Archivos de la categoría Periodismo emprendedor

Proyectos periodísticos de reciente creación creados por periodistas individuales o cooperativas de periodistas.

El periodismo digital no existe

El periodismo digital no existe. Todo es periodismo, sin etiquetas y por tanto todo el periodismo que se haga tiene que tener los mismos estándares de calidad para todos los soportes. Eso es lo que trataba de explicarles a Mireia Rom y Pau Rodríguez, estudiantes de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona en esta estupenda entrevista en la que bien supieron tirarme de la lengua: “El periodisme digital no existeix”

Periodismo 2013: una radiografía del sector en 6 rostros

Protagonistas periodismo 2013

“De repente, todo el mundo tiene mucha más libertad” es como resume Periodismo postindustrial -documento imprescindible de Emily Bell y Clay Shirky-, los cambios tan brutales que el ecosistema de noticias está sufriendo y cómo estos cambios exigen también “nuevas formas de organización”.

Mientras hacía un repaso estos días a lo que había dado de si mi actividad blogueril, recordé algunas entrevistas a gente del sector. Cuando hice la lista me di cuenta que de alguna manera vienen a representar todos estos cambios que se están dando en la industria periodística: nuevas organizaciones, periodistas freelance, periodistas que crean nuevas estructuras en sus manos, auge de los nichos, innovación…

No son todos los que están en esta lista, pero me parece que una buena radiografía sobre cómo está cambiando la profesión, una representación más cercana de ese Periodismo Postindustrial:

Cooperativas y nuevas asociaciones

1- Entrevista a Pere Rusiñol, cofundador de la revista Alternativas económicas:

AE es una cooperativa de 6 periodistas más una veintena de socios colaboradores. Encarnan lo que el propio Pere Rusiñol -también impulsor de Mongolia– me decía “necesitamos nuevas estructuras para seguir haciendo periodismo”. Y las crean.

2. Entrevisté a José Bejarano y Toni Pino, de la innovadora asociación SBP-CA(Sebuscanperiodistas-Comunicadores asociados). Inspirados en una cooperativa belga, SBP-CA es una cooperativa de impulso empresarial que permite a cualquier periodista autónomo facturar y cotizar solo por el tiempo real trabajado y flexibilizar la retención que se le aplica. También quieren ser un vivero para nuevos proyectos.

 

El periodista freelance, solo o acompañado

3. Entrevista a Joan Salicrú y Eloi Aymerich, confundadores del espacio El Públic en Mataró,  (Centro cultural, bar y redacción periodística), junto a otro socio, comparten la redacción con el impulso del centro cultural. Han creado su sistema: son una productora (Clack) que actúa como cooperativa pero siguen siendo autónomos. Están a caballo entre periodistas freelance y las nuevas formas de asociación.

4. Entrevista a Xavier Aldekoa, corresponsal freenlance en África. Casi no quedan corresponsales como los de antes. Otra especie en peligro de extinción. Pero Aldekoa no se queja. Es corresponsal para La Vanguardia y la cadena TeleSur, entre otros medios. El periodista tiene que ser hoy mucho más proactivo a la hora de buscar temas y crear sus propios proyectos. Así fue el camino que le llevó a lo que siempre había deseado: África.

 

El futuro está en el nicho

5. Entrevista a Núria Coll, periodista freelance (trabaja para tele y radio) creó hace un par de años Etselquemenges, y ahora su versión en castellano, Soycomocomo, dos webs de nicho sobre alimentación saludable fiel a sus principios. El proyecto, basado en contenidos de calidad y huyendo de refritos, se consolida e innova en su diversificación en las fuentes de ingresos.

6. Entrevista a Gustavo Bravo, del hiperlocal digital madrileño, Zona Retiro. Siguiendo la estela de otros hiperlocales madrileños, Gustavo creó este hiperlocal y también diversificó sus fuentes de ingresos más allá de la publicidad local.

 

Haz el favor de pagarme, darling

Pay me please es el claro y contundente nombre de esta web donde los periodistas freelance pueden dejar constancia de qué empresas les deben dinero, la cifra exacta y cuántos días llevan esperando que sus facturas sean pagadas. Esa información queda a la vista de todos para escarnio y vergüenza pública de la empresa deudora. Descubrimos que hasta la BBC se hace la remolona a la hora de pagar, pero no es la única sorpresa…

El funcionamiento es muy sencillo. Cualquier periodista puede añadir al listado su deuda a través de un sencillo formulario:

No descubro nada aquí si digo que los periodistas freelance o autónomos son las víctimas más invisibles de la precariedad que caracteriza al sector periodístico y de los medios. Cientos de empresas retrasan pagar a sus colaboradores para no sufrir tensiones de caja, modus operandi normal en otros sectores como el de las administraciones públicas, con la diferencia de que en el periodismo no hablamos de empresas sino de simples periodistas individuales que dependen de sí mismos y cuentan solo con recursos propios.

