ARA, por Twitter, mar y aire


Ya ven ustedes que llego tarde. La presentación del diari Ara fue ayer jueves. Pero verán, la vida de una blogger/twitterer/periodista es un tanto complicada. Ayer, imposible y hoy, ya ven a qué horas… Pero Lolacomomola se viste de gala para hacer unas de esas gamberras contracrónicas, que ya tenía ganas.

El de ayer era uno de esos saraos donde HAY que estar, por que la pregunta, señores, no es quién estaba allí, sino quién NO estaba allí. Mucho VIP. Cómo bien decían en twitter, muchos políticos y periodistas. Toni Aira hacía el repaso completo.

Me dijo CS que yo soy muy de “la croqueta”. Yo le dije que en la croqueta es donde están las noticias… Pero no hubo croqueta, (al final, pincho y birra compartida con otra blogger/twiterer/periodista pagada de nuestros bolsillos). Será la crisis…. pero vayamos al principio.

Les pongo en situación: 7.30 de la tarde de un jueves. Me reuno con MR frente al maravilloso Palau de la Música Catalana. Corría el rumor que Felix Millet también andaba por allí. En la calle, pequeños grupos de personas miran hacia los lados buscando caras conocidas. Yo también, para qué nos vamos a engañar…

Entramos. Al primero que veo y saludo es a otro blogger/twiterer/tumblero/periodista. Me dice que voy muy elegante (este punto no está claro todavía: no sé si me lo decía en serio o era un cumplido).

Estupendo. Continuamos. La subida de escalera ya es entre masas.

Pasamos junto al cuerpo mediático de Ara: Xavier Bosch, Albert Om y Toni Soler. (Pero qué altooo Bosch!! -me digo). Carles Capdevila andaba con la mirada tipo “il·lusió boja i responsabilitat total”. Ya no sé cuántas veces le he oído decir eso.

Certificamos que nos toca el segundo piso. Ahá. Vaya, lejos de la croqueta. Pero oigan, el gallinero también tiene su qué, no se crean…

Buscamos asiento. Encontramos a twiterer/periodista de una agencia de noticias. Hola, qué tal, bla,bla. Nos sentamos a un lado. Por Dios, pero qué estrecho es el espacio entre butacas y me cag… en el arquitecto que no pensó que él iría a sentarse ahí porque NO VEO NADA.
Me giro. Otra blogger/twiterer/periodista pasa por allí. Está a pocas semanas de dar a luz. Qué tal, cómo estás, cuídate, bla, bla.

Insisto: no veo. Nos mudamos hacia las alturas pero con mejor visibilidad. “Perdoni, perdoni”. Sonrio, que una es educada.
Bueno, esto va a empezar. Echo un vistazo a qué dice la gente en Twitter. La gente está expectante, está animada la cosa. Hago cheking en Foursquare. Soy la tercera. Uff, señal que el público no es 3.0. Me pregunto si los checking anteriores son de Oriol Lladó y Ramón Gil… (heavy users). Pero no, parece que no vinieron.

Bueno, esto empieza. Bajan las luces. Bastante. Mucho. Vaya, ¿y ahora cómo escribo? Pues como puedo, pero tengo que dejar de Twittear. Este es el resultado:


La puesta en escena empieza con la lectura de Joan Ollé, Montserrat Carulla y Sílvia Bel de pequeñas citas y frases de todos los tiempos alrededor de la prensa y el periodismo. Muy poético. Algunos se aburren. Otros contemplan. Otros no sé muy bien qué estaban haciendo

Frases de Miller a Jason Calacanis, de Wilde a Ariadna HuffingtonPla no podía faltar. Algunas no las pillé porque Joan Ollé hablaba bajito, bajito. Causó furor: “Els catalans sovint som imbècils. No hem de deixar de ser catalans, hem de deixar de ser imbècils” Joan Sales.

Acto seguido llegó Mr. Herald Tribune. En fin, very interesting, pero no creo que aportara nada nuevo sobre el firmamento. Marca, iPad y bla, bla. Tampoco era el momento para una coferencia al uso. Jordi sufría.

Por fin Carles Capdevila entra en escena con el “Ara team“. El origen de Ara está en una conversación entre Oriol Soler y Capdevila hace 15 meses que acabó con una servilleta estampando el acuerdo. Storytelling. La imagen de marca es impecable, anda que no se lo curran… Los tres guapos televisivos le acompañaron (Om, Soler y Bosch).
Bosch
es el que más me gustó con la historia de Wilfred Burchett en Hiroshima . “El periodismo es mirar donde no quieren que miremos”. El cuarto, Bassas, desde Washington y vía skype. Que, perdonen, a mi me pareció de lo más cutrillo, la calidad no era la mejor.

En fin, opté por grabar algo con el móvil pero el resultado es un tanto decepcionante.
Había un aire de Keynote de Apple. Alguno se preguntaba cuando salía Jobs.

El discurso de Capdevila fue realmente muy emotivo. Amenazó con el multiplataforma: “Os perseguiremos por Twitter, mar y aire”. Se multiplicaron los RT (que conste que lleva con la broma desde septiembre). Acabó pidiendo a la gente que confien en ellos y que se subscriban 40 días al diario por 40 euros, que es para lo que estamos.

Como decía, fue un acto muy emotivo. Sin embargo, personalmente y como periodista, me quedé con las ganas. Poca chicha. Y no, no fui la única.

Lolacomomola tendrá que infiltrarse en otra de las presentaciones que organizan en diferentes localidades de Catalunya (es una amenzaaaaa, ¡¡¡muahhh!!).

Decía Albert Cuesta que era fácil saber quién eran los periodistas en la sala: los que no aplaudían. Yo, que conste que estaba con las manos ocupadas, ¿eh?

Ara aún no ha nacido. No lo hemos visto, pero hay ganas de verlo comiendo palomitas. Ya queda menos.

¿Ah? ¿bueno? ¿qué cómo acabó la presentación? Verán: tocó un grupo llamado no sé qué (Mazoni y biquimel o algo así). Oí un suspiro de euforia entre los treintañeros del gallinero. (señal que el target del periódico estaba allí). Hasta MR los conocía. De repente me sentí muy poco cool…
Horas después pregunté a unos colegas si lo conocían y me dijeron que no. Uff, qué descanso. A mi me gusta Múm, un grupo islandés. A qué mola. Yo también soy cool.

Bona nit, que ya deliro.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

3 pensamientos sobre “ARA, por Twitter, mar y aire”

Responder a David Guerrero Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *