vino a Barcelona y en su opinión “lo más interesante de la feria no son los gadgets sino los servicios que se ofrecen y la industria en sí”.

Albert Sáez: “El periodista más manipulable es el periodista ignorante”

albert sáez

Nos citamos hace unas semanas en el Mitte, un café-galería que está casi puerta con puerta con la redacción de El Periódico de Catalunya. Albert Sáez es Director adjunto y esta semana publica “El Periodisme després de Twitter” (3 i 4), un ensayo que ha sido reconocido con el premio Joan Fuster.

Gracias a su generosidad y a mi insistencia pude leerlo antes de su publicación esta semana. El resultado son 7 cuartillas de apuntes. Y os digo una cosa: eso es mucho decir en mi, que estoy bastante aburrida -para decirlo, digamos, con elegancia- de leer cosas sobre el tema del futuro negro-carbón del periodismo.

No temo decir que va a ser un documento importante e influyente. Sáez hace un análisis riguroso y muy autocrítico con la industria periodística. Pero no se queda solo en el “cómo llegamos aquí” sino que se dedica a diseccionar las funciones del periodista de ayer para ver qué es lo que está aún vigente y lo que no, lo que podemos desechar y lo que debemos preservar del “viejo” periodismo.
Muy en la línea de Periodismo post-industrial que tanto cita, el ensayo es un intento de “repensar” el oficio: liberarnos de la línea taylorista del periodismo, salvaguardar al periodista como interpretador de la realidad, y dejar de pensar en un negocio de venta al mayor y pasar a una venta al detalle, apoyados en la tecnología a la que no hay que temer.

Una hipotética muerte

Empiezas el libro con la aterradora hipótesis de que algún día el periodismo como realidad histórica que es pudiera desaparecer. Planteas la posibilidad de que la sociedad un día decida que ya no nos necesita. ¿De verdad crees que esto podría ocurrir?

No, no lo pienso, pero creo que es bueno planteárselo como instinto de supervivencia. Al final es como en la vida: si actúas como si fueras inmortal, quizá hagas cosas de forma diferente de si asumes que un día morirás.
Los periodistas hemos pensado que somos tan importantes y que es tan decisivo lo que hacemos, que se nos ha olvidado pensar que un día podemos de dejar de ser útiles: o bien porque no hagamos lo que la gente necesita, o porque lo que hagamos ya no tenga sentido para la gente. Sin dramatismos, pero esta idea tiene que ser un estímulo. Si hubiera existido en la industria, quizá las empresas hubiesen invertido más en innovación en el periodismo e investigado más sobre el negocio del periodismo.

El periodismo podría desaparecer si la gente cree que ya no somos necesarios

Defiendes que el periodismo, para ser considerado periodismo tiene que ser una dedicación profesional y ser remunerado.

Es que a veces nos cuesta aceptar el paquete entero. “Quiero ser un profesional del periodismo”. Para ser un profesional, el periodismo tiene que ser una actividad económica, y para ser una actividad económica ha de generar unas inversiones y unos beneficios razonables.

Haces un interesante recorrido sobre las funciones de un periodista de hoy -de lo q sirve y de lo que ya no- y una llamada a desprendermos de funciones anquilosadas en un pasado industrial-.

La metáfora del periodismo industrial/post-industrial lo explica bastante bien. Ha habido una serie de tareas que considerábamos periodísticas que en realidad eran de la “industria” del periodismo. ¿Qué valor añadido tiene hoy  “picar” una nota de prensa? Antes podía ser la jornada de un periodista. Como tampoco hoy el valor añadido está en el acceso a las fuentes: no tiene valor si no soy capaz de interactuar con ellas.

Y en cambio, hablas de la vigencia del periodista-verificador, periodista-narrador, periodista-intérprete de la realidad, ¿Qué quieres decir cuando dice que el periodista tiene que ser un intelectual? 

El papel del periodista es hoy el que yo llamo intérprete, es decir, verificar, certificar hasta donde se puede los elementos de un hecho, y darles sentido, y eso quiere decir tenir conocimientos previos, tantos o más que el que te está explicando los hechos, para poder discutir y preguntar, e interpretar, narrar una historia. Por ejemplo, Emilio Pérez de Rozas, uno de los periodistas más veteranos de la redacción de El Periódico, no tiene ningún problema con Internet. Sus noticias son de las más leídas, porque interpreta lo que pasa, sabe explicar qué pasa en el Barça con nombres y apellidos, porque verifica los rumores, porque tiene memoria… esto es lo que tiene valor añadido. El valor añadido del periodismo es intelectual, no manual. Yo creo que nos tenemos que centrar aquí.

Leo página 78: “El periodista no puede dimitir de convertirse en intérprete de la realidad con la excusa de preservar una imposible objetividad. Hay que liberar a los periodistas para que dejen ser piezas acríticas de la cadena de producción industrial de la actualidad…” ¿Debemos dejar de buscar esa objetividad?

Es un debate muy vivo. Se ha creado un falso mito de la objetividad. Si dos fuentes te confirman una noticia, ya se da por confirmado. Pues no: si una noticia te la da Endesa y el Ministerio de Industria, no sé si son dos fuentes muy contrastadas… Yo siempre digo a mis alumnos que el periodista más manipulable es el periodista ignorante. Cuando un periodista no domina una materia y le envían una nota de prensa o va a una rueda de prensa, es muy vulnerable.

Nuestro mundo tiene un 100% de la gente alfabetizada y un 40% tiene estudios superiores. Hay un montón de noticias que publicamos que nuestros lectores dominan mejor: hacemos el ridículo y perdemos la credibilidad. Volvemos al periodista intelectual. Hay que adaptarse al nuevo entorno, formarse mucho más. El periodista especialista es el único que puede tratar de tú a tú a las fuentes.

Sobre la madre del cordero: modelos de negocio

periodisme_desprestwitter

Albert Saéz hace un análisis histórico sobre cómo nos hemos ganado la vida a través de la historia del periodismo, y explica con un sentido muy autocrítico los errores que desde la industria se han cometido. A la conclusión a la que llega es que para sobrevivir debemos diversificar las fuentes de ingresos.

Cuando hablas de modelos de negocio para el periodismo reclamas un cambio, no solo desde las empresas sino también a los propios periodistas. ¿De verdad debe haber un replanteamiento de todo y por parte de todos?

Lo que digo es que hay que cuestionarse todo. Gracias al libro tuve que plantearme ¿pero es que el periodismo ha sido negocio alguna vez? Una cosa es que un medio de comunicación sea un negocio, otra cosa es que sea negocio un medio de información y otra es que la información sea un negocio. Aquí es donde tenemos los problemas.

La información a través de los medios encontró la manera de ser negocio, pero no siempre lo fue. Por tanto, tenemos que ser conscientes que un negocio de venta al mayor como el que hemos tenido hasta ahora no va a volver. Es lo que explican muy bien los autores del Periodismo Post-industrial: el negocio estaba en la rotativa y en la antena de emisión. Esto llevó a un tipo de organización empresarial, a un tipo de organización periodística y a una cadena de valor determinada.