Además, a los periodistas freelance no tienen a comités de empresa que les defienda ni un colectivo organizado que pueda ejercer algún tipo de presión o apoyo de manera específica.

Para más inri cuando un medio de comunicación cierra (y llevamos unos cuantos…) los últimos en cobrar, si cobran, son los colaboradores freelance. Y sé de casos en los que se ha dejado a deber mucho, mucho dinero.

Españoles en la lista

Sin sorpresa encontramos en la lista a medios españoles que según la información que añaden los propios periodistas, deben dinero a sus colaboradores. No hablamos de cantidades pequeñas: Intereconomía debe a un periodista en Washington más de 20.000 euros desde hace casi un año, pero también encontramos a Adelanto de Salamanca, que debe la friolera de 37.000 euros a una redactora desde hace también casi un año. Otros medios citados son La Gaceta o la productora Medina Media que debe al periodista Alberto Arce más de 10.000 euros por una cobertura desde Libia.

De hecho, en el listado, las cifras más altas corresponden a medios españoles.

Superando el viejo modelo

La creadora de este sitio, una freelance británica ha creado también Beacon, una plataforma que pretende acercar e implicar a la audiencia con cada uno de sus periodistas favoritos mediante un sistema de suscripción y consumo de los contenidos producidos por cada uno de ellos.

La idea de sus creadora es clara: además de quejarse con Pay me please, crear una alternativa que supere el viejo modelo.

 

El Públic: creación a pie de calle

Hace mucho tiempo que quería visitar El Públic. Aprovechando que la gente del Tecnocampus de Mataró me invitaran a dar una charla a los estudiantes del grado de Medios, escribí al periodista Joan Salicrú para decirle que me gustaría pasarme por la redacción de Clack, la productora en la que trabaja. Y esa oficina es precisamente El Públic.

El Públic de Mataró, que acaba de cumplir dos años, es un espacio cultural: tiene un bar, una sala de exposiciones y una redacción periodística y audiovisual. Un grupo de comunicadores que ya tenían una productora, Clack, se plantearon  junto a otro amigo, Xandri Calsapeu,  que buscaba crear un espacio cultural, impulsar un espacio común en el que convivir y crear.

Llego a El Públic con Salicrú. Aparentemente el espacio es simplemente un café de aquellos que tienen alma. Les pillo con las manos en la masa en la pequeña oficina de Clack junto a la sala del bar. Es un 25% del espacio total del local. Allí me encuentro con 5 jóvenes, 4 de ellos trabajando en ese momento en la edición de dos vídeos, uno para El Periódico de Catalunya y otro para una revista musical.

Joan me presenta a Eloi Aymerich que junto a Salicrú es el alma mater del proyecto. Hace ya bastantes años que trabajan mano a mano. Crearon una productora para producir hace más de 12 años una pionera serie de ficción de 8 capítulos  llamada “El carrer de casa” (La calle de casa). Entre risas recuerdan que los subían los videos con real video cuando aún no existía Youtube. De aquello dicen que aprendieron mucho.

Comemos en el Públic un par de ensaladas y yo remato con un Mel i mató. ¿Tiene sentido hacer hoy algo que no tenga una fuerte vinculación social? se pregunta Eloi. Si bien la productora ya existía, hace un par  de años se plantearon la necesidad de buscar una oficina física. Se inspiraron en una tienda de Mataró que compartía espacios y coincidió con la intención de Xandri Calsapeu. El proyecto cuajó con la voluntad crear un punto de encuentro creativo y social pero también con la idea clara de revertir algo en la comunidad.

Me explican que actúan como una cooperativa sin de hecho serlo. Son en realidad una asociación sin ánimo de lucro. Han ido inventando una estructura que les permitiera trabajar en proyectos conjuntamente con muchos otros creadores que orbitan alrededor de la productora. Algunos tienen una relación regular con Clack, otros participan solo en proyectos concretos.  A la vez, han tenido que crear una sociedad empresarial de manera instrumental, de la que ambos son titulares, para poder optar a programas de coproducción. Sin embargo, me insisten, la gestión de la empresa se hace de manera colectiva.

 

Comunicación y cultura

Pueden hacer muchas cosas, pero sus coordenadas han sido siempre la comunicación y la cultura. Obtener un precio más competitivo del alquiler del local ha sido posible porque a cambio colaboran con la delegación del Maresme del Colegio de Aparejadores, propietario del local. De esta manera gestionan la comunicación de sala adyacente y organizan charlas con los artistas que exponen en El Públic. Esa búsqueda de asociarse y colaborar con muchas entidades forma parte del adn del proyecto.

Han producido varios documentales para televisión, producen varios programas de radio y televisión, y hacen videos para el sector cultural. También gestionan contenidos web para medios de comunicación y gestionan contenidos web.

Su mentalidad es fuertemente multiplataforma. En la programación cultural de El Públic hay desde conciertos, a exposiciones, charlas o proyecciones audiovisuales. Algunos de esos eventos son grabados y en ocasiones se les dan salida a través de diferentes proyectos en los que trabajan. DiaridelaMúsica.com es uno de sus proyectos más antiguos. Algunos músicos no vendrían a actuar a El Públic si no fuera porque conocen a la gente de Clack.

 

Deconstruyendo conceptos organizativos

Aunque están situados en Mataró, ciudad a 20 escasos minutos de Barcelona, la mayoría de sus clientes están en la capital catalana. El sector cultural, los medios de comunicación y la mayoría de instituciones para los que trabajan están en Barcelona.

Por otra parte, todo la inversión que han hecho ha sido siempre con recursos propios y no han tenido que pedir créditos a ningún banco. Tampoco quieren contratar a nadie sino implicar a la gente con la que trabajan. “Queremos desafiar lo establecido, hemos ido improvisando y creando nuestra fórmula huyendo de las ideas preconcebidas” dice Salicrú.

Gestión cooperativista sin de hecho serlo. “Soy un trabajador con rol de empresario” dice Eloi “pero nuestros valores también los tenemos muy claros: debate creativo intenso, crear ocupación, mutualizar los problemas, los recursos y las soluciones también; la idea de colectivo, no solo en cuanto al espacio físico, sino a que trabajamos junto a muchísimas entidades”.

“Para desmitificar” como ellos mismos reconocen, trabajar en micro también tiene sus inconvenientes. Los márgenes son pequeños y sus recursos económicos y humanos deben gestionarse muy bien para asegurar el equilibrio y la viabilidad del proyecto. Aún así y en tiempos de crisis, crean y salen adelante, con una economía de guerra e innovando, y no les falta trabajo. “La gente cuando nos conoce pensará que somos mejores o peores, pero por lo menos no pensarán que somos del montón” dice Joan Salicrú.

Uno de sus próximos retos es poder trabajar en red con otros espacios culturales de catalunya y crear una especie de pequeño circuito.

“Abrirte y conectarte con otros es la única manera de salir adelante” concluyen.

 

Pagar por la opinión

Me vino a la cabeza aquello que dijo -creo que- el padre de Internet, Berners-Lee (¿puede que lo haya soñado?) que los que quisieran difundir sus ideas en Internet siempre lo harían de forma gratuita. La opinión, si pretende influir, quiere que llegue a cuanta más gente mejor. De ahí que partidos políticos, grupos de interés o Think tanks intenten distribuir gratuitamente los contenidos a medios de comunicación con el objetivo de llegar a una mayor audiencia.

Es por eso que siempre me ha llamado la atención que muchos medios impidan el libre acceso en Internet a las editoriales y las columnas de opinión. Quizá es que esos medios no aspiran a influir (modo irónico ON a más no poder…), argumentando que pretenden dar valor a esos contenidos “exclusivos”, opinión -y no información- de una élite al fin y al cabo.

También se dice que la información es mucho más cara de producir que la opinión.

Pero bien, podemos discutir de qué nos sirve tanta opinión y tertulia por ahí polulando en páginas, ondas y demás pantallas, y no más periodistas buscando y contrastando información. Pero me voy del tema y parece que ya hemos oído este debate mil veces sin que nada cambie en estos tiempos de periodismo de supervivencia.

 

“El Opinador” se oye por teléfono

A lo que iba. Me ha llamado la atención este proyecto recién salido del horno: El Opinador. Se trata de una plataforma online de pago donde los usuarios se “abonan” a los “opinadores”, por ahora solo periodistas.

Entre lo más curioso del proyecto, además de pagar por recibir opinión, es que no se trata de leer nada, sino que estamos hablando de contenidos en audio que se reciben por teléfono, no a través de ninguna aplicación de un smartphone sino del más tradicional teléfono. Al parecer recibes la “llamada” iluminadora de tu opinador favorito en donde debe contarte algo lo suficientemente interesante como para que pagues entre los 2,50 a los 4 euros al mes.

No sé, igual es que tengo sobredosis de wifi, pero además de pagar por opininón (OK, es cierto, puede ser que Roncero arrase con sus miles de fans…), ¿soy a la única a la que parece raro que te llamen por teléfono tu “opinador” pero que no puedas leer en la web las opiniones?

