“From my experience in social media I know people comment on news without reading them”

Hace unas semanas Jonathan Montero, estudiante de periodismo en la Pompeu Fabra me hizo esta entrevista sobre redes sociales, verificación y periodismo digital.

Como hace tiempo que no escribo aquí, creo que puede ser de interés para algunos saber cómo es mi trabajo en el periódico,  los retos que nos ofrecen  las redes sociales, o las diferencias entre la falta de exactitud en las informaciones con los ataques sistematizados  online para captar audiencias y cambiar estados de opinión (o fake news).

¡Gracias a Jonathan por su interés y su buena traducción! (y a @luiscarlos por dejarse robar una foto sin saberlo)

What are your roles as head of Social Media and section routines?

My work consists in the distribution of contents in different platforms. I’m also a social editor because my job is also to scan everything that’s published in the newspaper and decide what form it takes on different platforms. Not all topics enter Facebook, Instagram or Twitter. On the other hand, within the work of strategic distribution, the section has the function of “combing” the pieces for social networks.

What’s that supposed to mean?

From headline changes to a different photo edition. It’s about adapting the news to each channel. Journalists write generic information for the media, but then it has to be adapted to be made public on social networks. Texts, images and messages often have to be different, and always seeking to be understood and have more impact. In addition to editing, it is a job of displaying information. The work with images for example is very important because in social networks the image as well as the main topic is relevant.

Could you share with us an example?

Interviews are created in a format very much designed for paper. This photo is fitted between three blocks of text, played with the space and published on paper to a large measure. That person’s face looks good on paper, but if you see that same image on a small mobile screen you won’t recognize that person’s face. When we have a first- person testimony for social networks, we always try to show that person’s face. We can also take another picture of the same session only for it to be shown on social networks thinking of mobile screens. Either we look for another photo or we edit the original in a way that appreciates the face of that person much better. That would be the procedure.

What social networks do you work on?

Right now we are on Facebook, Twitter and Instagram, where we have two accounts, one in Spanish and one in Catalan. These accounts don’t just replicate the same thing, they have two different personalities. Beyond its language of edition, it is for a topic of contents. We also have a presence in Telegram with a channel specialized in political information and soon we will start working in WhatsApp. The YouTube channel is managed by another department.

From which of these social networks do you receive more interactions?

Facebook, both in comments and visits.

Is that due to the volume of Facebook users or is there some other reason?

A few years ago Facebook was very hegemonic and still today is the majority social network. However, we will soon see how we ask each other if we have a profile in Instagram because there is a migration of young people to that social network. Anyway, Facebook is the current owner of Instagram and users are not aware, but their data is being transferred from one platform to another.

In your book, you say Facebook is the most popular social network. Six years after the release of this book, is this quote old-fashioned?

Not at all. It’s still the most popular social network. What happens is that others like Instagram or even WhatsApp have had a lot of growth.

Can WhatsApp be considered a social network?

We don’t think of it as such, but it works in the most viral environments and also generates traffic. The media have the problem that they can’t always identify visitors coming from WhatsApp. It’s what we call “Dark Social”, a traffic that doesn’t know where it’s coming from. We always have the intuition that there is a lot of traffic coming from WhatsApp. This may be because in messaging applications friends spend things in much safer and more private environments and then feel much more comfortable sharing.

Why is it important for a newspaper to be present on social networks?

Because users spend a lot of their lives there and use them frequently for information. Last summer, for 45 minutes, Facebook fell in the U.S. and the media experienced an increase in traffic. This is because as people could not enter Facebook they went to the media to read news.

What does it mean for users to use social networks as news sources?

People don’t understand that social networks are playing editors for you. We, as a medium, apply a hierarchy of information, but social networks also make their hierarchy with other totally different values. People have the feeling that Facebook has enough to inform them, but in reality there are some algorithms that are deciding for you with other kinds of criteria very different from the informative ones.

However, Twitter is the most attractive social network among journalists.

It is the most journalistic social network by its last-minute nature, of short messages that resemble but are not headlines. Journalists find it easier and more interesting to gather information, to follow the latest news and to discover things. Facebook operates around a rather private, personal and familiar sphere that cannot be indexed by search engines, while Twitter has much more public information to research and scratch. That’s made it a much more journalistic tool.

Is it dangerous to use social networks as sources?

The truth is that social networks are no more dangerous than other sources. I believe that the same standards of journalism must be maintained with regard to contrasting information. Now there is a lot of talk about verification and hoaxes, but a few years ago this subject was already being written about. Having the skills to search, trace and verify identities is important. The sources in social networks are good, they are very useful but it is necessary to complete them with other type of sources. The telephone continues to exist, you must continue to call by telephone, go out into the street and be a direct witness to the facts. I think social networks are useful for a few things, but they have to be strengthened and we have to make sure the identity of the people who post in their profiles and who are really on the site where they say they are.

The question then is whether the media apply these standards.

The geographical factor influences. The further the information is from you, the more difficult it is to verify it. If you work with a photograph from an agency you don’t know in a remote country you have the problem that you don’t understand the language and you probably don’t know the photographer. It can be checked the same way, but sometimes it takes time. I think you have to be suspicious in general.

Now there’s a lot of talk about fake news, for example.

I believe that on the Internet we have to distinguish between surprising and little contrasted information [hoaxes] and fake news. There are news that seem wonderful, surprising and funny, too good to be true. You don’t know whether it’s true or not and it has its dangers when it comes to make journalism with them. That’s one thing. But fake news are another concept very different to me.

Could you explain your view?

Fake news are manipulations thought to influence the decisions of the people, spread by organized groups. I once wrote a thread on Twitter about this topic in the United States and how these techniques were being applied in Europe. These groups enter markets where they create words that begin to generate searches, and through these searches, they attract people who are prone to mistrust the media. These are new techniques that take advantage of the weakness and lack of knowledge of many people who want to make people believe strange things or mistrust the official lines.

Do these groups do this in a systematic way?

They use very sophisticated and twisted manipulation techniques searching mass audiences. Once this concept is created, they begin to attract audiences through it or through very controversial issues that are part of the agenda. I think we have to differentiate between false news organized to influence public opinion and not contrasted and incredible news that serve rather a divertimento.

Could you give us an example of hoax to differentiate it from fake news?

A Twitter tweet was viralized by a user who claimed that The Guardian had written in an article that Spain was going back to the Middle Ages. That tweet was a reader’s interpretation of an article in English, but the rest of the users started commenting on it as if the newspaper had literally said that. And the reality is that The Guardian had not said such a thing. From my experience in social media I know people comment on news without reading them. And that’s where hoaxes start. Sometimes, the lie consists of poor accuracy, incomplete information and not having understood a text in a proper way.

So that’s the difference.

That user, with his tweet, [maybe] didn’t want to tell a lie. He was giving his opinion. The problem was that the others interpreted it as if The Guardian had said that. It had to be verified even by Maldito Bulo because people were turning crazy when they hadn’t even read the original article. And even if it had been written in Catalan or Spanish, the same thing could have happened. People who don’t want to understand, just don’t understand anything. This also reminds me when La Vanguardia was accused of manipulating a photograph of the demonstrations of 12th October in Barcelona.

CONTEXT

Last October 12th, on the occasion of the Spanish Hispanic Day, thousands of people demonstrated in Barcelona against Catalan independence. La Vanguardia, one of the most important newspapers in Catalonia, illustrated the chronicle of the demonstration with an image of the avenue where the demonstration took place.

The author of the original picture, Emilio Morenatti from the Associated Press agency, used a telephoto lens that caused an optical effect on the depth of field in the final photograph. La Vanguardia, who was not even the author of the photograph, was quickly accused on Twitter of manipulating the photograph with Photoshop in order to make believe that there were more demonstrators on the street.

“Unbelievable theories appeared on Twitter when in fact the photo wasn’t even from the newspaper. People don’t even understand how the photo agency system works. Ignorance reaches the point of wanting to see monsters that don’t exist. In this sense, social networks have become a quagmire”, explains Silvia Cobo.

The three main characteristics of the Internet, according to your book, are hypertexts, multimedia language and interactivity. Are they also the characteristics that define quality in online journalism?

For me, quality journalism is the one that spreads contrasting information. This I think is the most important thing. More traditional journalism is still important after all.  Online journalism also allows you to link to the original sources so that you can check the veracity of the information yourself.

Do you mean it is more transparent?

Rather I believe it is simply to indicate your sources, that they are reliable and that they have been confirmed by a second source. These are the most traditional rules of journalism and I think online journalism needs more traditional journalism in this sense. If we also allow access to the original sources we enrich the information. Hypertexts in this sense make the big difference between print and digital journalism because readers can now also access sources.

If the reader scans and does not read, how can online newspapers exist if they are text-based?

Internet language is very visual. That’s why list-based information works very well, for example. The idea is to make the information lighter and multiply the reading points. Of course it’s still being read, but people consume much more superficially. That also depends on your time and the time zone.

Another aspect to comment on digital media is SEO positioning.

It is a very important source of traffic for the media, even more so than social networks. And you don’t talk about it as much as you should. The good thing is that at least the keys to good positioning on the web have not changed over the years: keywords, metadata, links… If information has been shared on networks, now it also earns points for a good SEO.

Is convergence a necessary process in online journalism?

I think it’s inevitable because for example with our mobile phone we can record audio, videos, write and take pictures. Now we have more tools, but I don’t think we can do it all at once because I’m not an orchestra journalist. I may be able to take pictures with my mobile phone, but a photographer will make them better than me.

Critical voices argue that convergence is a maneuver by companies to increase their productivity.

I don’t exactly see it that way. I see it as a process that allows you to do more things as a journalist. We have also integrated our newsrooms and our journalists work at the same time for the web and paper. [She points out to a journalist who is writing on his desk] That colleague for example is writing his news for the web, which will then come out on paper tomorrow.

Has journalism lost its role as an intermediary?

I don’t think so. A civilian cannot go to a Town Hall all day to follow a plenary session. You also need to have some knowledge of the law and what they’re talking about and the background. It’s one thing for you to witness a fact as you walk down the street. But journalism isn’t just about being a witness. It’s about spending your time doing things that normal people can’t do. Here we have journalists who read 500-page court sentences and know about justice issues and have an agenda of contacts. Who can do that in the normal world?

That may be what people call “citizen journalism”.

It’s a concept that makes sense in those places where there’s no organized journalism, where no one witnesses serious things happening. I wouldn’t even call it citizen journalism but being a witness of things that happen. Journalism involves routines, rules and not being an activist for any cause, but explaining a fact, who it affects, its background and its future. Sometimes citizen journalism is confused with activists denouncing things no one else was explaining. That has indeed a value, but I wouldn’t call them reporters. Information processes are more complex.

Is there little talk between students about creating a personal brand?

Right now it is very important to have a personal brand to stand out from the rest. Above all, people who are freelance journalists is useful so editors get to know you and hire you. The media are also looking for people who have moved in certain fields, who feel comfortable and who don’t find it strange. I think is also an opportunity to show what you know about the current state of journalism. For example, I meet people who don’t know what’s happening on social networks or don’t even have an account. It is necessary to understand what’s going on in the digital world.

Do you think students come out of their Bachelor Degrees with enough knowledge and online culture to become digital journalists?

Well, I don’t have enough knowledge to answer that but what I appreciate in the internship scholars who come here is that they are only interested in writing and most don’t have much interest in social networking. Right now you have to understand well how to distribute the information because if no one is going to find out after what you have written, what value does it have? Perhaps they need to value more the role of content distribution and understand how important concepts such as social networks, SEO and direct traffic are. And my feeling is that they don’t value it as something journalistic. I think there is also a lack of references in this field.

En qué momento Twitter se volvió un sitio tan malrollista

 

Este es un post que quedó en borrador en un documento de google a finales de junio. Lo raro es que escribiera alguna cosita para volver a publicar en este blog. Pero, como tantas otras veces, pensé que mi experiencia y mi opinión podían ser poco relevante para la mayoría. ( Mi ritmo de low postig ha superado ya el récord del año pasado, 0).

Pero entonces, estando disfrutando de ese verano vagabundo -o lo que queda de él tras la muerte del roaming-, llegué a este artículo de una periodista política del New York Times: harta de twitter, ha decidido darse unas vacaciones.  Leyendo su artículo se entiende bien el infierno que ha debido vivir en la era Trump, que ríete tú del procés y la moción de censura.

Twitter, ese mundo malrollista

¿En qué momento Twitter se volvió un sitio tan malrollista? Llevo preguntándomelo inténsamente el último año. Pero no solo ha venido por la actualidad política, sino que viene de antes, de tanto, que ya casi no recordaba cómo era Twitter antes.

Cada vez que entro en twitter acabo saliendo rebotada por el ambiente malrollista y revanchista. Es la guerra.

Me veo pasando cada vez menos tiempo en twitter, en lo que fue un día mi arma favorita, mi herramienta más útil, la casa más divertida.

Cada vez digo menos. Ya no solo mi opinión, que nunca ha sido demasiado importante, sino que en general, ya no me apetece vivir ahí.  Si entras en una casa, y la gente no hace más que tirarse los platos a la cabeza, ¿cuánto tardarás en querer irte?

Trolling land

Veo montañas de trolls despellejando al contrario. Veo personas infelices amargando a cualquiera que se les cruce por delante. La gente corrige sin haber leído (la analítica nos dice que el rey está desnudo), siempre dando por supuesto que lo saben todo. Es la ley del zasca.

Sabemos que esa gente no lo diría a la cara ni defendería sus ideas con tanta vehemencia si tuviera al otro delante.

La educación, el respeto, el beneficio de la duda, nada de eso se concede al otro usuario. Tu eres un desgraciado, hijodelagran y ya. Me da igual todo.

Alguien dijo que si no tienes nada bueno que decir, mejor no digas nada. El mundo no necesita tu opinión -ni la mía-, especialmente si no tienes ni idea del tema.

 

Twitter hace 10 años

Me pregunto qué ha pasado en estos 10 años, quién o qué se apoderó de esta cosita antes divertida y sencilla como un gorjeo, para no volver a ser la misma.

Recuerdo cómo hace 10 años ibas a una encuentro o conferencia y si encontrabas a otro twittero había una complicidad especial. Éramos ¡¡los frikis del twitter!!

Pero poco a poco, los usuarios empezaron a organizarse: la gente quería…  -OMG- ¡¡desvirtualizarse!! Verse, tocarse y beber algo juntos. Era los tiempos del tweetbarna o el cavaandtweets. La gente tenía ganas locas de dejar la pantalla. Claro, tampoco había Tinder, pero visto con los ojos de lo que ocurre hoy en twitter, parece de otra galaxia.

Y sí, twitter sigue siendo un lugar con gente brillante y chisposa, gente interesante y de la que apreder, o gente que te querrá ayudar cuando tienes un problema (cuando buscas herramientas o como el día que se me volteó la pantalla…).

Pero “los otros”, quienes quiera que sean, a veces parecen  estar ganando la batalla. Hacen desertar a la gente que tiene ganas de encontrarse con otros sin tener que ir con la hacha levantada todo el santo día.

Y la pregunta que me hago es: ¿debemos renunciar a tener una sana  plaza pública en Internet?

A veces quisiera gritar: ¡que me devuelvan mi twitter!  O que se vayan todos a otro sitio, y ya nos quedaremos un grupo de amigos (a los que desvirtulicé mucho después) haciendo la última ronda.

Que se vayan, que los últimos, ya apagaremos las luces.

 

Byung-chul Han: deja las pantallas y planta un jardín

Son las 22.45 y mi Iphone me ha dicho que me vaya a la cama. Supongo que el infierno es esto. Que una máquina sustituya a tu madre.

Viniendo como vengo de la conferencia del filósofo Byung Chul Han, azote del enjambre digital, viene a darle la razón y a obligarme a escribir en este blog desde hace mucho tiempo. Él lo llama autoexplotación. Pues sí. Aquí estoy autoexplotándome antes de ir a dormir.

Hay varias cosas que me ligan a Han: uno, yo trabajé en Herder cuando se publicó La sociedad del cansancio y La sociedad de la Transparencia, y dos, la propia temática sobre el papel de las redes e Internet en nuestra sociedad.

Si este fuera un resumen heterodoxo de todo lo que ha dicho Byung-Chul Han en el Cccb, vendría ser estos consejos: olvídate del dedo, deja de viajar como una oveja y planta un jardín.

De mis tiempos en Herder sé muy bien de su alergia a moverse, a relacionarse con medios  (los pocos que lo han tratado, han sufrido) y a cualquier norma convencional de cortesía. El hombre va a su bola (Y ojo, a mi no me parece mal). Así que, que viniera a Barcelona ha sido un acontecimiento, sino un milagro. Más de 700 personas y un aire de groupies filosóficos rondando la sala.

El caso es que esperábamos a un tipo tímido, pero en seguida ha entrado al trapo. “¿Estoy en España o en Catalunya?” Risas en el auditorio. “Bueno, en realidad no sé mucho… voy a dejarlo… Pero deberían saber en qué país viven porque no lo saben”. Toma.
laberinto de horta
Y el parlanchín Han ha empezado a contarnos interioridades. Ayer estubo caminando por Barcelona y acabó en el único sitio dónde no se sintió un turista, confesó: porque estaba solo. Llovía, eso ayuda bastante en esta ciudad a sentirse solo. En el laberinto de Horta.

Allí se miró a un estanque y se sintió Narciso en medio del famoso laberinto del parque. Así está el hombre: un narciso egocéntrico desorientado en medio del laberinto digital, aturdido por la hipercomunicación y la falta de orden y sentido.

Un cáncer llamado narcisismo

Han ha entrado a matar. “La sociedad tiene dentro de sí un cáncer” ha dicho,  que la atacará desde dentro. El narcisismo desastabiliza la sociedad y la hace caer en el vacío. Crítica al sistema neoliberal, que sigue la lógica del rendimiento, la explotación, el consumo. “Solo el Eros da vida a la sociedad. Necesitamos una terapia que permita recuperar la sociedad y la solidaridad”.

De ahí Han ha vuelto al tema de la política catalana, y ha dicho que si él fuera político sería mucho más radical que Puigdemont (yo creo que quería decir Colau, ya verán…). Que si por él fuera cerraba el aeropuerto y prohibiría los cruceros… (Uy, no le den ideas a la Colau). Risas y aplausos del auditorio.

En esta lógica del máximo rendimiento el turismo pisotea la tierra. ” Las masas turísticas son un poder que destruye nuestro mundo”. Para calmar los ánimos ha dicho que mejor no dejan ser políticos a los filósofos, ni a los políticos, filósofos. Por el bien de Puigdemont.

El jardín de la realidad

Hace tres años que decidió dejar de viajar. Y ahí nos metemos en el jardín. El movimiento del dedo de la pantalla nos hace perder la realidad de vista. Solo existe el timeline y cómo descartamos a golpe de dedo al mundo.

Y de ahí que Byung-chul Han nos confiesa que le dio por plantar un jardín. “Necestaba sentir la tierra”. No viajar como una misión política. Dijo que  eligió estar en un sitio, “habitarlo” y ver crecer a sus flores entre la nieve berlinesa. Deambular, hacer el vago, cuidar de la tierra. ¿Trabajar, rendir, producir? Ya lo dijo nada más empezar: trabajar es la peor de las esclavitudes.

Un mar de datos

Otra de las imágenes que utilizó Han fue la del mar, el mar digital que todo lo cubre, que se convierte en el nolugar inhabitable. Un barullo de información que carece de sentido. Donde no hay límites ni confines, donde ya no se distingue lo privado de lo público y la hipercomunicación rompe todas las distancias. Todas las barreras de protección han sido superadas

De la ilustración llegamos al dataísmo. Perdimos la soberanía. Los datos y la información son libres, el hombre ya no lo es. El dataísmo sustiuye la realidad por datos. La transparencia es en aparencia positiva, pero en realidad es el fin de la ilustración, de nuestra soberanía. Ahora manda el dato, el algoritmo decide.

El eros, la salvación

No sé si era casual que hablara de los terroristas en Barcelona. Habló de los suicidas: narcisos que se agreden a sí mismos y a los otros. La realidad los ha apartado y les niega la gratificación.  Narcisistas que se atan un citurón explosivo para caer en el abismo.

El eros, la diferencia, aceptar la alteridad es la salvación según Han. “Sin lo ajeno seríamos ciegos de lo propio”. El otro nos hace conocernos y reconocernos y huir de nuestro vacío narcisista.

Y su última idea acabó de nuevo en Catalunya, con ganas de provocar. “No hay nada más erótico que un catalán/ana enamorándose de un español/a y viceversa. Hace falta más eros que disputa”.

Mucho bla bla en el car (una historia de Donosti a Barcelona)

Esto comienza como si fuera un chiste: iban 2 catalanes, 2 vascos y un dominicano en un coche. Y se lío, vaya que sí. Así empezaba mi primera experiencia en el servicio de car sharing Bla Bla Car, junto a 4 desconocidos con los que iba a compartir la friolera de 7 horas y más de 500 kilómetros.

Donosti se pone fatal en Semana Grande, (que vaya que si es Grande, que mejor comer y bañarse de pie, porque comer sentado y estirar la toalla en la playa está claramente sobrevalorado…). Así que si no quería volver de noche en un autobus e ir a trabajar al periódico con cara de zombie, Bla bla Car se presentaba como la única alternativa para volver del mundo giputxi. Toda la gente que conozco que lo habían probado, habían tenido buenas experiencias, así que, ¿por qué no?

La cosa empezó así: una psiquiatra, un trabajador del sector automobilístico, una vendedora de supermercado y un… especialista en crecepelo hecho a base de componentes naturales. Y la periodista, claro.

Perfectos desconocidos pero el dominicano tomó la batuta para romper el hielo con claro talento natural para ello. De hecho, desarrollamos nuestra propia teoría que al que le tocaba sentarse en medio de la parte trasera, acababa dirigiendo la conversación.

El dominicano apuntaba alto: de las plantas medicinales llegamos al bosón de Higgs, a la meditación y a los estados superiores de la mente, al emperador Constantino -y que no te creas tú eso que se convirtió al cristianismo porque sí-, y el remedio oculto por los poderes de la industria farmacéutica del Dióxido de Cloro y el señor Andreas Kalker.

Cruzábamos Navarra y ya 3 de los 5 habían confesado haber tomado setas alucinógenas. La cosa prometía.

De ahí pasamos a la médico psiquiatra que nos confesó – ojo al dato- que tiraba las cartas del Tarot. Después ya se fue relajando y nos contó que le había metido en esto otra compañera de especialidad. Que también había probado el péndulo, pero ya había visto que no acertaba demasiado… Sorpresas te da la vida. Nos recomendó un par de páginas web para hacerte la carta astral, arcanos y otras cosas esotéricas que si se enteran en su trabajo, se lía. Como ella dijo, está abierta y se enriquece de otras materias… También hablamos de su trabajo, de los delirios, de las psicosis y la falta de recursos de la Sanidad pública.

De ahí se descubrió que uno de los vascos del coche veía programas sobre Ovnis, y de ahí la cosa ya empezó desparramarse por todos los misterios que hay en algún rincón de nuestro planeta solar o más allá: que si la isla de Pascua, del convencimiento de que hay una cultura fuera de nosotros que puede venir a acabar con nosotros, que si los dibujos gigantes sobre campos en Inglaterra. “¿Cómo se deletrea?! “-a esas alturas yo ya me había puesto a tomar algunas notas- “Stone como piedra en inglés.  y H-E-N-G-E”.

Ya habíamos pasado Jaca.

Vaya que si la cosa se estaba poniendo esotérica, ¿cómo podía haber tanto interesado en fenómenos paranormales en un coche de 5 plazas? ¡Ahá! Ahí se destapó la pareja de uno… “No, no, yo por obligación, ¿eh?” dijo ella mirando al seguidor de los programas de ovnis.

Finalmente me tocó a mí sentarme en el centro de la parte trasera y tomé las riendas. Volvamos atrás, pero a ver… “¿cómo se llamaba el tipo del Dióxido de cloro? ¿Y la cosa esa de las monedas para predecir el futuro?”. “I-C-H-I-N-G”.  Una cosa de los chinos de unos números que forman hexagramas y qué… todo muy complicado.