Por contra, ¿hemos entrado en el negocio de venta al detalle?

Exactamente, ahí está el negocio a través de la tecnología. El otro día en el consejo de redacción dije que si lo lleváramos al extremo, deberíamos hacer un miniplan de marketing para cada noticia: ver qué nos puede dar de tráfico, de engagement, de publi, de prestigio, de notoriedad… pero para cada una de las noticias. En el periodismo ahora el negocio pasa a ser al detalle, y las empresas que gestionen las informaciones con mentalidad de venta al mayor, lo pasarán mal. La consecuencia también es que vendrán otro tipo de inversores, de organizaciones, de retorno y de rentabilidad. También hay que estar preparados para ello.

lectores leales

Dices que los lectores quieren calidad, y no la encuentran en Internet. A veces cuesta creer en un mar de virales como el actual…

Si te planteas este negocio como un negocio de tráfico siempre será mucho mejor Buzzfeed, porque está hecho para generar tráfico, dar valor a una marca, sacarlo a bolsa y venderlo después. Decía hace poco Ana Patricia Botín: “lo que necesito son clientes leales”. Este adjetivo no es menor. En el fondo lo que dice Botín es que no tendré clientes leales si les maltrato: te coloco unas preferentes, te arruinas y te vas a otro sitio. Yo también necesito lectores leales.

Y atención: que al lector leal no podré tratarlo como a un paracaidista ni tomarlo por idiota. Ahora que los anunciantes ya no nos necesitan tanto, tenemos que ser conscientes que nuestro cliente es el lector. Seguiremos teniendo sentido si tenemos una comunidad, un público leal, y si nosotros somos también leales a ellos…

Una legislación desequilibrada

Albert Sáez -que también se movió durante un tiempo en arenas políticas, siendo primero Secretari de Mitjans de Comunicació de la Generalitat, y después Presidente del Consejo de Gobierno de la CCMM- hace un alto en el camino en el libro dedicándole un capítulo a cuatro tipos de legislaciones que en su opinión no han favorecido al periodismo o la industria. Se trata de 1) la legislación de propiedad intelectual, 2) la de protección de datos personales, 3) la de protección a la intimidad y 4) sobre responsabilidad editorial.

4

Yo con los cookies de los lectores de la web puedo hacer lo que quiera pero con la BBDD de suscriptores de papel de El Periódico, no puedo hacer nada. Y nada quiere decir nada. Parece que aquí hay una asimetría legislativa evidente…”

En el libro le dedicas un capítulo al tema de esa asimetría legislativa y denuncias que los medios no han sabido hacer de Lobby como sí lo hicieron las Telecos.

Soy muy crítico en estas cuestiones. Se ha buscado una idea muy poderosa como es la de “la sociedad de la información” pero no se ha preguntado nada más y llega el momento de hacer preguntas. Estoy muy contento porque por primera vez alguien en Europa haya salido a decir que la ley de Propiedad intelectual ha de ser europea. Hasta ahora, que las legislaciones fueran estatales ha sido una bicoca para las grandes corporaciones.
Me dicen que “El Sr Google le ayuda a usted a viralizar los contenidos”. Sí, hasta aquí no tengo ningún problema, pero es que en medio Google pone un anuncio. Si él me viraliza un contenido sin hacer negocio, yo no le querré cobrar nada, pero si pone un anuncio, solo le pido, que nos lo repartamos un poco, no digo ya al 50%, sino un porcentaje pequeño nada más… Porque todos somos conscientes, que sin contenido, no habrá tráfico.
Eso por un lado. Por el otro, solo pido que si hemos bajado el listón de tolerancia respecto la protección de datos, respeto a la protección al honor, etc… que puede ser que haya bajado el listón, pero entonces la legislación tiene que ser la misma para todos.
En cuanto a responsabilidad editorial, lo que no puede ser que un director de periódico pueda ir a la cárcel por algo que se publique en la edición de papel, y por una cosa que se publica en la edición web, nadie vaya a ninguna parte.

6

Eres muy crítico con la UE, de cómo se ha beneficiado a las empresas de Telecomunicaciones por encima de las que producen contenidos.

Esta batalla ha sido brutal. El lobby de las telecos ha funcionado muchísimo mejor que el lobby de los diarios. Y esto es un combate que tengo con muchos amigos: el tema de la neutralidad de la red. Quiere decir que no puedo condicionar el acceso a los contenidos a través de mi red. Entonces, ¿qué estás diciendo? Pues que los contenidos no valen nada. Y resulta que todo el negocio se lo ha quedado el Carrier, el que hace el camino.

La UE nos ha estafado con el tema de la neutralidad, ha quitado valor a los productores de contenidos. Y el ejemplo que pongo de la compra-venta de activos entre Telefónica y Prisa es el ejemplo más palmario. Telefónica se vende por 400 millones de euros una participación que al cabo de 4, la compra por 100. Por tanto es evidente que esto ha bajado de precio. Y si ha bajado de precio es por que tu no le puedes dar valor al contenido. ¿Y ahora no puedo asociarme a Telefónica? Google utiliza mi información, ¿y Telefónica, no puede? No tiene sentido. Que lo arreglen como quieran pero la industria periodística se ha equivocado no haciendo de lobby.

Referentes personales y futuro de los estudios de periodismo

lorenzo Gomis

En el libro citas mucho a la obra y teorías de Lorenzo Gomis, [el que fue director del Correo Catalán, de la revista El Ciervo y articulista y consejero editorial de Lavanguardia]. ¿Qué representó para ti?

¡Es mi maestro! Creo que hizo un importante esfuerzo en construir una teoría del periodismo. Hizo una aproximación muy fría, intentaba racionalizarlo. Por ejemplo, en su tesis doctoral se inventó una fórmula matemática para calcular el interés periodístico, una ecuación que valoraba la importancia histórica de una noticia y su capacidad de generar comentarios. Lorenzo Gomis decía que el periodismo tenía que buscar un equilibrio pensando en un público determinando. Tenía una idea muy sugerente de que los hechos, no son noticia en abstracto, sino que lo son para un público concreto. Muchas cosas de las que dijo ahora siguen vigentes e intento hacer de puente con la generación que no le conoció.

¿Qué piensas que deberíamos hacer con las facultades de periodismo, tú que eres profesor de periodismo? ¿Se deben cerrar facultades?
En general, aunque quede mal decirlo, ha ido demasiada gente a la universidad. Hay profesiones que han hecho lobby y tienen capacidad de limitar el acceso al ejercicio de la profesión. No es nuestro caso. Pero también es cierto, que si en vez de hablar de periodismo hablamos de comunicación, las cosas están mucho más equilibradas.

Pero entonces ¿deberíamos cambiar los estudios? Venga, ¡mójate!

Lo ideal sería que hubiera un grado de comunicación y un máster en periodismo. Hay toda una serie de técnicas que como periodista necesitas: la formación de narrador, verificación y de intérprete podría dártela un master. A mi no me insultan cuando dicen que el periodismo es un oficio, es un oficio intelectual.