Caffe Reggio: la opinión de los medios gratis

A modo de proyecto antagonista está Caffé Reggio, un blog que ofrece 15 columnas de opinión del día que otros cierran en sus versiones web, pero de forma gratuita. Hace unos meses esos mismos medios parecen que le dieron un patada en la espinilla a través de Twitter, forzando el cierre de su cuenta desde donde enlazaba a sus contenidos.

Como vemos hay muchas maneras de afrontar el papel de la opinión en el periodismo.

Para mi, y esto es opinión, (voy a darme un latigazo por incoherente…), la sobreabundancia actual del género es tóxica para un periodismo que más que a influir, se dedica a sobrevivir como buenamente puede hasta que lleguen mejores tiempos. Eso o morir durante la tormenta.

Pero eso sí, Roncero siempre tendrá sus fans.

18/6 BCNMediaLab con Fernández de Lis, López y Salicrú

  • El próximo martes 18 hay un nuevo Experiencies, eventos que organizamos desde el BCNMediaLab centrados en dar a conocer nuevos proyectos periodísticos llevados a cabo por periodistas. En esta ocasión tendremos con nosotros a la directora de Materia, Patricia Fernández de Lis, a Mònica López, otra periodista especializada contenidos sobre ciencia y al frente de una productora especializada, y a Joan Salicrú, cofundador de la revista Valors y de la productora de contenidos audiovisuales Clack.cat. Como siempre el BCNMediaLab es un evento gratuito que tendrá lugar en el Col·legi de periodistes de Catalunya a las 19 horas [Inscripción] Espero veros allí.

SBP/Comunicadores Asociados: la revolución desde abajo

La asociación SBP/Comunicadores Asociados se presentó esta semana en Barcelona. Hace un año que les sigo la pista y cuando me enteré que uno de sus impulsores, José Bejarano estaba en Barcelona, no dudé de contactarle para vernos y que me explicara en qué consiste este innovador proyecto.

Ambición y tamaño. Esto es lo que busca esta nueva asociación de profesionales de comunicación que quiere aunar el fomento de un periodismo ético que recupere la credibilidad perdida y a la vez, responder a las necesidades concretas de varios colectivos de periodistas.

Así, inspirados en una cooperativa belga creada hace 15 años, SBP ha creado una cooperativa de impulso empresarial que permitirá a cualquier periodistas autónomo facturar y cotizar solo por el tiempo real trabajado y flexibilizar la retención que se le aplica.

Pero la asociación no se queda ahí, su ambición es mucha y como ellos mismos reconocen ya no vale hacer lo de siempre: “O hacemos algo o dejemos de quejarnos“. Esta es la charla que mantuve con José Bejarano y Toni Pino.

Toni Pino y José Bejarano

¿De dónde surgió la idea de crear una asociación?

José Bejarano: La idea nace de un cabreo y de una necesidad. La Sociedad de la Prensa de Sevilla tenía 10.000 euros destinados anualmente organizar un evento. Se decide anularlo y destinar ese dinero a becar proyectos emprendedores. Se nos cayó todo al suelo cuando los proyectos que se presentaron solo eran para medir el tamaño del agujero, no para montar ningún medio. Fruto del cabreo al llegar a casa escribo un post en mi blog titulado “Se buscan periodistas: hartos del lamento, de escribir al dictado, de ser utilizados en la guerra política, hartos, hartos hartos…dispuestos a hacer algo”. Cuando lanzamos la idea de montar algo a través de la Sociedad de la Prensa respondieron 90 periodistas dispuestos a dar un paso al frente, pero cuando se convocó la beca, nadie se presentó.

Queremos dejar de contar víctimas: aquí no se queja nadie más, se necesitan ideas y propuestas. De ahí sale la idea de montar un diario digital y una emisora de radio. Al mes lanzamos una convocatoria con la idea de 300 periodistas 300 euros. Se apuntaron 297. Fue una manera de medir el grado de compromiso, ya que todo el mundo está dispuesto a montar algo hasta que se habla de poner dinero.

 ¿Cuál fue el siguiente paso?

JB- Esto fue en mayo 2012. Estudiamos la situación y tomamos conciencia de la gravedad de la situación. Y llegamos a la conclusión que el problema era tan gordo que crear un digital y una emisora era ponerle una tirita a un enfermo terminal. ¿Qué íbamos a cambiar? Íbamos a ser uno más entre miles de proyectos.

¿Y si el camino no era crear un medio, ¿qué decidisteis hacer al respecto?

JB- No aportaremos nada nuevo -pensamos-. Necesitamos una asociación muy potente de decenas de miles de profesionales que actúe de vertebrador de la profesión, pues estamos seguros que estamos ante una reconversión de la profesión a la altura de lo que fue en otros sectores, solo que no se visibiliza. No cortamos carreteras ni quemamos neumáticos, por lo que hacen con nosotros lo que quieren. Y vimos la necesidad de no limitarnos a los periodistas, sino que todos vamos en el mismo barco, abierta a fotógrafos, diseñadores, técnicos de sonido…etc.