Aporté mis historias de la Venezuela bolivariana que sabía que iban a causar furor con un pasaje tan alternativo.

Y de ahí salió Montserrat. “¿A que no sabías que es un chacra corazón del mundo? ” No, -respondió otro- ¿No es Glastonbury? “¿Donde el festival de música? -que es lo único que me sonaba a mí… “Bueno, es que los chacras corazón del mundo van cambiando…” Ah, no, que además Montserrat dicen que tiene una ciudad intraterrena?” ¿Perdón? De lo Moreneta yo no solía pasar… Buff, lo que me queda por aprender… “Es que hay un proceso de reversión magnética” quedó pendiente seguir este hilo, pero el siguiente solía no resolver el anterior y así todo. En concreto, siete horas.

Superábamos Lleida, llovía, y había ya anochecido.

Dejamos un rato las cuestiones sobrenaturales, para escuchar una historia agridulce. La madre de uno de los vascos se había reencontrado con su primer amor pasados los 70  años. Esto había ocurrido 30 después de haberse divorciado de su marido, que además de haberle dado más de 10 hijos hizo de su vida un infierno… Ahora, revivida, a su  última edad, vive con el hombre con el que hubiera querido casarse. Hoy se quieren y se cuidan en un pueblito de Guipuzcoa.

Y de ahí los hermanos, la difícil relación a veces, pero rápidamente volvimos al tema de la Stevia y la potente indústria del azúcar, el veneno del siglo XXI y a los indígenas de la Sierra Nevada de Colombia, los Kogis, que aislan a niños de corta edad durante años para hacerlos llegar a un estado superior de conocimiento… Aquello era como llevar la wikipedia incorparada.

Una petición: alguien pidió una tirada del tarot fuera del coche… (Mmm, me temo que era para algo más…). Y dos recomendaciones: el libro de Tautechin (o algo así), y un video en Youtube. “Busca en youtube ‘El caníbal de la selva’, pero mañana, que si no no podrás dormir”. O.K.

Son las 23.25. Llegamos a Sants. Adiós, mañana busco lo del Dióxido de cloro. Risas, besos, pásame el código del Bla bla car, que se quedan 5 euros de comisión por pasajero, los muy cabrones.

Mucho bla bla en el car. Lo que aprende una.

¿Cuándo fue que perdimos esta forma de viajar?

Antonio Gallo (Dogtrack): “Los medios no podemos ser esclavos de las plataformas”

Antonio Gallo dogtrack

Hace casi un año que conocí a Antonio Gallo de Dogtrack. Tengo que confesar que la primera vez que hablé con ellos me impactó muchísimo su trabajo y la tecnología que habían desarrollado para la gestión de redes y la optimización de la distribución de contenidos. No había que irse tan lejos para encontrar innovación aplicada a medios de comunicación…

De manera discreta Dogtrack se ha ido posicionando como la herramienta para grandes generadores de contenido como Atresmedia o RTVE [Hablaba de ellos en mi anterior post, Herramientas de gestión de redes sociales que utilizan los medios] , no solo para redes sociales, sino para aplicaciones móviles, mensajería móvil  y todo el resto de plataformas emergentes.

He mantenido una conversación vía Skype con el CEO de Dogtrack sobre la herramienta, sus aplicaciones, su filosofía y sobre los caminos que los medios deben aprender en un mundo cada vez más distribuido en un laberinto de plataformas.  Para Antonio Gallo, los medios pueden y deben abrazar la distribución sin renunciar a su monetización.

DOGTRACK. Tecnología al servicio de los medios de comunicación 2016-06-21 16-08-44

¿Qué es Dogtrack?

Dogtrack es una plataforma de gestión de redes sociales o comunidades para medios de comunicación. Integramos todas las variables que un medio necesita para la gestión de las redes: desde la publicación, la analítica social, la integración en pantalla y monetización.

¿De dónde surgió la idea de construir una herramienta de gestión?

Llevamos en el mundo de la redes sociales desde 2006 y antes en temas de movilización social. Hace 7 años nos establecimos como una consultora de redes sociales y hemos ayudado a gestionar comunidades con un gran volumen de usuarios. No era sólo publicación en redes sociales de marcas, sino también trabajamos con partidos políticos y grandes generadores de contenidos. Nos dimos cuenta que era necesario una herramienta que estructurara el trabajo y lo hiciera de una forma sencilla. Llevamos ya un tiempo con medios y veíamos una necesidad clave: que pudieran relacionarse en la redes e integrarlas en sus medios. Y, fundamental: que permitiera monetizar esas audiencias.

Nuestra plataforma ha buscado la facilidad de uso y ha ido creciendo a junto a la redacciones, junto a los equipos de realización de las televisiones, junto a los equipos de marketing, siempre muy pegada a los modelos de negocio… Las funcionalidades han ido desarrollándose según sus necesidades y adaptándose a sus rutinas de trabajo.

¿Qué funcionalidades ofrecéis a los medios?

La plataforma tiene 4 patas: publicación, medición de audiencia social, integración de la audiencia y monetización.
Lo que perseguirmos es que el medio pueda publicar en cualquier parte, allá dónde el usuario esté. La herramienta te permite publicar en todas las redes, pero también en servicios de mensajería, publicar contenidos en las aplicaciones móviles, emailings, e incluso publicar directamente en las webs.
Y desde esta misma plataforma se puede crear contenido específico para las redes sociales, ya sea video, audio, imágenes… Etc. Con la misma herramienta, todos los miembros del equipo pueden publicar en cualquier parte, cualquier tipo de contenido. Permite programar y diseñar una distribución ordenada.

A la vez, los medios que tienen muchas marcas y cuentas de productos diferentes, pueden republicar sus contenidos en otras cuentas, reaccionando a lo que pasa en las redes siempre en tiempo real. Eso permite aprovechar la potencia de distribución de los medios en su conjunto y crear patrones de publicación.

Una de las últimas cosas que estamos trabajando es decidir cuándo publicar contenido dependiendo de las reacciones anteriores, es decir, si no han llegado a unos índices de audiencia concretos, lanza otro. Si ha tenido un buen nivel de alcance, no lanza el segundo. Y todo esto es automatizable.

¿Y en la parte de medición?

Cada vez que publicamos un mismo contenido en 25 canales, este contenido tiene 25 “identificadores” de forma que nos permita llegar al máximo detalle de analítica para nuestro cliente. Dentro de la herramienta capturamos los datos y las reacciones que un contenido ha generado en los distintos canales. Luego esos datos pueden agregarse por cuenta, por periodista, por sección, por medio, por serie, por programa… Esos datos tienen mucho valor a los que deciden la parrilla de un medio.
Finalmente, además de nuestro panel, todos esos datos lo enchufamos en las herramientas de negocio de los clientes (GA, Omniture…).

¿Qué es lo que os piden más los medios en un primer momento?

Su principal preocupación es la monetización de las audiencias sociales. En segundo lugar les preocupa cómo llegar de la mejor manera a su audiencia social, de una manera más directa y personal, que sería el modelo que nosotros desarrollamos de distribución de contenido.

Los grandes medios desde hace más de un año han decidido invertir en equipos de redes y en herramientas de tecnología. Nuestro objetivo es que la audiencia social también esté en su cuenta de resultados. Y para que eso ocurra, los equipos de redes necesitan herramientas que les permitan hacer todas esas cosas que hemos visto. Trabajamos muy cerca de ellos, para saber qué cosas están funcionando y lo que no. La audiencia social ya no es una cosa etérea, sino que es medible y tiene un retorno.

¿Qué soluciones ofrecéis en relación a la publicidad?

El planteamiento es el de ultrasegmentar a los usuarios, creamos “clústers” de usuarios, según los intereses de esos usuarios y del consumo de contenidos que hacen en todas las redes. Llegamos a un nivel de detalle de los insights de los usuarios muy preciso. Casamos su consumo con lo que las marcas quieren ofrecer. Vinculamos marcas comerciales con los medios en un entorno más amable.