Creo que lo que no se ha hecho es más trabajo de investigación aplicada. Yo pregunto en mi facultad [Blanquerna, URLL] ¿deberíamos enseñar a hacer aplicaciones móviles? Yo le veo muchas posibilidades para rentabilizar el trabajo periodístico, porque la gente está acostumbrada a pagar o a tener una publicidad muy relacionada con la app.. etc.

No tiene que darnos miedo la tecnología. Está muy bien explicado en el informe de innovación de el NYTimes, donde hablan de romper los estanques cerrados, los silos, para que todos entiendan la lógica del otro, y poder colaborar juntos. Si consigues alinear a todo el equipo de una organización para pensar en ese público, serás una máquina de matar.

1

Créditos fotos: 

1ª.El Punt Avui

2ª F.J. Vargas/El País

 

Alejandro Laso (ElConfidencial): “Estamos preparados para alcanzar el liderazgo”

Alejandro Llaso
En mi fugaz visita por Madrid hace dos lunes, insistí visitar esa bella localidad de la periferia de Madrid llamada Pozuelo. No por bella ni periférica, sino porque creía que valía la pena poner un pie y comprobar que son de carne y hueso (¡y 100 en plantilla!) [6 motivos para hablar mucho más de ElConfidencial] esa gente de El Confidencial que son considerados los más innovadores en periodismo digital. Mi religión me impide hacer entrevistas por email, así que, a la que pude tener una excusa para ir a Madrid, si hay que irse a Pozuelo para conocerles, ahí que voy yo.

Google Maps mediante (ya os digo que no siempre es de lo más confiable) me mandó a un lugar llamado Aravaca, donde superábamos los 20 grados el día 2 de marzo. Un amable señor sevillano me indicó el buen camino por Pozuelo y una localización por Whatsapp hizo el resto, abriéndome paso cual Moisés entre los dos mares hacia mi tierra prometida. Y además, me esperaba una agradable comida entre redactores de tecnología.

elconfidencial_mision

Para qué sirve un laboratorio dentro de un medio

El Confidencial, el medio nativo digital con más audiencia en España, y tan solo por detrás de los dos digitales grandes, creó hace 2 años un laboratorio de Innovación, que lejos de ser una cosa hipsteriana, es la responsable por ejemplo, del último rediseño de la web, o del trabajo de periodismo de datos de las Tarjetas Black de Caja Madrid, Luxleaks, como ya os comenté en mi post anterior. El laboratorio coordina toda una serie de áreas tanto técnicas como periodísticas de proyectos pero también del día a día.

Fui a confirmar que ese mítico ConfidencialLAB existe. No crean que he sido la única que ha ido a husmear por allí. Gente de otros medios han ido a echar un ojo. ¿Pero qué hacen en el LAB? ¿Cómo lo hacen para trabajar continuamente para mejorar el producto y innovar en distintos aspectos como visualización, comercialización, interactividad o distribución?

Quien debía contestar a mis preguntas era Alejandro Laso.

Alejandro Laso entró en ElConfidencial hace solo 5 años como redactor de deportes. Hoy dirige a un equipo de unas 20 personas y rinde cuentas directamente al Consejero delegado de ElConfidencial. Dicho sea de paso, un medio con una estructura mucho más horizontal de lo que suelen tener los grandes medios. Vamos, que para aprobar un proyecto no hay que pedir audiencia al Papa. Laso había estudiado informática y periodismo, un perfil ciertamente poco habitual.

Alejandro no me dejó ni respirar y empezó a disparar cuando por fin conseguí sentarlo en una sala después de la ruta turística de rigor por la redacción.

El Laboratorio como estrategia de producto

lab_confidencial

“El Laboratorio es una área de estrategia de producto. Tenemos equipos de diseño, de experiencia de usuario, de analítica web, de mobile, de nuevas narrativas y está todo abrazado por el equipo de proyectos. El departamento técnico es parte también del Laboratorio, no es un ente al que hay que pedirles de rodillas que nos haga algo, sino que desarrollan las ideas que salen del laboratorio.

Nosotros dependemos directamente del Consejero delegado. De hecho yo estoy en el Comité ejecutivo de la empresa donde están el director general, el comercial, el jefe de marca, el CEO, el director del periódico y yo”.

¿Con qué objetivo nace el Laboratorio?

El Lab nace hace dos años para trabajar en el producto, para intentar no solo sacar el día a día del diario, sino que encaminar a El Confidencial a donde quiere llegar. Nos dimos cuenta que siendo los nativos líderes estábamos esperando que los grandes digitales fueran los primeros en dar un paso y nosotros seguirles. Pero ahora estábamos en una posición de privilegio como para adelantarnos y ser los primeros en hacer las cosas.
Un ejemplo ahora es el rediseño. Nadie en España había ido a un tamaño grande de pantalla a 1336 como se está viendo El Confidencial, porque la publicidad, el in skin que está siempre abrazando a los contenidos es el que manda. Nos preguntamos por qué debía ser así, por qué la publicidad nos iba a constreñir el espacio cuando en realidad las pantallas son cada vez más horizontales.

Afortunadamente tenemos más agilidad que otros medios para poder hacer realidad lo que queremos y siempre tenemos la aprobación del Consejero delegado, que es el impulsor realmente de la idea del Lab.

¿Cómo llegas a ser el responsable del Laboratorio?

Entré en el diario como redactor de deportes y de ahí pasé a Economía. Un día le digo al Consejero delegado [José Antonio Sánchez], un tío normal que está por aquí, que nuestro CMS era horroroso, nos hacía perder mucho tiempo y que había que cambiarlo. Y me dijo que adelante. Lo cambiamos y hubo un retorno, la gente se dio cuenta que tardaban menos en hacer las portadas. Y a partir de ahí fui propusiendo otras mejoras que fueron escuchadas. Poco a poco fui creando lo que sería la unidad del laboratorio, empezando a fichar con cierta dirección a un diseñador que entró como portadista pero con dotes de diseño, y otro equipo técnico que luego ha pasado de 4 a 12 personas.

ElconfidencialLAB_p

¿Entonces, en total cuántos sois, qué perfiles y cómo estáis organizados?

En el Lab tenemos tres grandes patas, en la que estamos unas 19 personas. La primera sería todo lo que es  Diseño y Experiencia de usuario. La segunda, Nuevas narrativas: entre videos, periodismo de datos, multimedia, edición gráfica, movilidad e infografías. La tercera, es la de Participación y viralidad, lo que sería desarrollo de audiencias: tenemos un editor de Redes sociales, temas de Seos… al final, todo lo que viene a ser atraer nuevos públicos al Confidencial. El equipo de proyectos se apoya tanto en la redacción, como en Lab y en el departamento comercial. Y finalmente el equipo técnico son 12 personas que abraza a toda la estructura y apoya a todos.

¿Cómo funcionaís? ¿De dónde salen las iniciativas para implementar cambios?

A través de la analítica web identificamos oportunidades de negocio o ideamos cómo innovar en algún tipo de producto o acción: lo conceptualizamos, lo prototipamos, lo aprobamos y con los técnicos, lo refinamos y se lo pasamos a ellos para que en una semana se entregue el desarrollo requerido.

elconfidencial tecnicos

¿Cómo te has formado en todos estos temas?