Lo que hemos creado ya es la Asociación SBP comunicadores asociados. La asociación quiere ser un tronco que ayude a vehicular tantos proyectos como seamos capaces de albergar, marcando lineas rojas que no podemos traspasar sobre el periodismo que queremos hacer.

¿A qué conclusiones llegáisteis?

La obsesión de todo el mundo es el modelo de negocio. Pero para nosotros no es el problema. Evidentemente es algo que hay que solucionar pero para nosotros el problema está en el valor de lo que hacemos. La sociedad no valora lo que hacemos. La sociedad no va a pagarnos ni que hagamos el pino.

¿Cuál era la siguiente fase?

JB: Hemos dividido el proyecto en tres fases. Acabamos de terminar la primera, una fase de tormenta de ideas. Ahora que ya tenemos un plan de acción lo estamos comunicando a los profesionales y ver si tenemos apoyo. Hemos identificado tres grandes grupos para solucionar problemas concretos. La gente con trabajo, que está en la crisis de valores. El segundo grupo es la gente que ha pasado de contratada a freelance, grupo creciente. Y a la vez dividimos ese grupo: los de economía sumergida y los que se están como autónomos. A ambos damos una solución muy concreta creando una cooperativa de impulso empresarial. Pero para nosotros es importante diseñar una estrategia de recuperación de la credibilidad.


Cooperativa para trabajadores autónomos

¿En qué consiste esta cooperativa de impulso empresarial?

Ofrecemos una intermediación para facturar. Dicho de forma resumida: lo que hace la cooperativa es convertir tu factura en una nómina, y pasas de ser trabajador por cuenta propia a trabajador contratado de tu empresa, porque tu serás socio de tu empresa, la cooperativa. Cotizas por los días que realmente trabajas y se te aplica una retención menor del 21%, pasando el trabajador al régimen general. La empresa que te contratará ya no tendrá la obligación de retenerte el 21%. La cooperativa te asesorará sobre qué retención te conviene aplicarte para que en la declaración de la renta anual se acabe de ajustar según lo que has trabajado. Permite una cotización a la carta dentro de los márgenes legales según las circunstancias de cada trabajador.

Pero esa misma cooperativa también dará cabida a gente que está emprendiendo, bajo una figura jurídica que existe en Andalucía que es el contrato en prácticas de emprendimiento

¿De donde sacará los ingresos la cooperativa?

A cambio, lo que cedes es un 8% de cada una de tus facturas. De ese 8, un 3’5% se destina a los gastos de gestoría, por lo que el profesional se olvida del papeleo y de perseguir a los clientes para que le paguen. El 2,5% se irá a un fondo de reserva destinado para en un futuro adelantar los pagos a los socios. Un 1% fondo de inversión para financiar nuevos proyectos.

¿De dónde sale este modelo?

No nos hemos invitado nada. En Bélgica la cooperativa de profesionales creativos, SmartBe tiene 45.000 socios y factura 120 millones de euros. Hace 15 años que funciona y acoge a artistas, creativos y también periodistas. En este modelo nos inspiramos.

También nos planteamos la creación de una cooperativa de segundo grado. Lo mismo que intentamos hacer con los profesionales individuales, aplicado a las empresas. El objetivo de la cooperativa es mutualizar costes, hacer economía de escola, compartir publicidad, cruzar servicios, sumas temporales de tamaño para licitar en concursos… En Argentina se ha creado el mes pasado Coomunicar, una asociación que une a 1.000 empresas sociales de comunicación en un nuevo grupo de comunicación independiente.

¿Qué otros proyectos periodísticos tiene la asociación?

Además de la cooperativa de impulso empresarial y la de segundo grado, estamos negociando la creación una cadena de emisoras locales. El proyecto del diario digital no se ha abandonado, pero no queremos ser un proyecto más, sino el proyecto de una macroorganización detrás y que sirva de locomotora que engancha vagones. No podemos ser un diario más, no podemos repetir lo que ya se hace, hay que romper en lo contenidos y en las formas.


Asociarse para defender un periodismo ético

¿Cuándo costará ser socio de la cooperativa? ¿Y de la asociación?

La cuota de la asociación anual es de 36 euros al año. Porque lo que queremos es tamaño. Si eres estudiante o estás en el paro serán 12 euros. Todo persona que quiere apoyar periodismo ético puede participar en la asociación aunque no forme parte de la cooperativa ni vaya utilizar ninguno de los demás servicios. Para formar parte de la cooperativa de impulso empresarial que permita facturar hay que aportar un capital que es un único pago 50 euros. El día que salgas de la cooperativa, se te devolverán.