Ofrecemos post patrocinados en las redes, patrocinio de video, -nuestro CRM permite diferentes tipos de formatos publicitarios-, facilitamos el desarrollo de branded content, patrocinio de secciones enteras, de tags, de manera vertical -un medio-, o de manera transveral -un grupo de medios-, gestionamos equipos de big data y los incorporamos en proyectos de DMP (Data Manegement Platform) para que sirvan publidad específica dependiento del origen del consumo del contenido. Todo eso podemos hacerlo porque trazamos el comportamiento del usuario.

Esto es el producto estrella, ¿no?

Sí, esto es lo que descorcha muchos oídos en los medios…

¿Qué visión tienes de un mundo tan distribuido en plataformas? ¿Qué debe hacer el medio?

Las redes sociales tienen que ser fuentes de ingresos. Mi audiencia es social y me consumirá en mil sitios diferentes y el medio tiene derecho a monetizar el contenido que está distribuyendo.

Los medios deben preocuparse en saber dónde nos están consumiendo y distribuirlo donde ellos estén. Hoy Facebook para los medios es el 70% de su tráfico social pero estamos viendo que según nos vamos rejuveneciendo hay otros canales y otras formas de consumir: hablo de Snapchat y de sistemas de mensajería. Cuanto más joven eres, consumes de manera diferente. Y tienes nichos que no consumen en Facebook sino en otros sitios diferentes.

Hay que supradistribuir el contenido, identificar dónde tenemos las audiencias y de una manera ordenada, debemos monetizarlos. No puede ser que una plataforma aglutine tanta audiencia y seamos sus esclavos. Hay mercado y dinero para todos.

Por último, ¿en qué estais trabajando en la linea de aplicaciones de mensajería y chat?

Esta área sí que es una revolución, y con la entrada de Facebook Messenger entendemos que va a ser la bomba. Por fin Facebook ha decidido que podamos tener una conversación “one to one”. La gran revolución está en que hay 800 millones de personas que ya tienen la app en su móvil y que el marco de usuabilidad lo conocemos ya todos con muchísima facilidad.

Estamos trabajando en cosas relacionadas con la solicitud de contenido [lo llaman buzones de información], tipo “avísame cuando algo empiece” o cuando hayas publicado algo sobre esta temática, que me permitas jugar juntos en grupo… Es una manera ideal de vincularnos uno a uno y que el consumidor pueda distribuir nuestro contenido en sus grupos. Nos acaban de abrir la puerta a tener una relación sólida con nuestros usuarios. Ya no es que yo publico en mi feed de Facebook y a ver si tengo suerte si mis seguidores lo ven… sino que aquí vamos uno a uno, a que tú y yo hablemos, pero aquí hay que meterle creatividad… Nos toca ahora mimar nuestra relación con los usuarios.

Herramientas que usan los medios para gestionar las redes sociales

Herramientas gestión redes redes

He hecho un pequeño estudio analizado qué herramientas de gestión de redes sociales utilizan más de 50 medios. Algunas son muy conocidas, como veremos,  pero en cuanto aumenta el tamaño del medio y sobre todo, el volumen de contenidos que distribuyen, la gestión se va profesionalizando con herramientas más sofisticadas.

La selección (ver lista en Twitter) ha partido de Catalunya,  España y los principales líderes de los mercados europeos, latinoamericanos, norteamericanos y los grandes medios “globales” en inglés.

También grandes agencias de noticias con muchísimo contenido a distribuir cada día. He incluído también a nuevos medios nativos, especialmente aquellos que han crecido al calor de las redes, porque su sensibilidad a invertir en estos canales, es lógicamente mayor.

La he hecho así porque quería ver qué utilizan medios más pequeños y modestos, así como qué herramientas utilizan los que tienen mayores equipos, presupuestos y mayor grado de innovación. En total, más de 50 medios, en su mayoría viendo la cuenta más informativa del medio o consultando más de una cuenta del medio. No es una investigación científica, tan solo una forma de aproximarme a la realidad de los medios de distinto tipo.

El resultado no es perfecto pero me ha servido para analizar varias cosas. Aquí algunas de mis conclusiones:

  1. Tweetdeck: Es la herramienta -pertenece a Twitter- más utilizada para. Tiene sus limitaciones (no puedes programar un tuit con más de 1 foto o según qué formatos adjuntos), pero es una buena solución gratuita. Por supuesto le falta poder publicar en otras redes como Facebook, red archienemiga del pájaro que trina.
  2. Hootsuite: es la segunda herramienta gratuita más popular porque esta sí que permite publicar en otras redes como Facebook. Tiene una versión más ‘pro’ de pago que te deja hacer más virguerías e incluye analítica.
  3. Twitter web client: sí, aún hay medios que utilizan la versión web, pero normalmente son casos esporádicos, o se hace en cuentas secundarias. Lo que veo es que es normal utilizar varias plataformas en cualquier medio.
  4. CMS: algunos medios cuentan con funcionalidades que permiten publicar desde el CMS. Eso facilita la autogestión del periodista, aporta más inmediatez y da un respiro al grupo de redes. Pero también puede estar vinculado al RSS y ser un automatismo (ver siguiente).
  5. El RSS no está muerto: Algunos medios siguen gestionando automatismos basados en el RSS, pero que se combinan con editores humanos u otros servicios. Es el caso de LaVanguardia, Nació digital, Le Monde, Usa Today…
  6. Cuánto más volumen de contenido y de presupuesto, aparecen super plataformas de gestión que vienen a ser como conducir un “porsche”. Veamos:
  7. SocialFlow: es la gran herramienta de pago del momento y es utilizada por los grandes medios: Nytimes, WSJ, BBC… Es el sueño de cualquier editor de medios porque aúna la distribución automática y la analítica social, optimiza la distribución y te etiqueta los contenidos, permite publicar en Twitter, Facebook y otras redes.  Pero no es precisamente gratis… En España lo utiliza El Mundo y Marca. El diari Ara se lo estuvo pensando, pero creo que al final no lo han contratado.
  8. Dogtrack: destaco esta herramienta que utilizan televisiones de RTVE y Atresmedia. Son casos con tal volumen de marcas y cuentas que se hace necesario una gestión más masiva. Hecha en Madrid, también ofrece soluciones para publicar en Whatsapp y Telegram. Es una herramienta muy potente y con un ideas muy innovadoras.
  9. Otras herramientas: Por si quereís descubrir otras aplicaciones menos utilizadas por estos medios pero también interesantes: Echobox, Snappy Tv, Sprinklr, Spread Fast, Meet Edgar…

La tendencia son herramientas que tratarán de apoyarse en el análisis de la intereacción de los usuarios y tratarán de preveer la mejor manera de distribuir los contenidos. Cuántas más redes y plataformas sociales aparecen –y el futuro será tan distribuido que ni podemos imaginarlo-, más se complicará su gestión y estas herramientas tendrán mucho que decir.

El declive de la prensa americana en una imagen

Empleo medios eeuuPocos gráficos (haz clic en la imagen) necesitan tan poca explicación como esta: la industria norteamericana de la prensa ha perdido casi el 60% de sus empleos en los últimos 26 años.

A la par, una industria emergente, la de Internet le alcanzó este año. Curioso que la industrial editorial ha demostrado bastante más fortaleza  el embiste del cambio de soportes.

Datos: US Bureau of Labour Statistics.

Visto en Greenslade

Twitter, la conversación pendiente

tesis susana perez

Ha caído un mito. Twitter dista mucho aún de ser una herramienta de conversación con las audiencias para los medios de comunicación. Así lo afirma en su tesis Susana Pérez-Soler, una periodista que ha analizado las rutinas periodísticas en twitter en 4 redacciones diferentes: “Usos periodísticos de Twitter. Una comparativa entre redacciones tradicionales y digitales en Catalunya y Bélgica. Entre las conclusiones, Soler afirma que Twitter sigue teniendo un potencial conversacional, que sin embargo los medios no han llegado a desarrollar plenamente.

Hace unas semanas me encontré con Soler y tuvimos una charla sobre su tesis, en la que estudió 4 medios digitales: los catalanes Ara y Vilaweb y los belgas Le Soir y Apache.

¿Qué usos dan las redacciones a Twitter?