Estudié informática y luego periodismo. He trabajado en medios locales y he trasteado siempre mucho con todo tipo de tecnologías: desde montar una mesa de mezclas hasta montar páginas web. Además, cuando tienes pocos recursos se acentúa la imaginación y buscas nuevas fórmulas. Y al llegar aquí la verdad es que me han dejado hacer lo que me gusta. A partir de ahí es un poco olfato y tener un equipo bueno, potente, complementario y que puedan funcionar por sí mismo.

Al final, el valor que tiene el Lab es que somos gente que ha partido de la propia redacción, entendemos perfectamente el trabajo, sabemos perfectamente cómo piensan los redactores. No somos visionarios, partimos de la práctica. Esto es un periódico, no estamos aislados, sino que estamos en medio y repartidos por todo el espacio.

 

El nuevo diseño

La exclusiva de la Lista Falciani.jpg

 

Hablemos del rediseño. ¿qué necesidades teníais y qué destacarías de él?

Queríamos hacer una web responsive, ya que apostamos por un ecosistema de dispositivos donde el escritorio tiene un tratamiento informativo diferente al de móvil y al del tablet. Aunque la información es la misma, el consumo no es el mismo, la forma de mostrarla o los añadidos pueden ser incluso diferentes… Las necesidades en movilidad son diferentes a las de escritorio. Tenemos que aprender del lector y tender a personalizar los contenidos. No se trata de canibalizar la web, porque hay cosas como las infografías que no se disfrutan de la misma manera, pero hay otras cosas que el móvil tiene mucha más potencia por la inmediatez y por la disponibilidad que tiene el dispositivo.

Rediseñamos para ser pioneros para aprovechar todo el espacio de las pantallas de 1360. Intentamos hacer un diseño muy moderno, con un peso muy visual, muy user-friendly y potenciar las páginas interiores que son a las que llegan los lectores que vienen de las redes, aunque nuestros lectores vienen a nuestra web en un 70% por tráfico directo.

¿70% DE TRÁFICO DIRECTO???? ¡Pero eso implica que tenéis a un público muy fiel! Poquísimos medios pueden decir lo mismo…

Sí, somos uno de los medios con mayor número de “parroquianos” como los llamamos aquí. Por eso no nos preocupa demasiado de si cierra Google News o si Facebook cambia el algoritmo. El Confidencial al final engancha, los lectores dicen que son “fans”. Somos un periódico diferente, publicamos información propia, cosas que otros no publica. Seguramente en la apertura de portada verás que no tiene nada que ver con la del El País o la de El Mundo. Eso la gente lo valora. No somos conocidos a nivel de masas de gente y hemos funcionado siempre con el boca-oído.

Somos más de lo que parecemos. Nunca hemos invertido en Marketing ni SEO, sino solo en producto: hemos hecho el camino inverso a lo que han hecho otros nativos. Primero nos centramos en un producto de calidad para fidelizar al lector, y luego vino la rama de la tecnología, el CMS; un cambio plataforma sólida… hemos ido paso a paso.

En los accesos desde dispositivos móviles, ¿superáis ya el 50%?

Sí, rozamos 50% de escritorio y dispositivos. Una parte del rediseño ya se había aplicado a la web móvil, sacamos una web app en agosto, que tiene funciones como si fuera una app nativa. En diciembre la encapsulamos y las subimos a las stores. Quisimos que fuera muy intuitiva y fácil de consumir. Ahora nos centramos en el Escritorio y pronto volveremos a los móviles para dar un salto al liderazgo al que aspiramos: ser el mejor y primer diario de España. Esto me lo dijo el Consejero delegado la primera vez que nos vimos. No tenemos una linea editorial ideológica, aquí hay gente de derechas y de izquierdas y de hecho tenemos discusiones muy interesantes en el periódico…

audiencias_EC

Vuestro diario siempre se ha caracterizado por su buena información y su rigurosidad. Uno de los claims del nuevo rediseño es que ahora El Confidencial será más “viral”. ¿Significa que veremos un Confidencial más popular? ¿Más frívolo?

No, no se trata de eso. Hasta ahora el periodismo ha sido texto y foto. Lo que se quiere ahora es tener formatos que sean más fáciles de compartir. Si veo un mapa interactivo con la radiografía de fallecimientos en España por autonomías, es un contenido de mucha calidad, que la gente quiere compartir. Y además ese tipo de contenidos son más difíciles de replicar por otros medios -estamos hartos de que nos fusilen otros medios a diario, cuando la mayor parte de información que publicamos es propia-. Estos contenidos son una punta de lanza para alcanzar a nuevos lectores. Esa es la parte más de viralidad, y gracias al nuevo diseño, podemos potenciar esas piezas.

[Estamos en el lunes de la resaca del asunto The Dress, del que ElConfidencial publicó 2 piezas, ElPaís cuento 5, El Mundo creo que 4, LaVanguardia otros 5... etc] ¿Pero ahora también hay espacio para cosas más populares, más banales?

Bueno, antes [charla informal al solecito de una temprana primavera] hemos puesto el ejemplo de la cuestión de The Dress [el alto dilema moral entre el azul/negro y el amarillo/blanco], que depende del enfoque que le des puede explicar el fenómeno desde el punto de vista de Teknautas, más de óptica…

Quieres decir que viral con dignidad, ¿no? [digo no sin cierta ironía...]

Sí, eso es,¡¡jaja!!

Protagonistas del Informe de Innovación de la UMH

Ranking de Innovación Periodística - 2014 2014-12-05 10-50-19

Quería comentar con Alejandro Laso los resultados del Ranking de Innovación periodística que publicó la UMH porque dejaba una imagen algo desoladora: ninguno de los grandes medios tradicionales estaba en la lista y el más innovador no era un medio sino que es Civio.

Vosotros sois precisamente el medio más innovador según el Informe. donde citaban entre otras cosas, vuestro sistema de ludificación de comentarios. Sin embargo, la comunidad periodística internacional aún discute el valor de éstos. ¿Parece que vosotros sí creéis en el valor de los usuarios?

Bueno, es que nosotros no tenemos problemas con eso. Con casi 1 millón de usuarios únicos diarios tenemos casi 2.000 comentarios, y no queremos más. Nosotros luchamos por el tiempo de la gente. La gente normal no tiene tiempo para leer 50 comentarios. Intentamos eso sí, mantener un nivel alto de la comunidad. Hasta ahora la gente solicita su entrada en la comunidad con un párrafo en el que tienen que explicar por qué quieren ser parte de la Comunidad. Queremos que la gente esté cómoda y que la gente aporte valor. A veces tienen más información que nosotros…

Uno de vuestros méritos es estar utilizando periodismo de datos no solo para grandes historias de forma puntual, sino que sois capaces de integrarlo en la información diaria. ¿Cómo lo habéis conseguido?

Tenemos un equipo de periodismo de datos que está formado por dos periodistas y un programador. Es transversal a todas las secciones y bidireccional porque el equipo también propone temas. Hemos evangelizado a toda la redacción sobre periodismo de datos ofrecientdo talleres sobre herramientas como Infogram, Cartodb, Tableau… cosas sencillas. Algunos ya se atreven a utilizarlas o piden ayuda para utilizarlas.

Pero el tema de los datos es complicado por culpa de la Ley de Protección de datos que a veces es absurda. El otro día ni nos podían pasar un listado con todas las administraciones de Loterías del Estado. Es un ejemplo trivial, pero imagínate con cosas más importantes. Nos encontramos con temas que la Ley de transparencia no acaba de resolver y se contradice con la de Protección de datos. Pero nuestro equipo es muy bueno y tienen mucho olfato.

redaccion_EC

¿Qué ha supuesto vuestra participación en los Offshore y los Luxleaks?

Aceptamos muy rápidamente la propuesta del ICIJ. Nos ha dado mucha visibilidad, prestigio y marca.

¿Por qué crees que las grandes cabeceras no tienen laboratorios?

Porque no pueden, porque tienen unas estructuras jerárquicas del pasado, tienen muchos comités y gente que tiene que aprobar todas las cosas, porque no tienen una estructura tan horizontal como la nuestra. Pueden hacerlo pero sin capacidad ejecutiva. Nosotros podemos empezar un proyecto y ejecutarlo sin decir prácticamente nada a nadie. Lógicamente tenemos que reportar sobre lo que estamos haciendo, pero no tenemos que convencer a nadie. Puede parecer trivial pero no lo es. Trabajamos para el usuario no para los anunciantes. Si tenemos usuarios, los anunciantes vendrán después. Eso nos da mucha libertad.

¿Crees que sería posible replicar el éxito del Confidencial?

No, ni siquiera el El Confidencial podría hacerlo de nuevo. Nace en 2001 con el Internet de 56ks. Es un producto que ya está inventado, un nicho ya ocupado, es muy difícil…

Acaba nuestra conversación y apago la grabadora. Lo miro de reojo. ¿Cuándo entraste? En 2010 me dice. En deportes. No hace tanto, pensé. Horas después de nuestro encuentro y ya en el AVE de vuelta a Barcelona -y francamente impresionada por la envergadura del proyecto- me asaltó la duda. ¿Pero cuántos años debe tener este tío??! Su contestación en un direct en twitter me desarmó… 32 años. 3 y 2: 32.

Quédense con su cara. Volveremos a hablar de él en el futuro, no me cabe duda…

[Todas las fotos -como bien puede comprobarse- son mías, a excepción de la primera, que es de Cristian Ramón Marín Sanchiz]

 

6 motivos para hablar (mucho más) de El Confidencial

La exclusiva de la Lista Falciani.jpg

Hace tiempo que pienso que cuando hablamos de medios digitales, el nativo digital El Confidencial no recibe la visibilidad que merece. Hablamos mucho de periodismo emprendedor  y de nuevas startups periodísticas pero creo que hablamos poco del único medio digital que ha logrado tutearle a los grandes medios online nacidos al abrigo de grandes marcas tradicionales.

No sé si será porque por los grandes es visto como un outsider entre las grandes marcas tradicionales (de la casta periodística, si se me permite este tan original adjetivo nada de moda en nuestros días) y demasiado grande y veterano para ser encajado en la nueva ola de periodismo emprendedor en tiempos de crisis. Así que siempre tengo la impresión que El Confidencial queda muchas veces en una especie de limbo informativo.

Pero precisamente la semana pasada ha recibido mucha atención gracias a la publicación de la Lista Faciani, el famoso Swissleaks, como me cuenta Carlos Hernanz por teléfono. Al tener la noticia un alcance global, muchos medios grandes medios masivos lo han citado, un premio extra de visibilidad, prestigio y tráfico.

El Confidencial.jpg

Además, este lunes presentó un nuevo y audaz rediseño de su versión web que lo ponen un paso por delante de sus competidores.

Es por eso que voy a dar varias razones por las que vale la pena vigilar de cerca a El Confidencial: 

1. El primer nativo digital consolidado

El Confidencial nació en 2001. De eso hace ya 14 años. Pensemos en otros medios que nacieron en los mismos años, como Periodista digital o Hispanidad, y que no han logrado tener su evolución. Según publicaba AFP, El Confidencial cerró 2014 con una cifra de negocio de más de 9 millones de euros y su beneficio puede superar el millón de euros. Dando beneficios desde hace 10 años. Y sin deudas.  No pertenece a ningún grupo. Eso les da una mayor independencia que cualquiera de los que son su competencia.

confidencial_audiencia.jpg

El Confidencial nació como un medio especializado en economía y política. Ha ido evolucionando y en los últimos años, quiere ser un generalista.

Es el tercer digital por audiencia: Comscore le coloca tan solo por detrás de Elmundo.es y ElPais.com, y por detrás tiene a ABC.es y a 20Minutos. Su objetivo, según palabras de su director, es el de alcanzar a El País en el próximo año. El pasado lunes coincidiendo con el Swissleaks obtuvieron un récord de 1.400.000 usuarios únicos en un día.

2. Su plantilla ha crecido durante la crisis

A muchos os sorprenderá: son más de 100 periodistas, sin contar a colaboradores externos. Sí, sí: más de 100. En los últimos 3 años ha duplicado su plantilla según me cuenta Carlos Hernanz. Durante los peores años de paro para la profesión ellos han sido una excepción. En tiempos de crisis, hicieron una importante apuesta por la contratación de periodistas y en crecer de manera orgánica, mientras el sector no veía más que despidos y cierres.

Hoy es sin duda, el medio digital con una plantilla más grande en España (si pensamos que elmundo y elpaís tienen redacciones más o menos integradas, la cifra es muy importante para un digital). Y además, cuenta con mayoría de periodistas especializados, en un apuesta muy importante por la noticia propia, las exclusivas y sobre todo, contenidos de calidad. Ese ha sido y es el Adn de El Confidencial.

elconfidencial

Su director, Nacho Cardero, contestaba así en una charla con los lectores, a una pregunta sobre qué tipo de profesional buscan para su medio:

“Te puedo decir muchos de los criterios que tengo en cuenta a la hora de entrevistar a alguien para un puesto: ¿Título? ¿Eres Nativo Digital? ¿Qué redes sociales utilizas habitualmente? ¿Inglés? ¿Otros idiomas? ¿Qué puedes aportar a El Confidencial…? Pero no es esto en lo que más nos fijamos. El periodismo es un sacerdocio y, a pesar de la tecnología, de las redes sociales, etcétera, lo que buscamos, lo que más tenemos en cuenta es a gente con inquietudes que desgañiten buscando una exclusiva, buscando una historia. Historias de interés para la sociedad. Eso es periodismo”.

 

3. Desarrollo de fuertes marcas paralelas

vanitatis

El Confidencial es hoy una marca conocida, pero su estrategia ha pasado por hacer crecer marcas paralelas especializadas. En el pasado, los confidenciales empezaron a tener connotaciones negativas, de ser medios poco rigurosos.