Para darse de alta hay que inscribirse en Sebuscanperiodistas.com rellenar una ficha.

¿Qué es lo realmente importante?

Lo importante no es facturar, eso es urgente. Lo importante es recuperar la credibilidad de la profesión periodística. Queremos crear un comité de ética y lanzaremos un sello de calidad certificada. Tenemos un discurso muy reivindicativo, necesario, pero respondemos también a lo concreto de varios colectivos.

[Video] Periodistas en Tarragona que se reinventan, una perspectiva local de la crisis del periodismo

No sé si es que se ha puesto de moda hacer videos de la crisis del periodismo (quizá para contar lo que nosotros mismos no sabemos o no podemos explicar en los medios), pero aquí os traigo otro que descubrí ayer y que me gustó mucho.

Quizá sea porque habla de periodistas desde una perspectiva local, realidad que con frecuencia es eclipsada por las otras realidades de los grandes medios con grandes plantillas y espectaculares cifras en sus ERES. Quizá solo sea porque yo misma viví en Tarragona y tuve la oportunidad de empezar mi carrera profesional en el Diari de Tarragona.

Sea como fuere, hay reflexiones y testimonios con los que muchos os podéis sentir identificados.

Veo que el vídeo es de Guillem Andrés, un estudiante de periodismo. Desde aquí, felicitarle por el trabajo.

 

24/04 BCNMediaLab centrado en el Periodismo emprendedor

  • El próximo miércoles 24 celebramos un nuevo Experiencies, ese tipo de evento del BCNMediaLab centrado en dar visibilidad a proyectos periodísticos que han puesto en marcha periodistas. Gracias a la invitación del Decano Josep Maria Martí vamos a celebrar varios eventos en la sede del Col·legi de Periodistes (Rambla de Catalunya,10). Os esperamos el miércoles a las 19 horas. Podéis inscribiros aquí.

Guía de supervivencia para periodistas emprendedores

Guia Periodismo Emprendedor by Silvia Cobo

En este blog el periodismo emprendedor es ya una categoría. Son muchos los proyectos que he ido monitorizando y de los que hablé el pasado jueves en la Universidad de Murcia, en el marco de unas jornadas sobre emprendimiento e innovación en la comunicación y el periodismo.

Emprender ya no es una opción, sino que para muchos representa su única posibilidad para seguir en el sector de la comunicación. Aquí está la guía de supervivencia que elaboré con ideas y casos de periodistas emprededores. Versión ampliada y extendida:


1. Piensa

La situación en la que se encuentran muchos periodistas es la falta de intersección en tres realidades que son claves hoy: aquello que me gusta (actitudes), aquello que se me da bien (aptitudes) y por último, aquello que puede proporcionarme ingresos (posibilidades de generar ingresos). Es el primer paso pero quizá el más complicado. No siempre sabemos lo que nos gusta o lo que se nos da bien. La mayoría de gente necesita un tiempo prudencial para poder llegar a descubrir lo que nos gusta.

Por último, el tercer factor, el económico es importante, tanto como los otros dos, pero solo puede ser bastante inútil. Estudiar determinado nicho informativo e intentar descubrir carencias o oportunidades de negocio también lleva algún tiempo, recopilando tantos datos, informes y opiniones de expertos como seamos capaces. Descubrir una oportunidad no suele ser fruto del azar.

  • Dos periodistas económicos lanzaron un site dedicado a cubrir la información de la industria de la moda, Modaes.es.


2. Aprende

El entorno actual nos fuerza a una actitud de aprendizaje continuo. Las habilidades digitales pueden abrirnos puertas hacia nuevos productos digitales, a agilizar procesos antes complicados o a innovar en muchos otros aspectos. Presenté en Murcia mi libro Internet para periodistas, pero realmente nunca fue tan fácil aprender gracias a una conexión a Internet. Siempre digo que hice un segundo máster online leyendo blogs y viendo tutoriales en youtube.

Muchos otros libros pueden darnos más conocimientos sobre periodismo y otras áreas adyacentes como el marketing o la empresa. Por último, multitud de conferencias y jornadas sectoriales, nos ofrecen todavía más oportunidades de seguir aprendiendo. Quién no sigue aprendiendo es porque no quiere…

 


3. Parte de lo que tienes

Muchos periodistas argumentan que no tienen capital económico para emprender. Y esto puede ser cierto, pero a veces no es solo capital económico lo que necesitamos para empezar. La gente de la revista Panenka utilizaron su capital humano para lanzar un número 0 en pdf con el que financiar el primer número de la revista Panenka.