Hay dos usos fundamentalmente: para la producción y para la difusión de contenidos. En el primer caso, se utiliza para documentarse (uso del buscador) establecer contactos con fuentes en caso de hechos fortuitos (fuentes no oficiales) y estar alerta de lo que se habla en el “mundo” twitter”. Pero es el segundo caso, el de la difusión,  es el uso mayoritario de Twitter.

Pero como defiendo en la tesis se trata de un uso “prehistórico” de la herramienta. Otros usos más minoritarios son el uso para la promoción del medio, y finalmente, como vehículo de la marca personal del periodista. Mi gran ilusión ha sido que se utilizara como herramienta de contacto con la audiencia, y algo se ha hecho, pero sigue siendo un uso muy incipiente.

Precisamente hablas en la tesis que Twitter tenía esta potencialidad de hacer participar a la audiencia que finalmente no se da con frecuencia. La pregunta es ¿es siempre culpa del periodista o lo es de una audiencia poco interesada en interactuar?

No es parte de mi estudio, donde me he centrado más en qué hacen los periodistas, pero puedo apuntar que si los periodistas van sobrecargados de trabajo, imagínate un ciudadano de a pie… El periodismo ciudadano es un oxímoron: para mi el periodismo es el oficio de la verificación. Lo que han aportado las redes es mucho material en bruto, pero no podemos exigir a los ciudadanos grandes aportaciones periodísticas.

En este sentido, en Catalunya están mucho más avanzados que en Bélgica. Sin embargo, la intención está pero hacen falta recursos, -e incluso criterios sobre cómo hacerlo- para poder gestionar esta interacción. El día a día les supera. La adopción de redes sociales en los medios se hizo sin planificación ni criterios establecidos. La tesis demuestra que se pueden dar otros usos a las redes, lo que pasa que aún no son usos generalizados.

A pesar de la potencialidad que tienen las redes de diversificar las fuentes, ¿vienes a sugerir que también en las redes se acaba replicando la teoría de la agenda setting?

Sí, es esta es una de las principales conclusiones de la tesis. Cuando pasé las semanas observando y entrevistando en las 4 redacciones, me di cuenta que la información principalmente les llega, pocas veces son los periodistas los que buscan información. Y las redes no han cambiado el esquema. ¿Cuándo ha cambiado esto las redes? Cuando hay un 15M o una primavera valenciana… Cuando se trata de eventos espontáneos, es cuando los periodistas se meten en las redes para buscar fuentes y testimonios oculares. Todos los diarios con los que hablé han vivido un punto de inflexión en el uso de las redes. Para ARA, fue Fukushima, para Vilaweb, para la primavera valenciana… Pero son casos que siguen siendo puntuales. Quizá falta tiempo y recursos a los periodistas para cambiar estas dinámicas.

En la tesis hablas del paso del Infotainment al Infosharing, noticias pensadas para provocar su compartición en redes sociales.

Sí, he dectado técnicas que revelan que se ha empezado a desarrollar un género de noticias que llamaríamos “infosharing”, noticias producidas con el objetivo de ser compartidas en las redes sociales. Entre sus características está que sean noticias emotivas, que no nos hagan pensar demasiado, que sean raras… Incluso la manera de titular son absolutamente contrarias a las reglas que nos enseñaron (titulares gancho, titulares no informativos). Es muy interesante ver cómo el contenido periodístico se está transformando para aparecer en las redes sociales -cabría incluso analizar qué noticias ves en el digital que nunca verías impresas en un diario-.

Los periodistas me contaron que gracias a la analítica los periodistas saben perfectamente lo que gusta, y en función de eso pueden cambiar la jerarquización en la home, o cuándo hacer contenidos especialmente para Facebook.

Pero es un tanto maquiavélico desde el punto de vista del periodismo, ¿no? El periodista cede el control a los datos, no a su criterio

Desde mi punto de vista, para tratar de buscar un modelo de negocio sostenible, los medios deberían preguntarse, ¿Qué queremos hacer los periodistas en Internet? ¿Tenemos que hacer de todo? Porque lo que veo en los medios de “informacion”, -no hablo ni de Verne, ni Buzzfeed, que sería el infosharing, que es otro tipo negocio, no de periodismo-, pero queremos abarcar todo y tomar esta cuota de clics, pero no sé si como servicio a nuestra comunidad es del todo interesante.

Por ejemplo, yo, que soy lectora de La Vanguardia en papel pero no lo soy de la web, porque para ver ese tipo de contenidos prefiero a Huffington, un Verne, pero a LaVanguardia.com no voy. Y si busco información prefiero El País. La cuestión es que encontramos estos modelos que cubren información y a la vez, también entretenimiento, y hacemos mezclas extrañas que acaban con informaciones sobre un elefante albino o el culo de la Kardashan… Si ves este tipo de contenidos en un medio tradicional, al final lo acabas descartando de tu dieta informativa digital.
Tenemos tener claro qué queremos hacer en nuestro digital, por qué contenidos apostamos.

Antes has dicho que Twitter “no es el mundo”, y hablas que el anelo de crear una esfera pública en twitter es utópico. Hace unos meses alguien en la Social Media Week ,  decía que twitter es cada vez más periodistas hablando a periodistas.

Facebook es la red más implementada, mires el estudio que mires, Twitter suele estar en la tercera o cuarta posición. Es cierto, como periodistas nos gusta mucho por su estructura, pero definitivamente hace falta levantar la cabeza y mirar alrededor. De momento, de agora pública nada, de nada. Es una red muy urbanita, estudios superiores… Mucha gente no está ahí, por eso no puede ser el único canal de distribución.

¿Qué futuro le ves a Twitter? ¿Ves una tendencia decandente frente a Facebook?

No, no creo que la tenga. Para mi son dos cosas totalmente diferentes. Facebook es una red social de conocidos y twitter es una red social para conocer. Twitter es una red para descubrir. Y para mi tiene un mayor orientación profesional. Pero creo que que este tipo de estructura, información immediata, contactar con fuentes… La mítica ágora pública es algo que no interesa a todo el mundo y la mayoría de gente le interesa más Facebook. Pero este tipo de red social como twitter se quedará, no será masiva, pero seguirá existiendo.

En tu tesis descubriste que el uso de twitter entre los periodistas belgas era mucho menos activos que los catalanes.

Pensé que Bélgica sería más como los americanos, y lo que me encontré fue lo contrario. No es que estén más atrasados, sino que las gestionan de manera diferente. En Le Soir, una redacción de 100 personas que hacen información, solo 10 son activos en Twitter, segons me explicaba el responsable del digital. En cuanto a los tweets por hora, se hacía 2 por hora mientras que en el ARA se hacían 10. Los belgas temían ser demasiados intrusivos. No consideran twitter como un canal de interacción con los lectores. Su mentalidad es más francesa que americana, el periodista “es un intelectual que no está para contestar a la gente”… Pero tampoco tenían guías de uso ni se implementaron las redes con planificación.

¿Qué más diferencias?

En Bélgica hay pocos pure players, solo Apache y además es en lengua neerdlandesa, no hay un nativo en francés. En Apache buscaban más el contacto con los usuarios y crear comunidad. Era un modelo más parecido a Crític. El nivel de tweets es el más pobre de los 4, pero en global era quien más variedad en cuánto a los usos que se les daba a las redes.

Me inventé un sistema para medir las rutinas, inspirados en uno de la Iab de marcas, y lo adapté para medios de información.  La cifra total global de los 4 medios es que el 93% de los tweets son de difusión de noticias, un 5 %, de promoción, 2% para pedir interacción. Por eso he escrito un artículo sobre “El gran mito de la conversación global”

dip_soler

Eso pensé cuando leí tus conclusiones, que era una tesis “cae mitos”

De momento es así, pero nadie dice que no pueda desarrollarse… Mi opinión es que el periodismo se tiene que abrir más allá de las fuentes oficiales, y que la potencialidad sigue ahí. Es lo que me gustaría pensar.

En la tesis hablas de la sobrecarga de trabajo como una de las causas por las que esa potencialidad no se ha desarrollado.

Sí, los periodistas están atrapados en el flujo del producto acabado. Lo que dicen los estudios es que si estamos metidos en el entorno digital, la noticia como producto acabado, ya no funciona, pero cuesta cambiar las inercias. Pero el problema es que los periodistas no tiene tiempo para controlar qué pasa después de la publicación.

Ara es una de las más integradas que hay, ¿pero quién está repasando las menciones? Cuando yo observé solo había 3 personas como redactores en el digital. Y esa gente repasaba los comentarios, se ocupaba de la jerarquía de la información, de gestionar la portada, leer las menciones, la analítica… Entonces, ¿cómo puedes desarrollar esas potencialidades si son 3 personas? Pero es que todos los periodistas de la redacción tienen que asumir esos usos de las redes. Pero en la práctica, no tienen tiempo.

  • Susana ha realizado una Guía de Buenas prácticas para medios en redes sociales, que, sin ser restrictivas, ponen por escrito las mejores rutinas y recomendaciones para los medios y sus perioditas por encargo de la Associació catalana de la premsa comarcal. Puedes leerla en su web.

 

Dejo ElNacional.cat

redaccio Elnacional

Hace 9 meses que me embarqué en la aventura de lanzar un nuevo medio digital y 6 meses después nacía Elnacional.cat.

Ha sido una aventura intensa y agradezco la oportunidad que he tenido, todo lo aprendido -que es mucho- y los profesionales con los que he podido trabajar. Les deseo todo lo mejor. Hacerse hueco en la rutina de un lector no es tarea sencilla.

Cierro así una etapa y mientras decido cuál es mi siguiente paso, me apetece retomar este blog, meterme en temas de fotografía y video móvil y profundizar en temas de analítica web.

La buena noticia es que nos vamos a leer -o ver- más por aquí, que bastante os he tenido abandonados.

Cosas que aprendí de #elpaendirecte

Mi domingo ha sido bastante surrealista (con final feliz), así que en realidad no tengo mucho tiempo para desarrollar las ideas sobre la experiencia de periodismo móvil de ayer, retransmitiendo desde una panadería de Barcelona ,#elpaendirecte, pero si no lo hago hoy, ya no lo haré.

Esbozo a modo de bloc de notas sobre mi experiencia de la retransmisión, (perdón si alguna es de perogrullo, pero es mi bloc de notas y escribo lo que quiero… Ojo, que me flagelo en público).

  1. Tienes que centrarte en una sola cosa: ¿explicaba cómo se hace el pan artesano?, ¿la historia de reinvención de Rafel Casanova, el panadero? ¿o el ecosistema de relaciones del local, del equipo y los clientes (había muchas pequeñas historias para contar)? Son tres cosas muy distintas: hay que centrarse en una cosa. Quién mucho aprieta…
  2. Además, el pan, técnicamente, no empieza a las 6h y acaba a las 14, sino que en realidad el ciclo completo del pan es de 24 horas. ¿Hubiera mejor ido dos días, para seguir la vida de un pan? Hay algo de mi concepto que estaba gris y lo vi después.
  3. El guión sirve, pero no te pases de ambicioso. Me documenté, lo pensé, estructuré según horarios, procesos de producción, vida en el local, audiencias online… etc Realmente tenía pensado muchos microcontenidos como píldoras informativas. No me dio tiempo a tirar todo, incluso pensando en una edición de video de 30 segundos ultra rápida y sencilla. Está bien el guión, pero la vida es impredecible y el tiempo, limitado. Me faltó realismo.
  4. La promo es importante: no era uno de mis principales prioridades, pero solo anuncié en mi blog 3 días antes. Obviamente sabía que nadie iba a seguirme a las 6h de la mañana, pero lo tenía asumido.  Hacerlo entresemana era inviable para mi.
  5. Faltan aplicaciones de audio social: busqué algunas soluciones pero nada me acabó de convencer. No siempre queremos video: el audio puede tener su sentido narrativo, su magia…
  6. Shoulderpod: un 10. Es un soporte para teléfonos móviles, da estabilidad, no pesa, es versátil, asequible y bien pensado. Os lo recomiendo (y no me han pagado por decirlo) (gracias a Enric Borràs, quien me habló de él por primera vez.)
  7. Periscope: hice una única retransmisión pero estoy bastante satisfecha con el resultado. Tampoco tenía sentido hacer un Periscope a las 6h… El video que te guarda es de tan mala calidad, que realmente no siempre tiene sentido.
  8. Facebook es una basura para contar algo en directo (hablo del newsfeed). El algoritmo de FB es una M*: entro en Facebook y me encuentro una publicación de hace 8 horas diciendo que el Ministro Soria ha dimitido, ¡venga, hombreeeeeeeeee!!!!
  9. No compitas contra el Papa: pues eso.

#elpaendirecte, un ejercicio de periodismo móvil

El próximo sábado voy a hacer un experimento. Me levantaré a las 5 h de la mañana de un SÁBADO para retransmitir en directo el proceso de elaboración del pan artesano que realizan en el Forn Parèntesi, situado en la calle Comte d’Urgell, 52.

Yo os anuncio que no es una panadería cualquiera…

FullSizeRender (9) còpia

Agradezco a Rafel Casanovas, el personaje central de esta historia, cómo acogió  esta extraña idea desde el principio (fue a finales de julio cuando nos conocimos) hasta las últimas semanas donde me he ido metiendo en la tienda y la trastienda de este obrador artesano. Gracias también a todo el equipo que trabaja allí por dejarme preguntar y ser tan pesada.

Tenía ganas de probar una cobertura en directo hecha con el móvil, en redes sociales y en directo. Todo lo que voy a utilizar es un Iphone 6 y Shoulderpod y algunas aplicaciones nativas de IOS y de redes sociales.

Paendirecte

El fin último de todo este lío que he montado es:

  1. Explicar una historia de interés humano,
  2. Contar en directo un proceso como es hacer pan,
  3. Hacerlo con un simple móvil,
  4. Elaborar contenido nativo para redes sociales

Ya sé que a las 6h de la mañana muchos váis a estar durmiendo… Pero para poder ver esto, hay que hacer un esfuerzo… El pan se toma sus 17-24 horas fermentando… No le vamos a meter prisa… (Pero tranquis, si seguís en hashtag #elpaendirecte podréis recuperar los videos, imágenes y declas de los protagonistas, dentro y fuera del obrador, en Twitter, Facebook, Instagram, Periscope y lo que surja!

¡Estáis todos invitados!

 

Obrador Parèntesi

Somos editores, no algoritmos

La semana pasada publiqué un post sobre analítica editorial. Un interesantísimo informe del Reuters Institute sobre cómo los medios están integrando y utilizando la analítica para mejorar la distribución de sus contenidos y el conocimiento de las audiencias. Cada caso estudiado respondía a medios con objetivos editoriales y de negocio diferentes.

Sin embargo al publicarlo me invadió un tremendo sentimiento de culpa. Me había limitado a explicar las conclusiones del informe sin añadir ningún comentario crítico sobre el uso que están haciendo de la analítica los medios. Porque no hay que irse muy lejos para saber qué está pasando en los medios.

Me gusta la analítica, me interesa, intento aprender tanto como puedo. Pero, a la vez, siento -y sé-, que puede ser utilizada de manera maquiavélica por parte de los medios en esta loca carrera del clic donde la gran mayoría de medios están perdiendo todos los papeles.

La mierda vende: pues hagamos mierda.  Pero el círculo vicioso no resulta nunca tan obvio al principio, sino que pieza a pieza, con un tema serio  pero que tiene un toque más amarillo o popular, o por la casualidad de encontrar un tema que interesa, los medios van bajando la guardia sobre lo que escriben.

Empiezas con un tema pensado de antemano para ser viral y acabas con toda una sección viral con más redactores que la de economía (exagero, lo sé). Pero a lo que me refiero es que el cambio nunca es de un día para otro.

Si piensas que lo que interesa a nuestros lectores es solamente las cosas que son las más leídas, los primeros 30 artículos, es que no has entendido nada: ni a los lectores, ni para qué sirve la analítica.

Pero lo cierto es que la tentación está allí y si te guías solamente por lo más leído puedes acabar creando una especie de Frankstein muy lejos de lo que se supone tu cabecera, tu marca, en definitiva, tu ADN periodístico fue un día en el pasado.