Así que, por si acaso, fueron naciendo otras marcas paralelas. El medio ha ido creciendo de manera muy orgánica durante estos 14 años. Poco a poco se contruyó como una cebolla que va añadiendo capas de coberturas informativas.

Primero fue Cotizalia, luego Vanitatis, más tarde Teknautas, que llegan a funcionar casi como marcas independientes, pero siempre con el sello y la forma de hacer contenidos de El Confidencial. [Sin embargo, con el nuevo rediseño, me da la sensación que quieren acercar las marcas a la madre, pero es mi impresión personal].

4. Target lector bien definido

El diario de los lectores influyentes” reza su tagline. Desde el principio (repito, año 2001) El Confidencial supo que iba a ser un medio abierto y basado en un modelo publicitario. Sabían que su público, inicialmente de información económica, iba a ser un público joven pero con formación y profesional. A ese target publicitario lo llama el caramelito.

Pero como me cuenta Hernanz, en 2001 los grandes medios regalaban la publicidad en Internet a sus anunciantes de papel. “Íbamos fuera de mercado”, debían poner ellos las tarifas, y “negociar directamente con los anunciantes”. Con su volumen de tráfico, no entraban en los planes de las Centrales publicitarias.

Hoy esto ha cambiado, ahora son grandes, siguen teniendo ese mismo target goloso, 10 años de beneficios, pero están también tratando innovar en formatos, superar al banner (RIP), explorar nuevos formatos audiovisuales publicitarios y encontrar soluciones de branded content.

La independencia tiene cash

Por otra parte, hacen bandera de su independencia editorial. El director general, Alberto Artero, aseguró en el pasado Congreso de Huesca que disponían de suficiente liquidez de caja como para pagar durante 6 meses a sus periodistas si todos los anunciantes decidían marcharse dando un portazo.o

Volviendo a la independencia editorial. Recuerdo haber escuchado en unas jornadas en Tenerife,al responsable de Teknautas, Alfredo Pascual, decir que pedía a sus periodistas utilizar un bloqueo automático de la publicidad en sus navegadores para no ver quién se anunciaba en su página. Del dicho al hecho.

 

5 . Encabeza la innovación en el periodismo online

tarjetasblack.jpg

En el ránking sobre Innovación periodística elaborado por la Universidad Miguel Hernández, El Confidencial se coloca en segundo puesto, por detrás de Civio, que no es un medio (como ya dije, La innovación vive en la periferia periodística). Así que podríamos decir, que hoy por hoy, y según el análisis de la gente del Máster de Innovación periodística, El Confidencial es el medio que más soluciones novedosas y no solo tecnológicas está aportando a su producto.

El estudio destaca las siguientes innovaciones de El Confidencial:

  • Creación del Confidencial Lab: creado en 2013, en ellos ha recaído el encargo del rediseño recién estrenado y en liderar buenas parte de los desarrollos de productos y soluciones.
  • Desarrollo y aplicación del periodismo de datos y soluciones gráficas que mejoran la comprensión de informaciones complejas. En concreto, estos impresionantes gráficos que desmenuzan el uso de las tarjetas black, pero la noticia aquí es que habitualmente utilizan en las informaciones periodismo de datos, y no solo de manera puntual.
  • Promover interactividad de los usuarios: la ludificación del sistema de comentarios y la creación de un foro interno de relación de usuarios y redactores.
  • Los gráficos de la información en tiempo real de la sección Mercados.
  • No tener miedo a colaborar: difunfieron un trabajo de Acuerdo.us y han colaborado en varias ocasiones con diferentes organismos internacionales periodísticos como el ICIJ.

6. Diversificación de fuentes de ingresos

La publi sigue siendo la más importante vía de ingresos de El Confidencial, pero hace más de dos años han creado una división de eventos y patrocinios.

Buenas razones. Pero ¿cuál es el techo de audiencia para un medio nativo digital? ¿Alcanzarán a El País? ¿Veremos algún día un medio digital por delante de los “grandes”? La cosa se pone emocionante…

Vestida de negro

vestidadenegre.jpg

La semana pasada se emitó en Tv3 el documental Vestida de negre, en la que la periodista freelance Mònica Bernabé nos introducía en la situación de las mujeres en Afganistán. La promo del video nos presetaba a Bernabé vestida de negro y llevando el tradicional burka azul mientras trataba de entrevistar a un señor de la guerra. Pero había mucho más…

Mònica Bernabé es una periodista freelance que lleva más de 10 años viajando a Afganistán y desde 2007 se estableció allí.

El documental Vestida de negre, una coproducción de Tv3, nos muestra diferentes aspectos:

  • La situación de marginación y maltrato que viven las mujeres en Afganistán.
  • Cómo es la tarea de una periodista mujer en un país como Afganistán.
  • La heroica tarea de sobrevivir siendo periodista freelance viviendo en un país que no es precisamente el más seguro…
  • De cómo un periodista puede llegar a ir más allá de su rol de “observador de una realidad” para comprometerse con la situación de los afganeses más débiles, en este caso, las niñas y mujeres.
  • Finalmente, cómo la transición del régimen talibán a un sistema democrático no es más que una ficción que nos han querido vender.

Dones de l’Afganistán, la exposición

mujeresafganistan

 

Me pasé el lunes a ver la exposición de fotografía Dones de l’Afganistán en el Palau Robert de Barcelona.

Al entrar, un gran cartel anuncia la exposición: fotos de Gervasio Sánchez y textos de Mónica Bernabé. Al pasar el primer umbral, te olvidas de ellos.

Es un exposición pequeña. Son 4 salas de nada. Pero a la tercera, sientes como si te hubieran pegado un puñetazo en el estómago…

Debajo de cada rostro hay una historia. A cada cual más horrible y cruel. La mayoría de matrimonios son forzados. Auténticas ventas de ganado entre familias. Una mujer es una mercancia que poseer. Niñas que con apenas 13 años son violadas por su marido, que con frecuencia es mucho mayor que ella.

Según Human Rights Watch, un 85% de las mujeres afganas son víctimas de maltrato físico, psicológico o abusos sexuales.

Es el único país del mundo donde hay más mujeres que hombres que intentan suicidarse. La mayoría se quema a lo bonzo. Algunas no lo consiguen, y mueren días después del intento con medio cuerpo quemado.

He escrito mil veces sobre Gervasio, así que no me queda mucho que añadir… Pero ha sido bueno el encuentro con Mònica y su visión del periodimo.

 

 

 

 

The Verification Handbook ya en castellano

Manual de verificación

Una buenísima noticia: por fin está online el Verification Handbook (VVAA) en castellano. El Manual de verificación, el que con mucho gusto he participado en la traducción de dos de sus capítulos, ya está está disponible en pdf, kindle y epub.

Sin duda un material que debe ser un MUST para todos los periodistas (también para sus jefes ;) ).

 

 

Formación para periodistas autónomos

Logo-Periodistes-1

El Col·legi de Periodistes de Catalunya ha puesto en marcha un interesante programa de formación gratuito para periodistas autónomos. Se trata de un programa subvencionado por la Generalitat y que el Col·legi ofrece a periodistas colegiados y autónomos.