En otros casos muchos periodistas empiezan un pequeño medio gracias a una plantilla de WordPress y la ayuda de un par de buenos amigos. (How to run a hyperlocal website with wordpress).


4. Sé público en Internet

Todavía hay periodistas que el hecho de ser públicos, tener un blog o site, les produce cierto pudor. Cada uno puede hacer lo que crea más conveniente, faltaría más. Sin embargo en mi propia experiencia, no hay nada que me haya proporcionado más ayuda en mi carrera profesional que ser “pública” en Internet: contar qué me interesa en mi blog, qué busco, qué necesito…etc

Esa voluntad de hacer información pública me ha llevado a conocer a gente muy valiosa e interesante, multiplicar mis fuentes de información, los contactos profesionales o que los trabajos vengan a tí en vez de tú buscarlos.

Si tenemos un proyecto en nuestras manos, es hora de que seamos sus embajadores en busca de comunicación, aliados, socios o clientes.

  • Si nos quedamos en casa pegados a una pantalla siendo Darth Vader estaremos perdiendo muchas oportunidades.

 


5. La Marca eres tú

Las personas por definición no somos marcas blancas. Quizá algunos empleadores quieran marcas blancas en sus trabajos, pero no en realidad no lo somos.

Si bien el concepto “marca” produce salpullidos entre algunos periodistas, el concepto se refiere a una “promesa de valor”. Llámalo “firma” como prefiere la RAE. En realidad viene de antiguo en la tradicicón periodística. Ser capaces de diferenciarnos entre una montaña de periodistas es importante.

  • Escribí sobre el concepto y la creación de “marca” del periodista en el cuaderno nº7 de Evoca, o en el último capítulo de Internet para periodistas. Ahí matizo el concepto.


6. No vayas solo

Emprender es mucho más duro si uno va solo por la vida. Los periodistas lo saben y están agrupándose para lanzar empresas gestionadas por ellos mismos. No nos faltan ejemplos: Reporteros Jerez, víctimas de un ERE de un diario, el reciente caso del nuevo Independiente de Cádiz o la revista y cooperativa de periodistas Alternativas Económicas.

  • La asociación de Se Buscan Periodistas está a punto de crear una cooperativa de impulso empresarial, que permitirá a los periodistas freelance acogerse bajo este paraguas empresarial sin tener que darse de alta como autónomos.


7. Sal de casa

El networking tiene que trascender a la pantalla de nuestro ordenador por mucho que tengamos más de 500 contactos (reales?) en Linkedin. Tocarse y verse en directo es siempre mucho mejor y beneficioso. LA gente te seguirá con mucho más interés cuando te haya conocido personalmente.

  • Hay muchos eventos de networking en muchas ciudades. Pero, ¿y si no los hay? Lánzate a crearlos tu. Se necesita muy poco. Te lo digo por mi experiencia con el BcnMedialab.


8. Hablar de dinero no es pecado

Parece que los periodistas tenemos alergia a hablar de cómo vamos a hacer un proyecto sostenible. No se trata más que de eso (no sé si andará por aquí algún aspirante a ser un Murdoch despitado). Pero realmente para hacer que nuestro proyecto sea viable hay que meterse en berenjenales que nos pueden dar pereza pero en los que no hay más remedio.

Hay que pensar en el modelo de negocio, en target de lectores, estudios de mercado, hay que hacer presupuestos, y planes de negocio. Hay que saber de empresa, de gestión, de marketing… Si no sabemos, busquemos ayuda, leamos libros, apuntémonos a cursos… lo que sea.  Pero hay que pensar en la sostenibilidad de los proyectos.

  • No pensar en ello es lo que aboca a muchos proyectos al fracaso.


9. Hay que aprender a vender (nos)

No hablo de humo, hablo de ser capaces de negociar un precio, de mostrar lo que hacemos, de saber explicar lo bueno que hacemos sin ruborizarnos. Me decía Xavier Aldekoa que deberían enseñarnos a vendernos y a vender nuestro trabajo, a hacerlo valer y a hacernos respetar. Muchos colegas me dicen que les da vergüenza o cierto pudor explicar lo que hacen o dar a conocer sus logros. Hay que superar estas actitudes por que son un freno.


10. Los milagros no existen (sé constante)

El que siembra recoge, pero hay que sembrar, hay que regar, hay que mover la tierra, volver al día siguiente durante semanas para hacer lo mismo sin desistir. El que recoge es porque se lo ha currado. La suerte no existe que diría algún proverbio oriental que ahora no recuerdo…

 

Enlaces útiles e inspiradores:

Cómo recaudar fondos para tu nuevo proyecto periodístico
Para lanzar tu propio proyecto periodístico, empieza de a poco y aprende sobre la marcha (ijnet.org)
10 Simple Steps to get your Journalism Project Funded

Jornadas sobre Innovación y emprendimiento en Información y Comunicación

  • El próximo jueves 11 participo en unas jornadas sobre emprendimiento en el periodismo que organiza la Facultad de Periodismo de la Universidad de Murcia. Hablaré sobre las actitudes y los conocimientos que son necesarios hoy para que los periodistas emprendan con garantías de éxito. Necesitamos muchos más eventos y jornadas de formación para periodistas. Hay mucho camino a recorrer.