Romper el círculo

Mientras me flagelaba por no haber añadido ningún comentario crítico al post del tipo Consume la analítica con responsabilidad”, como quien se lo dice a un adolescente que empieza a pillar sus primeras cogorzas, fue reconfortante encontrar el comentario del jefe de analítica de The Guardian, Chris Moran.

En Reino Unido varios periodistas comentaban que las noticias sobre el atentado de Lahore, aunque estaban entre las más vistas, no habían sido “la noticia” de aquel día, una atención desproporcionada si pensamos con la que recibió unos días antes el atentado en el aeropuerto de Bruselas.

Moran niega la ecuación aparente: la gente lee mierda, los datos lo confirman, les damos más mierda, y hay que aceptar la estupidez humana.  Moran da un argumento que yo misma suelo decir: el círculo no es la realidad, sobre todo porque ese argumento ignora nuestra propia responsabidad sobre qué escribimos.

Cuando vemos los top 10 de los medios y vemos que se cuelan, no ya temas políticos polémicos, sino simples freaknoticias como yo las llamo, siempre pienso que la culpa no es de la gente que lo lee, sino que alguien debería pedir cuentas al medio por cubrir ( ¡qué digo cubrir?! digo copypastear) cosas que SABEN que van a mandarles muchas visitas, petándolo especialmente en Facebook, ese amienemigo con el que debemos convivir aunque nos pese.

Y superemos la métrica del clic: ¿sigue siendo el clic sinónimo de éxito? ¿Lo es cumplir con nuestra función? El informe apuntaba esa problemática sobre definiciones y métricas.

Pero aunque ni siquiera fuera un tema de visitas o tiempo en página, ¿debería un medio no cubrir algo no porque no sea relevante para su comunidad, sino porque no dará visitas?

Los medios que quieran seguir llamándose de información (more to follow en un siguiente post), deberán posicionarse muy claramente sobre qué quieren ser y qué tipo de lectores quieren tener (además de no suponer que son un atajo de cabezas huecas).

Chris Moran lo tiene claro (y es el jefe de Analítica): No dejes que los datos te lleven a donde no quieres ir, no cubras aquello que no quieres cubrir. Y sobre todo:

Somos editores, no algoritmos.

Leed a Moran. Por lo menos a mi me reconcilia de nuevo con el periodismo y la analítica editorial.

Analítica editorial: del escepticismo a la integración en la redacción

La analítica dejó de ser web y dejó de ser algo para dejar solo en manos del departamento de Marketing. Los grandes medios están tratando de integrar la analítica en las redacciones  para que ayuden a mejorar el alcance del periodismo que hacen, optimizando la distribución de los contenidos y desarrollando nuevas audiencias. Pero los retos a los que se enfrentan hoy las redacciones en un ecosistema tan cambiantes y las limitaciones de las herramientas existentes, no son menores.

El Instituto Reuters ha publicado un estudio que hace una buena foto sobre el estado de la analítica en los medios de comunicación.

Lo que Reuters entiende como un uso óptimo es:

  • Una analítica alineada con los objetivos editoriales y empresariales o de bien público.
  • Usada tanto para el análisis del corto plazo como el largo
  • y una analítica abierta a un entorno en constante cambio (un periodismo cada vez más fragmentado en pantallas y plataformas distintas).

Algunas de las conclusiones

  1. La situación es desigual en los mercados: depende del tamaño del medio pero también de las culturas de las redacciones.
  2. No hay una sola herramienta que sea capaz de satisfacer las necesidades de los medios. Cada medio, además, tiene objetivos diferentes, porque sus estrategias como empresa y de negocio son también diferentes
  3. Los datos nunca explican toda la historia: (dan el qué pero no el por qué) El estudio pone en valor la experiencia, la intuición y los principios periodísticos. No solo se trata de una análisis cuantitativo, sino también qualitativas (y ahí no hay acuerdos en cuáles son las métricas).
  4. El sector ha ido del escepticismo al interés. El estudio alerta: mejor que tomen el mando las redacciones de los datos, a que lo hagan solamente los departamentos comerciales. Las herramientas de analítica deben desarrollarse pensando también en las prioridades editoriales, no solo en las comerciales.
¿Cómo se mide el impacto del periodismo?

Hay un montón de métricas que son engañosas. No hay nada más duro que descubrir que la gente comparte y hace ruido sin ni siquiera haberse dignado a hacer clic en el link (ni digamos LEER el artículo).

El clic tampoco nos asegura que esa gente vaya a volver o vaya a valorar nuestro trabajo. A veces, uno descubre que en un artículo con un porcentaje aparentemente mediocre de visitas, se encuentran unos lectores totalmente entregados al contenido.

El informe alerta: cuanto más complejo es el concepto que queremos medir, más difícil es encontrar métricas que reflejen aquello que queremos valorar. Métricas como las visitas o las páginas vistas están siendo superadas por otras como el “engagement”, lealtad o el impacto, pero ¿cómo plasmarlo con una métrica?

Editorial Analytics: How News Media are Developing and Using Audience Data and Metrics - Editorial analytics - how news media are developing and using audience data and metrics.pdf 2016-04-01 10-48-37
¿Qué herramientas de analítica utilizan los grandes medios?

herramientas_analitica_mediosEn los grandes medios herramientas como Google Analytics ha pasado a mejor vida, o no es la principal. En los últimos años han ido desarrollándose herramientas de analíticas específicas para el mundo editorial, destacando por encima del resto Chartbeat. Esta herramienta tiene una orientación hacia el artículo, a comprender cómo es distribuida y consumida.

Sin embargo, si decíamos que ninguna responde a todas tus necesidades, como bien apunta el estudio, muchos medios han acabado desarrollando sus propias herramientas ‘in house’. Ophan del Guardian fue pionera en dar una herramienta periodistas-friendly (vaya, que no ahuyentara a los periodistas con nombres rarejos…). El Financial Times también tiene la suya, Lantern, mucho más reciente.

El objetivo de estas herramientas es doble: hacer accesibles los datos para los periodistas con un análisis más exhaustivo por artículo, integrar la cultura de datos y los equipos de audiencias en las propias redacciones y  superar las métricas esclavas de las páginas vistas para dejar paso a nuevas métricas que reflejen mejor el impacto del periodismo.

diewelt

El informe destaca la solución de Die Welt, por su visión integradora de varias métricas y plataformas donde “viven” los contenidos (visitas, tiempo en página, Shares, Likes, RT en redes…) dándoles un peso diferente a cada métrica según las prioridades editoriales del diario. Así, cada artículo recibe una puntuación según las métricas, que pueden desglosarse. De un vistazo es fácil entender cómo ha funcionado el artículo de manera global.

Algunas citas de los profesionales

“La única recomendación que puedes dar es: publica cuando tu audiencia está despierta. Suena ridículo, pero te sorprenderías el número de medios -todavia nosotros- que publican las cosas a medianoche, como una herencia de nuetra tradición impresa”  Chris Moran, The Guardian.

“No ayuda si tienes un montón de datos y no sabes qué estás mirando, o qué sentido tienen”. Sebastian Horn, Zett.de

Los números necesitan contexto:

“Hay un montón de cosas que no pillamos bien de la web. Confundimos lo que la gente hace clic con lo que la gente lee, confundimos lo que la gente comparte, con lo que la gente lee. El mundo de los medios está como loco sobre el tema del fraude de los clics, pero deberíamos estar aún más preocupados por el gran porcentaje de audiencia que no leen lo que creemos que están leyendo” Toni Haile, Chartbeat
“El gran reto será ¿cómo se mide el alcance e impacto en lo social y no sólo en el sitio web?. Cada plataforma te dará datos y la primera pregunta es ¿podemos confiar en esos datos? ¿qué significan y cómo se comparan los datos entre plataformas? ¿Es una impresión en Twitter lo mismo que una impresión de un mensaje de Facebook? ¿Cómo se compara un video Snapchat con un clip de tres minutos de YouTube?  Sebastian Horn, Ze.tt

Añadí este comentario a raíz de una reflexión del jefe de analítica del Guardian: http://silviacobo.com/somos-editores-no-algoritmos/