A cada candidato se le asigna un tutor que durante 9 meses le irá guiando en su proyecto personal, ya sea la puesta en marcha de un medio o servicio de comunicación. El único requisito es que lleve dado de alta más de 6 meses.

Además, el periodista recibirá casi 80 horas de formación en las que se cubren las siguientes temáticas:

- Cuenta de resultados

- tesorería y planificación

-Gestión y administración de actividad económica

- Elaboración de presupuestos y gestión económica

- Habilidades personales: networking, gestión del tiempo, comunicación…

Es un programa muy completo y gratuito de 9 meses de duración a realizar en este 2015. Si estáis interesados, y sois autónomos colegiados, podéis poneros en contacto con  Mònica Viñas mvinas@periodistes.org

A menudo son temáticas en las que los periodistas vamos bastante pez, así que es un buenísima oportunidad para gente con ganas de emprender o consolidar su posición. También puede servir de inspiración a otras asociaciones periodísticas.

 

 

Charlie Hebdo, la vida íntima de una portada

la-une-charlie-14 janvier

Desde que anoche se difundió la portada no hago más que darle vueltas sobre su significado. Me sorprendió, me impactó y me hizo pensar. ¿Qué significa realmente? ¿qué quieren reivindicar? No me parecía obvia ninguna lectura rápida… De hecho rastreé las redes en busca de comentarios sobre todo entre franceses y si bien alguna gente hablaba de una portada “genial” poca gente emitió un juicio sobre su sentido…

Estos son los elementos en los que me fijé:

1. No hay agresividad…

Me pareció impactante porque no es una portada agresiva. No es desafiante. Es dulce y tierna. El personaje, llora, está triste, no amenaza, no intenta insultar a nadie.

2. …pero aparece Mahoma

Charlie Hebdo se reafirma en sus ideas: representa al profeta -justo lo que los musulmanes prohíben-, una vez más. Sí, son Charlie y seguirán haciéndolo. No van a renunciar a sus ideales.

3. El Profeta es uno más

El personaje del profeta llora, está triste, es empático. Es tierno y dulce. Siente todo lo ocurrido… lleva una pancarta “Je suis Charlie“, es uno más en la manifestación, es uno de ellos. No es una imagen agresiva al estilo de Charlie. Pensemos en cómo son las portadas de Charlie Hebdo: ácidas, imágenes de mal gusto, con mucha carga sexual, irreverencia total ante todo lo que se consiere sagrado… De veras, podrían haberlo hecho… pero no. No ha sido una de esas portadas.

4. El perdón

Tout est pardoneé“. Touché. El perdón. ¿Quién perdona a quién? ¿El profeta perdona a Charlie? o aunque suene imposible, ¿es Charlie Hebdo quien perdona a los que perpetraron el atentado? ¿Quién quiere huir del seguir con “el ojo por ojo” y  quedarnos todos ciegos? El perdón, la reconciliación…

Me parecía una portada con miles de preguntas, miles de aristas en las que reparar para tratar de desentrañar su sentido profundo.

 

Así la hiceron

Y voy a Liberation que es quién más cerca está ahora de Charlie. En el video, Luz, el dibujante, y sus compañeros explican el sentido de Charlie y lo difícil que ha sido dar con ella:

L’équipe de «Charlie Hebdo» raconte sa première… por liberation

Una de ellas dice “Es bonita, está llena de amor, habla de reconciliación y de perdón”. Un redactor: “Es completamente Charlie, es pertinente, es tierna porque pide perdón, y es irreverente porque el profeta lleva una pancarta (…) Charlie Hebdo sigue siendo lo que siempre ha sido”.

Luz explicó que esta portada parte de aquella que él mismo diseñó en 2011:

Portadas Charlie Hebdo

Luz relató en la rueda de prensa su proceso de catarsis personal: al principio quiso representar fueron unos culos sobre el suelo. Es lo primero que vio al llegar a la redacción.

Pensó que no sería capaz de hacerlo. Luego consiguió continuar con el proceso creativo. Dibujó también a yihadistas en la portada llegando al cielo y encontrándose con los diseñadores de Charlie de “fiesta”. Alguien le dijo que no merecían tanto protagonismo. También pensó en dibujar a las víctimas con una pancarta: “Nosotros somos Dios”

Finalmente llegó a la idea final: El personaje que se parece a nosotros…

“Alors j’ai dessiné, un tout petit dessin, et puis j’ai vu sa gueule, je l’ai regardé, et il m’a fait marrer. J’ai vu ce personnage utilisé malgré lui par des tarés qui foutent le feu, par des terroristes. Des connards qui manquent d’humour : c’est ça, des terroristes. Evidemment tout est pardonné, mon vieux Mahomet. C’est surmontable parce que j’ai réussi à te dessiner. J’ai montré le dessin à Richard [Malka], puis à Gérard [Biard], et puis on a pleuré. Parce qu’on l’avait, la une qui nous ressemblait, et qui ne ressemblait pas au monde ou aux symboles qu’on nous impose ces derniers jours. Pas une couverture avec des trous de balle, mais juste une couv qui nous fait marrer.»

El audio de Luz en la rueda de prensa, con un silencio de fondo solo roto por las cámaras de fotos, lo podéis oír aquí, al final del texto.

El número 1.178 de Charlie Hebdo

707407--

En la rueda de prensa han contado que finalmente 8 páginas (16 páginas es lo habitual) se traducirá a varios idiomas, entre ellos el castellan0 gracias a El País, en turco gracias a un diario turco, Cumhuriyet, y en italiano gracias a Il Fatto Quotidiano, según leo en Le Monde. En la comparencia también han agradecido que George Clooney se ha hecho suscriptor, sobre todo ellas… [os juro que lo han comentado en la rueda]

3 millones de ejemplares de tirada, pero principalmente para Francia. Al extranjero van 300.000 ejemplares, normalmente eran 4.000 según datos del organismo de distribución de prensa (MLP).

Para el primer millón, los distribuidores han renunciado a su porcentaje a favor de Charlie. Del 14 al 19 será distribuído todos los días y ese numero se venderá durante 8 semanas.

Pero quizá lo más importante sea esto: que el próximo Charlie Hebdo volverá el 21 de enero. Y continuará cada miércoles en el kiosco. Ese es el reto.

Libération, journal numérique du 14 janvier 2015 2015-01-13 21-38-17

 

Charlie Hebdo antes del 7 de enero

charlie-hebdo-redaccion_saget_afp

Cuatro días después muchos seguimos en shock. ¿Cómo puede uno levantarse por la mañana, ir a su puesto de trabajo a hacer “dibujitos” y ser masacrado en medio de una reunión editorial? Estos días lo único que podía hacer era seguir las informaciones de este acto tan irracional como injustificable. Nada puede justificar algo así.