El Independiente de Cádiz, dueños de su destino

Es un día importante para un grupo de 30 personas, la mayoría periodistas. Hoy miércoles 3 de abril de 2013 -y con los tiempos que corren- se atreven a sacar a la calle un nuevo diario en la ciudad de Cádiz. Esta treintena de personas han puesto dinero de su bolsillo para que El Independiente de Cádiz sea, no solo un nombre, sino una realidad.

Hace unos días me puse en contacto con ellos para interesarme por el proyecto y saber más detalles. Jorge Garret, uno de los fundadores de este nuevo diario, me explicó cómo surgió el proyecto y por qué creen que en 2013 aún es posible sacar un diario de papel y web a la calle.


Naufragos que no se resisten

En Cádiz quedan dos diarios, el decano de la ciudad, El Diario de Cádiz, del grupo Joly, y La Voz de Cádiz del grupo Vocento. Ambos diarios han sufrido varias tandas de ERES y despidos. Pero lejos de resignarse un grupo de experiodistas de estos medios y otros que ya lo habían dado todo por perdido se unieron para ver la posibilidad de crear un medio digital.

Fue tal el número de periodistas y otros profesionales que se unieron al proyecto que decidieron dar aún más envergadura al proyecto. El Independiente de Cádiz nace hoy como una Sociedad limitada laboral, en la cuál todos sus trabajadores han aportado el mismo capital. No tienen deudas con los bancos ni gozan de ninguna ayuda pública. “Queríamos ser los dueños de la empresa y de sus contenidos” me dice Garret por teléfono.


Un nuevo aliento para la ciudad y provincia de Cadiz

Entre sus objetivos está en recuperar la credibilidad y estimación de la gente de la calle, “volver a conectar con la gente”, ser un diario más social, menos conservador, más involucrado con los problemas de la gente, me cuenta Garret. El diario tendrá 48 páginas a todo color a diario (el domingo podría superar las 60). Las 10-12 primeras estarán centradas en la agenda propia del diario, reporterismo de calle. Ésta debe ser la savia del diario.

Luego le seguirá un segundo bloque de páginas de información local. La información de Andalucía, España e Interternacional aún teniendo poco espacio, irán en lo que han llamado “Panorámica”, no una sección al uso sino “un relato interpretativo” con ladillos y claves de lo que sucede más allá de la provincia. Cultura y deporte local cerrarán el diario.

El domingo el diario tendrá un aspecto de revista, tanto en contenidos como en aspecto físico, con una apuesta por los formatos largos y el diseño arrevistado. Costará 1,20 euros mientras a diario serán 0,80 céntimos.

Para la web, en el dominio indecadiz.com, dejarán la información de última hora y no publicarán su información propia hasta que no haya muerto el ciclo de cada diario de papel. La web quieren que sea la ventana permanentemente abierta a la comunicación de los lectores con cada uno de sus periodistas. Sus nombres, twitter y emails serán información pública.

 

¿Todavía hay negocio para el papel?

Es lo primero que nos preguntamos. ¿Lo hay? Pues ellos están seguros que sí. Entre los impulsores del proyecto hay diferentes personas que han trabajado en la gestión de otros diarios de la ciudad, en dirección, publicidad y producción. Sus estudios de mercado dicen que aún es posible hacer un periódico si se cuenta con una estructura más pequeña que hace 15 años y con unos sueldos más equilibrados.

En la nueva empresa trabajarán  unas 30 personas que incluye a la gestión, redactores, fotógrafos, diseñadores y producción. Todos cobrarán lo mismo.

 

Un periódico sin director

Quizá una de las cosas que más sorprende del nuevo diario es que no hay un director. No es muy normal, pero los trabajadores prefirieron tomar otro sistema. Formando un Comité de redacción, los periodistas eligieron a tres de ellos para encargarles la coordinación del diario y llevar a cabo las tareas que suelen asumir el director junto a los subdirectores en una estructura más convencional. Estos tres periodistas son elegidos por un periodo de un año.

 

Y así es como hoy miércoles, este grupo de periodistas dejó de llorar y se puso manos a la obra. Compraron poder ser independientes, otro nuevo caso de Periodismo Emprendedor.

Mucha suerte, valientes.