Pero mientras intentamos volver a tomar aliento, desde el punto de vista de un blog sobre medios, me gustaría reconstruir un poco la historia de Charlie Hebdo antes del 7 de enero.  Porque como veremos, no era tan fácil ser Charlie Hebdo, por mucho que repitamos todos la misma frase de apoyo… Hacía falta coraje, responder a un profundo compromiso y quizá, por qué no, estar un poco loco.

Charlie Hebdo De Gaulle

La revista nació a principios de los 70 para saltar la sanción impuesta a otra revista Hara-kiri de solo dos años de vida por un chiste sobre la muerte de Charles De Gaulle. De hecho, si bien algunos dicen que lo de Charlie viene por el nombre del creador de Charlie Brown, pero otros dicen que fue un último homenaje a De Gaulle después del chiste de Hara-kiri

En 1980 tiene que cerrar por falta de apoyo de los lectores y no será hasta 1992 que la revista empieza una nueva etapa de la mano de Cabu y Val, que venían rebotados de otra revista.

La segunda época de Charlie

La revista publicó las famosas caricaturas danesas en 2006. Tuvo que hacer frente a muchas quejas y un proceso judicial del que finalmente fue absuelto en 2007, la blasfemia no existe en el código civil francés. Lejos de suavizar su tono, siguieron haciendo sátira con todas las religiones. Charbonnier asumió la dirección en 2010. En 2011 su sede fue atacada después de declarar la Charia Hebdo… Recolectaron 60.000 euros en donanciones y estuvieron un tiempo acogidos en la sede de Liberation.

El New York Times ha publicado un video de 5 minutos de 2006 de dos realizadores franceses. Ahí están todos preparando el número de la discordia y la portada con el profeta tapándose los ojos y diciendo: Qué duro es ser amado por idiotas! Sorprende ahora su actitud, justo antes de que la revista empezara a ser amenzada después de la publicación de ese polémico número. Es un documento valioso que muestra la forma en la que trabajaban, el diálogo y discusión interna que se generaba. No siempre todos estaban de acuerdo y más de uno acabó saliendo de la revista.

Charlie Hebdo, Before the Massacre from The New York Times – Video on Vimeo.

Un periodista de AFP recuerda también esos diálogos mientras era becario.

La crisis también afectaba a Charlie Hebdo

Charlie Hebdo tenía antes del atentado 13.000 suscriptores y vendía 30.000 ejemplares semanales. No tenían publicidad -decían- para poder ser libres (aunque es de imaginar que debe ser difícil encontrar marcas que quieran anunciarse en una las publicaciones más polémicas de Francia). Sus ingresos por tanto venían de la venta al número, los suscriptores y las donaciones. La plantilla era pequeña: 22 personas en redacción, 4 en administración y una secretaria.

En 2013 entraron en perdidas y en 2014 esperaban perder 100.000 euros. El mismo director declaró a la agencia AFP, que en 5 años habían pasado de vender 55.000 a los 30.000 ejemplares semanales. Necesitaban vender 35.000 para llegar al punto de equilibrio. Hace menos de dos meses lanzaron una campaña para reclamar apoyo de los lectores ante la mala situación. A los 10 días habían recogido 28.000 euros y 200 nuevos suscriptores.

 

charb-diretor-do-charlie-hebdo

Charb, un mártir con corte mangas

“Puede sonar un poco pomposo, pero prefiero morir de pie que vivir de rodillas“. Esa es la frase que viene a sintetizar el carácter del director. Stéphanne Charbonnier entró de la mano de Cabu en la segunda etapa de la revista y fue nombrado director en 2010 cuando se marchó Val. Desde el atentado de 2011 llevaba escolta, aunque él se esforzaba por quitarle hierro al asunto.

“Si es la condición para expresarse libremente en Francia, seremos protegidos por la policía. Prefiero tener dos agentes a mi lado durante un tiempo, así no se dedican a expulsar gitanos”.

Duranto estos últimos años de tanta polémica, no siempre fueron entendidos en Francia. No todos los medios comulgaban con las formas y el empeño de Charlie Hebdo a no cesar sus críticas. Se decía que Charlie era racista. En una tribuna publicada en Le Monde [traducida aquí por elmundo.es] Charb se defendía. Según declaró Charb después del ataque de 2011, Charlie Hebdo ha enfrentado en sus 19 años de historia 13 procesos de grupos católicos frente a uno de organizaciones musulmanas.

“Si nos planteamos la cuestión de si tenemos derecho a dibujar o no a Mahoma, de si es peligroso o no hacerlo, la cuestión que vendrá después será si podemos representar a los musulmanes en el periódico, y después nos preguntaremos si podemos sacar seres humanos… Y al final, no sacaremos nada más, y el puñado de extremistas que se agitan en el mundo y en Francia habrán ganado” decía en 2012.

Para él, la defensa de la libertad de expresión llevada al extremo era su compromiso personal.

Charb, director de la revista, murió en lo que parece que era un intento de hacer un corte de mangas...

charlie en Liberation

Charlie, el próximo miércoles, en sus kioskos

El pasado viernes los “supervivientes” del atentado, que son 12 de 22, se dirigieron a un espacio que les ha cedido de nuevo Liberation. Se les han unido algunos colaboradores de la revista. Les esparaba la sala de reuniones del diario con ordenadores cedidos por el diario Le Monde. Llegaron escoltados y entre gran expectación de medios. Han empezado a trabajar en el próximo número que saldrá el miércoles con una tirada de 1 millón de ejemplares y sólo 10 páginas (habitualmente son 16). Cuando publicaron las caricaturas de Mahoma alcanzaron la cifra récord de 160.000 de tirada. Lo de la próxima semana pulveriza esa cifra.

La solidaridad se ha puesto en marcha. Un espontáneo ha organizado una campaña de micromecenazgo que ya supera los 120.000 euros. Además, según explicó el abogado de la publicación han recibido numerosas donaciones como el avance de 200.000 euros de la asociación de prensa y pluralismo (un curioso organismo creado ad-hoc en tiempos de Sarkozy para que los donantes a la prensa puedan desgrabarse su donación). Irónicamente, parece que tendrán cómo pagar el millón de ejemplares.  Pero lo que necesitan es aumentar su base de suscriptores que aseguren su futuro económico. Me pregunto si su liderazgo editorial no ha quedado descabezado.

¿Cómo será el número después del atentado?


Gérard Biard, rédacteur en chef de «Charlie… por liberation

Liberation es el único medio que ha tenido acceso a las reuniones. Según cuenta el diario, la primera reunión duró 3 horas. ¿Qué ha pasado últimamente en la actualidad? reían nerviosos. Algunos propusieron dejar espacios en blanco, pero la idea no gustó a la mayoría. Otro propone: “Creo que deberíamos decir que nos hemos sentido muy solos estos años”.

Gérard Biard, redactor jefe de la revista cuenta en el video que será un número normal, que no será un número especial, ni de homenaje ni con obituarios, pero ha dicho que “todos los dibujantes de Charlie estarán presentes“, lo que hace pensar que publicarán viñetas inéditas. Quieren que el lector habitual encuentre el miércoles “el Charlie de siempre” que sea divertido. Y como cada lunes por la noche, elegirán la portada.

01-1012.qxp


Web Analytics